Esta­dos Uni­dos. Tres jóve­nes irrum­pen en la resi­den­cia de Trump en Palm Beach con un fusil AK-47

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 06 de agos­to de 2020.

Según el por­ta­voz de la Poli­cía local, los tres chi­cos, todos de 15 años de edad, «no tenían idea de dón­de estaban».

La Poli­cía del esta­do de Flo­ri­da ha arres­ta­do a tres jóve­nes que inva­die­ron la pro­pie­dad del club Mar-a-Lago del pre­si­den­te de EE.UU., Donald Trump, con un fusil AK-47 en una mochi­la, infor­mó este miér­co­les Mia­mi Herald.

Según el por­ta­voz de la Poli­cía de Palm Beach, Michael Ogrod­nick, los dete­ni­dos, todos de 15 años de edad, sal­ta­ron el muro de segu­ri­dad de la resi­den­cia pre­si­den­cial mien­tras huían de un agen­te de Poli­cía la madru­ga­da del pasa­do viernes.

El ofi­cial se había acer­ca­do a los meno­res cuan­do se encon­tra­ban en un auto­mó­vil apar­ca­do a unos kiló­me­tros al nor­te del com­ple­jo. En un inten­to de esca­par, los jóve­nes se apre­su­ra­ron a toda velo­ci­dad hacia el sur, pero cuan­do se acer­ca­ron al Mar-a-Lago, vie­ron otra patru­lla de la Poli­cía, aban­do­na­ron el coche y sal­ta­ron la pared cer­ca­na del club para escon­der­se en sus terrenos.

«No tenían idea de dón­de esta­ban«, dijo Ogrod­nick. No obs­tan­te, para des­gra­cia de los ado­les­cen­tes, el terri­to­rio en que irrum­pie­ron resul­tó per­te­ne­cer al pre­si­den­te del país. El trío fue ense­gui­da arres­ta­do con la ayu­da de un heli­cóp­te­ro y un perro policial.

Según el voce­ro poli­cial, nin­guno de ellos inten­tó ingre­sar en nin­guno de los edi­fi­cios del club. Duran­te la deten­ción, los ofi­cia­les incau­ta­ron una mochi­la con un mini AK-47 car­ga­do con 14 car­tu­chos. Los meno­res nie­gan ser pro­pie­ta­rios del arma e insis­ten en que se la encontraron.

Ogrod­nick seña­ló que los jóve­nes tuvie­ron suer­te de que Mar-a-Lago estu­vie­ra cerra­do y que en el momen­to del inci­den­te nin­gún miem­bro de la fami­lia pre­si­den­cial se encon­tra­ra en la resi­den­cia, por­que, de lo con­tra­rio, los agen­tes del Ser­vi­cio Secre­to podrían haber­les dis­pa­ra­do.

Los jóve­nes, que no fue­ron iden­ti­fi­ca­dos, se encuen­tran dete­ni­dos en un cen­tro para meno­res, mien­tras los fis­ca­les deci­den si deben ser acu­sa­dos como adul­tos. Los tres afron­tan car­gos de intru­sión con arma de fue­go, robo con arma de fue­go y resis­ten­cia al arres­to sin uso de violencia.

Fuen­te: RT

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *