Chi­na. Cre­ce la ten­sión en las rela­cio­nes con Esta­dos Uni­dos

Por Yolaidy Mar­tí­nez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 01 de agos­to de 2020.

Las rela­cio­nes entre Chi­na y Esta­dos Uni­dos avan­za­ron a un nivel más can­den­te con el endu­re­ci­mien­to de pos­tu­ras que men­guan las posi­bi­li­da­des de recon­ci­lia­ción, y sí apun­tan hacia la con­fron­ta­ción pro­lon­ga­da por­que es pre­vi­si­ble una hos­ti­li­dad mayor des­de Washing­ton.

A la orden uni­la­te­ral de la Casa Blan­ca de cerrar el con­su­la­do chino en Hous­ton, Bei­jing reci­pro­có con la clau­su­ra de la ofi­ci­na nor­te­ame­ri­ca­na en Cheng­du y ade­más reve­ló la par­ti­ci­pa­ción del per­so­nal allí en ope­ra­cio­nes inje­ren­cis­tas.

Ese inci­den­te y el lla­ma­do del secre­ta­rio nor­te­ame­ri­cano de Esta­do, Mike Pom­peo, a usar ‘for­mas más crea­ti­vas y enér­gi­cas’ de pre­sio­nar al Par­ti­do Comu­nis­ta de Chi­na son vis­tos aquí como las pro­vo­ca­cio­nes más agre­si­vas y, por tan­to, las que podrían des­en­ca­de­nar reac­cio­nes peli­gro­sas.

Aho­ra nue­vas voces coin­ci­den en que el hos­ti­ga­mien­to pro­mo­vi­do por el gobierno del repu­bli­cano Donald Trump acer­ca a los dos paí­ses a la Gue­rra Fría y temen por la paz mun­dial, jus­to cuan­do el pla­ne­ta sufre la cri­sis gene­ra­da por la mor­tí­fe­ra pan­de­mia de Covid-19.

Poli­tó­lo­gos chi­nos e inter­na­cio­na­les vati­ci­nan un esce­na­rio peor en los pró­xi­mos tres meses y la subi­da de las ten­sio­nes has­ta el lími­te por­que, mien­tras se acer­can las elec­cio­nes de noviem­bre, la Casa Blan­ca recar­ga­rá con arti­lle­ría pesa­da su ofen­si­va y Bei­jing esta­rá obli­ga­do a res­pon­der.

La pos­tu­ra de Esta­dos Uni­dos le sir­ve para dis­traer ante las pre­sio­nes domés­ti­cas por el mal mane­jo de la pan­de­mia y Trump bus­ca­rá la reelec­ción este año, indi­có por su par­te el dia­rio Glo­bal Times.

Según esti­mó el perió­di­co, como esa estra­te­gia goza de con­sen­so entre repu­bli­ca­nos, demó­cra­tas y la éli­te de la nación nor­te­ame­ri­ca­na, Chi­na no debe espe­rar cam­bios si de los comi­cios de noviem­bre salie­ra un nue­vo pre­si­den­te.

Mien­tras tan­to, ana­lis­tas como Ezra Vogel, pro­fe­sor emé­ri­to de Har­vard, con­si­de­ran que hay peli­gro de una con­fron­ta­ción arma­da y sus­ten­ta su ase­ve­ra­ción con los orí­ge­nes y pos­te­rior evo­lu­ción de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

‘Si exis­tie­ra un peque­ño alter­ca­do en el mar Meri­dio­nal de Chi­na, podría esca­lar pron­to. Y si los paí­ses (invo­lu­cra­dos) fra­ca­san en con­tro­lar­lo, sería devas­ta­dor y todos per­de­rían. Es ate­rra­dor,’ dijo en una recien­te entre­vis­ta.

Para Vogel ese mis­mo esce­na­rio se ajus­ta si Washing­ton insis­te en apo­yar las aspi­ra­cio­nes sepa­ra­tis­tas de Tai­wán, una isla que Bei­jing con­si­de­ra par­te inalie­na­ble del terri­to­rio nacio­nal.

Fren­te al con­ti­nuo dete­rio­ro de los víncu­los, hace unos días el minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Wang Yi, ase­gu­ró que Chi­na con­tra­ata­ca­rá de for­ma con­tun­den­te cada acción beli­ge­ran­te de Esta­dos Uni­dos, tras adver­tir­le que con su acti­tud arras­tra­rá al abis­mo los lazos bila­te­ra­les y ade­más crea­rá una cri­sis de divi­sio­nes en el mun­do.

Deplo­ró que Washing­ton pre­ten­da soca­var los intere­ses y dere­chos legí­ti­mos de su país con una esca­la­da de ten­sio­nes cali­fi­ca­da aquí de irra­zo­na­ble e inso­len­te.

Fuen­te: Pren­sa Lati­na

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *