El ayer que somos

Des­kar­gak /​Des­car­gas (237 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] El ayer que somosDes­car­gar 
[PDF] [A5] El ayer que somosDes­car­gar 
[PDF] [Let­ter] El ayer que somosDes­car­gar 
[EPUB] El ayer que somosDes­car­gar 
[mobi] El ayer que somosDes­car­gar 

No sé cuál es el pro­gra­ma con­cre­to y arti­cu­la­do, del PNV, del PSOE o del PP. Aun­que segu­ra­men­te, será el mis­mo de siem­pre. En cam­bio sé que des­de que gobier­nan, hace mas de cua­ren­ta años, su dis­cur­so y acción polí­ti­ca es la mis­ma y todo­po­de­ro­sa: man­te­ni­mien­to de la situa­ción a toda cos­ta. Es decir, una uni­dad de Espa­ña, que aprie­te pero no aho­gue. Y que par­ti­ci­pe en los nego­cios euro­peos, como mal menor, con una for­ma­ción social capi­ta­lis­ta con­sen­ti­da con el deta­lle gra­cio­so de un capi­ta­lis­mo asis­ten­cial. Para poder tra­gar­lo y que las masas no se pon­gan dema­sia­do exi­gen­tes… O que los nume­ro­sos jubi­la­dos dejen de votar­les.

Sé, tam­bién, que el PNV no es nacio­na­lis­ta, el PSOE no es socia­lis­ta, ni el PP es popu­lar. Pero eso no es su pro­ble­ma, es el nues­tro. Aun­que no lo parez­ca… Otra cosa es que su acción polí­ti­ca sea, escru­pu­lo­sa­men­te con­gruen­te con su pro­gra­ma. Con su repe­ti­do pro­gra­ma. Y que hagan todo lo posi­ble, des­de hace más de cua­ren­ta años, por cum­plir en la acción polí­ti­ca, su dis­cur­so polí­ti­co. Y eso, por mucho que no ten­gan nada que ver con sus estra­te­gias, pro­gra­mas mayo­res o refe­ren­cias fun­da­cio­na­les his­tó­ri­cas.

Hacen todo esto, ade­más, con gran for­tu­na. Según pare­ce por el vere­dic­to rein­ci­den­te de las urnas y el éxi­to obte­ni­do, en encues­tas y recuen­to de votos. Sin duda, nos vie­nen a decir, los más o menos des­en­can­ta­dos que un día (des­pués de muer­to Fran­co) pre­di­ca­ban sobre la veni­da de los nue­vos tiem­pos: esto es lo que hay que hacer. Engan­char­se, o fun­dar, un par­ti­do que pro­me­ta mucho en el plano mate­rial y social. Y lue­go, pue­da incum­plir estas pro­me­sas, impo­si­bles en el día a día. Pero len­ta­men­te, con cui­da­do y sin lla­mar mucho la aten­ción. Hacién­do­nos creer que, gra­cias a ello, esta­mos mejor que ayer. Y que ellos, o sea los ven­ce­do­res de las urnas, son la mejor alter­na­ti­va para hoy, maña­na y siem­pre.

La escue­la polí­ti­ca del fran­quis­mo alar­ga­do, que es la cons­ti­tu­ción del 78, nos ha ense­ña­do que no es nece­sa­rio hacer la revo­lu­ción, ni obte­ner la inde­pen­den­cia. Por­que nadie las recla­ma. A nadie le intere­san más que como pie­zas de museo y uto­pías de una his­to­ria infi­ni­ta. Y por­que siem­pre ganan las elec­cio­nes los par­ti­dos con­ser­va­do­res y unio­nis­tas. Es todo esto ¿muy vie­jo? Pues sí, tan vie­jo como la media de edad de los habi­tan­tes cen­sa­dos, con dere­cho a voto. Que se diri­gen obe­dien­tes a las urnas, cada cua­tro años. Y tan anti­guo que ya no exis­te, ni como tes­ti­go, de un dis­cur­so fosi­li­za­do e inope­ran­te.

Sigue sien­do nece­sa­ria la inde­pen­den­cia?… O como decía Iba­rretxe… ¿Para qué, la inde­pen­den­cia?… ¿Quién la quie­re hoy?… ¿Quién es hoy inde­pen­dien­te? No es mejor… como pien­san los jel­ki­des feni­cios del PNV, depen­der pero no pagar. Pero, sin decir­lo así. ¿Aca­so, no es este el modus ope­ran­di, dis­cre­to y no con­fe­sa­ble, del nacio­na­lis­mo?. Para que, en la pró­xi­ma gene­ra­ción, los hijos de los inde­pen­den­tis­tas de antes, no quie­ran la inde­pen­den­cia. Por­que es muy com­pli­ca­do diri­gir, orga­ni­zar, refun­dar un Esta­do libre… cuan­do pode­mos vivir más cómo­dos, depen­dien­do de otro. Que ya está en mar­cha y con el que pode­mos nego­ciar favo­ra­bles Cupos y Con­cier­tos. En los amplios mer­ca­dos penin­su­la­res y euro­peos. ¿Para qué?, pre­gun­ta­ba Iba­rretxe… Para comer ber­zas, ame­na­za­ba Arza­llus. Que sean libres ellos. Noso­tros «escla­vos feli­ces», con una ren­ta per cápi­ta más que acep­ta­ble. Por enci­ma de la media euro­pea. Mien­tras los vetus­tos par­ti­dos de la izquier­da y la inde­pen­den­cia, siguen en standby. En modo de espe­ra, don­de no hay espe­ran­za.

¿Aca­so sir­ve este dis­cur­so, mode­ra­do y com­pla­cien­te, de la revo­lu­ción falli­da y la inde­pen­den­cia inne­ce­sa­ria? ¿Pue­de lle­gar a ser tan efi­caz, como las lla­ma­das y ban­de­ri­nes de engan­che, de la Tran­si­ción, para las pre­ten­sio­nes de la izquier­da? ¿Se pue­de hacer la revo­lu­ción… sin ni siquie­ra guar­dar las for­mas? Entre fotos y brin­dis, con espa­ño­les y espa­ño­lis­tas del impe­rio? ¿Se pue­de pac­tar, fir­mar acuer­dos y votar en la mis­ma urna de los repre­sen­tan­tes del capi­ta­lis­mo de la explo­ta­ción? Inclu­so pasear con ellos, en las pri­me­ras filas de algu­nas mani­fes­ta­cio­nes des­ca­fei­na­das… Esas pro­ce­sio­nes cívi­cas, que cele­bran ani­ver­sa­rios, par­ti­ci­pan de las mis­mas con­de­nas, rezan a los mis­mos pre­su­pues­tos… Pues no sé… Pero, me pare­ce que no.

Los repre­sen­tan­tes de las gran­des ideas que iban a mover el mun­do, se han aco­pla­do aho­ra a las peque­ñas rei­vin­di­ca­cio­nes del Esta­do asis­ten­cial. ¿Para qué la inde­pen­den­cia?… ¿Para qué el comu­nis­mo, la pro­pie­dad social de los medios de pro­duc­ción? ¿O el repar­to igua­li­ta­rio de la rique­za?… Dema­sia­do que­bra­de­ro. «Yo no me he meti­do en polí­ti­ca para ir a la cár­cel». Con­fie­san algu­nos, en tími­da y ver­gon­zan­te cer­ca­nía, que les sir­ve de des­car­go de conciencia…Y… ¿si lue­go nos va mal y tene­mos que cerrar? ¿Por qué puer­ta gira­to­ria nos mete­re­mos? En qué tra­ba­jo nos acep­ta­rán?

Hoy, las nue­vas preo­cu­pa­cio­nes son dis­tin­tas. Están en el plano del dis­fru­te esto­ma­cal. En la tran­qui­li­dad social de las vaca­cio­nes. En que no llue­va el fin de sema­na. En algún tóxi­co triun­fo depor­ti­vo que val­ga como ador­mi­de­ra… En recu­pe­rar la subi­da del IPC, en la pró­xi­ma nego­cia­ción sala­rial… Y, sin embar­go, con­tra toda evi­den­cia, el revo­lu­cio­na­rio o el inde­pen­den­tis­ta no solo debe­rían ser­lo… tam­bién debe­rían pare­cer­lo… en su acti­vi­dad, en su vida coti­dia­na. En su ser vital… No solo en pro­gra­mas, dis­cur­sos y una vez al año, en el Abe­rri Egu­na o el pri­me­ro de Mayo. Por­que más de cua­ren­ta años de frau­de polí­ti­co… empie­zan a ser muchos.

No obs­tan­te, las elec­cio­nes nun­ca defrau­dan. Aun­que enga­ñan, como casi siem­pre, a quien se deja. Las últi­mas (hoy mis­mo, 12 de julio de 2020) han teni­do como cla­ro ven­ce­dor a los habi­tua­les abs­ten­cio­nis­tas. Con más del 47%. Lo que suma­do a los nulos y en blan­co, lle­gan al 49%. Seña­lan­do un com­ple­jo mun­do de recha­zos, des­en­can­tos y desidias, que nun­ca es enten­di­do ni aten­di­do. Al que nun­ca se hace caso y que, por defi­ni­ción, es invi­si­ble. Ade­más de no estar lega­li­za­do. Pero que debe­ría ser­vir de ciclo de refle­xión, siquie­ra pri­va­da, para quie­nes han hecho cam­pa­ña. Y no han con­se­gui­do enga­ñar al des­en­ga­ño.

La abs­ten­ción es tan legí­ti­ma como el voto más igno­ran­te o into­xi­ca­do. Pero su valor, siem­pre es menor. Tie­ne, de hecho, un valor nulo cual­quie­ra que sea su cuan­tía. Nin­gu­na ley elec­to­ral acep­ta, ni acep­ta­rá nun­ca, que un núme­ro ele­va­do de abs­ten­cio­nes, ni siquie­ra más de la mitad, pue­da ser­vir para anu­lar los demás resul­ta­dos. En la prác­ti­ca, la abs­ten­ción es ile­gal. No está pena­da por la ley, direc­ta­men­te. Pero sí indi­rec­ta­men­te, por­que no se reco­no­ce su valor polí­ti­co ni social. Aun­que pue­da tener­lo. Es un pata­leo que no va mas allá de la noche del recuen­to.

En las elec­cio­nes de 2020, des­pués de las abs­ten­cio­nes (48,82%), la mayo­ría de los votos han ido (como es tam­bién habi­tual) al PNV (39,12%). Aun­que haya per­di­do un impor­tan­te núme­ro de afec­tos, el par­ti­do de Sota ha gana­do otra vez, en esca­ños. Que es lo que cuen­ta y lo que da dine­ro, sub­ven­cio­nes y poder. Un abu­rri­mien­to, que se vie­ne repi­tien­do des­de los años ochen­ta. Des­pués el segun­do mas vota­do (27,84%), ha sido Bil­du. Coa­li­ción incon­gruen­te del his­tó­ri­co HB, con EA y Alter­na­ti­ba. Ade­más, Eus­kalhe­rria Bil­du ha sido el úni­co, jun­to a Vox, que ha gana­do tam­bién en votos, res­pec­to a elec­cio­nes ante­rio­res. Lo de Vox, tie­ne esca­so méri­to por­que sigue tenien­do pocos ami­gos por aquí y ha ter­mi­na­do por reco­ger el enfa­do elec­to­ral de los votan­tes más espa­ño­les del PP. Y su des­afec­to al esper­pen­to can­di­da­to «popu­lar» de este año. Lo de Bil­du, en cam­bio, resul­ta más inquie­tan­te. Indi­ca que cuan­to más se mode­ra el dis­cur­so de la coa­li­ción y su prác­ti­ca polí­ti­ca, acer­cán­do­se al PNV, es cuan­do más sube en votos.

Cla­ro que en una socie­dad, cada vez mas con­ser­va­do­ra y com­pla­cien­te, como la vas­ca, tam­po­co es que ten­ga mucho méri­to. Solo hay que igua­lar, poco a poco, en dis­cur­so y en pra­xis, al par­ti­do del pen­sa­mien­to Sota. Pare­ce que es lo que toca, en este ciclo de des­pués de ETA. Don­de vamos al encuen­tro del ayer pro­me­ti­do, por los regio­na­lis­tas de la ría. Don­de poda­mos, algún día, jun­tar­nos y llo­rar con el poe­ta: «Ya somos todo aque­llo con­tra lo que luchá­ba­mos a los vein­te años». Sabien­do, ade­más, que no debe­ría­mos preo­cu­par­nos tan­to. Por­que, des­pués de ETA… siem­pre nos que­da­rá el PNV. El par­ti­do de Sota y su opo­si­ción mode­ra­da, de bue­nos chi­cos. El par­ti­do que se encar­ga de que todo vaya lo más len­to y sen­sa­to posi­ble. Y todo sea des­pa­cio y estan­ca­do, como cuan­do tenía­mos vein­te años. Para seguir ins­ta­la­dos y cómo­dos, en el ayer que fui­mos.

Jose­ma­ri Loren­zo Espi­no­sa

28 de julio de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *