Esta­dos Uni­dos. Aumen­ta vio­len­cia públi­ca duran­te la pan­de­mia

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 03 de agos­to de 2020.

Los homi­ci­dios aumen­ta­ron un 24 por cien­to en lo que va del año en Esta­dos Uni­dos, reve­ló un aná­li­sis publi­ca­do hoy por el dia­rio Wall Street Jour­nal lue­go de encues­tas en las 50 ciu­da­des más gran­des.
De acuer­do con el cita­do estu­dio, a lo lar­go de 2020 se repor­ta­ron tres mil 612 epi­so­dios delic­ti­vos, todo ello mati­za­do por la esca­la­da de la cri­sis pro­vo­ca­da por la pan­de­mia de la Covid-19.

Los tiro­teos y la vio­len­cia arma­da tam­bién aumen­ta­ron, a pesar de que dis­mi­nu­ye­ron muchos otros crí­me­nes vio­len­tos como el robo.

La tasa de homi­ci­dios sigue sien­do baja en com­pa­ra­ción con las déca­das ante­rio­res, y otros tipos de deli­tos gra­ves dis­mi­nu­ye­ron en los últi­mos meses.

Pero los inves­ti­ga­do­res, la poli­cía y algu­nos resi­den­tes temen que el pico de homi­ci­dios, si no se domes­ti­ca, podría ame­na­zar un rena­ci­mien­to urbano impul­sa­do en par­te por más de dos déca­das de dis­mi­nu­ción del cri­men.

Las ins­ti­tu­cio­nes que man­tie­nen segu­ras a las comu­ni­da­des de la ciu­dad fue­ron des­es­ta­bi­li­za­das por el encie­rro y las pro­tes­tas con­tra la poli­cía. Los blo­queos y la rece­sión tam­bién sig­ni­fi­can que las ten­sio­nes aumen­tan aun­que las calles se vacia­ran.

Algu­nas ciu­da­des con pro­ble­mas de delin­cuen­cia de lar­ga data vie­ron aumen­tar su núme­ro, inclui­das Fila­del­fia, Detroit, Memphis y Chica­go, la más afec­ta­da, regis­tra­ron más de uno de cada ocho homi­ci­dios.

Tam­bién gol­pea­ron luga­res menos vio­len­tos, como Omaha, Nebras­ka y Phoe­nix.

En total, 36 de las 50 ciu­da­des estu­dia­das expe­ri­men­ta­ron un aumen­to de homi­ci­dios a tasas de dos dígi­tos, que repre­sen­tan todas las regio­nes del país.

‘Me sor­pren­dió la con­sis­ten­cia del aumen­to en todas las dife­ren­tes urbes’, dijo Jens Lud­wig, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Chica­go y direc­tor de Cri­me Lab, que inves­ti­ga el cri­men, des­pués de exa­mi­nar los datos del dia­rio.

Obser­va­do­res deba­ten a menu­do por qué las tasas de homi­ci­dio aumen­tan o dis­mi­nu­yen, citan­do varia­bles de influen­cia como la demo­gra­fía, las tasas de encar­ce­la­mien­to, las epi­de­mias de dro­gas, la eco­no­mía y la poli­cía.

Ese deba­te lan­zó una nue­va cur­va: las con­se­cuen­cias de la pan­de­mia de la Covid-19.

Ade­más, obser­van que el cua­dro social se com­pli­ca por­que están cayen­do otros tipos de deli­tos.

Los robos repor­ta­dos dis­mi­nu­ye­ron un 11 por cien­to entre las 41 ciu­da­des más gran­des que hicie­ron dis­po­ni­bles los datos al res­pec­to.

Los homi­ci­dios, por otro lado, aumen­tan por­que los delin­cuen­tes vio­len­tos se sien­ten más fuer­tes por la mar­gi­na­ción de la poli­cía.

A su vez, las fuer­zas poli­cia­les en muchos depar­ta­men­tos deta­lla­ron que los robos y vio­la­cio­nes baja­ron en lo que va del año por­que más per­so­nas se que­da­ron en casa duran­te los blo­queos dela Covid-19, dejan­do menos posi­bles víc­ti­mas en las calles, bares u otros luga­res públi­cos.

Algu­nos inves­ti­ga­do­res dicen que la ten­den­cia al alza en el ase­si­na­to podría ser evi­den­cia de un des­gas­te del orden social.

‘Todo lo que hace la socie­dad que pue­de dar for­ma a la segu­ri­dad públi­ca se puso patas para arri­ba duran­te la pan­de­mia’, dijo Lud­wig.

La poli­cía sos­tie­ne que los aumen­tos de homi­ci­dios afec­tan espe­cial­men­te a las comu­ni­da­des de bajos ingre­sos.

Lud­wig estu­dió mapas de homi­ci­dios en Chica­go y des­cu­brió que los ase­si­na­tos se con­cen­tra­ron en el sur y el oes­te, ‘los vecin­da­rios más des­fa­vo­re­ci­dos que ya sufrían más por los desa­fíos eco­nó­mi­cos de lar­ga data y el coro­na­vi­rus’, dijo.

El rit­mo se ace­le­ra y de 433 homi­ci­dios en Chica­go al 26 de julio, 106 ocu­rrie­ron en los 28 días ante­rio­res.

Fuen­te: Pren­sa Lati­na

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *