Argen­ti­na. Mien­tras la toma de tie­rras pro­si­gue de mane­ra pací­fi­ca, la inten­den­ta Can­te­ro se des­pe­ga y habla de judi­cia­li­za­ción de los ocupantes

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 de julio de 2020.

La inten­den­ta de Pre­si­den­te Perón, Blan­ca Can­te­ro acu­só el gol­pe de ata­ques que reci­bía por las redes sobre su «res­pon­sa­bi­li­dad» en la toma de tie­rras en Numan­cia y San Mar­tín, en Guer­ni­ca, y salió a tomar posi­ción sobre la cri­sis habi­ta­cio­nal que esta ocu­rrien­do en su dis­tri­to. «Las tie­rras no son fis­ca­les», ase­gu­ró en un comu­ni­ca­do. Pero ade­más advier­te que «se tra­ta de pro­pie­da­des pri­va­das» y que se ha abier­to un pro­ce­so judi­cial. Lo de siem­pre: se mira y no se toca, y al que lo hace, apa­re­ce la seño­ra injus­ti­cia a defen­der a los de arri­ba, a los que les sobra dine­ro para poder des­preo­cu­par­se por unas 15 o 20 hec­tá­reas, y que por eso nun­ca hicie­ron nada con ellas, claro.

Pero bas­ta que en cual­quier sitio, Numan­cia por ejem­plo, un gru­po de veci­nos se ani­men a ocu­par pací­fi­ca­men­te, des­pués de ver que en tan­tos años allí, en esas tie­rras nadie cul­ti­vó ni cons­tru­yó nada, para que los pode­res de turno pon­gan el gri­to en el cie­lo y ape­len a ame­na­zar con des­alo­jo, con poli­cías, con jue­ces de por medio, mien­tras una inten­den­ta que lle­gó al car­go en el mar­co de una can­di­da­tu­ra popu­lar se corra de sus res­pon­sa­bi­li­da­des de defen­der a quie­nes menos tienen.

Sin embar­go, a pesar de ame­na­zas y «ges­tio­nes» que inten­tan «marear» a los ocu­pan­tes ‑toda gen­te hones­ta, de tra­ba­jo o des­ocu­pa­dos por la cri­sis bru­tal que pro­du­ce el capitalismo‑, los jóve­nes y los vete­ra­nos que allí están, resis­ten, se afe­rran a la tie­rra como tabla de sal­va­ción. Tra­tan de olvi­dar­se de situa­cio­nes más que dolo­ro­sas que arras­tran a lo lar­go de sus vidas don­de por ser pobres se les negó todo. Por eso esta toma es vital, soli­da­ria, y un can­to a que cuan­do los Esta­dos no ofre­cen opor­tu­ni­da­des para resol­ver lo bási­co, des­de la Cons­ti­tu­ción a los dichos repe­ti­dos del Papa Fran­cis­co, todo apun­ta a que es váli­da la deci­sión de bus­car sali­das que ofrez­can un peda­ci­to de espe­ran­za. Hoy será a tra­vés de una toma y maña­na habrá que apu­rar la pre­sión para que la refor­ma agra­ria deje de ser una con­sig­na de otra épo­ca sino una nece­si­dad del nue­vo tiem­po al que arro­ja a los pue­blos de este sufri­do con­ti­nen­te la vora­ci­dad capitalista.

Mien­tras algu­nos medios ama­ri­llen­tos siguen hablan­do de vio­len­cia, los ocu­pan­tes de Guer­ni­ca se ayu­dan entre ellos: al que le fal­ta leche rápi­da­men­te le acer­can un vaso y lo mis­mo ocu­rre con un cal­do calien­te, para aguan­tar las tem­pe­ra­tu­ras noc­tur­nas bajo cero. Ni qué decir cómo se ayu­dan los de aba­jo con sus hijos, para que no padez­can dema­sia­do esto de estar a la intem­pe­rie bajo una lona o un plás­ti­co agu­je­rea­do. O tra­tar de que quie­nes se encuen­tren débi­les, pue­dan irse un rato a bus­car un poqui­to de calor alre­de­dor de una foga­ta impro­vi­sa­da. Para quie­nes siem­pre se los tra­tó de poner al mar­gen, esta toma de tie­rras es algo más que un peque­ño espa­cio para levan­tar cua­tro pare­des, sino que sig­ni­fi­ca un desa­fío para seguir cre­yen­do que vale la pena luchar. Digan lo que digan los ago­re­ros y los posi­bi­lis­tas de vida cómo­da, la toma con­ti­núa y tie­ne cada vez más olor a pueblo. 

Inten­den­ta Blan­ca Can­te­ro: «yo no ten­go nada que ver».

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *