Cuba. Vamos Euse­bio, vamos a andar La Habana

Por Joel Suá­rez Rodéz*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de julio de 2020.

Murió un hijo, un extra­or­di­na­rio hijo de Dios y de la Patria. Con ella y con Él, con el cora­zón a flor de labios, vivió leal Euse­bio; en el vór­ti­ce de la obra, en el hura­cán de la Revo­lu­ción. Murió sobre el camino, andan­do, un pre­di­ca­dor, un sacer­do­te, un pas­tor, un alfa­re­ro, un her­mano, un amigo.

Labró sobre las pie­dras de su Gali­lea haba­ne­ra, sobre el alma de sus más humil­des veci­nos y en nues­tros cora­zo­nes, su pro­pia resurrección.

No recuer­do cuán­do nos cono­ci­mos, ni cuán­do comen­zó nues­tra amis­tad, con mi fami­lia y con el Cen­tro Mar­tin Luther King. Algu­nas ini­cia­ti­vas com­par­ti­mos des­de nues­tro Cen­tro con la Ofi­ci­na del His­to­ria­dor de la Ciu­dad (OHC).

Seguí al maes­tro ambu­lan­te y su con­vi­te a andar La Haba­na, hace muchos años, cuan­do él esta­ba con­ven­ci­do de que la obra que iba a empren­der tenía que colo­car, en el lugar de la desidia y la irres­pon­sa­bi­li­dad, el amor y el cui­da­do de todos por la ciudad.

Por su cora­zón y su voz se movía el Espí­ri­tu San­to; por eso fue una ben­di­ción para nues­tra nación. Con la homi­lía que cada hora de la Patria exi­gía y deman­da­ba. Con el don de su ver­bo que nos con­mo­vía hizo aún más vívi­do en noso­tros el mis­te­rio de la pre­sen­cia de José Mar­tí, “un mis­te­rio – como él mis­mo expre­sa­ra- que hace que para los cre­yen­tes y para los no cre­yen­tes, la pala­bra Cuba, la pala­bra Patria, la pala­bra Jus­ti­cia, la pala­bra Revo­lu­ción, ten­gan, inevi­ta­ble­men­te, un com­pro­mi­so mís­ti­co que lle­ga al extre­mo de que el pue­blo sen­ci­llo, allá en la base, recos­ta­do a las pare­des de tan­tas urgen­cias, de tan­tas mise­rias, de tan­tas nece­si­da­des a que nos obli­ga la obra con­tu­maz de un adver­sa­rio incan­sa­ble, repi­ta como últi­ma pala­bra extre­ma: el que ten­ga fe se salvará”. 

Humil­de con­sa­gra­do con su gris atuen­do al ver­bo encar­na­do en la acción, Euse­bio es el últi­mo de los pro­fe­tas de la Revo­lu­ción. Des­de la inten­si­dad del buen amor, fue fiel ami­go de Fidel y nos ense­ñó a amar­lo sin “gua­ta­co­ne­ría”. Por ello enca­ró pro­ble­mas y urgen­cias con fide­li­dad, mili­tan­cia y libertad.

En las comu­ni­ca­cio­nes escri­tas y en nues­tros salu­dos, me acos­tum­bré a lla­mar­lo “her­mano”, por fe y cau­sa común, y “℗adre”, por aque­lla doble con­di­ción que le atri­buía, la de papá y la de cura. Nun­ca de alguien ajeno, en su pre­sen­cia, sen­tí tan­to afec­to, como el de un amo­ro­so padre; ni tan­ta devo­ción dia­có­ni­ca, como la de un pastor.

A mi padre ape­nas lo veo leer. A sus 85 años, en nues­tro hogar, el úni­co libro que no aban­do­na es la Biblia. Ayer lo vi tomar el libro Con el cora­zón abier­to, que se con­vir­tie­ra en el tes­ta­men­to de mi madre ‑pas­to­ra bau­tis­ta- gra­cias a una lar­ga entre­vis­ta que le rea­li­za­ra Isa­bel Rau­ber. Fue­pu­bli­ca­do ape­nas un año antes de su muer­te. Tomó el libro, y como mis­mo hace cuan­do repa­sa el tex­to sagra­do, se sen­tó a ojear­lo al bor­de de la baña­de­ra, apro­ve­chan­do la bue­na luz del baño.

Hoy, ape­nas con­fir­mé la vera­ci­dad de la noti­cia, repa­ré con asom­bro en este hecho. La vís­pe­ra, la mano de Dios, lle­vó a mi padre, a quien Euse­bio qui­so y esti­mó como cofra­de, al tex­to que reco­ge las pala­bras pro­nun­cia­das por Leal en la pre­sen­ta­ción de ese libro y que están reco­gi­das en su segun­da edi­ción. Aho­ra yo hago lo mis­mo. Allí reco­rre la his­to­ria común entre las epo­pe­yas per­so­na­les y fami­lia­res vivi­das por él, otros cre­yen­tes reli­gio­sos y otros hom­bres sin religión.

Aquel 21 de enero de 1994 en los loca­les del Cen­tro Memo­rial Dr. Mar­tin Luther King, Jr., ante la mira­da absor­ta de los veci­nos del barrio de Pogo­lot­ti ‑nie­tos y biz­nie­tos de aque­llos humil­des tra­ba­ja­do­res taba­ca­le­ros y com­ba­tien­tes de nues­tras gue­rras – que siguie­ron con igual devo­ción la ardien­te pala­bra de Mar­tí, Euse­bio expresó:

“Estos hom­bres, muje­res y jóve­nes, todos los aquí reu­ni­dos, hemos sobre­vi­vi­do. Somos los hijos de una pala­bra de reden­ción pro­nun­cia­da bajo el cie­lo y bajo las estre­llas de Cuba. Hemos sobre­vi­vi­do, sobre la base de la idea de sal­var­nos con nues­tra Patria o pere­cer con ella.”

Y devol­vién­do­le a él, en gra­ti­tud y home­na­je, las pala­bras que en aque­lla noche dedi­ca­ra a mi madre, parafraseo:

Y eso es, ver­da­de­ra­men­te, el signo de pasión, el signo de amor, el signo de con­sa­gra­ción, que Euse­bio impri­mió a su vida y a su obra.

Euse­bio, te espe­ra­mos. Cuan­do des­te­rre­mos la pan­de­mia con la mis­ma res­pon­sa­bi­li­dad ciu­da­da­na que nos incul­cas­te, regre­sa­re­mos a La Haba­na Vie­ja, a ese tem­plo secu­lar de tu ciu­dad, nues­tra ciu­dad. Allí nos con­gre­ga­re­mos, y como en los pri­me­ros días de tu titá­ni­ca obra, con las sába­nas blan­cas col­gan­do en los bal­co­nes, esta vez te invi­ta­re­mos: vamos Euse­bio, vamos a andar la Habana.

*del Cen­tro Mar­tin Luther King

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *