Esta­do espa­ñol. Juan Car­los de Bor­bón, inves­ti­ga­do por la Fis­ca­lía, huye del país pro­te­gi­do por el gobierno y el actual rey

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de agos­to 2020.

El rey emé­ri­to espa­ñol, Juan Car­los de Bor­bón, ha comu­ni­ca­do a su hijo, el actual monar­ca Feli­pe VI, su «medi­ta­da deci­sión» de aban­do­nar el Esta­do espa­ñol ante la reper­cu­sión públi­ca de «cier­tos acon­te­ci­mien­tos pasa­dos» de su «vida pri­va­da». Según su abo­ga­do, per­ma­ne­ce «a dis­po­si­ción del Minis­te­rio Fiscal»,pero la reali­dad es que sabién­do­se un delin­cuen­te de alta gama se le faci­li­ta­ron todas las posi­bi­li­da­des de huir del país.

Ape­nas unas sema­nas des­pués de que el pasa­do 8 de junio, la Fis­ca­lía del Tri­bu­nal Supre­mo asu­mie­ra la inves­ti­ga­ción de la millo­na­ria comi­sión de las obras del AVE que, según el cri­te­rio de la Fis­ca­lía sui­za, habría cobra­do el rey emé­ri­to espa­ñol, el Pala­cio de la Zar­zue­la ha divul­ga­do un comu­ni­ca­do en el que Juan Car­los de Bor­bón noti­fi­ca a su hijo y suce­sor, Feli­pe VI, su deci­sión de irse a vivir fue­ra del Esta­do espa­ñol. De hecho, gran­des medios esta­ta­les como ‘El País’ o ‘El Mun­do’ sub­ra­yan que ya se ha marchado. 

Según rela­ta Zar­zue­la en un comu­ni­ca­do, el rey emé­ri­to espa­ñol recuer­da que hace un año deci­dió expre­sar su volun­tad de dejar de desa­rro­llar acti­vi­da­des ins­ti­tu­cio­na­les y que aho­ra, «ante la reper­cu­sión públi­ca que está gene­ran­do cier­tos acon­te­ci­mien­tos pasa­dos» de su «vida pri­va­da», ha deci­di­do tras­la­dar­se fue­ra del Esta­do español.

«Es una deci­sión que tomo con pro­fun­do sen­ti­mien­to, pero con gran sere­ni­dad», expli­ca Juan Car­los de Bor­bón, jus­ti­fi­can­do su deci­sión «para con­tri­buir a faci­li­tar el ejer­ci­cio» de las fun­cio­nes de su hijo como jefe de Estado.

En su car­ta, el padre del actual monar­ca alu­de sin men­cio­nar­lo al caso de las supues­tas dona­cio­nes de Ara­bia Sau­dí no decla­ra­das a Hacien­da, una inves­ti­ga­ción que arran­có en Sui­za y que está estu­dian­do la Fis­ca­lía del Supremo.

De momen­to, el Minis­te­rio Públi­co está estu­dian­do la docu­men­ta­ción remi­ti­da por las auto­ri­da­des sui­zas sobre la inves­ti­ga­ción que man­tie­nen allí abier­ta por el supues­to cobro de comi­sio­nes y que afec­ta­ría a Juan Car­los de Bor­bón, y está a la espe­ra de reci­bir más información.

En medio de estas infor­ma­cio­nes, el pasa­do 15 de mar­zo, con toda la aten­ción cen­tra­da en la situa­ción del coro­na­vi­rus y con el esta­do de alar­ma recién decla­ra­do, Feli­pe de Bor­bón anun­ció que en su día renun­cia­rá a la heren­cia de su padre y que le reti­ra­ba la asig­na­ción que has­ta enton­ces reci­bía de los pre­su­pues­tos del Esta­do, casi 200.000 euros anuales.

Sin embar­go, segui­rá sien­do miem­bro de la Fami­lia Real y con­ser­va­rá el títu­lo de rey que se le reco­no­ció tras la abdi­ca­ción, por lo que su esta­tus se man­tie­ne inva­ria­ble a pesar de su deci­sión de irse a vivir fue­ra del Esta­do, han infor­ma­do a Efe fuen­tes de la Casa Real.

La car­ta, íntegra

Esta es la car­ta que Juan Car­los de Bor­bón ha envia­do a su hijo Felipe:

«Con el mis­mo afán de ser­vi­cio a Espa­ña que ins­pi­ró mi rei­na­do y ante la reper­cu­sión públi­ca que están gene­ran­do cier­tos acon­te­ci­mien­tos pasa­dos de mi vida pri­va­da, deseo mani­fes­tar­te mi más abso­lu­ta dis­po­ni­bi­li­dad para con­tri­buir a faci­li­tar el ejer­ci­cio de tus fun­cio­nes, des­de la tran­qui­li­dad y el sosie­go que requie­re tu alta res­pon­sa­bi­li­dad. Mi lega­do, y mi pro­pia dig­ni­dad como per­so­na, así me lo exigen.

Hace un año te expre­sé mi volun­tad y deseo de dejar de desa­rro­llar acti­vi­da­des ins­ti­tu­cio­na­les. Aho­ra, guia­do por el con­ven­ci­mien­to de pres­tar el mejor ser­vi­cio a los espa­ño­les, a sus ins­ti­tu­cio­nes y a ti como Rey, te comu­ni­co mi medi­ta­da deci­sión de tras­la­dar­me, en estos momen­tos, fue­ra de España.

Una deci­sión que tomo con pro­fun­do sen­ti­mien­to, pero con gran sere­ni­dad. He sido Rey de Espa­ña duran­te casi cua­ren­ta años y, duran­te todos ellos, siem­pre he que­ri­do lo mejor para Espa­ña y para la Corona.

Con mi leal­tad de siem­pre. Con el cari­ño y afec­to de siem­pre, tu padre».

Ante esta car­ta, Feli­pe de Bor­bón ha trans­mi­ti­do a su padre «su sen­ti­do res­pe­to y agra­de­ci­mien­to ante su decisión».

«El rey desea remar­car la impor­tan­cia his­tó­ri­ca que repre­sen­ta el rei­na­do de su padre, como lega­do y obra polí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal de ser­vi­cio a Espa­ña y a la demo­cra­cia; y al mis­mo tiem­po quie­re reafir­mar los prin­ci­pios y valo­res sobre los que ésta se asien­ta, en el mar­co de nues­tra Cons­ti­tu­ción y del res­to del orde­na­mien­to jurí­di­co», sub­ra­ya el comu­ni­ca­do de Zarzuela.

A dis­po­si­ción de la Fiscalía 

De for­ma casi simul­tá­nea a la divul­ga­ción de la cita­da car­ta, el abo­ga­do de Juan Car­los de Bor­bón, Javier Sán­chez-Jun­co, ha publi­ca­do un escue­to comu­ni­ca­do en el que afir­ma el monar­ca emé­ri­to per­ma­ne­ce «a dis­po­si­ción del Minis­te­rio Fis­cal para cual­quier trá­mi­te o actua­ción que se con­si­de­re oportuna».

El des­tino, una incógnita

Ni la car­ta, ni el comu­ni­ca­do del Pala­cio de la Zar­zue­la dan­do cuen­ta de la mis­ma, ni el escri­to hecho públi­co poco des­pués por el abo­ga­do Sán­chez-Jun­co, infor­man del lugar al que se tras­la­da­rá el padre de Feli­pe VI.

La Casa Real espa­ño­la man­tie­ne silen­cio al res­pec­to y no ofre­ce pis­ta algu­na ante el futu­ro lugar de resi­den­cia del ante­rior jefe del Estado. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *