El Sal­va­dor. Esta­do no aca­ta la exi­gen­cia de la ONU de libe­rar inme­dia­ta­men­te a muje­res criminalizadas

Por Karen Moreno. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de agos­to de 2020.

El Gru­po de Tra­ba­jo sobre la Deten­ción Arbi­tra­ria de la ONU exi­gió al Esta­do de El Sal­va­dor libe­rar a las muje­res encar­ce­la­das tras expe­ri­men­tar par­tos extra­hos­pi­ta­la­rios. A pesar de la cri­mi­na­li­za­ción y per­se­cu­sión que sufren en el país que más vio­la­cio­nes come­te a los dere­chos sexua­les y repro­duc­ti­vos, las orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas han tra­ba­ja­do en pro­ce­sos lega­les para libe­rar a 41 mujeres.

El Esta­do de El Sal­va­dor aún no ha aca­ta­do la exi­gen­cia que hizo el Gru­po de Tra­ba­jo sobre la Deten­ción Arbi­tra­ria de las Nacio­nes Uni­das (ONU) en febre­ro de este año, de libe­rar a las muje­res que han sido cri­mi­na­li­za­das tras sufrir emer­gen­cias obs­té­tri­cas y que aún se encuen­tran encarceladas. 

La ins­tan­cia de la ONU soli­ci­tó la libe­ra­ción de Sara Rogel y Ber­ta Ara­na, des­pués de estu­diar sus casos. Ade­más, pidió que Evelyn Her­nán­dez deja­se de ser cri­mi­na­li­za­da por par­te de la Fis­ca­lía Gene­ral de la Repú­bli­ca (FGR), cuan­do insis­tió en un ter­cer jui­cio. Her­nán­dez, sin embar­go, fue reco­no­ci­da ino­cen­te el 30 de junio de 2020, tras haber­se ago­ta­do los tiem­pos que habi­li­ta la ley para que la FGR pudie­ra impug­nar la reso­lu­ción de agos­to de 2019. Tam­bién la Cáma­ra de la Segun­da Sec­ción del Cen­tro con­fir­mó la sen­ten­cia absolutoria. 

More­na Herre­ra, de la Agru­pa­ción Ciu­da­da­na por la Des­pe­na­li­za­ción del Abor­to, reco­men­dó a las auto­ri­da­des del sis­te­ma judi­cial y la Direc­ción Gene­ral de Cen­tros Pena­les que revi­sen el recla­mo del Gru­po de Tra­ba­jo de la ONU y que pro­ce­dan a dar­le liber­tad a las mujeres.

“Es jus­to libe­rar­las a todas en reali­dad, por­que nin­gu­na de las 17 y más repre­sen­tan un ries­go para la socie­dad sal­va­do­re­ña, pero en par­ti­cu­lar para quie­nes el Gru­po de Tra­ba­jo ha seña­la­do”, consideró.

Actual­men­te hay 19 muje­res pri­va­das de liber­tad por emer­gen­cias obs­té­tri­cas en El Sal­va­dor: en el Cen­tro de Readap­ta­ción para Muje­res de Ilo­pan­go (Cár­cel de Muje­res), el CDM Zaca­te­co­lu­ca y la Gran­ja Peni­ten­cia­ria de Zaca­te­co­lu­ca. De las 19, 16 tie­nen con­de­nas fir­mes y tres tie­nen pro­ce­sos abier­tos, según datos de la Agru­pa­ción Ciudadana.

El país más criminalizador

El Esta­do de El Sal­va­dor prohí­be de mane­ra abso­lu­ta el abor­to. El Códi­go Penal esta­ble­ce como “deli­tos rela­ti­vos a la vida del ser humano en for­ma­ción” aun cuan­do pue­den ser por abor­to con­sen­ti­do y pro­pio, sin con­sen­ti­mien­to, abor­to agra­va­do, por induc­ción o ayu­da, cul­po­so; y tam­bién con­tem­pla lesio­nes en el no naci­do, des­de el artícu­lo 133 al 139. Las penas pue­den variar entre 8 a 12 años, pero si las auto­ri­da­des con­si­de­ran que fue un homi­ci­dio, la con­de­na pue­de ser entre 30 a 35 años. En el caso de Evelyn Her­nán­dez, la Fis­ca­lía pidió 40 años cuan­do se repi­tió la vis­ta pública.

La legis­la­ción nacio­nal con­tra­di­ce el com­pro­mi­so de El Sal­va­dor con el Con­ve­nio para la Eli­mi­na­ción de Todas las For­mas de Dis­cri­mi­na­ción con­tra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), rati­fi­ca­do en 1981. El comi­té de exper­tos que super­vi­san la apli­ca­ción de la CEDAW han reco­men­da­do que, “en la medi­da de lo posi­ble, debe­ría enmen­dar­se la legis­la­ción que cas­ti­gue el abor­to a fin de abo­lir las medi­das puni­ti­vas impues­tas a muje­res que se hayan some­ti­do a abor­tos”, entre otras reco­men­da­cio­nes para que las muje­res no se vean obli­ga­das a bus­car pro­ce­di­mien­tos médi­cos de riesgo.

El artícu­lo 144 de la Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca con­sig­na que los tra­ta­dos inter­na­cio­na­les cons­ti­tu­yen leyes de la Repú­bli­ca al entrar en vigen­cia. Sin embar­go, el Esta­do sal­va­do­re­ño igno­ra lo dis­pues­to en la CEDAW.

En Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be, hay seis paí­ses que cri­mi­na­li­zan total­men­te el abor­to: El Sal­va­dor, Hon­du­ras, Nica­ra­gua, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, Suri­nam y Hai­tí. “Pero en la prác­ti­ca, solo en El Sal­va­dor se está dan­do este nivel de cri­mi­na­li­za­ción estruc­tu­ral. Com­pa­ra­do con los seis paí­ses que tie­nen una pena­li­za­ción total, vemos que la prác­ti­ca estruc­tu­ral de cri­mi­na­li­za­ción de muje­res es mucho más alta y mucho más gra­ve en El Sal­va­dor”, seña­ló Cata­li­na Mar­tí­nez, direc­to­ra para Lati­noa­mé­ri­ca del Cen­tro de Dere­chos Repro­duc­ti­vos (CRR, por sus siglas en inglés).

Según Mar­tí­nez, entre los paí­ses que más han avan­za­do en el ámbi­to de la edu­ca­ción sexual y repro­duc­ti­va está Uru­guay, don­de hay una des­pe­na­li­za­ción del abor­to por eta­pas esta­cio­na­les libre, para que las muje­res pue­dan deci­dir si quie­ren seguir ade­lan­te o no con un emba­ra­zo; la Ciu­dad de Méxi­co tie­ne una legis­la­ción simi­lar y hay paí­ses en don­de se pue­de acce­der por cau­sa­les, como Colom­bia, Argen­ti­na y Perú. En con­tras­te, “todos los ojos inter­na­cio­na­les están sobre El Sal­va­dor, pre­ci­sa­men­te para pedir que estas muje­res sean libe­ra­das pron­to”, expre­só la direc­to­ra regional.

Tan­to orga­ni­za­cio­nes defen­so­ras de dere­chos huma­nos nacio­na­les como inter­na­cio­na­les han denun­cia­do públi­ca­men­te que la FRG cri­mi­na­li­za y per­si­gue a las muje­res que han sufri­do abor­tos extra­hos­pi­ta­la­rios.

Para Mar­tí­nez, la Fis­ca­lía “ha sido un ente que se ha con­ver­ti­do en un ente abso­lu­ta­men­te per­se­cu­tor de las muje­res y que no ha cum­pli­do tam­po­co con los están­da­res que exis­ten a nivel de dere­chos huma­nos, en lo que se refie­re a los debi­dos pro­ce­sos y las garan­tías judi­cia­les, por­que la mis­ma Fis­ca­lía ha pre­su­mi­do la cul­pa­bi­li­dad de estas muje­res des­de un inicio”.

Sobre el caso de Evelyn, la repre­sen­tan­te del CRR tam­bién dijo que lo ocu­rri­do demues­tra que son muje­res que han dicho la ver­dad, que efec­ti­va­men­te no hay una pre­sun­ción de ino­cen­cia. “Evelyn nos da muchas espe­ran­zas, nos dice que esta­mos por el camino correc­to, que le esta­mos cre­yen­do a las muje­res y que por ahí debe­mos seguir avanzando”.

41 muje­res liberadas

El equi­po jurí­di­co de la Agru­pa­ción Ciu­da­da­na por la Des­pe­na­li­za­ción del Abor­to, en alian­za con la Colec­ti­va Femi­nis­ta para el Desa­rro­llo Local y otras orga­ni­za­cio­nes femi­nis­tas e ins­ti­tu­cio­nes defen­so­ras de dere­chos huma­nos, han logra­do la liber­tad de 41 muje­res des­de 2009, por dis­tin­tas vías.

Kar­la Vaque­rano es una de las cua­tro per­so­nas que con­for­man el equi­po. Repre­sen­tan legal­men­te a las muje­res que han sido pro­ce­sa­das por el deli­to de homi­ci­dio agra­va­do y abor­to. Tam­bién hacen segui­mien­to de sus fami­lias que son pro­ce­sa­das, con una con­de­na fir­me o son pro­ce­sa­das en libertad. 

La abo­ga­da expli­có a GatoEn­ce­rra­do que han logra­do la liber­tad de las muje­res con revi­sión de sen­ten­cia, con­mu­ta­ción de pena, indul­to, bene­fi­cio peni­ten­cia­rio, abso­lu­ción y sobre­sei­mien­to. Actual­men­te, las que tie­nen pro­ce­sos pen­dien­tes son dos por abor­to y otras seis por homi­ci­dio agravado. 

Los obs­tácu­los

Las muje­res que sufren emer­gen­cias obs­té­tri­cas no solo enfren­tan una legis­la­ción que las detie­ne de mane­ra arbi­tra­ria, las per­si­gue y las con­de­na. Vaque­rano deta­lló que los peri­ta­jes que se orde­nan de ofi­cio o que emi­te el Ins­ti­tu­to de Medi­ci­na Legal (IML) no son ópti­mos, por­que no pro­fun­di­zan en el esta­do emo­cio­nal y tam­po­co cuen­tan con enfo­que de género.

Tam­bién son con­de­na­das social­men­te. “Muchas veces sus fami­lias se dis­tan­cian de ellas. Los veci­nos las seña­lan cuan­do piden la liber­tad, no tie­nen ese pro­ce­so ade­cua­do de rein­ser­ción a la socie­dad, como lo tie­ne cual­quier per­so­na que sale de cár­cel. He vis­to muje­res que han sido des­pla­za­das de sus hoga­res por ame­na­zas de pan­di­llas”, mani­fes­tó la abogada.

Según Vaque­rano, aun­que las prue­bas que pre­sen­te Fis­ca­lía sean defi­cien­tes, “siem­pre van abso­lu­ta­men­te cri­mi­na­li­za­do­ras a las muje­res (…) aun­que esté vago, aun­que no haya autop­sia toda­vía o una audien­cia ini­cial (y que eso es fun­da­men­tal, por­que deter­mi­na la cau­sa, que hubo una muer­te y debe­mos saber la cau­sa de la muer­te), nun­ca se atre­ven a soli­ci­tar sobre­sei­mien­to definitivo”.

Para More­na Herre­ra, defen­so­ra de dere­chos huma­nos, otra difi­cul­tad es que estas muje­res no tuvie­ron una defen­sa ade­cua­da y fue­ron juz­ga­das con base a pre­jui­cios de géne­ro. “¿Por qué muje­res que en reali­dad lo que tie­nen es un pro­ble­ma de salud, que acu­den a los hos­pi­ta­les bus­can­do aten­ción para su salud, son seña­la­das como sos­pe­cho­sas de haber­se rea­li­za­do o pro­vo­ca­do un abor­to y son inme­dia­ta­men­te seña­la­das a la Fis­ca­lía?”, cues­tio­nó. Sobre este pun­to, Herre­ra reco­mien­da hacer pro­to­co­lo en los hos­pi­ta­les, que esta­blez­ca que no se pue­de denun­ciar sin antes haber una inves­ti­ga­ción médi­ca y científica.

More­na resal­ta el estig­ma y la car­ga ideo­ló­gi­ca, que las auto­ri­da­des y el per­so­nal de salud tie­nen con res­pec­to al abor­to. “En algu­nos casos, las muje­res nece­si­tan una inte­rrup­ción del emba­ra­zo. Y esto requie­re un cam­bio de ley, un cam­bio de la legis­la­ción para incluir al menos algu­nas cir­cuns­tan­cias o cau­sa­les que exi­man de res­pon­sa­bi­li­dad penal a las muje­res”, señaló.

Res­pon­sa­bi­li­da­des del Estado

Los exper­tos de la ONU soli­ci­ta­ron al Esta­do sal­va­do­re­ño imple­men­tar todas las medi­das nece­sa­rias para otor­gar indem­ni­za­cio­nes y otras repa­ra­cio­nes. En ese sen­ti­do, la direc­to­ra regio­nal del CRR reco­mien­da que todos estos casos sean revi­sa­dos por un tri­bu­nal ad hoc. “Esto reque­ri­ría un com­pro­mi­so polí­ti­co mayor por par­te del Esta­do que has­ta este momen­to no exis­te, pues lo que esta­mos tra­tan­do de hacer es avan­zar a tra­vés de las vías judi­cia­les”, lamen­tó. Agre­gó que el Gobierno de Nayib Buke­le debe hacer una pro­pues­ta con­cre­ta sobre cómo res­pon­der a la exigencia. 

Al res­pec­to, la líder femi­nis­ta More­na Herre­ra seña­ló que es impor­tan­te que el pre­si­den­te Buke­le entien­da que es res­pon­sa­ble de garan­ti­zar los dere­chos de las muje­res, las niñas y las ado­les­cen­tes, pero tam­bién aña­dió que las per­so­nas que se pre­sen­ten a las elec­cio­nes deben asu­mir esta responsabilidad.

La Asam­blea Legis­la­ti­va no ha rati­fi­ca­do el Pro­to­co­lo Facul­ta­ti­vo de la Con­ven­ción sobre la eli­mi­na­ción de todas las for­mas de dis­cri­mi­na­ción con­tra la mujer, un ins­tru­men­to para defen­der dere­chos huma­nos de las muje­res e inclu­so para que miem­bros del comi­té inves­ti­guen vio­la­cio­nes a dere­chos, tal como esta­ble­ce el artícu­lo 8. 

El pro­cu­ra­dor de Dere­chos Huma­nos, Apo­lo­nio Tobar, dijo en una entre­vis­ta a GatoEn­ce­rra­do que la ins­ti­tu­ción no pue­de acom­pa­ñar algo que sea con­tra­rio a lo que esta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción. “Es decir, si la Cons­ti­tu­ción ya le dijo que reco­no­ce a la per­so­na huma­na des­de la con­cep­ción, sería pedir una ile­ga­li­dad”, indicó.

En rela­ción al papel de la Pro­cu­ra­du­ría de Dere­chos Huma­nos, la abo­ga­da Vaque­rano, sin embar­go, dijo que ha teni­do un papel cons­tan­te y la pro­cu­ra­do­ra adjun­ta de dere­chos de la mujer, Leo­nor Eli­sa Aré­va­lo Rome­ro, ha com­pa­re­ci­do cuan­do soli­ci­tan su pre­sen­cia a las audien­cias, para garan­ti­zar que se cum­plan los dere­chos de las mujeres. 

Can­ción «Las 17», de Las Musas Des­co­nec­ta­das sobre las muje­res cri­mi­na­li­za­das en El Salvador

* Fuen­te: Gato Encerrado

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *