Argen­ti­na. En Can­ci­lle­ría reci­bie­ron a la UTT pero para reafir­mar que el acuer­do con Chi­na para criar 100 millo­nes de cer­dos va de todas maneras

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de julio de 2020. 

Este vier­nes, todo hacía pen­sar que a las puer­tas de la Can­ci­lle­ría se iba a rea­li­zar una olla popu­lar. Fue anun­cia­da días antes y pro­mo­vi­da como pro­tes­ta por la UTT (Unión de Tra­ba­ja­dorxs de la Tie­rra), una orga­ni­za­ción refe­ren­te para los peque­ñxs pro­duc­to­res rura­les, liga­dos a la lucha con­tra los agro­ne­go­cios y la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria.

El moti­vo de lle­gar has­ta el Pala­cio San Mar­tín con mili­tan­tes por­tan­do cajo­nes rebo­san­tes de ver­du­ras, cul­ti­va­das por ellos y ellas mis­mas, eran más que lógi­cos ya que la UTT vie­ne cues­tio­nan­do el acuer­do anun­cia­do por ese Minis­te­rio de Exte­rio­res con la Repú­bli­ca Popu­lar Chi­na para ins­ta­lar gran­jas indus­tria­les que críen chan­chos en gran­des jau­las metá­li­cas. De hecho, la orga­ni­za­ción social había rea­li­za­do días atrás un twi­ta­zo con la con­sig­na cen­tral “Fábri­ca de Chan­chos + Mono­cul­ti­vo de soja trans­gé­ni­ca = Ham­bre”, Nues­tro obje­ti­vo es “no trans­for­mar a la Argen­ti­na en una fábri­ca de pan­de­mias con la indus­tria­li­za­ción de la pro­duc­ción ani­mal”, seña­la­ron en esa ocasión.

Aho­ra bien, cuan­do los inte­gran­tes de la UTT se apres­ta­ban a bajar una gran olla de una de las camio­ne­tas, reci­bie­ron el avi­so de que fun­cio­na­rios de la Can­ci­lle­ría los reci­bi­rían para dia­lo­gar. De esta mane­ra la olla que­dó en vere­mos y rau­da­men­te una dele­ga­ción enca­be­za­da por la voce­ra de la UTT, Rosa­lía Pelle­gri­ni entró al edi­fi­cio de la calle Esmeralda.

Según infor­ma­ron des­pués, el diá­lo­go se dio con los fun­cio­na­rios Gui­ller­mo Chá­vez, Jor­ge Neme (Secre­ta­rio de Acuer­dos Inter­na­cio­na­les del Minis­te­rio) y un equi­po téc­ni­co, que les reafir­ma­ron que el acuer­do va para ade­lan­te sí o sí, y que se fir­ma­ría en el tér­mino de un mes o dos apro­xi­ma­da­men­te, aun­que otras ver­sio­nes hablan de noviem­bre. Mien­tras los téc­ni­cos insis­tían en que sería muy posi­ti­vo para Argen­ti­na por la can­ti­dad de dóla­res que entra­rían, el fun­cio­na­rio a car­go de dar el toque polí­ti­co del “gran nego­cio” se pres­ta­ba al recla­mo hecho por la dele­ga­ción de la UTT, sobre que era nece­sa­rio abrir una mesa de diá­lo­go con los sec­to­res invo­lu­cra­dos de la socie­dad. Para ello pro­po­nía que de la mis­ma par­ti­ci­pa­ran los minis­te­rios de Agri­cul­tu­ra, de Medio Ambien­te, la Can­ci­lle­ría y fuer­zas orga­ni­za­das socia­les, más sec­to­res ambien­ta­lis­tas. La repe­ti­da fra­se de que “el país en las cir­cuns­tan­cias que afron­ta nece­si­ta inver­sio­nes como esta que redun­da­rá en miles de millo­nes de dóla­res” se mez­cla­ba con suge­ren­cias para que quie­nes pro­tes­tan por este tipo de mega­ne­go­cios ‑se los decían a los pro­pios voce­ros de la UTT- bus­quen alter­na­ti­vas para que lle­guen dóla­res a las arcas del Esta­do. Sue­na a bro­ma pero va en serio: tirar­le a humil­des tra­ba­ja­dorxs rura­les seme­jan­te compromiso.

En un momen­to, cuan­do uno de los téc­ni­cos del equi­po Solá expli­có que lo de la soja “fue algo úni­co de posi­ti­vo”, reco­no­cien­do que “hubo algu­nos erro­res por fal­ta de con­tro­les”, los mili­tan­tes de la UTT se die­ron cuen­ta que no había mucho más que hablar.
Al expli­car esto a sus com­pa­ñerxs, que habían espe­ra­do algo más posi­ti­vo, los voce­ros mos­tra­ron una indu­da­ble impo­ten­cia de dar­se cuen­ta que lo máxi­mo logra­do fue la pro­me­sa de una mesa de díá­lo­go para hablar de algo que de todas mane­ras ya está resuel­to. Que ade­más, ellos y ellas, saben mejor que nadie que lo que se va poner en mar­cha es de una gra­ve­dad super­la­ti­va, no solo para el mun­do rural sino para el país ente­ro. De allí, que apun­ta­ron que “es evi­den­te que no nos pone­mos de acuer­do sobre el mode­lo de agri­cul­tu­ra que pue­de traer bien­es­tar para el pue­blo” y tam­po­co con estas polí­ti­cas de traer inver­sio­nes cai­ga quien cai­ga (esto últi­mo no lo dije­ron, pero lo pien­san). Pelle­gri­ni apun­tó que “indu­da­ble­men­te hay una dico­to­mía de que­rer lle­gar a la jus­ti­cia social y pro­tec­ción ambien­tal, y por otra par­te gene­rar estos pro­yec­tos que trae­rán más con­ta­mi­na­ción y hambre”.

Al ser una orga­ni­za­ción liga­da al gobierno por tener a su máxi­mo diri­gen­te al fren­te del Mer­ca­do Cen­tral, la UTT cho­ca tam­bién con la con­tra­dic­ción de saber que este tipo de ini­cia­ti­vas, como las gran­jas indus­tria­les o «cam­pos de con­cen­tra­ción y exter­mi­nio de gana­do por­cino», no tie­ne nada de pro­gre­sis­ta, al igual que la mega­mi­ne­ría, el frac­king, los agro­ne­go­cios y temas simi­la­res Pero ade­más, estos pro­yec­tos han sido mone­da corrien­te en todos los gobier­nos neo­de­sa­rro­llis­tas del con­ti­nen­te, que en vez de pen­sar cui­dar la tie­rra y el medio ambien­te se dedi­ca­ron a hora­dar­la de sur a nor­te y de este a oes­te. Lo hicie­ron de la mis­ma mane­ra que los gobier­nos de dere­cha, por no des­pe­gar­se de las polí­ti­cas que impo­ne el capi­ta­lis­mo en este sen­ti­do. Las con­se­cuen­cias de todo ello, se están pagan­do pre­ci­sa­men­te en estos momen­tos, más allá de las teo­rías men­ti­ro­sas que inven­te la OMS para expli­car lo inex­pli­ca­ble, y la sumi­sión con que la mayo­ría ha deci­di­do aceptarlas.

El acuer­do va o va, al mar­gen de lo que pien­sen los futu­ros afectados

Para que haya un acuer­do pri­me­ro hay que enviar un pre­acuer­do y que ambas par­tes lo aprue­ben. Eso es pre­ci­sa­men­te lo que ha ocu­rri­do hace pocas horas, cuan­do Can­ci­lle­ría le alcan­zó a sus pares chi­nos la pro­pues­ta de aumen­tar la pro­duc­ción por­ci­na por 2.500 millo­nes de dóla­res, y para ello se cons­trui­rían con cele­ri­dad 25 gran­jas indus­tria­les. Gran­jas es un eufe­mis­mo, ya que allí ape­nas nacen, les cor­tan el rabo y les extraen los col­mi­llos a los cer­dos para que en el encie­rro, deses­pe­ra­dos, no se coman entre ellos.
Siguien­do lo pla­ni­fi­ca­do, se pasa­ría de pro­du­cir 7 millo­nes de cer­dos al año a la frio­le­ra de 100 millo­nes. Las úni­cas con­di­cio­nes de Argen­ti­na serían que el “gran nego­cio” se for­mu­le aso­cia­do con pro­duc­to­res loca­les y en zonas extra­pam­pea­nas. Algo que como sue­le ocu­rrir, en vir­tud de quie­nes solo pien­san en cla­ve dólar, pue­den que­dar en un cum­pli­mien­to parcial.

Lo cier­to es que ape­nas cono­ci­da la pri­me­ra noti­cia sobre este pro­yec­to con­tra natu­ra (nun­ca mejor el tér­mino) se levan­tó un gran movi­mien­to de pro­tes­ta que agru­pa a sec­to­res ambien­ta­lis­tas, diver­sas orga­ni­za­cio­nes del mun­do rural, gen­te vin­cu­la­da a la salud y no pocos refe­ren­tes de los dere­chos huma­nos. Las razo­nes de tales eno­jos son total­men­te lógi­cas: plan­tear en medio de la actual gue­rra bac­te­rio­ló­gi­ca glo­bal insis­tir en des­truir la tie­rra y el medio ambien­te ya sue­na a bar­ba­rie. Pero si ade­más, de la mano del mis­mo can­ci­ller que hace unos años dio luz ver­de a la soja trans­gé­ni­ca, se deci­de mon­tar mega­cria­de­ros de chan­chos, traí­dos de un país que ha sacri­fi­ca­do a más de 200 millo­nes de esos ani­ma­les (ente­rrán­do­los y que­mán­do­los vivos) para evi­tar la pro­pa­ga­ción de la fie­bre por­ci­na deno­mi­na­da “afri­ca­na”, suma­men­te con­ta­gio­sa y letal, el repu­dia­do asun­to sue­na por lo menos a una pro­vo­ca­ción. Feli­pe Solá es espe­cia­lis­ta en este tipo de “opor­tu­ni­da­des” que siem­pre ter­mi­nan favo­re­cien­do a sec­to­res finan­cie­ros que hacen nego­cios a cos­ta de que miles de per­so­nas (como ocu­rre hoy con la pro­duc­ción soje­ra padez­can cán­cer y se pro­duz­can naci­mien­tos con mal­for­ma­cio­nes, todo gra­cias al gli­fo­sa­to con que se fumi­gan a dies­tra y sinies­tra los cam­pos de soja. Quien dice Solá. dice gobierno argen­tino, sal­vo que se crea que el minis­tro tie­ne jue­go pro­pio para hacer y des­ha­cer a su gus­to. Y esto últi­mo es pre­ci­sa­men­te lo gra­ve, que sin con­sul­tar al pue­blo que mayo­ri­ta­ria­men­te lo votó, Alber­to Fer­nán­dez, deci­da empren­der un camino que se mire como se mire va a afec­tar eco­nó­mi­ca­men­te y sani­ta­ria­men­te a gran­des sec­to­res de la pobla­ción. Todo por traer “más dóla­res”. Algo que hizo que uno de los mili­tan­tes de la UTT, en las puer­tas de la Can­ci­lle­ría, se pre­gun­ta­ra, con desa­zón: “¿Más dóla­res para qué, para pagar una deu­da exter­na fraudulenta?

Fotos: Julia Mottura

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *