Esta­dos Uni­dos. Millo­nes pedi­mos jus­ti­cia para Eli­jah McClain

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de julio de 2020.

El 24 de agos­to de 2019, el joven negro Eli­jah McClain esta­ba escu­chan­do músi­ca mien­tras cami­na­ba a su casa en Auro­ra, Colo­ra­do des­pués de haber ido a com­prar un té hela­do para su her­mano. Por ser ané­mi­co, usa­ba una más­ca­ra de esquí para man­te­ner su ros­tro calien­te mien­tras cami­na­ba.

Eli­ja era un masa­jis­ta muy apre­cia­do por sus clien­tes, quie­nes lo des­cri­ben como apa­ci­ble, gen­til, excén­tri­co, atlé­ti­co, espi­ri­tual, diver­ti­do, dul­ce, puro, una luz en la oscu­ri­dad. Tenía 23 años pero se veía más joven por­que sólo medía 171 cm de altu­ra y pesa­ba 63 kilos. Según su mamá, había sido un niño res­pon­sa­ble y curio­so que se vol­vió vege­ta­riano para ser más salu­da­ble. “Era capaz de ins­pi­rar al alma más tene­bro­so,” dijo.

A Eli­jah le encan­ta­ba tocar el vio­lín y solía ir a tocar para los ani­ma­les que espe­ra­ban adop­ción en un refu­gio “para que no se sin­tie­ran tan soli­tos”.

Al acer­car­se a su casa en el subur­bio de Den­ver, el joven sin arma fue dete­ni­do por tres poli­cías envia­dos a inves­ti­gar­lo des­pués de que una per­so­na repor­tó a alguien sos­pe­cho­so cami­nan­do en la calle con más­ca­ra de esquí. La mis­ma per­so­na espe­ci­fi­có duran­te la lla­ma­da que no pen­sa­ba que esta­ba arma­do, ni que había come­ti­do un deli­to.

Eli­jah inten­tó seguir cami­nan­do, ase­gu­ran­do a los poli­cías que él no había hecho nada mal. “Aquí está mi licen­cia. Esta es mi casa. Sólo iba a mi casa. Yo no peleo con nadie. No hago este tipo de cosas”.

Las tres cáma­ras cor­po­ra­les de los poli­cías fue­ron des­co­nec­ta­das “por acci­den­te”, pero se logra ver las imá­ge­nes de una. Según éstas, los for­ni­dos poli­cías Nathan Wood­yard, Jason Rosen­blatt and Randy Roe­de­ma taclea­ron al peque­ño Eli­jah, y mien­tras esta­ba en el sue­lo Wood­yard le apli­có un lla­ve estran­gu­la­dor que impi­de que la san­gre lle­gue al cere­bro.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es justice-for-elijah-mcclain-imagen-brian-carlson.jpg

“Déjen­me ir. Soy intro­ver­ti­do. Por favor, res­pe­ten los lími­tes que pon­go”, gri­tó Eli­jah. “No pue­do res­pi­rar. ¿Por qué me ata­can? Soy intro­ver­ti­do. Soy dife­ren­te. Ni siquie­ra mato mos­cas. No como car­ne, pero no juz­go a las per­so­nas que lo hacen”.

Wood­yard le dijo: “No te mue­vas. Si te mue­ves de nue­vo, lla­ma­ré a un perro para que te muer­da”.

Al estar asfi­xia­do, Eli­jah per­dió la cons­cien­cia dos veces y vomi­tó. Lue­go pidió per­dón por haber vomi­ta­do. “Lo sien­to. Lo sien­to.”

Cuan­do lle­ga­ron los para­mé­di­cos, admi­nis­tra­ron una dosis de keta­mi­na sufi­cien­te para una per­so­na de 136 kilos al ya incons­cien­te Eli­jah para “sedar­lo”.

Eli­jah sufrió un paro car­día­co de camino al hos­pi­tal y fue decla­ra­do con muer­te cere­bral el 27 de agos­to. Fue reti­ra­do del sopor­te vital tres días des­pués.

Al inten­tar jus­ti­fi­car sus accio­nes, los poli­cías min­tie­ron, dicien­do que Eli­ja pesa­ba 99 kilos y que había inten­ta­do aga­rrar el revol­ver de Wood­yard.

El foren­se del Con­da­do de Adams, anun­ció a prin­ci­pios de noviem­bre de 2019 que no esta­ba cla­ro si su muer­te había sido un acci­den­te, un homi­ci­dio rela­cio­na­do con la reten­ción caro­ti­dea o el resul­ta­do de cau­sas natu­ra­les. El foren­se enume­ró la cau­sa de muer­te de McClain como “inde­ter­mi­na­da”. ¿¡Un acci­den­te?! ¿¡Cau­sas natu­ra­les?! ¿¡Inde­ter­mi­na­da??

Los tres ofi­cia­les fue­ron sus­pen­di­dos con suel­do mien­tras el ase­si­na­to fue inves­ti­ga­do por la poli­cía de Den­ver y Auro­ra, y tam­bién por la Ofi­ci­na del Fis­cal de Dis­tri­to. Aho­ra los tres se han vuel­to a tra­ba­jar, pero supues­ta­men­te, no en la calle.

El Fis­cal Dave Young apo­ya a los tres poli­cías cien por cien­to. A pesar de que el video del cri­men se hizo públi­co, dijo que no pudo encon­trar prue­bas indis­cu­ti­bles de que los agen­tes de Auro­ra u otros usa­ron fuer­za “injus­ti­fi­ca­da”.

Des­pués de la decla­ra­ción de Young, hubo pro­tes­tas loca­les, pero el caso no atra­jo mucha aten­ción nacio­nal o inter­na­cio­nal. Sin embar­go, a casi un año des­pués de su muer­te, el nom­bre de Eli­jah McClain aho­ra está en los titu­la­res.

Este junio, más de 3,621,180 millo­nes de per­so­nas fir­ma­ron una peti­ción de Chan​ge​.Org exi­gien­do jus­ti­cia para él. Con las pro­tes­tas glo­ba­les con­tra los ase­si­na­tos de Geor­ge Floyd, Ahmaud Arbery, Breon­na Tay­lor y Rayshard Brooks, la fami­lia de Eli­jah McClain se une al lla­ma­do por jus­ti­cia y exi­ge que los ofi­cia­les invo­lu­cra­dos en su caso –Nathan Wood­yard, Jason Rosen­blatt y Randy Roe­de­ma– sean acu­sa­dos for­mal­men­te de su muer­te. El gober­na­dor de Colo­ra­do Jared Polis aho­ra pide una inves­ti­ga­ción.

El sába­do 27 de junio, músi­cos de todas par­tes de Esta­dos Uni­dos lle­ga­ron a Auro­ra para una Vigi­lia de Vio­lín y pro­tes­ta pací­fi­ca exi­gien­do jus­ti­cia para Eli­jah. Mien­tras toca­ban, la poli­cía anti­mo­ti­nes ata­có a las fami­lias y sim­pa­ti­zan­tes con espray de pimien­ta. Los músi­cos auda­ces siguie­ron tocan­do.

Digan su nom­bre. ¡ELIJAH McCLAIN!

Ima­gen: Brian Carl­son

Infor­ma­ción reco­pi­la­da por Caro­li­na Sal­da­ña.

Fuen­tes: Den­ver Post, Red­dit, Daily Mail. Tele­mun­do Den­ver

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *