Vene­zue­la. Los tres casos por los que se soli­ci­ta la extra­di­ción de Rafael Ramí­rez

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de agos­to de 2020.

Con la peti­ción del Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) al gobierno de Ita­lia de la extra­di­ción de Rafael Ramí­rez, ex minis­tro de Petró­leo y Ener­gía y ex pre­si­den­te de Petró­leos de Vene­zue­la, S.A. (PDVSA), se abre un nue­vo capí­tu­lo de la lucha con­tra la corrup­ción que lle­va a cabo el Minis­te­rio Públi­co en las entra­ñas de la indus­tria petro­le­ra vene­zo­la­na.

Ramí­rez está sien­do acu­sa­do de pecu­la­do dolo­so pro­pio, eva­sión de pro­ce­di­mien­to lici­ta­to­rio y aso­cia­ción para delin­quir, pre­vis­tas y san­cio­na­das res­pec­ti­va­men­te en los artícu­los 54 y 60 de la Ley Con­tra la Corrup­ción y 37 de la Ley Con­tra la Delin­cuen­cia Orga­ni­za­da y Finan­cia­mien­to al Terro­ris­mo.

El sitio de perio­dis­mo de datos e inves­ti­ga­ción La Tabla publi­có una nota don­de deve­la las tra­mas delic­ti­vas en las que esta­ba incur­so el ex minis­tro vene­zo­lano de Petró­leo y ex pre­si­den­te de PDVSA.

Tras la desig­na­ción de Tarek William Saab como Fis­cal Gene­ral por par­te de la Asam­blea Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te (ANC) en el últi­mo tri­mes­tre de 2017, se han veni­do cono­cien­do dis­tin­tos hechos de corrup­ción que suge­rían una tra­ma en la que Ramí­rez fun­gía como un eje, sien­do éste el prin­ci­pal direc­tor de la polí­ti­ca ener­gé­ti­ca de Vene­zue­la por una déca­da.

Tres de los casos más sona­dos en mate­ria de des­fal­co y coimas en la indus­tria petro­le­ra vene­zo­la­na lo tie­nen en el cen­tro. Se tra­tan de:

  • Legi­ti­ma­ción de capi­ta­les a tra­vés de la Ban­ca Pri­va­da de Ando­rra en cuen­tas de su pri­mo Die­go Sala­zar Carre­ño.
  • Con­tra­ta­ción del bar­co de per­fo­ra­ción Petro­sau­di Saturn, que por su esta­do de dete­rio­ro no podía cum­plir con los reque­ri­mien­tos de tra­ba­jo.
  • Sub­va­lo­ra­ción y mani­pu­la­ción de los pre­cios de los cru­dos vene­zo­la­nos a tra­vés de modi­fi­ca­cio­nes al Fac­tor K.

Ando­rra en el mapa vene­zo­lano

En su momen­to, el Fis­cal Gene­ral de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na ase­gu­ró que, según los docu­men­tos de la inves­ti­ga­ción desa­rro­lla­da por las auto­ri­da­des judi­cia­les del Prin­ci­pa­do de Ando­rra, Ramí­rez está invo­lu­cra­do en un caso de legi­ti­ma­ción de capi­ta­les de su pri­mo Sala­zar, quien lo men­cio­na como socio en acti­vi­da­des de inter­me­dia­ción de com­pra-ven­ta de petró­leo.

Die­go Sala­zar Carre­ño, pri­mo de Rafael Ramí­rez Carre­ño. Foto: Archi­vo

Sala­zar, un ex ven­de­dor de segu­ros, tra­ba­jó como ges­tor ante PDVSA con el obje­ti­vo de obte­ner la adju­di­ca­ción de con­tra­tos a las com­pa­ñías que supues­ta­men­te ase­so­ra­ba y que le paga­ron comi­sio­nes millo­na­rias, sin embar­go dichas adju­di­ca­cio­nes no tuvie­ron nin­gún tipo de docu­men­tos que ava­la­ran la pres­ta­ción legí­ti­ma de ser­vi­cio alguno.

Cuan­do Saab pre­sen­tó las prue­bas del caso, pre­gun­tó ante los medios de comu­ni­ca­ción: “¿Cómo logró su pri­mo-her­mano hacer esto sin su com­pli­ci­dad?”. La res­pues­ta, dic­tan las prue­bas, se brin­da por sí sola.

Los datos arro­jan que Sala­zar Carre­ño habría movi­li­za­do más de 1 mil 345 millo­nes de euros des­de cuen­tas a su nom­bre en paraí­sos fis­ca­les, don­de se depo­si­ta­ban recur­sos obte­ni­dos de mane­ra irre­gu­lar, pro­duc­to de comi­sio­nes y con­tra­tos fic­ti­cios rea­li­za­dos con la esta­tal vene­zo­la­na.

Entre los bene­fi­cia­dos se encuen­tran fami­lia­res y alle­ga­dos como el médi­co Fidel Ramí­rez Carre­ño, her­mano del ex pre­si­den­te de PDVSA.

Saturn, bar­co tala­dro de Petro­sau­di. Foto: Donald Kelshall

La esta­fa de un bar­co tala­dro

Ramí­rez tam­bién está vin­cu­la­do a la con­tra­ta­ción de un bar­co tala­dro, Saturn, para la rea­li­za­ción de per­fo­ra­cio­nes en yaci­mien­tos de gas, loca­li­za­dos cos­ta afue­ra, en el orien­te de Vene­zue­la.

Según el Minis­te­rio Públi­co, Rafael Ramí­rez es el “padre inte­lec­tual de esta tra­ma bochor­no­sa” (Saab dixit), pues el con­tra­to cerra­do por sie­te años con la com­pa­ñía Petro­sau­di fue aus­pi­cia­do direc­ta­men­te por el ex pre­si­den­te de PDVSA.

Las con­di­cio­nes dete­rio­ra­das del tala­dro, cons­trui­do en 1983, no le per­mi­tió ope­rar ni el 60% del tiem­po para el cual fue con­tra­ta­do y por el que se can­ce­la­ban cer­ca de 500 mil dóla­res dia­rios.

En total, PDVSA pagó más de 1 mil 100 millo­nes de dóla­res por un ser­vi­cio que nun­ca fue pres­ta­do.

La Tabla reali­zó “una pes­qui­sa heme­ro­grá­fi­ca” con la que se “per­mi­tió pre­ci­sar que el bar­co tala­dro Son­ga Saturn (o Petro­sau­di Saturn), uno de los dos con­tra­ta­dos por PDVSA para la per­fo­ra­ción de cam­pos de gas en el mar Cari­be, fue pre­sen­ta­do como de ‘últi­ma gene­ra­ción’ por el enton­ces minis­tro de petró­leo Rafael Ramí­rez, según lo rese­ñó una nota de pren­sa de la esta­tal divul­ga­da el 24 de sep­tiem­bre de 2010, lo que demues­tra lo afir­ma­do el jue­ves por Saab”.

La web de inves­ti­ga­ción cita las pala­bras de Ramí­rez en 2010, cuan­do anun­ció la lle­ga­da del equi­po: “Se tra­ta de un bar­co tala­dro de últi­ma gene­ra­ción que nos per­mi­ti­rá comen­zar a tala­drar a una pro­fun­di­dad de has­ta 1 mil 200 metros y per­fo­rar has­ta 1 mil metros a par­tir del fon­do marino”.

Según el mis­mo ex minis­tro, la incor­po­ra­ción del bar­co tala­dro al desa­rro­llo gasí­fe­ro vene­zo­lano cos­ta afue­ra era par­te de un acuer­do con Ara­bia Sau­dí para la con­for­ma­ción de una com­pa­ñía mix­ta en Vene­zue­la, y des­ta­có que sería “la pri­me­ra vez en la his­to­ria que se cons­ti­tu­ye una empre­sa de estas carac­te­rís­ti­cas entre Vene­zue­la y otra nación miem­bro de la Orga­ni­za­ción de Paí­ses Expor­ta­do­res de Petró­leo (OPEP)”, cita La Tabla.

Sin embar­go, refie­re el sitia­do mane­ja­do por el perio­dis­ta Víc­tor Hugo Majano, “Petro­sau­di es una com­pa­ñía pri­va­da crea­da por el ciu­da­dano sau­di­ta Tarek Essam Ahmad Obaid en 2005 y con sede en Ingla­te­rra, por lo que sería impre­ci­so defi­nir la nego­cia­ción como un acuer­do entre esta­dos”.

Ramí­rez ase­gu­ró que la con­for­ma­ción de la empre­sa mix­ta, con mayo­ría vene­zo­la­na, reque­ri­ría “una inver­sión de 2 mil 500 millo­nes de dóla­res”. Un dato no menor, ya que, dice el sitio perio­dís­ti­co: “Lla­ma la aten­ción el ele­va­do mon­to, pues­to que días des­pués (octu­bre) se hizo públi­co que el Son­ga (Saturn) había sido adqui­ri­do por Petro­sau­di a la com­pa­ñía Son­ga Offsho­re, por la cifra de 260 millo­nes de dóla­res, según lo rese­ñó el sitio Pen­nE­nergy”.

El “Fac­tor K” como meca­nis­mo de mani­pu­la­ción

Las inves­ti­ga­cio­nes del Minis­te­rio Públi­co indi­ca­ron que Rafael Ramí­rez tam­bién es res­pon­sa­ble direc­to de la mani­pu­la­ción de los pre­cios del cru­do vene­zo­lano, a tra­vés de la des­co­ne­xión del lla­ma­do “Fac­tor K”, un com­po­nen­te de cálcu­lo que incor­po­ra ele­men­tos coyun­tu­ra­les del mer­ca­do petro­le­ro, para obte­ner ganan­cias ilí­ci­tas.

“El meca­nis­mo delic­ti­vo uti­li­za­do fue la sub­va­lo­ra­ción de los pre­cios de los cru­dos vene­zo­la­nos a tra­vés de la des­co­ne­xión del cálcu­lo del lla­ma­do del cono­ci­do «Fac­tor K»”, escri­bió en Twit­ter el Fis­cal Gene­ral en su momen­to.

Saab dijo que el Fac­tor K “es un ele­men­to de cálcu­lo que toma en cuen­ta las situa­cio­nes coyun­tu­ra­les para la deter­mi­na­ción de los pre­cios e inclu­ye com­po­nen­tes cua­li­ta­ti­vos como las con­di­cio­nes geo­po­lí­ti­cas” y cuan­ti­ta­ti­vos como la dis­po­ni­bi­li­dad de alma­ce­nes y trans­por­te.

Para rea­li­zar estos cálcu­los el minis­tro Ramí­rez creó una ofi­ci­na de inte­li­gen­cia de mer­ca­dos (EPRS, por sus siglas en inglés) bajo la direc­ción de Ber­nard Mom­mer (autor y exper­to petro­le­ro de lar­ga data), con sede en la ciu­dad de Vie­na, Aus­tria, y depen­dien­te de PDVSA Euro­pa.

Esta ofi­ci­na fue auto­ri­za­da en 2009 para con­tra­tar a la fir­ma JBC Energy para asu­mir la deter­mi­na­ción del “Fac­tor K” y de los esca­la­do­res AGA (que miden la rela­ción de entre los gra­dos API y el por­cen­ta­je de azu­fre).

Según los docu­men­tos que obtu­vo La Tabla, “tal con­tra­ta­ción fue orde­na­da por Ramí­rez lue­go de negar un pun­to de cuen­ta del vice­mi­nis­te­rio de Hidro­car­bu­ros que pro­po­nía que tales tareas se hicie­ran en Vene­zue­la y por per­so­nal del pro­pio des­pa­cho de Petró­leo”.

El meca­nis­mo de cálcu­lo ter­mi­nó por gene­rar pér­di­das al país por una suma que supera los 5 mil millo­nes de dóla­res, entre 2009 y 2015.

El Minis­te­rio Públi­co logró pre­ci­sar el fon­do de esta tra­ma a raíz del error de cálcu­lo del “Fac­tor K” reco­no­ci­do en mar­zo de 2013 por Cit­go Petro­leum, filial de PDVSA en Esta­dos Uni­dos, que en con­se­cuen­cia pagó cer­ca de 900 millo­nes de dóla­res para com­pen­sar el error.

* Fuen­te: Misión Ver­dad



Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *