“El acuer­do de paz está vuel­to tri­zas, pero eso va más allá del papel juga­do por el uri­bis­mo y el cen­tro demo­crá­ti­co” – La otra Anda­lu­cía

Por: Sasha Yum­bi­la Paz

Le sugie­ro poner­se cómo­do, acom­pa­ñar la lec­tu­ra de la entre­vis­ta con café calien­te. Seu­xis Pau­cias Her­nán­dez Solar­te, más cono­ci­do por su nom­bre de gue­rra Jesús San­trich uno de los nego­cia­do­res del pro­ce­so de paz en La Haba­na, excon­gre­sis­ta y quien pasó 400 días en la cár­cel sin nin­gu­na prue­ba en su con­tra por un mon­ta­je judi­cial del gobierno de Esta­dos Uni­dos a tra­vés de la DEA.

Des­de la clan­des­ti­ni­dad nos cuen­ta sobre la Segun­da Mar­que­ta­lia, deta­lles poco cono­ci­dos de la entre­ga de armas, del Par­ti­do de la Rosa y como él afir­ma: “de per­so­na­jes oscu­ros como Timo­león Jimé­nez y de Car­los Anto­nio Loza­da” 

Sasha Yum­bi­la Paz: ¿Qué son las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia? Hay varias expre­sio­nes que se lla­man FARC, se per­ci­be en el país una mar­ca­da con­tra­dic­ción de los que nun­ca se aco­gie­ron al pro­ce­so de paz y los que entra­ron al pro­ce­so, lue­go se salie­ron y fun­da­ron la Segun­da Mar­que­ta­lia. ¿Por qué las con­tra­dic­cio­nes si las raí­ces son las mis­mas?

Jesús San­trich: Las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, son una orga­ni­za­ción gue­rri­lle­ra revo­lu­cio­na­ria, comu­nis­ta, de ideo­lo­gía mar­xis­ta, leni­nis­ta y boli­va­ria­na. En tal sen­ti­do, son una estruc­tu­ra esen­cial­men­te polí­ti­ca, lo cual impli­ca ser un par­ti­do, y en tan­to, asu­mi­mos la vía arma­da de la lucha por nues­tros pro­pó­si­tos mayo­res, nos cons­ti­tui­mos tam­bién como ejér­ci­to, con una línea de man­do jerár­qui­ca y una dis­ci­pli­na mili­tar tal que quien mili­te con noso­tros debe aco­ger­la volun­ta­ria y cons­cien­te­men­te antes de dar el paso a su vin­cu­la­ción como inte­gran­te.

La sigla tie­ne el mis­mo sig­ni­fi­ca­do que la de la orga­ni­za­ción insur­gen­te ori­gi­na­ria; es decir, Fuer­zas Arma­das Revo­lu­cio­na­rias de Colom­bia, Ejér­ci­to del Pue­blo, por­que somos con­ti­nua­ción del mis­mo pro­yec­to fun­da­do y con­du­ci­do duran­te déca­das por los Coman­dan­te Manuel Maru­lan­da Vélez y Jaco­bo Are­nas. En lo esen­cial mar­cha­mos bajo las direc­tri­ces de las mis­mas con­cep­cio­nes estra­té­gi­cas y pro­gra­má­ti­cas, ajus­ta­das a las varia­cio­nes de la reali­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal, a lo que se agre­ga la nue­va situa­ción que se con­fi­gu­ró con la fir­ma del falli­do Acuer­do de Paz de La Haba­na, con la trai­ción del mis­mo y las con­se­cuen­cias adver­sas, de des­cré­di­to a la bue­na fe, del pac­ta sunt ser­van­da, del valor de la pala­bra empe­ña­da y del diá­lo­go como ins­tru­men­to para la reso­lu­ción de con­flic­tos que gene­ró la per­fi­dia ins­ti­tu­cio­nal. Se tra­ta de pun­tos de vis­ta dife­ren­tes en el mane­jo de la polí­ti­ca, pero que de fon­do no entra­ñan, en lo que a noso­tros con­cier­ne, aspec­tos de orden ideo­ló­gi­co, por­que no se tra­ta de que unos u otros hayan cues­tio­na­do en algún momen­to, por ejem­plo, la legi­ti­mi­dad o la per­ti­nen­cia de la lucha arma­da o de los pro­pó­si­tos estra­té­gi­cos en cuan­to al esta­ble­ci­mien­to de la jus­ti­cia social, la cons­truc­ción del socia­lis­mo y la con­quis­ta del comu­nis­mo. Eso nun­ca ha ocu­rri­do, al menos en lo que res­pec­ta al sec­tor insur­gen­te que ade­lan­ta el pro­yec­to Segun­da Mar­que­ta­lia. El asun­to de quie­bre, a mi enten­der, fue más de orden tác­ti­co, refe­ri­do a la for­ma de ade­lan­tar la lucha en el momen­to espe­cí­fi­co que se esta­ba vivien­do cuan­do la direc­ción de enton­ces tomó la deter­mi­na­ción de sen­tar­se en la mesa de con­ver­sa­cio­nes con el gobierno. Eso obe­de­cía a una pau­ta estra­té­gi­ca con­ce­bi­da a tra­vés de nues­tra his­to­ria de lucha, con­sis­ten­te en que la sali­da dia­lo­ga­da al con­flic­to era par­te prin­ci­pal de la visión estra­té­gi­ca faria­na, con la pre­ci­sión sí, de que a esa sali­da a la que jamás nadie inter­na­men­te se opu­so, nun­ca tam­po­co nadie que se con­si­de­ra­ra genui­na­men­te maru­lan­dis­ta la pen­só inclu­yen­do la entre­ga de las armas, y menos con la ren­di­ción de los prin­ci­pios comu­nis­tas de ori­gen, que es don­de está el pro­ble­ma de lo acon­te­ci­do tras la fir­ma del Acuer­do. Sobre tal aspec­to nodal se pre­sen­tó una dis­tor­sión que nun­ca con­tó con el bene­plá­ci­to de quie­nes reto­ma­mos las armas, sino que fue impues­ta con la mani­pu­la­ción de la línea de man­do, la dis­ci­pli­na mili­tar y la subor­di­na­ción, al grue­so del Esta­do Mayor Cen­tral y de la gue­rri­lle­ra­da, por un sec­tor entre­guis­ta que hoy por hoy está muy en evi­den­cia.

Con­tra ese sec­tor se hicie­ron enco­na­dos deba­tes que no son de sufi­cien­te cono­ci­mien­to públi­co y que son casi que de nulo mane­jo de lo que era la mayo­ría de las bases gue­rri­lle­ras. Los pun­tos de cho­que con el sec­tor entre­guis­ta se pusie­ron en evi­den­cia sobre todo duran­te la Déci­ma Con­fe­ren­cia, cuan­do la des­ar­ti­cu­la­ción del des­plie­gue estra­té­gi­co ya era irre­ver­si­ble y en el Con­gre­so Cons­ti­tu­ti­vo del Par­ti­do de La Rosa, cuan­do el desar­me mili­tar ya se había dado y se comen­za­ba a evi­den­ciar con más fuer­za el desar­me ideo­ló­gi­co.

Enton­ces, como usted lo ha dicho, aun­que con las mis­mas raí­ces, se per­ci­ben con­tra­dic­cio­nes entre las FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia y otros sec­to­res que tam­bién se deno­mi­nan FARC pero que nun­ca se aco­gie­ron al pro­ce­so de paz como sí lo hicie­ron los pri­me­ros. Qui­zás ese es el pun­to prin­ci­pal de las dife­ren­cias, el haber­se aco­gi­do o no al Acuer­do, lo cual no cons­ti­tu­ye de nin­gu­na mane­ra una con­tra­dic­ción irre­con­ci­lia­ble así de ella se des­pren­dan otras. Pero para resol­ver­las hay que sen­tar­se a dia­lo­gar, que es lo que toda­vía no ha ocu­rri­do pero debe­rá ocu­rrir, y qui­zás por ello exis­ten malos enten­di­dos o des­co­no­ci­mien­to de lo que fue nues­tra posi­ción duran­te las con­ver­sa­cio­nes, a las cua­les los que fui­mos lo hici­mos por una deci­sión no per­so­nal sino de la Orga­ni­za­ción, y de cual fue nues­tra fir­me acti­tud con­se­cuen­te con la línea revo­lu­cio­na­ria des­pués de la fir­ma del Acuer­do. Y exis­ten estos des­co­no­ci­mien­tos, sen­ci­lla­men­te por­que la comu­ni­ca­ción en una orga­ni­za­ción jerár­qui­ca y com­par­ti­men­ta­da como lo eran las FARC, la mane­ja­ba el man­do supe­rior, y cuan­do ya se expan­dió la posi­bi­li­dad del deba­te abier­to la trai­ción era un hecho tan­to por par­te del gobierno como por par­te de sec­tor entre­guis­ta que des­afor­tu­na­da­men­te, en gran medi­da, siguió con­du­cien­do al par­ti­do de La Rosa, aho­gan­do la crí­ti­ca con la estig­ma­ti­za­ción, la segre­ga­ción de los con­tra­dic­to­res y has­ta con su expul­sión. Todo lo cual, suma­do a la deter­mi­na­ción que tomó Iván Duque de hacer tri­zas el Acuer­do y de con­ti­nuar las polí­ti­cas con­tra­in­sur­gen­tes de exter­mi­nio están lle­van­do a la Fuer­za Alter­na­ti­va Revo­lu­cio­na­ria del Común a la ban­ca­rro­ta. 

S.Y: ¿En qué otros pun­tos espe­cí­fi­cos tie­nen con­tra­dic­cio­nes y deba­tes?

J.S: Verás, entre los sec­to­res que no hacen par­te de lo que son las FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia, algu­nos cama­ra­das como el caso de Gen­til Duar­te sí estu­vie­ron en el pro­ce­so de paz y toma­ron la deter­mi­na­ción de seguir la lucha arma­da des­pués de la Déci­ma Con­fe­ren­cia, cuan­do toda­vía no se había hecho entre­ga de las armas. Otros, inclu­so, esta­ban en pri­sión y salie­ron en liber­tad como con­se­cuen­cia de la fir­ma del Acuer­do y lue­go reto­ma­ron la lucha arma­da. Otros lo hici­mos con pos­te­rio­ri­dad por­que así nos lo impu­sie­ron las cir­cuns­tan­cias. Enton­ces, insis­to, la con­tra­dic­ción no está en asu­mir el camino de la solu­ción dia­lo­ga­da como opción sino en la dis­tor­sión que tomó la con­cep­ción faria­na hacia la entre­ga de las armas pri­me­ro y lue­go hacia la clau­di­ca­ción ideo­ló­gi­ca.

Y nun­ca hubo un Plan B sobre qué hacer en caso de incum­pli­mien­to del esta­ble­ci­mien­to o qué hacer en caso de una dis­tor­sión inter­na, por­que esos esce­na­rios, no esta­ban pre­vis­tos; y no lo esta­ban sim­ple­men­te por­que nun­ca, jamás, a nadie se le pasó por la men­te que habría entre­ga de armas. De lo que habla­mos era de “colo­car las armas fue­ra de su uso en polí­ti­ca” que era lo que sig­ni­fi­ca­ba DEJACIÓN DE ARMAS. Y ahí es don­de está el aspec­to esen­cial de la dis­tor­sión inter­na que nos fue con­du­cien­do a la rup­tu­ra, por­que sin nin­gún tipo de con­sul­ta y con todas las manio­bras ima­gi­na­bles, comen­zan­do por des­ta­car para tra­tar el tema de las armas, a una Comi­sión Para­le­la a la que ini­cial­men­te se envió a hacer las nego­cia­cio­nes, la DEJACIÓN la con­vir­tie­ron en ENTREGA, en tiem­po record, de todos los fie­rros sin defi­nir garan­tías efec­ti­vas de cum­pli­mien­to de lo acor­da­do. Por ello creo que Gen­til y quie­nes toman la deter­mi­na­ción de no con­ti­nuar habien­do esta­do en el pro­ce­so, tie­nen toda la razón en la deter­mi­na­ción toma­da. Y quie­nes des­de antes mos­tra­ron sus reti­cen­cias tam­bién la tie­nen por­que el pro­ce­so en gene­ral, sobre todo cuan­do ini­ció ese deba­te sobre la DEJACIÓN de armas, tomó por par­te de esa segun­da dele­ga­ción en cabe­za de Car­los Anto­nio Loza­da, un inusi­ta­do secre­tis­mo que com­par­ti­men­tó al mis­mo res­to de la Dele­ga­ción que esta­ba en La Haba­na, lle­ván­do­nos a cho­ques casi de rup­tu­ra, que no se pro­du­jo por­que todos quie­nes nos opo­nía­mos está­ba­mos dema­sia­do expues­tos y sin posi­bi­li­da­des de mane­jo de tro­pas ni de terri­to­rio, y como ya dije, con un ais­la­mien­to res­pec­to a las comu­ni­ca­cio­nes con los Fren­tes y res­to de la mili­tan­cia. Muy com­ple­jo el asun­to en un ambien­te don­de todos comen­za­mos a des­con­fiar de todos y don­de nadie se atre­vía a decir­le al otro su real visión sobre el camino a tomar y en qué momen­to hacer­lo.

Para no exten­der­me mucho en esto, sugie­ro leer el libro del cama­ra­da Iván Már­quez La Segun­da Mar­que­ta­lia, en el que se deta­lla con más infor­ma­ción lo ocu­rri­do, y don­de se inclu­yen los docu­men­tos fun­da­cio­na­les prin­ci­pa­les de las FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia, pues­to que efec­ti­va­men­te las nue­vas cir­cuns­tan­cias nos lle­va­ron a hacer algu­nas varia­cio­nes tác­ti­cas al Plan Cam­pa­ña Boli­va­ria­na por la Nue­va Colom­bia, las cua­les no pode­mos impo­nér­se­las a nadie que no haga par­te del equi­po de tra­ba­jo que las dis­cu­tió y las apro­bó, y que obvia­men­te no pue­den ser ele­men­tos para des­ca­li­fi­car a nin­guno de quie­nes no hayan esta­do en ese deba­te. Para noso­tros la sigla FARC-EP es una cons­truc­ción his­tó­ri­ca que ya no depen­de sola­men­te de quie­nes la por­ta­mos has­ta la Déci­ma Con­fe­ren­cia, o has­ta la Nove­na si que­re­mos ser más radi­ca­les, por­que hubo un pro­ce­so polí­ti­co que está ahí, para bien o para mal, con unos resul­ta­dos tan­gi­bles que no se pue­den borrar ni ocul­tar. Una de las con­se­cuen­cias fue la divi­sión de nues­tra orga­ni­za­ción, el sur­gi­mien­to de mati­ces tác­ti­cos sobre temas como el tra­ta­mien­to de las reten­cio­nes eco­nó­mi­cas y a las tro­pas guber­na­men­ta­les; la defi­ni­ción de los obje­ti­vos mili­ta­res espe­cí­fi­cos, etc. Sobre ello ten­dre­mos que sen­tar­nos a deba­tir y lle­gar a con­clu­sio­nes con los com­pa­ñe­ros de las diver­sas FARC que exis­ten hoy por hoy, entre ellas la Segun­da Mar­que­ta­lia, que toma esa deno­mi­na­ción por dos razo­nes prin­ci­pa­les: una, es la de ren­dir un home­na­je al coman­dan­te Manuel Maru­lan­da, quien en sus últi­mos días de exis­ten­cia con­tem­pla­ba y así lo esta­ba pre­pa­ran­do, hacer una gran ofen­si­va mili­tar des­de el área don­de se encon­tra­ba, con ese nom­bre. Y una segun­da razón es que con nues­tras deter­mi­na­cio­nes y accio­nes no pode­mos com­pro­me­ter el nom­bre de quie­nes no están estruc­tu­ra­dos con noso­tros; es un asun­to de res­pe­to y reco­no­ci­mien­to. Pero tam­po­co noso­tros pode­mos com­pro­me­ter­nos en deter­mi­na­cio­nes y accio­nes de estruc­tu­ras de las que no hace­mos par­te; es un asun­to de res­pon­sa­bi­li­dad. De ahí, que solo res­pon­de­mos por lo que hagan den­tro de las líneas de nues­tros pla­nes, quie­nes actúen estruc­tu­ra­dos en la Segun­da Mar­que­ta­lia. Ese es el sello que nos dife­ren­cia, por aho­ra.

S.Y: ¿Es posi­ble una uni­fi­ca­ción de los que cri­ti­can al falli­do Pro­ce­so de paz?

J.S: Cla­ro que es posi­ble por­que exis­ten los ele­men­tos para hacer­lo: tene­mos las mis­mas raí­ces, tene­mos los mis­mos pro­pó­si­tos estra­té­gi­cos, una lar­ga his­to­ria de lucha en común, una ideo­lo­gía mar­xis­ta-leni­nis­ta y boli­va­ria­na que nos her­ma­na y una con­di­ción de revo­lu­cio­na­rios que nos impo­ne no sola­men­te la nece­si­dad sino el deber de tomar el camino de la uni­dad o al menos el de la coor­di­na­ción en bene­fi­cio de las comu­ni­da­des que creen toda­vía en noso­tros y que de una u otra for­ma tie­nen sus afec­tos com­par­ti­dos y con­fun­di­dos. Eso lo sabe el enemi­go y por ello hace ingen­tes esfuer­zos por gene­rar y mul­ti­pli­car cho­ques y dis­tan­cia­mien­tos publi­can­do comu­ni­ca­dos apó­cri­fos de unos con­tra otros y rea­li­zan­do tam­bién accio­nes inad­mi­si­bles a nom­bre de una u otra estruc­tu­ra faria­na que inclu­yen aten­ta­dos con­tra gen­te ino­cen­te. Todo lo cual nos debe lla­mar la aten­ción en cuan­to a ser muy refle­xi­vos antes de lle­gar a con­clu­sio­nes fren­te a hechos que se pre­sen­tan en este río revuel­to de la con­fron­ta­ción. Siem­pre obser­var en que el régi­men tra­ta de hacer su agos­to y man­te­ner­nos frac­tu­ra­dos para que nos des­tru­ya­mos entre noso­tros mis­mos, crean­do o alen­tan­do dis­cor­dias e inclu­so crean­do sus pro­pios gru­pos que los ponen a actuar como FARC.

S.Y: ¿Cómo valo­ran al sec­tor de las FARC que sigue actuan­do bajo los Acuer­dos de noviem­bre de 2016?

J.S: Ten­go valo­ra­cio­nes seg­men­ta­das y dife­ren­cia­das, por­que los inte­gran­tes del Par­ti­do de La Rosa ya no son un con­jun­to con iden­ti­dad o uni­dad ideo­ló­gi­ca y polí­ti­ca; hay sec­to­res y ten­den­cias cla­ra­men­te defi­ni­das. Pero ini­cia­ría dicien­do que lo pri­me­ro que habría que resal­tar es que el Acuer­do de Paz, más allá de la trai­ción que sufrió por par­te de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad y de un sec­tor tole­ran­te den­tro de las FARC con­ver­ti­da en Fuer­za Alter­na­ti­va Revo­lu­cio­na­ria del Común, ofre­ció una posi­bi­li­dad de cam­bio para encon­trar la paz con jus­ti­cia social, o que pudo al menos ser­vir de base para tal pro­pó­si­to, que con­ci­tó la volun­tad de millo­nes de per­so­nas que en Colom­bia le apos­ta­ron a tal alter­na­ti­va y la de milla­res de gue­rri­lle­ros que de bue­na fe tam­bién cre­ye­ron en tal camino, y lo empren­die­ron y toda­vía per­sis­ten en la dispu­ta por hacer reali­dad los obje­ti­vos que se tra­za­ron en cuan­to a supera­ción de la mise­ria, la des­igual­dad y la exclu­sión polí­ti­ca, sobre todo. Ten­go el con­ven­ci­mien­to de que la mayo­ría de los com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que con­ti­núan actuan­do de mane­ra obs­ti­na­da en fun­ción de los Acuer­dos de 2016, lo hacen cre­yen­do, con­tra cual­quier adver­si­dad, en la hon­ro­sa y nece­sa­ria tarea de la cons­truc­ción de la paz demo­crá­ti­ca y de la bús­que­da de solu­cio­nes a los pro­ble­mas socia­les que ago­bian al país, y lo hacen cre­yen­do ade­más en la nece­si­dad y posi­bi­li­dad de la solu­ción polí­ti­ca del con­flic­to que se ha repo­ten­cia­do con las nue­vas y anti­guas insur­gen­cias que per­sis­ten en el alza­mien­to arma­do ya sea por cuen­ta de la trai­ción o per­fi­dia ins­ti­tu­cio­nal res­pec­to al pac­to de La Haba­na o sim­ple y lla­na­men­te por­que las cau­sas que gene­ra­ron el con­flic­to no han sido supe­ra­das.

En el reco­rri­do de las FARC como orga­ni­za­ción insur­gen­te alza­da en armas, lo hemos dicho públi­ca­men­te, quie­nes reto­ma­mos o con­ti­nua­mos tal camino tene­mos un lar­go tra­mo de común his­to­ria de acier­tos y des­acier­tos, de coin­ci­den­cias y con­tra­dic­cio­nes, de sacri­fi­cios en bús­que­da de idea­les en torno a los que nos hemos iden­ti­fi­ca­do y que segu­ra­men­te toda­vía nos hacen coin­ci­dir con la mayo­ría de la mili­tan­cia de la Fuer­za Alter­na­ti­va, y por ello y por lo pri­me­ro que expre­sé para res­pon­der a esta pre­gun­ta, inde­pen­dien­te­men­te de las razo­nes de orden ideo­ló­gi­co o polí­ti­co que en cuan­to a la defi­ni­ción de vías y for­mas de la revo­lu­ción nos dis­tan­cian, son más las que nos dan iden­ti­dad, y mucho más gran­des son los sen­ti­mien­tos afec­ti­vos pro­fun­dos que no depen­den pro­pia­men­te de los rum­bos que tome la acción polí­ti­ca, o las deci­sio­nes capri­cho­sas de algu­nos pocos diri­gen­tes que tor­cie­ron el camino, se desin­te­re­sa­ron de sus pro­pios vie­jos com­pa­ñe­ros de armas y de la mili­tan­cia de base en gene­ral, ade­más de que se embar­ca­ron en la tris­te y deplo­ra­ble empre­sa de repe­tir las men­ti­ras difa­ma­do­ras de los enemi­gos de todo pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio que pulu­lan en el Esta­ble­ci­mien­to, en el Blo­que de Poder Domi­nan­te y en cier­tos sec­to­res opor­tu­nis­tas que se camu­flan tras pos­tu­ras supues­ta­men­te con­se­cuen­tes.

Al res­pec­to, enton­ces, dife­ren­cio a las bases mili­tan­tes, excom­ba­tien­tes o no, de per­so­na­jes oscu­ros como Timo­león Jimé­nez y de Car­los Anto­nio Loza­da que han sobre­sa­li­do como rene­ga­dos o após­ta­tas de su anti­gua con­di­ción de gue­rri­lle­ros comu­nis­tas, y en su nue­vo papel de char­la­ta­nes dedi­ca­dos a denos­tar o deni­grar de la diri­gen­cia del pro­yec­to polí­ti­co FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia), y de las insur­gen­cias en gene­ral, usan­do las mis­mas calum­nias ras­tre­ras de nues­tros enemi­gos del régi­men, sobre todo con la mani­da acu­sa­ción de que somos nar­co­tra­fi­can­tes y no lucha­do­res polí­ti­cos, o la acu­sa­ción de haber sido quie­nes “deser­ta­mos de la paz”, como si igno­ra­ran nues­tras razo­nes fun­da­das en la per­fi­dia ins­ti­tu­cio­nal y, sobre todo, des­co­no­cien­do los esfuer­zos que quie­nes hoy vol­vi­mos a la lucha arma­da hici­mos por sacar ade­lan­te el acuer­do, o por lograr la libe­ra­ción de nues­tros pri­sio­ne­ros, o la con­cre­ción de los pro­yec­tos para la rein­cor­po­ra­ción y para las tras­for­ma­cio­nes socia­les urgen­tes, etc.

En esto enton­ces, noso­tros no cues­tio­na­mos a quie­nes han creí­do siem­pre, o han opta­do aho­ra, por la lucha legal, pero sí esta­mos obli­ga­dos a dar el deba­te a quie­nes abso­lu­ti­zan­do ese camino se eri­gen en sen­so­res de nues­tra lucha, cues­tio­nan­do o des­ca­li­fi­can­do a quie­nes siguen admi­tien­do como legí­ti­mo el dere­cho a la rebe­lión arma­da, sobre todo si los cues­tio­na­mien­tos los hacen por derro­tis­mo, o por haber hecho un giro hacia la dere­cha, y en con­se­cuen­cia deci­die­ron des­co­no­cer las cir­cuns­tan­cias de terro­ris­mo de Esta­do que sigue pade­cien­do Colom­bia. Otra cosa es que por con­ven­ci­mien­to o por tác­ti­ca y estra­te­gia polí­ti­ca se asu­ma la deter­mi­na­ción de hallar nue­vos cami­nos y empren­der la mar­cha por ellos, lo cual tam­bién es váli­do y tie­ne su méri­to para cual­quier Par­ti­do.

S.Y: Esta­dos Uni­dos inten­tó en 2019 extra­di­tar­lo, pero la defen­sa que hubo de la JEP impi­dió tal pre­ten­sión, aho­ra vuel­ven al ata­que ofre­cien­do una recom­pen­sa por Usted y por Iván Már­quez, ¿Por qué este ensa­ña­mien­to en con­tra suya?

J.S: El ensa­ña­mien­to no lo sien­to con­tra mí sino con­tra lo que repre­sen­to como par­te de un colec­ti­vo insu­mi­so. En su momen­to, duran­te los ini­cios de la imple­men­ta­ción, la per­se­cu­ción hacía par­te del plan de según del uri­bis­mo “hacer tri­zas ese mal­di­to papel”, es decir, el Acuer­do. Se tra­tó de un aten­ta­do con­tra el pro­ce­so y de paso con­tra las posi­cio­nes de exi­gen­cia radi­cal de cum­pli­mien­to de lo pac­ta­do sin ple­gar­nos al orden esta­ble­ci­do. Era una mane­ra de some­ter cual­quier rebel­día y abrir una puer­ta para car­gar con­tra la diri­gen­cia que esta­ba por una paz dig­na y no de some­ti­mien­to. Ir por mí era sola­men­te el prin­ci­pio de una ofen­si­va con­tra una línea polí­ti­ca de no clau­di­ca­ción, la cual no ha cesa­do y se man­ten­drá por­que es par­te de una lucha de posi­cio­nes anta­gó­ni­cas irre­con­ci­lia­bles entre revo­lu­cio­na­rios, comu­nis­tas, y una oli­gar­quía recal­ci­tran­te que sigue las direc­tri­ces de un impe­rio deca­den­te, de doble moral y depre­da­dor como el yan­qui, que no esca­ti­ma­rá esfuer­zos para calum­niar­nos, per­se­guir­nos y des­truir­nos, no sola­men­te a mí, sino tam­bién al cama­ra­da Iván Már­quez, a Oscar Mon­te­ro, a Édi­son Roma­ña, a Aldi­né­ver Moran­tes, etc., etc.; es decir, a la diri­gen­cia revo­lu­cio­na­ria de la Segun­da Mar­que­ta­lia, y a todo aquel que ten­ga posi­cio­nes anti­ca­pi­ta­lis­tas o anti­im­pe­ria­lis­tas, aho­ra o des­pués.

El ensa­ña­mien­to es con­tra las posi­cio­nes y accio­nes dig­nas, a las que con­si­de­ren que no atien­den a sus líneas de sub­yu­ga­ción y se resis­ten a su hege­mo­nía, sean indi­vi­duos, orga­ni­za­cio­nes, pue­blos o nacio­nes, tal como ocu­rre, por ejem­plo, con­tra Vene­zue­la y Cuba.

S.Y: Se dijo en su momen­to que los EE.UU habían acom­pa­ña­do el Pro­ce­so de Paz con las FARC, pero aho­ra Trump impo­ne la fumi­ga­ción con gli­fo­sa­to y sepul­ta el pun­to cua­tro “Solu­ción al pro­ble­ma de las dro­gas ilí­ci­tas” cono­ci­do por las comu­ni­da­des como la sus­ti­tu­ción volun­ta­ria de los cul­ti­vos de uso ilí­ci­to; tam­bién aca­ba de enviar tro­pas de la SFAB a las Zonas de Futu­ro, con lo que arrin­co­nan los PDET, ¿Los EEUU han trai­cio­na­do ese acom­pa­ña­mien­to o cons­pi­ra­ron des­de el prin­ci­pio con­tra el Pro­ce­so de Paz?

J.S: No creo que los Esta­dos Uni­dos hayan trai­cio­na­do nada. Lo que hacen es de su natu­ra­le­za, como sis­te­ma hege­mó­ni­co o como impe­rio. Noso­tros acep­ta­mos su pre­sen­cia en la Mesa de Con­ver­sa­cio­nes por­que de una u otra for­ma sen­tía­mos que el due­ño de las mario­ne­tas ponía ahí su repre­sen­tan­te y eso podía lle­var nues­tras posi­cio­nes, sin inter­me­dia­ción, has­ta el oído del gobierno esta­dou­ni­den­se que está como pro­ta­go­nis­ta de pri­mer orden en la con­fron­ta­ción en Colom­bia. Y en cier­ta for­ma creía­mos en que habría más posi­bi­li­dad de que en algún momen­to se podría lograr la libe­ra­ción de Simón Tri­ni­dad hablan­do direc­ta­men­te con tal repre­sen­ta­ción. Pero lo cier­to, es que ese per­so­na­je que estu­vo en La Haba­na duran­te los diá­lo­gos, lo que hacía era pre­sio­nar cele­ri­dad de las con­ver­sa­cio­nes y ter­ciar con­tra la insur­gen­cia en todo momen­to. Nun­ca hubo nin­gún com­pro­mi­so cla­ro de apo­yo al con­jun­to del Acuer­do. Por ejem­plo, en lo que res­pec­ta al Acuer­do par­cial sobre sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to, sus vie­jos y des­acre­di­ta­dos linea­mien­tos de “gue­rra con­tra las dro­gas” estu­vie­ron pre­sen­tes como una cons­tan­te, pen­dien­do como espa­da de Damo­cles en los deba­tes entre Gobierno y FARC, de tal for­ma que aun­que nues­tra exi­gen­cia de nue­va polí­ti­ca de sus­ti­tu­ción de cul­ti­vos y de per­se­cu­ción de la comer­cia­li­za­ción pero no de los cam­pe­si­nos, se plas­mó en el Acuer­do, el esta­ble­ci­mien­to ‑por exi­gen­cia de los gringos‑, man­tu­vo sin nues­tra aquies­cen­cia, y eso es una sal­ve­dad que deja­mos, tan­to las fumi­ga­cio­nes como la erra­di­ca­ción. Es decir, nun­ca los yan­quis esta­ble­cie­ron nin­gún com­pro­mi­so de apo­yo al cum­pli­mien­to de lo que se acor­dó. Ni siquie­ra pro­ce­die­ron a qui­tar de la lis­ta de orga­ni­za­cio­nes terro­ris­tas a las FARC, ni cum­plie­ron con la pro­me­sa de libe­rar a Simón Tri­ni­dad injus­ta­men­te con­de­na­do por tri­bu­na­les esta­dou­ni­den­ses.

Esta­dos Uni­dos en esta mate­ria del nar­co­trá­fi­co es el ladrón gri­tan­do cojan al ladrón. Y sien­do los grin­gos los prin­ci­pa­les con­su­mi­do­res, tra­fi­can­tes y bene­fi­cia­rios de esta eco­no­mía de un macro nego­cio capi­ta­lis­ta, está cla­ro que exis­ten diver­sas estruc­tu­ras de cri­mi­na­li­dad que en un segun­do nivel se dispu­tan el acce­so a los recur­sos y el con­trol del terri­to­rio, agre­gan­do que las rela­cio­nes socia­les que depen­den de tal macro-nego­cio tie­nen dimen­sio­nes cor­po­ra­ti­vas, trans­na­cio­na­les que al lado del nego­cio capi­ta­lis­ta gene­ran pro­ce­sos de acu­mu­la­ción por des­po­jo que se con­cre­tan median­te vio­len­cia en modo de des­pla­za­mien­to for­za­do, des­truc­ción de pro­ce­sos orga­ni­za­ti­vos de las comu­ni­da­des, per­se­cu­ción y ase­si­na­to de sus diri­gen­tes, etc. Lo cual con­vier­te a EEUU en vic­ti­ma­rio prin­ci­pal del con­flic­to, total­men­te impu­ne.

Esta­dos Uni­dos tole­ra en la dimen­sión de sus con­ve­nien­cias, las rela­cio­nes de arti­cu­la­ción y coor­di­na­ción con pode­res polí­ti­cos y eco­nó­mi­cos regio­na­les y loca­les mafio­sos y vio­len­tos exis­ten­tes, con la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, con las ramas del poder públi­co, con los gobier­nos loca­les y la fuer­za públi­ca, esta­ble­cien­do estruc­tu­ras de domi­na­ción que son las que mol­dean y man­tie­nen el orden social esta­ble­ci­do, el sis­te­ma y su diná­mi­ca con­tra­in­sur­gen­te, de terro­ris­mo de Esta­do, que inclu­ye la finan­cia­ción y orga­ni­zan orga­ni­za­ción de estruc­tu­ras para­mi­li­ta­res, orien­ta­do al con­trol pleno, estra­té­gi­co, de los terri­to­rios y de sus recur­sos, dan­do un orden de domi­na­ción que vic­ti­mi­za a las comu­ni­da­des, pre­ca­ri­zan­do sus con­di­cio­nes de vida, y las empu­ja hacia las eco­no­mías ile­ga­les y al círcu­lo de vio­len­cia que se des­en­ca­de­na.

Con­co­mi­tan­te­men­te se apli­can las polí­ti­cas de “orden públi­co” y “segu­ri­dad”, no las de solu­cio­nes socia­les. Y se apli­can para ejer­cer tam­bién con­trol polí­ti­co median­te la pues­ta en mar­cha de la lla­ma­da “lega­li­dad”, que en sí es la con­ju­ga­ción de la fuer­za del Esta­do, de su apa­ra­to judi­cial como ins­tru­men­to de repre­sión, com­bi­na­do con sus apa­ra­tos poli­cia­les y mili­ta­res con una con­cep­ción, la vie­ja con­cep­ción, del “enemi­go interno”, que tra­ta los pro­ble­mas emi­nen­te­men­te socia­les como pro­ble­mas de “segu­ri­dad nacio­nal”, que se deben aplas­tar por­que se con­si­de­ran ame­na­za con­tra el sis­te­ma. Enton­ces las comu­ni­da­des rura­les ter­mi­nan sien­do, eso, ame­na­za y enemi­gos del sis­te­ma, y por tan­to obje­to de tra­ta­mien­to mili­tar que es como se con­ci­ben, real­men­te, lim­pian­do los eufe­mis­mos y maqui­lla­jes, en el plan “Paz con Lega­li­dad”, en el “Plan Nacio­nal de Desa­rro­llo”, y espe­cial­men­te en los pla­nes que están dise­ña­dos para ade­lan­tar en lo que han dado en lla­mar de mane­ra rim­bom­ban­te las “Zonas Futu­ro” o “Zonas Espe­cia­les Estra­té­gi­cas de Inter­ven­ción Inte­gral” ubi­ca­das en Nari­ño, Bajo Cau­ca , Cata­tum­bo, Arau­ca, sur de Cór­do­ba y algu­nos Par­ques Natu­ra­les, con­fi­gu­ran­do la reedi­ción de la “segu­ri­dad demo­crá­ti­ca” y del “Plan Nacio­nal de la Con­so­li­da­ción Terri­to­rial” que sir­vie­ron a Uri­be Vélez y a Juan Manuel San­tos para inten­si­fi­car la gue­rra. Tal polí­ti­ca la están hacien­do coin­ci­dir inclu­so con los terri­to­rios PDET (Pla­nes de Desa­rro­llo con Enfo­que Terri­to­rial), cuan­do estos habían sido pen­sa­dos para impul­sar la imple­men­ta­ción de la paz y no la con­ju­ga­ción de más gue­rra.

En este con­tex­to y para tales pro­pó­si­tos gue­rre­ris­tas, es que vio­lan­do la sobe­ra­nía nacio­nal una vez más ‑por­que recor­de­mos que ya antes hay esta­ble­ci­das bases mili­ta­res de con­trol yan­qui sin con­tar con la apro­ba­ción de Con­gre­so- el gobierno del pele­le Duque per­mi­te la Bri­ga­da de Asis­ten­cia de Fuer­za de Segu­ri­dad (SFAB), con sus fuer­zas espe­cia­les de ocu­pa­ción del ejér­ci­to de los Esta­do Uni­dos, pre­tex­tan­do la lucha con­tra el nar­co­trá­fi­co. ¿Por qué este nue­vo capí­tu­lo de “gue­rra con­tra las dro­gas” los yan­quis no lo des­plie­gan den­tro de sus fron­te­ras?, ¿Por qué la “Ope­ra­ción Anti­dro­gas de Mayo­res Esfuer­zos” de Trump no la des­plie­ga para con­tro­lar su mer­ca­do interno de dro­gas, en vez de estar fus­ti­gan­do a Vene­zue­la? A lo que asis­ti­mos es a nue­vos esce­na­rios de inter­ven­cio­nis­mo y de avan­ce impe­ria­lis­ta con­tan­do con laca­yos como Duque Már­quez.

S.Y: Las dife­ren­cias inter­nas den­tro del sec­tor de FARC lla­ma­do Par­ti­do de la Rosa siguen agu­di­zán­do­se, su cúpu­la expul­só a varios líde­res, entre ellos a Fabián Ramí­rez y Andrés París, ¿No hubie­ra sido mejor tra­tar esas dife­ren­cias en la Con­fe­ren­cia que están pró­xi­mos a rea­li­zar?

J.S: Siem­pre lo mejor res­pec­to a cual­quier dife­ren­cia es tra­tar­la median­te el diá­lo­go y en los espa­cios que exis­ten para ello, o creán­do­los si no los hay. El pro­ble­ma se com­pli­ca cuan­do exis­tien­do estos espa­cios, se des­co­no­cen o se irres­pe­tan, y si no los hay tam­po­co exis­te la volun­tad de crear­los.

En el Par­ti­do de La Rosa resal­tan défi­cits de ori­gen en ambos casos, y fíja­te que estas falen­cias se exte­rio­ri­za­ron des­de los tiem­pos mis­mos en que avan­za­das las con­ver­sa­cio­nes de paz en La Haba­na, Timo­león Jimé­nez como coman­dan­te, rodea­do de un séqui­to que esen­cial­men­te lo cons­ti­tuían Car­lo A. Loza­da, Pas­tor Ala­pe y otros ele­men­tos de menor inci­den­cia y mane­jo, comen­za­ron a tomar deci­sio­nes como la de la entre­ga de las armas sin con­sul­tar con las bases gue­rri­lle­ras. En ade­lan­te todo comen­zó a tener esa carac­te­rís­ti­ca, de tal suer­te que la Déci­ma Con­fe­ren­cia se con­vir­tió en una simu­la­ción de espa­cio de dis­cu­sión, y estos per­so­na­jes secues­tra­ron la demo­cra­cia inter­na lle­ván­do­la has­ta extre­mos como el des­co­no­ci­mien­to de las vota­cio­nes que ellos mis­mos impu­sie­ron en el Con­gre­so Fun­da­cio­nal del Par­ti­do de La Rosa.

La sana crí­ti­ca se comen­zó a aho­gar con fero­ci­dad y peli­gro­sa estig­ma­ti­za­ción y se gene­ra­li­zó la prác­ti­ca de seña­lar como cul­pa­bles de todo mal a quie­nes no coin­ci­die­ran con el lla­ma­do pun­to de vis­ta de la “ofi­cia­li­dad” del Par­ti­do de la Rosa, que no era otro que el pun­to de vis­ta dere­chi­za­do de los men­cio­na­dos per­so­na­jes. A los sec­to­res crí­ti­cos tan­to de la con­duc­ción inter­na como de los incum­pli­mien­tos guber­na­men­ta­les, en el mejor de los casos se los til­dó peyo­ra­ti­va­men­te de radi­ca­les o se los acu­só irres­pon­sa­ble­men­te de estar tra­ba­jan­do para las “disi­den­cias” o “deser­to­res”, a los que de paso se los eti­que­ta­ba de nar­co­tra­fi­can­tes para cerrar un círcu­lo de cri­mi­na­li­za­ción que fácil­men­te podía cul­mi­nar en judi­cia­li­za­ción.

La sen­sa­tez y la ecua­ni­mi­dad per­die­ron espa­cio y todo el que diver­gie­ra era mal vis­to. Sur­gie­ron enton­ces los ama­nuen­ses encar­ga­dos de ver­ter noci­va tin­ta en dis­cur­sos de vene­no­sa dis­cor­dia, des­co­no­cien­do, menos­pre­cian­do, enjui­cian­do, calum­nian­do, zahi­rien­do a todo aquel que no com­par­tía o no coin­ci­día con los pre­cep­tos, códi­gos, cáno­nes, axio­mas, fan­ta­sías, creen­cias o con­ven­ci­mien­tos de quie­nes escri­bían arro­gán­do­se la voce­ría de la “línea correc­ta o expre­san­do sus pro­pios resen­ti­mien­tos y con­ven­ci­mien­tos.

Lo más sua­ve que se le ha dicho a quien disien­te es “des­en­fo­ca­do polí­ti­co”, o que “le fal­tó mili­tan­cia”, o que “le fal­tó cam­pa­men­to o haber echa­do más tiros”. Ter­mi­na­ron olvi­dan­do que NO TODO LO ADVERSO ES ENEMIGO.

Los pun­tos de vis­ta diver­gen­tes que dis­tan­cia­ron a la actual diri­gen­cia de las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia fue­ron sus­ten­ta­dos opor­tu­na­men­te en ins­tan­cias per­ti­nen­tes, pero nun­ca fue­ron aten­di­dos por quie­nes corres­pon­día, y si a esto le agre­ga­mos el refuer­zo de la trai­ción guber­na­men­tal y la oje­ri­za de la fac­ción Timo-Loza­dis­ta, los fac­to­res nece­sa­rios para la rup­tu­ra se com­ple­ta­ron. Noso­tros nos apar­ta­mos, no de la paz sino de su trai­ción ale­ve, pero esto no paró la insen­sa­tez de esa diri­gen­cia Rosa, por­que con­ti­nua­ron ata­can­do nues­tra deter­mi­na­ción y amplia­ron el espec­tro de sus obje­ta­dos hacía gen­te que no esta­ba en el plan de reto­mar las armas, pero que son revo­lu­cio­na­rios pro­ba­dos como ocu­rrió con Ale­xan­dra Nari­ño, a quien des­ca­li­fi­ca­ron cuan­do for­mal, decen­te y amis­to­sa­men­te deci­dió reti­rar­se del Par­ti­do de La Rosa por­que ya no se sen­tía repre­sen­ta­da o iden­ti­fi­ca­da; y lo hicie­ron con diver­sos otros com­pa­ñe­ros que deci­die­ron no con­ti­nuar en ese espa­cio. De tal suer­te que la cau­sa de las inqui­nas no nece­sa­ria­men­te era, como en nues­tro caso, la posi­ción fren­te a la lucha arma­da. Así enton­ces, des­ca­li­fi­ca­ron a Sonia, a Andrés Paris, a Fabián Ramí­rez, a Mar­tín Bata­lla y a tan­tas y tan­tos otros que no deben ser con­ta­dos como per­so­nas sino como diri­gen­tes y para­dig­mas que son de dece­nas, cuan­do no cen­te­na­res, de mili­tan­tes que les reco­no­cen y les siguen como cua­dros diri­gen­tes; es un des­pro­pó­si­to. Están defe­nes­tran­do al Par­ti­do de La Rosa. Y valer­se del ins­tru­men­to de fas­ti­diar a la mili­tan­cia, o cerrar­le los espa­cios del deba­te, la crí­ti­ca y la auto­crí­ti­ca, y valer­se del ins­tru­men­to de la Comi­sión de Éti­ca tam­bién para impe­dir el disen­ti­mien­to como lo han hecho aho­ra con­tra algu­nos de los men­cio­na­dos, y con­tra otros como Bene­dic­to Gon­zá­lez, que es uno de los más bri­llan­tes cua­dros de la izquier­da del Cari­be, agra­va ese des­pro­pó­si­to, ese absur­do, mos­tran­do no sola­men­te sec­ta­ris­mo e intran­si­gen­cia, sino una inep­cia abso­lu­ta de par­te de algu­nos per­so­na­jes de esa Direc­ción polí­ti­ca, por­que no creo que eso haya sido pro­duc­to del con­sen­so sino de las tri­qui­ñue­las ya de uso común entre la fac­ción Timo-Loza­dis­ta. A no ser que la tarea que ten­gan sea pre­ci­sa­men­te la de aca­bar con ese Par­ti­do.

Espe­rar el Con­gre­so es una ilu­sión. Estos pro­ble­mas debie­ron abor­dar­se hace muchos tiem­po en el Con­ce­jo Polí­ti­co Nacio­nal, pero lo tris­te es que ahí es don­de impe­ra la fac­ción en men­ción, la cual nun­ca iba a pro­pi­ciar con­vo­car a la Asam­blea Nacio­nal de los Comu­nes a la que sus­ti­tu­ye­ron y anu­la­ron hace rato. Esa ins­tan­cia dejó de ser fun­cio­nal des­de el momen­to mis­mo de su elec­ción. Y si así es para ese nivel qué que­da para el Con­gre­so, o la Asam­blea Nacio­nal de los Comu­nes, la cual se debió reu­nir esta­tu­ta­ria­men­te den­tro de los dos años siguien­tes al Pri­mer Con­gre­so. Siem­pre se esgri­mió una u otra excu­sa para apla­zar­lo. La últi­ma fue la de la pan­de­mia. Esa les calló como ani­llo al dedo por­que los apla­za­mien­tos los hacían debi­do a que la corre­la­ción de fuer­zas les era adver­sa y por ello se han dedi­ca­do a abu­rrir, mar­gi­nar o eli­mi­nar median­te expul­sio­nes a quie­nes les pue­da hacer con­tra­pe­so en el deba­te. Está cla­ro que la estra­te­gia que tie­nen es asfi­xiar eco­nó­mi­ca­men­te a los Regio­na­les que no se les plie­guen, mar­gi­nar a los mili­tan­tes incó­mo­dos cerrán­do­les toda posi­bi­li­dad de par­ti­ci­pa­ción en los espa­cios de la rein­cor­po­ra­ción, expul­sar a los que con­si­de­ren un peli­gro y que­dar­se con el cas­ca­rón de la per­so­ne­ría jurí­di­ca para mane­jar con ello las poquí­si­mas pre­rro­ga­ti­vas del Acuer­do y la posi­bi­li­dad de con­tro­lar total­men­te la desig­na­ción de los nom­bres para lle­nar las diez curu­les par­la­men­ta­rias del 2022 al 2024. No veo otra meta, si se atien­de a la desidia con que el Par­ti­do Fuer­za Alter­na­ti­va, con algu­nas excep­cio­nes, pero más con­cre­ta­men­te ese sec­tor Timo-Loza­dis­ta actúan en mate­ria orga­ni­za­ti­va y de acción polí­ti­ca. Agre­gan­do que los des­acier­tos de Timo­chen­ko en sus inter­ven­cio­nes son de anto­lo­gía. Se con­fun­de con la dere­cha, pero con la más tor­pe. Y todo ello antes que evi­tar más rup­tu­ras y divi­sio­nes es lo que alien­ta la des­ban­da­da pro­duc­to del pro­ce­der incon­se­cuen­te. Y no se ve que haya inten­ción de asu­mir la auto­crí­ti­ca pro­ce­dien­do con nue­vas acti­tu­des que devuel­van la con­fian­za a la mili­tan­cia.

S.Y: ¿Cuá­les son los acier­tos y des­acier­tos de los Acuer­dos de noviem­bre de 2016 que fir­mó la FARC?

J.S: Ya lo dije. El Acuer­do fue pro­duc­to del diá­lo­go como polí­ti­ca de la estra­te­gia de lucha de las FARC. La sali­da polí­ti­ca dia­lo­ga­da es un com­po­nen­te fun­da­men­tal de nues­tra visión estra­té­gi­ca para la cons­truc­ción de la Colom­bia Nue­va. En lo que no se podía con­ver­tir era en un ins­tru­men­to de ren­di­ción, en una capi­tu­la­ción. Enton­ces el pro­ble­ma no es el diá­lo­go ni la cons­truc­ción de un Acuer­do, sino que tan pron­to enta­bla­do este diá­lo­go y cons­trui­do un Acuer­do, este se dis­tor­sio­ne hacia la clau­di­ca­ción o se incum­pla. En el caso del Acuer­do de Paz de La Haba­na, a mi modo de ver, con excep­ción del capí­tu­lo refe­ri­do a la deja­ción de las armas, lo demás cons­ti­tu­ye un con­jun­to de ins­tru­men­tos muy úti­les para la cons­truc­ción de un nue­vo orden social. Pien­so que apar­te de la deja­ción de armas con­ver­ti­da en entre­ga sin garan­tías tan­gi­bles, la otra gran falla estruc­tu­ral de ese Acuer­do, del que se hizo en La Haba­na, no del ade­fe­sio que se fue reha­cien­do has­ta que lle­gó al tea­tro Colón, es haber fir­ma­do esa deja­ción antes de deba­tir sobre la rein­cor­po­ra­ción, lo cual dejó este últi­mo capí­tu­lo sin la fuer­za y las pre­rro­ga­ti­vas que debía tener para los excom­ba­tien­tes. Hay mucha pre­ca­rie­dad en mate­ria de solu­cio­nes socia­les para los exgue­rri­lle­ros, y todo aque­llo que se dejó solo para ser cum­pli­do por fuer­za del com­pro­mi­so se esfu­mó, como el asun­to de la tie­rra y la vivien­da para los exgue­rri­lle­ros.

En todo caso, reite­ra­ría que el mayor pro­ble­ma del Acuer­do de Paz fue el incum­pli­mien­to guber­na­men­tal, por­que de por sí y pese a sus défi­cit, este Acuer­do tra­zó un camino para la cons­truc­ción de la jus­ti­cia social, con una visión inte­gral, de enfo­que terri­to­rial para la habi­li­ta­ción de con­di­cio­nes que per­mi­tie­ran supe­rar la vio­len­cia polí­ti­ca, con­tan­do sobre todo con las comu­ni­da­des rura­les, cam­pe­si­nas, indí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes. Y aun­que las refor­mas que se plan­tea­ron no tras­cien­den la natu­ra­le­za del capi­ta­lis­mo, esta­ble­cen bases para la jus­ti­cia social, la supera­ción de la vio­len­cia estruc­tu­ral, y la aper­tu­ra de la demo­cra­ti­za­ción polí­ti­ca, eco­nó­mi­ca, social y cul­tu­ral, del país.

Al res­pec­to de todo esto, hay aspec­tos muy espe­cí­fi­cos como la defi­ni­ción de los Pla­nes de Desa­rro­llo con Enfo­que Terri­to­rial (PDET), para 16 zonas mar­gi­na­das del país, com­pro­mi­sos sobre for­ma­li­za­ción de la peque­ña y media­na pro­pie­dad de la tie­rra o dis­tri­bu­ción de la mis­ma, y otra serie de aspec­tos que cier­ta­men­te con­fi­gu­ran un plan ambi­cio­so de Refor­ma Rural Inte­gral que des­afor­tu­na­da­men­te ha sido bur­la­do por el gobierno, como han sido bur­la­dos los acuer­dos sobre las 16 cir­cuns­crip­cio­nes espe­cia­les terri­to­ria­les de paz, aspec­tos de estí­mu­lo a la par­ti­ci­pa­ción social y ciu­da­da­na, la pues­ta en mar­cha del sis­te­ma de garan­tías de segu­ri­dad para las comu­ni­da­des en los terri­to­rios, lo acor­da­do sobre medi­das y accio­nes para los excom­ba­tien­tes, para el ejer­ci­cio de la polí­ti­ca. Los acuer­dos sobre “garan­tías de segu­ri­dad” y sobre la lucha con­tra las orga­ni­za­cio­nes y con­duc­tas cri­mi­na­les res­pon­sa­bles de homi­ci­dios y masa­cres, que aten­tan con­tra defensores/​as de dere­chos, movi­mien­tos socia­les o movi­mien­tos polí­ti­cos o que ame­na­cen o aten­ten con­tra las per­so­nas que par­ti­ci­pen en la imple­men­ta­ción de los acuer­dos y la cons­truc­ción de la paz, inclu­yen­do orga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les que hayan sido deno­mi­na­das como suce­so­ras del para­mi­li­ta­ris­mo, etc. Todo eso no pasó de ser una redac­ción de com­pro­mi­sos, que aho­ra tie­ne el sello de que con el Gobierno nada está acor­da­do aun­que todo esté acor­da­do, pues la per­fi­dia es un hecho

S.Y: Según infor­mes de INDEPAZ, des­de la fir­ma del Acuer­do han ase­si­na­do a más de 800 líde­res socia­les, varios de ellos tra­ba­ja­ban por la imple­men­ta­ción del Acuer­do de Paz, de esos 800 ase­si­na­tos, el 8% tie­ne como pre­sun­to res­pon­sa­ble a las “disi­den­cias”. ¿La FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia tie­ne algo que ver con esto?

J.S: Estas muer­tes cla­ra­men­te son pro­duc­to del terro­ris­mo de Esta­do. Lo que expre­san es un refor­za­mien­to de la vio­len­cia sis­te­má­ti­ca ins­ti­tu­cio­nal y para-ins­ti­tu­cio­nal; es decir, un refor­za­mien­to esta­tal de la Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal y Enemi­go Interno que deri­va de la famo­sa “paz con lega­li­dad” del gobierno de Iván Duque y que está enca­mi­na­da a ade­lan­tar un pro­ce­so de paci­fi­ca­ción repre­si­va de los terri­to­rios estra­té­gi­cos. Se tra­ta de lo que algu­nos ana­lis­tas han iden­ti­fi­ca­do como el sal­to estra­té­gi­co de la inter­ven­ción esta­tal, que no es otra cosa que inter­ven­ción mili­tar para, con la excu­sa de la lucha con­tra la “ile­ga­li­dad” que ame­na­za la “segu­ri­dad inter­na”, con­tro­lar espa­cios geo­grá­fi­cos.

Para el Minis­te­rio de Defen­sa estas son Zonas Estra­té­gi­cas de Inter­ven­ción Inte­gral (ZEII) don­de gene­ral­men­te habi­tan comu­ni­da­des que han sido víc­ti­mas del des­po­jo y que, en varios casos, coin­ci­den con los Espa­cios Terri­to­ria­les de Capa­ci­ta­ción y Rein­cor­po­ra­ción (ETCR), que son los luga­res don­de se tra­ta o se per­sis­te en ade­lan­tar el tran­si­to del colec­ti­vo FARC a la vida civil lidian­do por hacer la inte­gra­ción eco­nó­mi­ca, social y polí­ti­ca sin con­tar con garan­tías ni mayor apo­yo ins­ti­tu­cio­nal. En estos esce­na­rios el régi­men ha des­ata­do el refor­za­mien­to de una estra­te­gia con­tra­in­sur­gen­te de ais­la­mien­to del terri­to­rio y copa­mien­to mili­tar del mis­mo, al tiem­po que con­tri­bu­ye a la recom­po­si­ción del para­mi­li­ta­ris­mo, con el pro­pó­si­to evi­den­te de ace­le­rar la expan­sión del mode­lo de acu­mu­la­ción que arti­cu­la cade­nas lega­les e ile­ga­les de valo­ri­za­ción de capi­tal.

Den­tro de esta estra­te­gia se han pro­du­ci­do los ase­si­na­tos sis­te­má­ti­cos de líde­res socia­les y de excom­ba­tien­tes que tam­bién son líde­res comu­ni­ta­rios y no “casos ais­la­dos” pro­duc­to de ven­det­tas, como se pre­ten­de pre­sen­tar mediá­ti­ca­men­te, mien­tras son osten­si­bles, ade­más, las omi­sio­nes del Esta­do en lo que con­cier­ne a la imple­men­ta­ción del pun­to de Garan­tías de Segu­ri­dad del Acuer­do de Paz.

Si nos que­re­mos ir a ejem­plos que den piso a esta afir­ma­ción, le pon­go el caso incon­tro­ver­ti­ble del ase­si­na­to atroz de Dimar Torres, en el que se evi­den­ció la con­ver­gen­cia entre las fuer­zas de segu­ri­dad y la cri­mi­na­li­dad con­tra los fir­man­tes de la paz. Recor­de­mos que este caso ocu­rrió en el muni­ci­pio de Con­ven­ción en abril de 2019, invo­lu­cran­do a un Cabo que ya está con­de­na­do y a otros mili­ta­res, si mal no estoy a un coro­nel y a tres sol­da­dos pro­fe­sio­na­les. Pero con la par­ti­cu­la­ri­dad de que la Fis­ca­lía y el Minis­tro de Defen­sa, o mejor dicho el Esta­do han manio­bra­do des­de el día en que se cono­ció del cri­men para que las inves­ti­ga­cio­nes se que­den exclu­si­va­men­te en la indi­vi­dua­li­za­ción de los res­pon­sa­bles pro­cu­ran­do libe­rar de res­pon­sa­bi­li­dad a los orga­nis­mos ofi­cia­les, para des­vir­tuar cual­quier indi­cio de cone­xi­dad de estos hechos con los crí­me­nes de Esta­do.

Pero lo que ocu­rre es que las regio­nes más afec­ta­das por la ola de ase­si­na­tos están den­tro de la deli­mi­ta­ción de las zonas que cubren los 170 muni­ci­pios PDET, a los cua­les se les está apli­can­do el tra­ta­mien­to de la Polí­ti­ca de Defen­sa y Segu­ri­dad (PDS) que esta­ble­ce “la posi­bi­li­dad de foca­li­zar esfuer­zos en áreas de inte­rés para la “segu­ri­dad nacio­nal”, que pue­den ser decla­ra­das como Zonas Estra­té­gi­cas de Inter­ven­ción Inte­gral (ZEII); es decir que ahí es don­de se sigue ponien­do en prác­ti­ca la doc­tri­na de la segu­ri­dad nacio­nal. Ahí es don­de el gobierno ha dicho que “Tales zonas ser­vi­rán para ace­le­rar la inter­ven­ción del Esta­do a tra­vés de pla­nes espe­cia­les con enfo­que de segu­ri­dad…”. Ahí es don­de se han pro­du­ci­do muchas de las ame­na­zas y homi­ci­dios en medio de alta pre­sen­cia de fuer­za públi­ca e inclu­so cer­ca a uni­da­des mili­ta­res. Ahí es don­de ase­si­na­ron, pon­ga­mos por casos, a Ben­ja­mín Ban­gue­ra Rosa­les, a Hober Arias Giral­do o a Cesar Darío Herre­ra; todos ulti­ma­dos en zonas con­tro­la­das mili­tar­men­te, como para el pri­mer caso lo era la avan­za­da del Coman­do Espe­cí­fi­co del Cau­ca, la Fuer­za de des­plie­gue No. 4 y la Bri­ga­da Livia­na de Caba­lle­ría; o para el segun­do caso lo es la Bri­ga­da 17 y, en el últi­mo caso, el área de ope­ra­cio­nes de la Cuar­ta Bri­ga­da.

Con esto te res­pon­do enfá­ti­ca­men­te que noso­tros no tene­mos que ver en abso­lu­to con esos crí­me­nes que recha­za­mos y con­de­na­mos. Y aquí de paso me refie­ro a un caso que tuvo mucho rui­do mediá­ti­co sir­vien­do para sen­tar la hipó­te­sis de nues­tra auto­ría en ese tipo de hechos, y me refie­ro al supues­to aten­ta­do que sufrió Timo­león Jimé­nez. Al res­pec­to la ver­sión ren­di­da por los orga­nis­mos de segu­ri­dad ase­gu­ra haber “frus­tra­do” un aten­ta­do con­tra el pre­si­den­te del Par­ti­do FARC, y ase­gu­ra­ron que en dicha acción “die­ron de baja dos disi­den­tes” que habrían sido envia­dos por Iván Már­quez y “El Pai­sa Oscar”. Con ese fal­so posi­ti­vo hicie­ron toda una cam­pa­ña que en cabe­za de la Uni­dad Espe­cial de la Fis­ca­lía pre­sen­to 31 casos de ase­si­na­tos como pro­duc­to de la divi­sión inter­na de las FARC. Pero resul­ta que los mis­mos fami­lia­res de Car­los Andrés Ricaur­te y Ger­son Moi­sés Mora­les, que fue­ron las víc­ti­mas de las tor­tu­ras que pro­fi­rie­ron los sal­va­do­res de Timo­chen­ko, mos­tra­ron que los dos jóve­nes no eran “disi­den­tes”, sino miem­bros acti­vos del pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción, uno inclui­do en los gru­pos de erra­di­ca­do­res de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to y el otro era escol­ta de la Uni­dad Nacio­nal de Pro­tec­ción. Todas las evi­den­cias deve­la­ron el hecho como fal­so posi­ti­vo dise­ña­do por los apa­ra­tos de segu­ri­dad actuan­do entre lo legal y lo ile­gal. Fue­ra de las muer­tes de los com­pa­ñe­ros, lo más tris­te es que el pro­pio Timo­chen­ko se pres­tó para esta far­sa.

Recuer­da que una de las razo­nes que apre­su­ró la deci­sión de reto­mar el camino de las armas, pre­ci­sa­men­te fue la gue­rra sucia con­tra los líde­res comu­ni­ta­rios y con­tra la mili­tan­cia faria­na. Y agre­ga­ría que aun­que des­de los docu­men­tos ofi­cia­les del Par­ti­do de la Rosa y des­de otros Par­ti­dos y sec­to­res polí­ti­cos se con­si­de­ra que nues­tra deci­sión de reto­mar o per­sis­tir en las armas es una aven­tu­ra y una irres­pon­sa­bi­li­dad, no vamos a dis­cu­tir eso a los tiros. Lo cier­to es que hubo razo­nes de peso para dar tal paso; enton­ces más allá de las dis­cu­sio­nes polí­ti­cas al res­pec­to, lo mejor es dejar­le ese vere­dic­to a la his­to­ria, lo mis­mo que sobre defi­nir si es o no correc­ta la per­ma­nen­cia en la lega­li­dad, por­que en las con­di­cio­nes de terro­ris­mo de Esta­do y per­se­cu­ción o gue­rra judi­cial que carac­te­ri­zan a nues­tro país, ambas rutas son ries­go­sas e incier­tas, y por lo tan­to ambas rutas son res­pe­ta­bles si se asu­men con con­ven­ci­mien­to, sacri­fi­cio y hones­ti­dad. Des­de cada esce­na­rio hay pun­tos de vis­ta pro­fun­da­men­te con­tro­ver­sia­les, pero tal con­tro­ver­sia, entre revo­lu­cio­na­rios, debe dar­se en el cam­po de la bata­lla de las ideas; no pode­mos lle­var­la a enfren­ta­mien­tos irra­cio­na­les de otro orden.

S.Y: Le han ase­si­na­do al Par­ti­do Fuer­za Alter­na­ti­va Revo­lu­cio­na­ria del Común o Par­ti­do de la Rosa 219 fir­man­tes de la paz, ¿Por qué se siguen pre­sen­tan­do estos lamen­ta­bles hechos con­tra los que cum­plen los com­pro­mi­sos fir­ma­dos?

¿Qué accio­nes con­cre­tas han rea­li­za­do para la pro­tec­ción de las comu­ni­da­des, en espe­cial los líde­res socia­les y excom­ba­tien­tes?

J.S: Creo que con lo que te aca­bo de decir, en gran medi­da he res­pon­di­do a esta pre­gun­ta. Pero es lamen­ta­ble obser­var que mediá­ti­ca­men­te se vie­ne “nor­ma­li­zan­do” el exter­mi­nio sis­te­má­ti­co de los excom­ba­tien­tes de las FARC en medio de una ola de ase­si­na­tos con­tra diri­gen­tes comu­ni­ta­rios y defen­so­res de dere­chos huma­nos. Las expli­ca­cio­nes que dan los medios perio­dís­ti­cos sue­len con­ju­gar len­gua­je de orden públi­co, refi­rién­do­se a los terri­to­rios en que acon­te­cen como si se tra­ta­ra de “zonas rojas” don­de impe­ran gru­pos cri­mi­na­les en abso­lu­ta anar­quía, en tran­ce de “ajus­te de cuen­tas” y de peleas por el con­trol terri­to­rial, sien­do enton­ces los res­pon­sa­bles de los crí­me­nes acto­res vio­len­tos entre los que se inclu­ye a las disi­den­cias, al nar­co­trá­fi­co, al terro­ris­mo, a la delin­cuen­cia común y orga­ni­za­da, etc., que de paso vic­ti­mi­zan al Esta­do, al que pre­sen­tan como un actor impo­ten­te fren­te al deber de garan­ti­zar la vida, los dere­chos huma­nos y el ejer­ci­cio de la polí­ti­ca. En ese esce­na­rio, la Uni­dad Espe­cial de la Fis­ca­lía, lo máxi­mo que hace es tra­tar de escla­re­cer quié­nes son los auto­res direc­tos de algu­nos crí­me­nes, más no bus­car a quie­nes son los deter­mi­na­do­res rela­cio­na­dos con estruc­tu­ras para­es­ta­ta­les con­tra­in­sur­gen­tes.

Esta prác­ti­ca no es nue­va. En Colom­bia hay ya no una pági­na sino un lar­go his­to­rial de lo que se cono­ce como la “Doc­tri­na de la Segu­ri­dad Nacio­nal”, con su polí­ti­ca del “enemi­go interno”; es decir, terro­ris­mo de Esta­do puro y duro. No voy a recon­tar ese his­to­rial del que uno de los capí­tu­los más terri­bles es el exter­mi­nio de la Unión Patrió­ti­ca. Lo que sí quie­ro aho­ra resal­tar es que ese his­to­rial con­ti­núa y vuel­ve a mos­trar evi­den­cias de su per­sis­ten­cia, por poner un ejem­plo cono­ci­do, en los recien­tes segui­mien­tos de la inte­li­gen­cia mili­tar a más de 130 “blan­cos legí­ti­mos”, que son la pun­ta del ice­berg de este pro­ble­ma eterno de la per­se­cu­ción sis­te­má­ti­ca del Esta­do a quie­nes, en apli­ca­ción de polí­ti­cas con­tra­in­sur­gen­tes ple­na­men­te vigen­tes en la era de la lla­ma­da “paz con lega­li­dad”, con­si­de­ra peli­gros para la ins­ti­tu­cio­na­li­dad.

Esta reali­dad sigue colo­can­do bajo la mira del terro­ris­mo de Esta­do, más que a los insur­gen­tes arma­dos pro­pia­men­te, a los excom­ba­tien­tes en pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción; a los defen­so­res de los dere­chos huma­nos; a diri­gen­tes comu­ni­ta­rios, de par­ti­dos y movi­mien­tos polí­ti­cos y socia­les, a sin­di­ca­lis­tas, etc. Y a todo este uni­ver­so agré­gue­se­le a los defen­so­res del pro­ce­so de paz de La Haba­na. Esa mira fas­cis­ta del anti­co­mu­nis­mo que según la épo­ca ha bus­ca­do sus enemi­gos y jus­ti­fi­ca­cio­nes, puso muy de moda la ame­na­za del demo­nio “cas­tro-cha­vis­ta” para ade­lan­tar su ofen­si­va mediá­ti­ca en el últi­mo lus­tro. Y en la exa­cer­ba­ción de su para­noia cho­vi­nis­ta ha colo­ca­do a Vene­zue­la como enemi­go fun­da­men­tal.

Todo esto no es sino la reins­tau­ra­ción una y otra vez de la cri­mi­na­li­dad de Esta­do. Y ya he expli­ca­do en la sex­ta res­pues­ta cuan­do hablé de las lla­ma­das “zonas futu­ro”, del aspec­to terri­to­rial que entra­ña esta gue­rra con­tra­in­sur­gen­te que es gue­rra sucia y terro­ris­mo de Esta­do con­tra la pobla­ción iner­me. Los crí­me­nes son sin duda polí­ti­ca de Esta­do. Enton­ces no alar­go esa argu­men­ta­ción sino que digo direc­ta­men­te que no debe­mos dejar­nos dis­traer con sofis­mas que tam­bién obe­de­cen a la pro­pa­gan­da con­tra­in­sur­gen­te. Las muer­tes de líde­res comu­ni­ta­rios y excom­ba­tien­tes tie­nen ori­gen esen­cial­men­te esta­tal, y des­de el Esta­do como ins­tru­men­to del Blo­que de Poder Domi­nan­te se arti­cu­lan accio­nes de apro­pia­ción y acu­mu­la­ción de rique­za y de pre­ser­va­ción del orden social vigen­te median­te el ejer­ci­cio estruc­tu­ral de la vio­len­cia tan­to de los apa­ra­tos ofi­cia­les como des­de los para-ins­ti­tu­cio­na­les. Enton­ces, “la paz con lega­li­dad” en su lucha con­tra la “ile­ga­li­dad”, se enfo­ca espe­cial­men­te en espa­cios geo­grá­fi­cos que por razo­nes de “segu­ri­dad nacio­nal” se cali­fi­can como Zonas Estra­té­gi­cas de Inter­ven­ción Inte­gral (ZEII)”. Y el Blo­que de Poder Domi­nan­te aus­pi­cian­do toda esta vaga­bun­de­ría, inclu­yen­do lide­raz­gos polí­ti­cos y com­po­nen­tes del poder eco­nó­mi­co, que actúan en sin­to­nía con la polí­ti­ca de simu­la­ción y de con­su­ma­ción de la per­fi­dia que día a día sufre el Acuer­do de La Haba­na por cuen­ta del régi­men.

De nues­tra par­te no pode­mos más que hacer este tipo de denun­cias, hacer la con­fron­ta­ción polí­ti­ca des­de nues­tra opi­nión y man­te­ner y desa­rro­llar la orga­ni­za­ción clan­des­ti­na de las comu­ni­da­des sobre las que influi­mos para que se pre­pa­ren y con­ti­núen la resis­ten­cia.

S.Y: El gober­na­dor del Meta, ase­gu­ra que las “disi­den­cias” son las que pro­mue­ven que las comu­ni­da­des de Gua­ya­be­ro no per­mi­tan la erra­di­ca­ción de cul­ti­vos de uso ilí­ci­to que rea­li­za el ejér­ci­to y la poli­cía anti­nar­có­ti­cos, ¿Cómo inter­pre­ta esta afir­ma­ción?

J.S: No ten­go cono­ci­mien­to de lo dicho por el Gober­na­dor del Meta ni creo que las “disi­den­cias” estén ade­lan­tan­do labo­res de poli­cía anti­nar­có­ti­co, ni pro­mo­vien­do nada dife­ren­te a la orga­ni­za­ción de las comu­ni­da­des para que defien­dan la vida y sus intere­ses que es lo que his­tó­ri­ca­men­te han hecho las gue­rri­llas. En lo que con­cier­ne a las FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia, esa es nues­tra posi­ción y la de insis­tir en que la solu­ción al pro­ble­ma de los cul­ti­vos de uso ilí­ci­to es la sus­ti­tu­ción den­tro de un plan inte­gral de Refor­ma Rural que es lo que se había pac­ta­do en La Haba­na y no la fra­ca­sa­da “gue­rra con­tra las dro­gas” que a lo que con­du­ce es a la expan­sión del pro­ble­ma. Lo demás son sofis­mas.

Ilus­tra­ción libro “La segun­da Mar­que­ta­lia, la lucha sigue”

S.Y: Recien­te­men­te lan­za­ron al públi­co el libro “La Segun­da Mar­que­ta­lia, la lucha sigue” escri­to por los coman­dan­tes Iván Már­quez, Jesús San­trich, Roma­ña, Oscar Mon­te­ro, El Pai­sa. ¿Cuén­te­nos de que tra­ta el libro? ¿Dón­de pode­mos encon­trar alo­ja­da la infor­ma­ción ofi­cial que sacan des­de la FARC-EP Segun­da Mar­que­ta­lia? 

J.S: El libro “LA SEGUDA MARQUETALIA”, sub­ti­tu­la­do “La lucha sigue”, es el anun­cio y la pre­sen­ta­ción del pro­yec­to polí­ti­co-mili­tar FARC-EP (Segun­da Mar­que­ta­lia), como con­ti­nui­dad del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio del coman­dan­te Manuel Maru­lan­da Vélez y el con­jun­to de los fun­da­do­res de esta insur­gen­cia boli­va­ria­na.

En el pró­lo­go se con­sig­na que Iván Már­quez, que es el autor, habla con la voz de la sel­va y de las con­vic­cio­nes, des­cri­bien­do la reali­dad de la Colom­bia remo­ta y pro­fun­da aban­do­na­da por el Esta­do, en lo que res­pec­ta a sus nece­si­da­des, pero gol­pea­da por la vio­len­cia ins­ti­tu­cio­nal en su afán de saqueo y depre­da­ción, que es la cau­sa últi­ma de la gue­rra que se alien­ta por intere­ses eco­nó­mi­cos sobre todo de las tras­na­cio­na­les.

El libro es una cró­ni­ca de la mar­cha lle­na de vici­si­tu­des que hicie­ron varios de los coman­dan­tes y gue­rri­lle­ros que sufrie­ron en car­me pro­pia la trai­ción de los Acuer­dos de La Haba­na, hacia las sel­vas del sur de nues­tro país, para reem­pren­der la lucha arma­da. Y al mis­mo tiem­po es una sín­te­sis de nues­tro his­to­rial de lucha y lo que nos pro­po­ne­mos en el pre­sen­te, lo cual se escri­be des­de la plu­ma de Iván Már­quez fun­da­men­tal­men­te, con las voces de los fun­da­do­res del nue­vo pro­yec­to.

Expli­ca el tex­to aspec­tos des­co­no­ci­dos de la épo­ca de las con­ver­sa­cio­nes, del ini­cio del pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción, de la rea­li­za­ción de la Déci­ma Con­fe­ren­cia Nacio­nal de Gue­rri­lle­ros, del Con­gre­so Cons­ti­tu­ti­vo del Par­ti­do de La Rosa y los aspec­tos que con­fi­gu­ra­ron las trai­cio­nes que obli­ga­ron al rear­me y a la crea­ción del pro­yec­to polí­ti­co-mili­tar que hoy encar­na­mos cum­plien­do con el deber deco­ro­so de no dejar morir la espe­ran­za en la Colom­bia Nue­va, pese a tan­tas adver­si­da­des que son pre­ci­sa­das, en sín­te­sis pero con sufi­cien­cia, en esta pin­tu­ra de la sel­va y de los hechos polí­ti­cos que rodea­ron la más deplo­ra­ble y vul­gar per­fi­dia de lo que han sido los tra­ta­dos de paz en el mun­do.

Los con­te­ni­dos están dis­tri­bui­dos en sie­te apar­ta­dos que lle­van los títu­los de: El Comien­zo, los tres últi­mos años de Manuel Maru­lan­da Vélez, Anéc­do­tas Maru­lan­dia­nas, La trai­ción del Esta­do al Acuer­do de Paz de La Haba­na, Bata­lla de las ideas, el esca­pe hacia la liber­tad, FARC-EP la lucha sigue, en los que se inclu­yen anéc­do­tas, corres­pon­den­cias, datos de archi­vos inter­nos de las FARC-EP, comu­ni­ca­dos y pro­nun­cia­mien­tos y aná­li­sis de los acon­te­ci­mien­tos des­de una pers­pec­ti­va que con­tras­ta con la del régi­men y la gran pren­sa.

Este y todos nues­tros mate­ria­les de pro­pa­gan­da y difu­sión se pue­den encon­trar en la pági­na vir­tual nues­tra http://​www​.farc​-ep​.net.

S.Y: ¿Cum­plió Uri­be y el Cen­tro Demo­crá­ti­co con su obje­ti­vo de hacer tri­zas la paz?

J.S: Es evi­den­te que el Acuer­do de Paz está vuel­to tri­zas, pero eso va más allá del papel juga­do por el uri­bis­mo y el Cen­tro Demo­crá­ti­co en esta tarea que se impu­sie­ron. Lo ocu­rri­do toma el ran­go de cri­men de per­fi­dia come­ti­do por el Esta­do que era el que tenía el com­pro­mi­so de dar cum­pli­mien­to al Acuer­do de La Haba­na como Acuer­do Espe­cial que es. Y las evi­den­cias de tal des­truc­ción de la alter­na­ti­va de paz que se había abier­to están en todo lo que has­ta aho­ra hemos tra­ta­do y en mucho más. Pero con lo dicho bas­ta para dar­le piso a la afir­ma­ción, pues la sola gue­rra sucia con­tra la mili­tan­cia en pro­ce­so de rein­cor­po­ra­ción es una cau­sa abo­mi­na­ble­de esa des­truc­ción que tam­bién se dio como con­se­cuen­cia de la des­fi­nan­cia­ción de los pla­nes y pro­gra­mas pac­ta­dos, tal como ocu­rrió con la simu­la­da imple­men­ta­ción de los Pla­nes de Desa­rro­llo Terri­to­rial (PDET), que ade­más fue­ron mal for­mu­la­dos apun­tan­do a su fra­ca­so.

S.Y: ¿Cuá­les serían las carac­te­rís­ti­cas que debe tener el régi­men colom­biano en un even­tual esce­na­rio de diá­lo­gos con la FARC- EP Segun­da Mar­que­ta­lia?

J.S: Noso­tros no pode­mos con­di­cio­nar la carac­te­ri­za­ción del régi­men colom­biano para poder dia­lo­gar con sus repre­sen­tan­tes una sali­da nego­cia­da al con­flic­to, por­que un régi­men capi­ta­lis­ta y subor­di­na­do a Washing­ton como el colom­biano tie­ne una con­fi­gu­ra­ción his­tó­ri­ca que de nin­gu­na mane­ra va a variar­se antes de sen­tar­se a bus­car una sali­da nego­cia­da. Es más, cual­quier diá­lo­go hay que pre­sio­nar­lo con la lucha popu­lar como siem­pre ha sido, y nin­gún cam­bio de fon­do se va a dar sin que tam­bién la obli­gue el pue­blo en uni­dad y con la fuer­za con­tun­den­te para obli­gar­la. Si para algo ha ser­vi­do el recién frus­tra­do pro­ce­so de paz es para mos­trar, repi­to, que con esta oli­gar­quía nada está acor­da­do aun­que todo esté acor­da­do, y que jamás debe­mos con­fiar en la sim­ple pala­bra de un Esta­do tra­ga­ní­quel como el colom­biano, y que silen­ciar las armas y mucho menos entre­gar­las y ren­dir prin­ci­pios va a gene­rar las trans­for­ma­cio­nes que se nece­si­tan.

S.Y: En el “Mani­fies­to, mien­tras haya volun­tad de lucha, habrá espe­ran­za de ven­cer” (29-Agos-2019) les pro­pu­sie­ron al ELN una alian­za. ¿Qué res­pues­ta han reci­bi­do de esa orga­ni­za­ción insur­gen­te?

J.S: Tan­to para noso­tros como para el ELN la uni­dad es un pro­pó­si­to revo­lu­cio­na­rio por cuya con­cre­ción está­ba­mos tra­ba­jan­do des­de antes del Acuer­do de La Haba­na y aho­ra, con mayor razón lo segui­mos hacien­do. Unos y otros, así sea por sepa­ra­do, hemos tra­ba­ja­do tam­bién por la posi­bi­li­dad de una sali­da nego­cia­da al con­flic­to. Por ello, así como en su momen­to el ELN res­pal­dó el pro­ce­so de con­ver­sa­cio­nes de La Haba­na entre FARC y Gobierno y comen­zó a ade­lan­tar su pro­pio pro­ce­so, noso­tros tam­bién los res­pal­da­mos en ese inten­to apor­tan­do las expe­rien­cias posi­ti­vas y nega­ti­vas que que­da­ron del nues­tro. Somos orga­ni­za­cio­nes revo­lu­cio­na­rias her­ma­nas y como tales tra­ba­ja­mos en esos dos pro­pó­si­tos, qui­zás con visio­nes que tie­ne mati­ces, dife­ren­cias más de orden tác­ti­co que de cual­quier otro tipo y sabe­mos que es un deber per­sis­tir en la coor­di­na­ción, la con­ver­gen­cia y la uni­dad en todos los pla­nos. Tene­mos meca­nis­mos para ello y los esta­mos afi­nan­do y for­ta­le­cien­do

S.Y: ¿Cuál es el men­sa­je para la comu­ni­dad nacio­nal e inter­na­cio­nal que le apos­tó al pro­ce­so de paz y hoy ve el recru­de­ci­mien­to del con­flic­to en todas sus expre­sio­nes en el terri­to­rio colom­biano?

J.S: Mi men­sa­je es que la lucha por la paz hay que con­ti­nuar­la, pero tenien­do la cla­ri­dad que su con­quis­ta depen­de del derro­ca­mien­to del capi­ta­lis­mo. Fue­ra de ese esce­na­rio, es una ilu­sión. Cual­quier ini­cia­ti­va hacia ese pro­pó­si­to impli­ca tra­ba­jar en fun­ción de la revo­lu­ción socia­lis­ta.

Para alcan­zar la paz nos corres­pon­de seguir com­ba­tien­do con­tra el “con­sen­so de Washing­ton” y sus refle­jos; es decir con­tra el Nue­vo Con­sen­so Neo­li­be­ral sus valo­res emer­gen­tes que hoy se tra­du­cen en la regu­la­ción; en vez de meras pri­va­ti­za­cio­nes, la des­pri­va­ti­za­ción vía las alian­zas públi­co-pri­va­das; la inter­na­cio­na­li­za­ción con­tro­la­da (regu­la­da), antes que indis­cri­mi­na­da, etc.

Toda­vía la era del neo­li­be­ra­lis­mo des­re­gu­la­dor a loFried­man tie­ne sus secue­las que hay que com­ba­tir mien­tras nos orga­ni­za­mos y for­ta­le­ce­mos en la lucha con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo regu­la­dor a lo Hayek, sin per­der de vis­ta que será una lucha más enco­na­da y peli­gro­sa; una lucha con­tra un neo­li­be­ra­lis­mo con “más” Esta­do que pre­ten­de ser el que saque al capi­ta­lis­mo de su cri­sis estruc­tu­ral y sin res­pon­der en abso­lu­to por el holo­caus­to social que ha deja­do a su paso.

La lucha de los comu­nis­tas en el futu­ro inme­dia­to, en un mun­do tan nece­si­ta­do de la soli­da­ri­dad, del inter­na­cio­na­lis­mo y de los cam­bios que con­duz­can a la supera­ción de la lucha de cla­ses y de la explo­ta­ción, debe dar­se ele­van­do entre las mul­ti­tu­des la moral de com­ba­te y el opti­mis­mo en las uto­pías liber­ta­rias, sin arre­pen­ti­mien­tos ni clau­di­ca­cio­nes que son males que de una u otra for­ma nos han afec­ta­do a lo lar­go de nues­tra his­to­ria de resis­ten­cia y cons­truc­ción del socia­lis­mo, pero reafir­mán­do­nos en la cer­te­za de que nin­gu­na capi­tu­la­ción ha con­du­ci­do ni con­du­ci­rá jamás a la mate­ria­li­za­ción de la paz con jus­ti­cia social, solo posi­ble median­te la revo­lu­ción. Y qué mejor mane­ra de hacer­lo que con la lucha y en la lucha mis­ma, en el com­ba­te polí­ti­co, ideo­ló­gi­co, mili­tar y cul­tu­ral, sin olvi­dar aque­lla máxi­ma del gue­rri­lle­ro heroi­co, del Che Gue­va­ra que nos dice que: El socia­lis­mo eco­nó­mi­co sin la moral comu­nis­ta no me intere­sa. Lucha­mos con­tra la mise­ria, pero al mis­mo tiem­po lucha­mos con­tra la alie­na­ción”.

S.Y: Y por últi­mo; ¿La segun­da Mar­que­ta­lia tie­nen para Colom­bia una pro­pues­ta polí­ti­co-eco­nó­mi­ca para enfren­tar la actual cri­sis que se acre­cen­tó por el COVID-19? Y si la tie­nen ¿En qué con­sis­te?

J.S: Las FARC-EP, Segun­da Mar­que­ta­lia, obser­van el pro­ble­ma de la pan­de­mia de la COVID-19 como par­te de la cri­sis eco­nó­mi­ca y social neo­li­be­ral. Lo que ha hecho la pan­de­mia es agra­var esa cri­sis y poner al des­cu­bier­to las enor­mes falen­cias en mate­ria social que el capi­ta­lis­mo ha deja­do en el mun­do, colo­cán­do­nos de mane­ra fron­tal la evi­den­cia del sis­te­ma eco­nó­mi­co que ha pro­vo­ca­do la men­cio­na­da cri­sis eco­nó­mi­ca y social, y la nece­si­dad de supe­rar ese orden que ha pues­to en situa­cio­nes de pre­ca­ri­za­ción, vul­ne­ra­bi­li­dad e infor­ma­li­dad al grue­so de la pobla­ción tra­ba­ja­do­ra.

Los capi­ta­lis­tas ele­va­rán sus voces aten­tos más a la bol­sa que a la vida y pedi­rán refor­mas tri­bu­ta­rias, labo­ra­les y pen­sio­na­les regre­si­vas para ate­nuar los efec­tos que lesio­nen sus bol­si­llos y pre­ten­de­rán colo­car el peso de las pér­di­das oca­sio­na­das por la pan­de­mia sobre los hom­bros de los tra­ba­ja­do­res, de los asa­la­ria­dos y de los sec­to­res infor­ma­les de la pobla­ción. La sali­da que se plan­tea­rá el neo­li­be­ra­lis­mo es que las víc­ti­mas del mode­lo impe­ran­te sean quie­nes paguen los cos­tos de la cri­sis. Para noso­tros lo que se debe es apro­ve­char las cir­cuns­tan­cias para habi­li­tar espa­cios para la trans­gre­sión del orden socio­eco­nó­mi­co impe­ran­te, y al res­pec­to vol­ve­mos a una pro­pues­ta que ya había­mos hecho des­de que se ade­lan­ta­ban las con­ver­sa­cio­nes en La Haba­na, con­sis­ten­te en abrir­le paso al esta­ble­ci­mien­to de una ren­ta bási­ca de ciu­da­da­nía. Se tra­ta de des­ple­gar alter­na­ti­vas de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca y social que ofrez­can ins­tru­men­tos para enfren­tar la emer­gen­cia sani­ta­ria y al mis­mo tiem­po per­mi­tan supe­rar el orden eco­nó­mi­co y social.

La ren­ta bási­ca sería lo míni­mo para garan­ti­zar la exis­ten­cia de la gen­te otor­gan­do el dere­cho efec­ti­vo a un ingre­so de carác­ter indi­vi­dual e incon­di­cio­nal, uni­ver­sa­li­za­do que les per­mi­ta a las per­so­nas satis­fa­cer sus nece­si­da­des bási­cas y que se cal­cu­la­ría para ser tan alta como las fuer­zas pro­duc­ti­vas y dis­tri­bu­ti­vas de la socie­dad lo per­mi­tan, o tan baja como lo impon­gan las mis­mas.

Pero este es un tema algo com­ple­jo que reque­ri­ría otro momen­to para su expli­ca­ción. Lo con­cre­to aho­ra sería insis­tir en que la solu­ción a la cri­sis de la pan­de­mia es estruc­tu­ral. Impli­ca reto­mar el deba­te sobre la Refor­ma Rural Inte­gral, por ejem­plo, esta­ble­cien­do la hoja de ruta para la cons­truc­ción del Sis­te­ma de Garan­tía Pro­gre­si­va al Dere­cho a la Ali­men­ta­ción, sin más demo­ras, pues­to que la pan­de­mia que ha esta­do pre­sen­te des­de antes de la COVID-19 y que aho­ra con ésta se ha pro­fun­di­za­do es la del ham­bre.

Este es un asun­to de Esta­do por el que debe res­pon­der el Esta­do, pero con­sul­tan­do como nun­ca los intere­ses vita­les de las comu­ni­da­des y no los del empre­sa­ria­do y las trans­na­cio­na­les. Y esto no se resuel­ve con paños de agua tibia o abrien­do un hue­co para tapar otro a medias, como ha ocu­rri­do con deci­sio­nes mez­qui­nas del gobierno nacio­nal, como esa de tras­la­dar los recur­sos de la imple­men­ta­ción del Acuer­do de Paz a la “aten­ción” de la emer­gen­cia y a la pro­pa­gan­di­za­ción de la ima­gen pre­si­den­cial. Con esto lo que se obser­va es que has­ta la pan­de­mia es toma­da como excu­sa para seguir hacien­do pol­vo las tri­zas del Acuer­do de Paz. Esto es tan per­ver­so como la deci­sión de apro­ve­char la excu­sa de la pan­de­mia para pro­fe­rir decre­tos regre­si­vos de refor­ma pen­sio­nal, labo­ral, edu­ca­ti­va, de la salud, entre otras a las que hay que poner­les freno aun­que nos car­gue el coro­na­vi­rus.

S.Y: ¿Cuen­tan uste­des con medi­das de Bio­se­gu­ri­dad para sus cam­pa­men­tos y las comu­ni­da­des en los terri­to­rios don­de ope­ran?

J.S: Hay medi­das inter­nas en los cam­pa­men­tos, por­que las medi­das en las comu­ni­da­des las deben tomar las pro­pias comu­ni­da­des y noso­tros aco­ger­nos a ellas, y no como se dice en las cam­pa­ñas con­tra­in­sur­gen­tes mediá­ti­cas que la gue­rri­lla impu­so nor­mas de ais­la­mien­to social que cuan­do no se cum­plen se apli­ca la pena de muer­te. Esto no es cier­to.

Des­de los tiem­pos del Plan Patrio­ta en los cam­pa­men­tos no se reci­be pobla­ción civil y cual­quier encuen­tro se hace fue­ra de los mis­mos. Enton­ces lo que hace­mos es con­tro­lar las reme­sas y obje­tos que lle­gan de fue­ra qui­zás inten­si­fi­can­do un poco más lo que ya esta­ba esta­ble­ci­do para con­trol de segu­ri­dad. Cuan­do se reci­ben obje­tos, víve­res, inten­den­cia, etc., lo que se hace es que un equi­po de per­so­nas se dedi­can a eso, lim­pian­do, desin­fec­tan­do y aso­lean­do por dos o más días esos mate­ria­les y se los deja por tiem­po de 15 días fue­ra has­ta cuan­do se reci­ben. Igual ocu­rre con las comi­sio­nes de gue­rri­lle­ros. Cada una per­ma­ne­ce en su sitio, y si por X o Y razón a alguien le toca salir, cuan­do regre­sa le corres­pon­de pasar el con­trol de los 15 días en luga­res habi­li­ta­dos para eso, etc. Tam­bién se apli­can las medias del aseo de manos, cara, uso de tapa­bo­cas y demás pro­ce­di­mien­tos reco­men­da­dos por los médi­cos. En cada cam­pa­men­to, tam­bién, hay los medi­ca­men­tos que has­ta el momen­to han reco­men­da­do los espe­cia­lis­tas, boti­qui­nes con war­fa­ri­na, vita­mi­na K, otros anti­coa­gu­lan­tes, ibu­pro­feno y otros vaso cons­tric­to­res, ace­ta­mi­no­fén, aspi­ri­na, lora­ta­di­na, cor­ti­coi­des, des­in­fla­ma­to­rios y anti­bió­ti­cos para la bron­co­neu­mo­nía y esas cosas. Y sobre todo está la dis­ci­pli­na de la gen­te y los médi­cos.

Fuen­te: www​.alca​ra​jo​.org

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Una respuesta

  1. Pingback: “El Acuerdo de Paz está vuelto trizas, pero eso va más allá del papel jugado por el uribismo y el Centro Democrático” Jesús Santrich – Sasha Yumbila Paz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *