Bra­sil. Los dos úni­cos éxi­tos de Bolsonaro

Eric Nepo­mu­ceno. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 10 de agos­to de 2020.

Jair Bol­so­na­ro ya no sor­pren­de a nadie. Sigue con una mez­cla de estu­pi­dez, igno­ran­cia e irres­pon­sa­bi­li­dad sin reme­dio, mien­tras Bra­sil nau­fra­ga en la peor tra­ge­dia sani­ta­ria de su his­to­ria. Y cada día que pasa se refuer­za la ima­gen de que no exis­te quien sea capaz de parar­le la mano.

A ver: al medio­día del vier­nes se supo que el núme­ro de infec­ta­dos en el país por la covid-19 lle­gó a 2.927.807. El total de muer­tos, a 98.844, y el pro­me­dio de nue­vas víc­ti­mas fata­les se man­tu­vo por enci­ma de mil a cada 24 horas. El mis­mo vier­nes la Orga­ni­za­ción Mun­dial de Salud con­fir­mó que por segun­do día con­se­cu­ti­vo Bra­sil tuvo más muer­tes cau­sa­das por el coro­na­vi­rus en todo el mundo.

Este domin­go se supo que el núme­ro de víc­ti­mas fata­les superó la mar­ca de los cien mil. Y nada pare­ce seña­lar que no se lle­gue al doble de aquí a fin de año. De los cin­co mil y pico de muni­ci­pios bra­si­le­ños, poco menos de la mitad tie­nen 200 mil habitantes.

La pan­de­mia sigue cau­san­do casi una muer­te por minu­to, sin que exis­ta una acción míni­ma­men­te coor­di­na­da por el gobierno para al menos inten­tar mati­zar la catás­tro­fe. Del total de poco más de diez mil millo­nes de dóla­res alar­dea­dos por Bol­so­na­ro para medi­das de emer­gen­cia sani­ta­ria menos de la ter­ce­ra par­te lle­gó a esta­dos y municipios.

Al fren­te del minis­te­rio de Salud per­ma­ne­ce un gene­ral tro­glo­di­ta que no hace más que cum­plir las estric­tas órde­nes de un pre­si­den­te cada vez más des­equi­li­bra­do. Y, cla­ro, dis­tri­bu­yen­do car­gos y espar­cien­do pre­ben­das a uni­for­ma­dos sin nin­gu­na calificación.

La fal­ta de lími­tes del refe­ri­do mili­tar lo lle­vó a nom­brar como repre­sen­tan­te del minis­te­rio de Salud en el esta­do de Per­nam­bu­co, uno de los más afec­ta­dos por la pan­de­mia, a una joven que en las fotos luce su bue­na apa­rien­cia y en las decla­ra­cio­nes su total e irre­ver­si­ble inep­ti­tud para el pues­to de impor­tan­cia cla­ve que el gene­ral le regaló.

A estas altu­ras de su gobierno, es jus­to reco­no­cer que en al menos un pun­to, un úni­co pun­to, Bol­so­na­ro dio mues­tras de cohe­ren­cia: lue­go de haber sido elec­to, le pre­gun­ta­ron qué país pre­ten­día cons­truir. Su res­pues­ta: «Pri­me­ro, hay que des­tro­zar lo que hicie­ron a lo lar­go de los últi­mos trein­ta años’». O sea, lo que se hizo en los gobier­nos del cen­tro-dere­chis­ta Fer­nan­do Hen­ri­que Car­do­so, o de Lula da Sil­va y Dil­ma Rous­seff, los dos de izquierda.

Entre agos­to de 2019, su pri­mer año como pre­si­den­te, y julio de 2020 la des­truc­ción de la flo­res­ta ama­zó­ni­ca aumen­tó 34 por cien­to. Fue­ron más de nue­ve mil kiló­me­tros cua­dra­dos de mata devastados.

Deta­lle: se tra­ta de un infor­me par­cial, que será revi­sa­do a fin de año. His­tó­ri­ca­men­te, los infor­mes par­cia­les son más con­ser­va­do­res que la revi­sión final.

Ade­más de tum­bar árbo­les de mane­ra total­men­te ile­gal, tam­bién aumen­tó y mucho la can­ti­dad de incen­dios inten­cio­na­les, con el obje­ti­vo de abrir espa­cio para agri­cul­tu­ra igual­men­te ile­gal. El pasa­do miér­co­les, por ejem­plo, fue­ron detec­ta­dos mil pun­tos de que­ma­da en la Ama­zo­nia. Se tra­ta del mayor volu­men de los últi­mos 15 años. En los sie­te pri­me­ros meses de 2020 el minis­te­rio des­ti­nó a la pre­ven­ción y com­ba­te a incen­dios solo 19% del pre­su­pues­to establecido.

Mien­tras, la abe­rra­ción que ocu­pa la silla de minis­tro de Medioam­bien­te se reu­nió con mine­ros ile­ga­les que inva­den terri­to­rio indí­ge­na demar­ca­do acor­de a la legis­la­ción. Tema del encuen­tro: cómo impe­dir que fis­ca­les ambien­ta­les des­tro­cen el ‘mate­rial de tra­ba­jo’ de los inva­so­res, o sea, cómo dar pro­tec­ción a los que come­ten crímenes.

A estas altu­ras, Bra­sil se trans­for­mó en un paria uni­ver­sal. Las pre­sio­nes exter­nas sobre la cues­tión ambien­tal empe­za­ron a tener refle­jos inter­nos, a pun­to de que los tres mayo­res ban­cos pri­va­dos se jun­ta­ron para hos­ti­gar la polí­ti­ca de des­truc­ción lle­va­da a cabo, cla­ra­men­te incen­ti­va­da por el minis­tro de Medioam­bien­te fren­te a la iner­cia del apren­diz de geno­ci­da ins­ta­la­do en el sillón presidencial.

Y no es que los due­ños del capi­tal se preo­cu­pen tan­to por el medioam­bien­te: es que cada vez más ganan fuer­za y espa­cio las ame­na­zas de inver­sio­nis­tas extran­je­ros e impor­ta­do­res de pro­duc­tos agrí­co­las bra­si­le­ños de adop­tar medi­das durí­si­mas de res­tric­ción a Brasil.

El minis­tro de Eco­no­mía, un espe­cu­la­dor del mer­ca­do que tie­ne como auge de su estre­chí­si­mo curri­cu­lum haber sido fun­cio­na­rio de Augus­to Pino­chet en Chi­le, refle­ja cla­ra­men­te la polí­ti­ca ambien­tal de Bol­so­na­ro. En una reu­nión vir­tual con empre­sa­rios e inver­sio­nis­tas de Esta­dos Uni­dos, les negó el dere­cho de cri­ti­car lo que ocu­rre en la Ama­zo­nia: “Uste­des tam­bién des­tro­za­ron sus flo­res­tas, no ven­gan aho­ra a criticarnos”.

Ese el ver­da­de­ro éxi­to de Jair Bol­so­na­ro: cum­plir con su anun­cio de que des­trui­ría todo lo que había en el país.

Bueno, hay otro éxi­to, pero de dura­ción impre­vi­si­ble: has­ta aho­ra, y por más que se refuer­cen los indi­cios cla­rí­si­mos de alta y har­ta corrup­ción del clan pre­si­den­cial, el ultra­de­re­chis­ta sigue incólume.

A ver has­ta cuán­do el pre­si­den­te más nefas­to de la his­to­ria bra­si­le­ña logra­rá des­fru­tar de este segun­do éxito…

* Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *