Vene­zue­la. A seis días de su des­apa­ri­ción, cre­ce la preo­cu­pa­ción por la salud del diri­gen­te revo­lu­cio­na­rio Car­los Lanz

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 14 agos­to 2020.

La des­apa­ri­ción de Car­los Lanz, soció­lo­go y diri­gen­te polí­ti­co de la izquier­da vene­zo­la­na, man­tie­ne en vilo a sus fami­lia­res y ami­gos, quie­nes ase­gu­ran que el exgue­rri­lle­ro jamás salía sin noti­fi­car a alguien de su entorno.

«Mi papá no tie­ne el hábi­to de salir solo, es de esa vie­ja guar­dia de exgue­rri­lle­ro que tie­ne su dis­ci­pli­na des­de hace muchos años, no es capaz de irse sin avi­sar o irse solo a menos que alguien cono­ci­do lo haya con­vo­ca­do», dijo a Sput­nik su hijo Alex Lanz.

La bús­que­da comen­zó hace cin­co días; el pasa­do ocho de agos­to, Lanz esta­ba en su casa en Mara­cay, capi­tal del esta­do de Ara­gua (nor­te), cuan­do su espo­sa salió como todos los sába­dos a rea­li­zar la com­pra de ali­men­tos para la semana.

Al lle­gar, Lanz no esta­ba y de inme­dia­to las alar­mas se encen­die­ron en la fami­lia. La des­apa­ri­ción se pro­du­jo entre las 10 y las 11 horas de ese día.

Lue­go de 24 horas se for­ma­li­zó la denun­cia ante el Cuer­po de Inves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas, Pena­les y Cri­mi­na­lís­ti­cas, y comen­za­ron a cir­cu­lar imá­ge­nes en las redes en las que los fami­lia­res pedían cual­quier infor­ma­ción acer­ca de su paradero.

Su hijo des­car­tó en las redes que la des­apa­ri­ción de Lanz pue­da estar rela­cio­na­da con algu­na enfer­me­dad dege­ne­ra­ti­va cog­ni­ti­va como Alzhéi­mer o demen­cia y ase­ve­ró que su padre se encuen­tra ple­na­men­te activo.

«Esa es una situa­ción anor­mal y atí­pi­ca en los últi­mos vein­te años; él no va a des­apa­re­cer así, no va a salir solo ni nada, mi her­ma­na se per­ca­ta de la situa­ción, se le pren­den las alar­mas y en la tar­de revi­sa su compu­tado­ra y ve que la últi­ma cone­xión fue a las 9:45 del sába­do», indi­có su hijo.

Lanz es un hom­bre incan­sa­ble con la pala­bra, crí­ti­co, crea­dor, dije­ron a Sput­nik algu­nos de sus ami­gos, que afir­ma­ron cono­cer­lo des­de hace más de 40 años, pero que pre­fi­rie­ron no ser identificados.

Extra­ña desaparición

El hijo de Lanz indi­có a esta agen­cia que su padre siem­pre usa una gorra para salir y todas que­da­ron intac­tas en su casa.

Tam­po­co lle­vó con­si­go el medi­ca­men­to para la dia­be­tes, sin el cual no pue­de estar por más de 72 horas, ni tomó el desa­yuno que le dejó su esposa.

Alex Lanz ase­gu­ró que no tie­ne nin­gu­na evi­den­cia de peso de que exis­tie­ra algu­na ame­na­za sobre su padre, reco­no­ci­do por su actua­ción polí­ti­ca y cer­ca­nía al expre­si­den­te Hugo Chá­vez (1954 ‑2013).

El gober­nan­te Par­ti­do Socia­lis­ta Uni­do de Vene­zue­la (PSUV) envió un men­sa­je de soli­da­ri­dad a sus fami­lia­res y ase­gu­ró que se suma­rá a las labo­res de búsqueda.

Alex, jun­to a sus her­ma­nas Nela y Abya­ya­la, publi­ca­ron un comu­ni­ca­do en las redes socia­les en el que exi­gen la apa­ri­ción con vida de su padre y sos­tie­nen que el Gobierno posee los ins­tru­men­tos nece­sa­rios para incre­men­tar y hacer más exhaus­ti­va su búsqueda.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *