Colom­bia. La pan­de­mia se sale de con­trol y Vene­zue­la debe estar aler­ta

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 de agos­to de 2020.

Bue­na par­te de la evo­lu­ción de la pan­de­mia en Vene­zue­la se defi­ne en la Colom­bia terri­ble­men­te admi­nis­tra­da de Iván Duque ya que en estos días pasa­dos Colom­bia regis­tró cifras récords de nue­vos con­ta­gios y falle­ci­mien­tos por Covid-19.

Según el repor­te del minis­te­rio de Salud del país vecino, en las últi­mas 24 horas se han regis­tra­do más de 10 mil casos y 380 muer­tes. En total, el núme­ro total de casos acti­vos ascien­de 276 mil 55 casos, mien­tras que los falle­ci­mien­tos alcan­zan los 9 mil 454.

La capi­tal Bogo­tá des­pun­ta en com­pa­ra­ción al res­to de ciu­da­des impac­ta­das por la pan­de­mia. El día de ayer fue­ron regis­tra­dos 3 mil 782 nue­vos casos de con­ta­gio y 125 de los 380 falle­ci­mien­tos a nivel nacio­nal.

Pese al subre­gis­tro que ha domi­na­do el mane­jo epi­de­mio­ló­gi­co del gobierno de Iván Duque des­de el prin­ci­pio de la pan­de­mia, las cifras récords acer­can a Colom­bia a los peo­res momen­tos del Covid-19 en terri­to­rio euro­peo, cuan­do el medio millar de falle­ci­mien­tos dia­rios estre­me­cie­ron al mun­do occi­den­tal.

Des­de junio el sec­tor empre­sa­rial ha pre­sio­na­do para reabrir la eco­no­mía colom­bia­na, con­si­guien­do en el gobierno de Iván Duque un inter­lo­cu­tor favo­ra­ble a sus intere­ses. Sin embar­go, las cifras récords del día de ayer han obli­ga­do al pre­si­den­te a retro­ce­der, toman­do la deci­sión de exten­der la cua­ren­te­na has­ta el 30 de agos­to.

El obje­ti­vo de Duque con­sis­tía en eli­mi­nar las res­tric­cio­nes de ais­la­mien­to el 1 de agos­to con el obje­ti­vo de reani­mar la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca y comer­cial y así rela­jar un table­ro polí­ti­co cal­dea­do por todos los fren­tes. La cri­sis social se agu­di­za.

La ansie­dad del pre­si­den­te colom­biano por reabrir la eco­no­mía impul­só la pan­de­mia y aho­ra las cifras del minis­te­rio de Salud refle­jan que su enfo­que sigue estan­do equi­vo­ca­do.

El pési­mo mane­jo epi­de­mio­ló­gi­co de Iván Duque y su ter­que­dad de man­te­ner cerra­dos los cana­les de comu­ni­ca­ción con el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, han pro­vo­ca­do que la cri­sis sani­ta­ria des­de Colom­bia se expan­da hacia Vene­zue­la, sien­do aho­ra mis­mo el fac­tor de mul­ti­pli­ca­ción más impor­tan­te del Covid-19 en terri­to­rio nacio­nal.

En este sen­ti­do, la fron­te­ra bina­cio­nal es cla­ve por ser el canal de trán­si­to de la pan­de­mia.

Nico­lás Madu­ro ha sido insis­ten­te en recla­mar a Duque la nece­si­dad de coope­rar y unir esfuer­zos para tra­tar efec­ti­va­men­te la pan­de­mia en la fron­te­ra. Sobre esto, hace pocos días, Madu­ro afir­mó:

“Si estu­vié­ra­mos actuan­do jun­tos, Colom­bia y Vene­zue­la, nos iría mucho mejor (…) pero hay un Gobierno colom­biano que idea­li­zó las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les, es ideo­lo­gía extre­mis­ta, no se da cuen­ta que es un pro­ble­ma humano que tras­cien­de todo y ame­ri­ta un esfuer­zo muy ele­va­do de huma­ni­dad, de sen­ti­do común (…) Iván Duque: es un caso de huma­ni­dad, de sen­sa­tez, sen­ti­do común, y debe­ría­mos estar coor­di­nan­do en la fron­te­ra la aten­ción de la gen­te, hacien­do las prue­bas rápi­das, las del PCR”.

El Gobierno vene­zo­lano ha pues­to todo el múscu­lo posi­ble. Ins­ta­ló un pro­to­co­lo de des­pis­ta­je en la fron­te­ra para la aten­ción de migran­tes (PASI), las auto­ri­da­des mili­ta­res rea­li­zan reco­no­ci­mien­tos aéreos y terres­tres para ubi­car las tro­chas ile­ga­les y recien­te­men­te fue des­man­te­la­da una ban­da dedi­ca­da a la esta­fa de migran­tes que bus­can retor­nar a Vene­zue­la por cual­quier medio dis­po­ni­ble.

En La Guai­ra, per­so­nal médi­co toma la tem­pe­ra­tu­ra a una fami­lia de retor­na­dos de Colom­bia con el apo­yo del Gobierno vene­zo­lano. Foto: OCHA

Sin embar­go, estos esfuer­zos pue­den ver­se debi­li­ta­dos en su con­tun­den­cia a medi­da que Duque con­ti­núe con su obs­ti­na­da pos­tu­ra de eva­dir la coope­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal con el gobierno vene­zo­lano.

Es esen­cial la coope­ra­ción del gobierno colom­biano para for­ta­le­cer los con­tro­les sani­ta­rios en la fron­te­ra, de cara a evi­tar que los medios irre­gu­la­res de ingre­so al país sigan fun­cio­nan­do como una alter­na­ti­va via­ble.

Duque evi­ta esta­ble­cer esta cola­bo­ra­ción inter­ins­ti­tu­cio­nal por­que ello des­au­to­ri­za­ría la figu­ra de Guai­dó. El pre­si­den­te colom­biano teme que, a raíz de eso, reci­ba un fuer­te rega­ño des­de Washing­ton por rom­per la línea ofi­cial de des­co­no­cer a Nico­lás Madu­ro.

En Nari­ño pue­de estar ope­ran­do un cálcu­lo inclu­so más per­ver­so: a medi­da que no se con­tri­bu­ya a refor­zar la fron­te­ra, los casos de Covid-19 man­ten­drán su ten­den­cia al alza en Vene­zue­la. Si en el ciclo 2016 – 2019 la migra­ción vene­zo­la­na fue ins­tru­men­ta­li­za­da y explo­ta­da de for­ma maca­bra para sus­traer recur­sos millo­na­rios de los entes mul­ti­la­te­ra­les, en 2020 se le ha dado un nue­vo uso uti­li­ta­rio (e igual­men­te funes­to) para debi­li­tar el cer­co epi­de­mio­ló­gi­co nacio­nal.

Son víc­ti­mas en un doble sen­ti­do.

Y para demos­tra­ción de esta diná­mi­ca de uti­li­za­ción y esta­fa es sufi­cien­te evi­den­cia la fal­ta abso­lu­ta de apo­yo guber­na­men­tal de Colom­bia a los migran­tes vene­zo­la­nos, quie­nes se expo­nen a des­alo­jos, pér­di­da de empleo y al con­ta­gio masi­vo como gru­po social en un país don­de la pan­de­mia, la cri­sis social y la des­apa­ri­ción del Esta­do como agen­te de orden cam­pean.

Esa for­ma de expul­sión indi­rec­ta del terri­to­rio colom­biano se com­bi­na con la divi­sión social del tra­ba­jo que gobier­na en la fron­te­ra: los fac­to­res para­mi­li­ta­res que cuen­tan con la venía de Nari­ño, dedi­ca­dos al con­tra­ban­do y al nar­co­trá­fi­co, ve en estos migran­tes des­aten­di­dos un nue­vo rubro de explo­ta­ción eco­nó­mi­ca.

En lo más alto de la pirá­mi­de, Nari­ño capi­ta­li­za polí­ti­ca­men­te todo el pro­ce­so.

Foto: Reuters

La natu­ra­le­za glo­bal de la pan­de­mia des­bor­da el con­trol terri­to­rial de los Esta­dos-nacio­na­les, la base mate­rial de su auto­ri­dad. Por esa razón es que pue­de ser plan­tea­do, de acuer­do a cir­cuns­tan­cias espe­cí­fi­cas, como un pro­ble­ma de segu­ri­dad nacio­nal.

Vene­zue­la man­tie­ne con­trol sobre la pan­de­mia pero ha teni­do que refor­zar las res­tric­cio­nes y cua­ren­te­nas con el obje­ti­vo de doble­gar la cur­va de con­ta­gio. El equi­li­brio entre pro­tec­ción sani­ta­ria y reac­ti­va­ción eco­nó­mi­ca del país aho­ra mis­mo es el fac­tor de mayor impor­tan­cia. Se obtie­nen una vic­to­ria sani­ta­ria con un ele­va­do cos­to eco­nó­mi­co.

Y ese es el cálcu­lo de Colom­bia: desoír las ini­cia­ti­va de coope­ra­ción de Madu­ro para apun­ta­lar los casos y evi­tar que este equi­li­brio se con­so­li­de.

* Fuen­te: Misión Ver­dad

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *