Esta­dos Espa­ñol. Recha­za naran­jas impor­ta­das de Argen­ti­na por resi­duos de pesticidas

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 03 de agos­to de 2020.

Las naran­jas argen­ti­nas con­te­nían resi­duos del insec­ti­ci­da prohi­bi­do Clor­pi­ri­fós, en una pro­por­ción de 0’028 mili­gra­mos por kilo, ade­más de Ima­za­lil con una pre­sen­cia en las naran­jas de 1’7 mili­gra­mos por kilos y de Pro­pi­co­na­zol, del que se detec­ta­ron 2’1 mili­gra­mos por kilo. El pasa­do 6 de diciem­bre la UE prohi­bió total­men­te el Clor­pi­ri­fós por su peligrosidad.

Las auto­ri­da­des adua­ne­ras espa­ño­las han recha­za­do la impor­ta­ción de naran­jas pro­ce­den­tes de Argen­ti­na, ya que con­te­nían una exce­si­va pre­sen­cia de resi­duos de pes­ti­ci­das, según ha podi­do saber Hor­to­in­fo a tra­vés del Sis­te­ma de Aler­ta Rápi­da para Ali­men­tos y Pien­sos (Rapid Alert Sys­tem for Food and Feed, RASFF).

Según la noti­fi­ca­ción del RASFF se tra­ta de un hecho gra­ve, pues las naran­jas con­te­nían resi­duos de Clor­pi­ri­fós, un insec­ti­ci­da cuyo uso prohi­bió total­men­te la Unión Euro­pea (UE) el pasa­do día 6 de diciem­bre debi­do a su alta peli­gro­si­dad, ade­más de una exce­si­va pre­sen­cia de resi­duos de otros dos pes­ti­ci­das, Ima­za­lil y Propiconazol.

El Clor­pi­ri­fós se encon­tra­ba en las naran­jas en una pro­por­ción de 0’028 mili­gra­mos por kilo, mien­tras que la pre­sen­cia de Ima­za­lil era de 1’7 miligramos/​kilo y la de Pro­pi­co­na­zol de 2’1 mili­gra­mos por kilo.

Los aná­li­sis, según la noti­fi­ca­ción del RASFF, fue­ron rea­li­za­dos el pasa­do día 20 de julio.

Clor­pi­ri­fós

Se tra­ta de un insec­ti­ci­da orga­no­fos­fo­ra­do, con un amplio gra­do de con­trol y alto poder de pene­tra­ción, que actúa sobre los insec­tos por con­tac­to, inges­tión e inha­la­ción. Con­tro­la un amplio espec­tro de insec­tos chu­pa­do­res y masticadores.

Hay que recor­dar, como publi­có Hor­to­in­fo, que el pasa­do día 6 de diciem­bre de 2019 la Comi­sión Euro­pea (CE) prohi­bió total­men­te por su peli­gro­si­dad el uso de Clorpirifós. 

Un gru­po de inves­ti­ga­do­res de las facul­ta­des de Far­ma­cia y Bio­quí­mi­ca y de Medi­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires (UBA), jun­to con cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Comahue (Argen­ti­na), han com­pro­ba­do que la expo­si­ción a bajas dosis de Clor­pi­ri­fos (CPF) pro­du­ce cán­cer de mama.

Ima­za­lil

El Ima­za­lil es un fun­gi­ci­da sis­té­mi­co inhi­bi­dor de la bio­sín­te­sis del ergos­te­rol. Con­tro­la un amplio espec­tro de enfer­me­da­des pro­du­ci­das por hon­gos en fru­tos, vege­ta­les y plan­tas ornamentales.

Pro­pi­co­na­zol

Se tra­ta de un tria­zol sis­té­mi­co con acti­vi­dad fun­gi­ci­da, de apli­ca­ción foliar y acción pre­ven­ti­va y cura­ti­va. Se uti­li­za para la pro­tec­ción de pas­tos, cul­ti­vos de setas, maíz, arroz sal­va­je y otros.

Des­cu­bren que el Clor­pi­ri­fos a bajas dosis pro­du­ce cán­cer de mama

25/​02/​2016.- Has­ta aho­ra eran bien cono­ci­dos los efec­tos tóxi­cos de los orga­no­fos­fo­ra­dos, como el Clor­pi­ri­fos (CPF), que a dosis altas pro­du­cen efec­tos neu­ro­tó­xi­cos por inhi­bir la ace­til­co­li­nes­te­ra­sa, indis­pen­sa­ble para el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. Pero los resul­ta­dos de esta inves­ti­ga­ción han per­mi­ti­do com­pro­bar que, la expo­si­ción a bajas dosis, como la pre­sen­cia supe­rior al LMR en hor­ta­li­zas y fru­tas, actúa como las hor­mo­nas esteo­ri­deas, es decir como un estrógeno.

Un gru­po de inves­ti­ga­do­res de las facul­ta­des de Far­ma­cia y Bio­quí­mi­ca y de Medi­ci­na de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Aires (UBA), jun­to con cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Comahue (Argen­ti­na), han com­pro­ba­do que la expo­si­ción a bajas dosis de Clor­pi­ri­fos (CPF) pro­du­cen cán­cer de mama, según ha infor­ma­do la pro­pia uni­ver­si­dad bonae­ren­se y la Agen­cia Ibe­ro­ame­ri­ca­na para la Difu­sión de la Cien­cia y la Tecnología.

La doc­to­ra Clau­dia Coc­ca, pro­fe­so­ra adjun­ta de la cáte­dra de Físi­ca en el Labo­ra­to­rio de Radio­isó­to­pos de la Facul­tad de Far­ma­cia y Bio­quí­mi­ca (FFyB) de la UBA e inves­ti­ga­do­ra adjun­ta del Con­se­jo Nacio­nal de Inves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y Téc­ni­cas (CONICET), ha indi­ca­do que «son bien cono­ci­dos los efec­tos tóxi­cos de los orga­no­fos­fo­ra­dos, como el clor­pi­ri­fo (CPF). Dosis altas pro­du­cen efec­tos neu­ro­tó­xi­cos por inhi­bir la ace­til­co­li­nes­te­ra­sa, indis­pen­sa­ble para el fun­cio­na­mien­to del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. Pero qué efec­tos pro­du­cen en bajas dosis, con­si­de­ra­das ambien­tal­men­te rele­van­tes, y con tiem­pos de expo­si­ción pro­lon­ga­da, no esta­ba sufi­cien­te­men­te estu­dia­do», señala.

Coc­ca taba­jó en cola­bo­ra­ción con exper­tos del Labo­ra­to­rio de Efec­tos Bio­ló­gi­cos de Con­ta­mi­nan­tes Ambien­ta­les, Depar­ta­men­to de Bio­quí­mi­ca Huma­na, Facul­tad de Medi­ci­na de la UBA; y del Labo­ra­to­rio de Inves­ti­ga­cio­nes Bio­quí­mi­cas y Quí­mi­cas del Medio Ambien­te (LIBIQUIMA), IDEPA, CONICET, Uni­ver­si­dad Nacio­nal de Comahue, Neuquén.

Los inves­ti­ga­do­res ana­li­za­ron, jus­ta­men­te, qué ocu­rre a bajas dosis, como a las que están expues­tas la pobla­ción gene­ral. Obser­va­ron que el CPF actúa como dis­rup­tor endó­crino y pro­du­ce efec­tos simi­la­res a los estró­ge­nos, por ejem­plo indu­ce alte­ra­cio­nes en la estruc­tu­ra de la glán­du­la mamaria.

«El obje­ti­vo –con­clu­ye Coc­ca– fue estu­diar en pro­fun­di­dad los efec­tos de la expo­si­ción a muy bajas dosis de CPF, dado que la mayo­ría de la pobla­ción está expues­ta a estas dosis –nota­ble­men­te meno­res a las tóxi­cas– al con­su­mir vege­ta­les o fru­tas fumi­ga­das”, indi­có la investigadora.

De ahí la impor­tan­cia de los recha­zos que se pro­du­cen en las fron­te­ras, al detec­tar­se hor­ta­li­zas y fru­tas con resi­duos supe­rio­res a Lími­te Máxi­mo de Resi­duos (LMR), lo que pue­de gene­rar un pro­ble­ma de salud públi­ca, moti­va­do por la fumi­ga­ción poco con­tro­la­da con estos compuestos.

Fuen­te: Hor­to­in­fo

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *