Chi­le. Tra­ta­do de Libre Comer­cio con Bra­sil es apro­ba­do por el Sena­do sin deba­te y sin estu­dios duran­te la pandemia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de agos­to de 2020.

Con una dis­cu­sión en sala del Sena­do igual de exprés que su nego­cia­ción y fir­ma, este mar­tes 11 de agos­to, el Tra­ta­do de Libre Comer­cio entre Chi­le y Bra­sil fue apro­ba­do y que­dó lis­to para su pro­mul­ga­ción. Con 23 votos a favor, 5 abs­ten­cio­nes y solo 2 votos en con­tra el acuer­do eco­nó­mi­co tra­mi­ta­do en tiem­po récord por Piñe­ra y Temer el año 2018 fue rati­fi­ca­do sin dis­cu­sión, ni soli­ci­tud de estu­dios de impac­tos pre­vios por los parlamentarios. 

La Pla­ta­for­ma Chi­le Mejor sin TLC, que se posi­cio­na con­tra la imple­men­ta­ción de estos Tra­ta­dos de nue­va gene­ra­ción, sos­tie­ne quelos Tra­ta­dos de Libre Comer­cio no son dis­tin­tos entre sí. Su base es la mis­ma y todos los que han pasa­do por el par­la­men­to com­par­ten patro­nes comu­nes. Lo más impor­tan­te es que, pri­me­ro, los TLCs no se tra­tan sólo de comer­cio, sino de temas regu­la­to­rios. Los temas cen­tra­les bajo el envol­to­rio: ser­vi­cios, pro­pie­dad inte­lec­tual, inver­sio­nes, todo lo cual impli­ca afec­ta­ción o al menos impe­di­men­to de cam­bio de la nor­ma­ti­va vigen­te. Segun­do, los TLCs tien­den a per­pe­tuar las eco­no­mías pri­ma­rias, como la nues­tra, hacien­do que los paí­ses se espe­cia­li­cen en el sec­tor extrac­ti­vis­ta o a lo sumo en ser­vi­cios. Y ter­ce­ro, estas deci­sio­nes están sien­do toma­das sin estu­dios de impac­to que pue­dan expli­car cómo las nue­vas regu­la­cio­nes impac­ta­rán sobre el medio ambien­te, las comu­ni­da­des, los dere­chos labo­ra­les y los dere­chos huma­nos en general”.

Este­ban Sil­va, pre­si­den­te de Fun­da­ción Cons­ti­tu­yen­te XXI, lamen­tó y mani­fes­tó su recha­zo a la apro­ba­ción del TLC Chi­le-Bra­sil en el Sena­do ya que con­si­de­ra que fue nego­cia­do a espal­das del pue­blo chi­leno, ade­más aña­dió “espe­ra­mos que esta vota­ción, nega­ti­va para los intere­ses de las gran­des mayo­rías, no sea la ante­sa­la de un nue­vo inten­to de apro­bar otros tra­ta­dos de libre comer­cio que incre­men­ten la des­igual­dad y des­pro­tec­ción social y eco­nó­mi­ca de la ciu­da­da­nía, como lo sería el TPP-11. Hoy el pue­blo chi­leno exi­ge a los par­la­men­ta­rios ser expre­sión de mayo­rías y no hay nada más cla­ro que el recha­zo a estos acuer­dos por par­te de la ciu­da­da­nía”, indi­có Silva.

Por su par­te, María Ceci­lia Bartho­lin inte­gran­te de Chi­le Mejor sin TLC indi­ca que el hecho de que el TLC con Bra­sil haya sido vota­do por los sena­do­res con suma urgen­cia y con acuer­do de dis­cu­sión inme­dia­ta indi­ca que, pese a los dis­cur­sos, el gobierno y el Con­gre­so no han escu­cha­do las nece­si­da­des del pue­blo. “Apro­ba­ron una vez más a escon­di­das, a espal­das de la ciu­da­da­nía, sin la par­ti­ci­pa­ción de nin­gu­na orga­ni­za­ción social o sin­di­cal un acuer­do eco­nó­mi­co que nos ama­rra y va en des­me­dro de las polí­ti­cas públi­cas que se pue­dan imple­men­tar”, decla­ró Bartholín. 

* Fuen­te: chi​le​me​jor​sintlc​.cl

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *