Argen­ti­na. Sal­ta: toda­vía per­ma­ne­ce dete­ni­da inte­gran­te de la comu­ni­dad guaraní

Anred, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de julio de 2020.

Yami­la Velei­zan fue dete­ni­da y gol­pea­da duran­te el des­alo­jo a fami­lias de la comu­ni­dad gua­ra­ni Che­ru Tum­pa (Padre Dios) el 23 de julio en Colo­nia San­ta Rosa, depar­ta­men­to de Orán. Hoy, per­ma­ne­ce dete­ni­da acu­sa­da de múl­ti­ples deli­tos, mien­tras su hija de 10 años y madre enfer­mas piden su liber­tad. En aquel bru­tal ope­ra­ti­vo, la poli­cía repri­mió dejan­do 18 heri­dos entre ellos 6 meno­res y un bebe con un dis­pa­ro de per­di­gón en la fren­te. En la comu­ni­dad viven unas 140 fami­lias. Por ANRed.


El rela­to de los tes­ti­gos cuen­ta que mien­tras las fami­lias huían por los dis­pa­ros un gru­po de pobla­do­res tra­ta­ba de con­te­ner a los uni­for­ma­dos y que en una acti­tud de vio­len­cia varias per­so­nas fue­ron heri­das y Yami­la fue dete­ni­da por per­so­nal poli­cial mas­cu­lino que la gol­peo y la revi­so rom­pien­do el pro­to­co­lo de actua­ción policial.

Yami­la es el úni­co sus­ten­to de su fami­lia. Su madre esta enfer­ma de dia­be­tes y tie­ne una hija de 10 años que tam­bién tie­ne pro­ble­mas de salud. Ella y su comu­ni­dad viven del cul­ti­vo de ver­du­ras y la ela­bo­ra­ción de arte­sa­nías. Las fami­lias del asen­ta­mien­to Gau­chi­to Gil habi­tan la zona des­de hace mas de 6 años y deci­die­ron habi­tar terre­nos lin­dan­tes que cul­ti­van des­de hace mucho tiem­po, “cuan­do todo esto era mon­te y esta­ba aban­do­na­do comen­za­mos a tra­ba­jar la tie­rra y bus­car un lugar don­de vivir”, comen­tó para ANRed una veci­na. Los terre­nos, según comen­ta la poli­cía, los recla­ma los due­ños de la fin­ca Mane­ro y la actua­ción de las fuer­zas habría sido por una denun­cia rea­li­za­da por la fami­lia Mane­ro. Pero las fami­lias dicen que la fin­ca Mane­ro no tie­ne nada que ver con el pre­dio y que el lugar siem­pre estu­vo aban­do­na­do, “Esta tie­rra siem­pre fue bal­dío y nun­ca nos meti­mos en el alam­bra­do del los Mane­ro que esta más allá”. Algu­nas per­so­nas del asen­ta­mien­to tra­ba­jan en fin­cas, “las fami­lias se agran­dan y la comu­ni­dad nece­si­ta tie­rras para que habi­ten, ya no hay lugar”.

“Des­de hace tres meses que la poli­cía nos esta­ba vigi­lan­do. Estu­vi­mos tan­to tiem­po tran­qui­los y aho­ra veía­mos que nos vigi­la­ban. Noso­tros tene­mos una car­pa de la comu­ni­dad don­de hace­mos comi­da para todos. El 24 se pre­sen­ta­ron que que­rían hablar con noso­tros. Ahí dia­lo­ga­mos y cuan­do vol­vi­mos a nues­tras casas comen­za­ron los dis­pa­ros. Así empe­za­ron a lle­gar mas infan­te­ría. Así le pega­ban a nues­tros her­ma­nos, a nues­tros buru­vi­chis. Ahí aga­rra­ban a uno y lo dete­nían y des­pués lo sal­ta­ban. Has­ta que se lle­va­ron a Yami­la”, agre­go una inte­gran­te de la comunidad.

La situa­ción de Yamila

Yami­la se encuen­tra dete­ni­da des­de el pasa­do 23 en la uni­dad car­ce­la­ria de muje­res n°9 a 50km de la comu­ni­dad. Esta impu­tada por resis­ten­cia a la auto­ri­dad, aten­ta­do y ame­na­za en per­jui­cio del orden públi­co. La cau­sa esta a car­go del juz­ga­do de garan­tía n°1 a car­go del juez reem­pla­zan­te Clau­dio Ale­jan­dro Parisi.

Su abo­ga­do defen­sor el doc­tor Fabri­cio Torres ha pedi­do su liber­tad “por­que reúne todas las con­di­cio­nes para ya este en su casa”. La fis­ca­lía que inves­ti­ga esta a car­go del la fis­cal Sofía Fuen­tes y pidió la deten­ción de Yami­la por cua­tro meses pro­rro­ga­bles a seis. Su abo­ga­do acla­ra que por la gra­ve­dad de los hechos que se le impu­ta la demo­ra de su liber­tad pue­de ser entre tres y nue­ve días, “Pero espe­ra­mos que la libe­ren mañana”.

“Para con­fun­dir están dicien­do que Yami­la era una esta­fa­do­ra que ven­día terre­nos. Eso es fal­so”, acla­ra una comu­ne­ra ante los avi­sos que la fis­ca­lía esta­ría inves­ti­gan­do un deli­to de esta­fa por usur­pa­ción y ven­ta de terre­nos privados.

“Yo quie­ro la libe­ra­ción de mi mama por­que ella es la úni­ca que cui­da a mi abue­la” , dice la hija de diez años de Yami­la. Su madre, entre llan­tos, recla­mó: “Nos hace mucha fal­ta mi hija, yo soy dia­bé­ti­ca y a mí me due­le mucho las rodi­llas. No pue­do hacer nada. Por favor pido su liberación”.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *