Chi­le. Veo que mi pue­blo está des­pier­to todavía…

Por Rodri­go Jesús Díaz Sil­va*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 31 de julio de 2020.

Hace mucho que ya nadie duer­me ante las men­ti­ras, aún cuan­do el cie­lo besa la madru­ga­da de otro día de tan­tas tram­pas, que idea­ron los de tra­je cue­llo y cor­ba­ta, per­ma­ne­ce el gri­to y la espe­ran­za, de lo por­qué nues­tra garra pelea sin tre­gua, por paz, jus­ti­cia y la libertad…la libertad…el pre­sen­te y el futu­ro con sabi­du­ría del pasa­do, todo aque­llo que pare­ce esca­bu­llir­se cual pece­ci­llo asus­ta­do o tra­vie­so, valla a saber uno por­qué le temen otros, los aje­nos, los pode­ro­sos y cobar­des, a los cam­bios y al desa­rro­llo, al orden de una jus­ti­cia social real , basa­da en la equi­dad y mejor cali­dad para un país que ha sopor­ta­do tan­tas penum­bras y tira­nía, aun­que la mal­dad es egoís­ta y maja­de­ra­men­te igno­ran­te, sus títu­los com­pra­dos en las uni­ver­si­da­des no los ava­la como bri­llan­tes, de hecho no bri­llan, por­que su nada de luz se extin­gue cada vez…por eso han que­ri­do dejar­nos cie­gos, por­que nues­tra mira­da es lim­pia y somos capa­ces de des­en­mas­ca­rar­los, con­fron­tar­los, ya no nos enga­ñan… Tene­mos sim­ple­men­te que enten­der que no los hare­mos cam­biar con polí­ti­ca, sólo que­da ven­cer­los en la are­na de su roma­na injus­ti­cia y ence­rrar­los en las mis­mas cár­ce­les que han edi­fi­ca­do con­tra el pue­blo, eso sí, sin can­chas de tenis como en Pun­ta Peu­co…( Las pati­tas)…
Nos que­da mucha de la fuer­za de los supues­ta­men­te débi­les, noso­tros, qué bella pala­bra nos une, los que no tene­mos las armas de fue­go que tan­to nos apun­tan con odio incul­ca­do por los psi­có­pa­tas secues­tra­do­res del esta­do, amor­da­zan­do la demo­cra­cia que nos anhe­la y ama­mos en la lucha que hier­ve en las venas corrien­do por las calles y las tie­rras que nos qui­ta­ron apro­ve­chan­do la cua­ren­te­na neo­li­be­ral que nos sitió, pero no nos calló…
Los esta­mos ven­cien­do a pesar de todo com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras, obser­ven… cada vez que can­ta­mos una can­ción rebel­de, o pone­mos el pecho con­tra sus caño­nes de ace­ro, una flor en vez de metra­lla, o una pie­dra cuan­do esta­mos eno­ja­dos de tan­to atro­pe­llo… Es ver­los callen­do a lo que debe­mos aten­der cada vez que sin­ta­mos la som­bra de algu­nas tris­te­zas, o fati­ga por fal­ta de ali­men­tos, no ten­ga­mos ver­güen­za de acu­dir a una olla común, o pedir ayu­da, por­que el pue­blo no se nie­ga al pue­blo, y por­que cuan­do lo hace­mos pode­mos ver cómo se des­mo­ro­nan de ira los seño­res, y deci­den dedi­car­se mejor a esca­par de su ver­güen­za como ratas de alcan­ta­ri­lla, hacia otros tru­cos de su poli­ti­que­ría, con sus bol­si­llos lle­nos de dine­ro ensan­gren­ta­do, tan­tos cri­mi­na­les ultra­jan­do nues­tra ban­de­ra… pero ya está cul­mi­nan­do esta era de cri­mi­na­les, se vie­ne la cul­tu­ra, la comu­ni­dad y la his­to­ria que hemos cul­ti­va­do, escri­ta en la nue­va Cons­ti­tu­ción polí­ti­ca, se vie­ne por fin la demo­cra­cia sin los dis­fra­ces de con­gre­sis­tas, sin los esla­bo­nes que empo­bre­cen a un país rico, que tie­ne sin edu­ca­ción, sin salud, comi­da ni paña­les a tan­tos niños…
Así que, dur­ma­mos tran­qui­los unas horas, des­can­se­mos mere­ci­da­men­te, antes que ama­nez­ca, por­que aún tene­mos el cora­zón latien­do para seguir cons­tru­yen­do, para seguir alen­tán­do­nos los unos a los otros, y tan­tos sue­ños aún por concretar…

*escri­tor

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *