Esta­dos Uni­dos. Entre la pan­de­mia y una eco­no­mía ero­sio­na­da

Por Ivet­te Fer­nán­dez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de julio de 2020.

La pan­de­mia de la Covid-19 lle­gó a Esta­dos Uni­dos con fuer­za demo­le­do­ra, en medio de la expan­sión más lar­ga de su his­to­ria moder­na con 126 meses de cre­ci­mien­to inin­te­rrum­pi­do, algo de lo que se vana­glo­ria­ba el pre­si­den­te Donald Trump en las redes socia­les.

El gigan­te nor­te­ño pasó de un vati­ci­nio de cre­ci­mien­to de 1,6 por cien­to para este año, rea­li­za­do en enero pasa­do por el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI), a uno que pre­vé una caí­da de ocho por cien­to, según indi­có el más recien­te balan­ce del orga­nis­mo.

Y lo peor, se augu­ra que la recu­pe­ra­ción será len­ta y ni siquie­ra en 2021, año en el que se espe­ra una caí­da de 4,5 por cien­to, ter­mi­na­rá la mala racha.

El FMI con­clu­yó, enton­ces, que para Esta­dos Uni­dos la pan­de­mia entra­ña­rá la peor cri­sis des­de la Gran Depre­sión de 1929. Uno de los fac­to­res usual­men­te emplea­dos para medir la salud de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se, el empleo, fue uno de los que más sufrió en el pri­mer semes­tre de este año.

A fina­les de abril, el Depar­ta­men­to de Tra­ba­jo divul­gó que solo en una sema­na de ese mes se pre­sen­ta­ron 3,8 millo­nes de soli­ci­tu­des nue­vas para acce­der a bene­fi­cios para des­em­plea­dos, lo cual ele­vó a 30,3 millo­nes el recuen­to de per­so­nas que habían per­di­do su tra­ba­jo en solo seis sema­nas.

El ace­le­ra­do aumen­to del des­em­pleo resul­tó abru­ma­dor cuan­do se con­tras­ta con la tasa de 3,5 por cien­to logra­da al cie­rre de 2019, el núme­ro más bajo en medio siglo.

En suma, al cie­rre del pri­mer tri­mes­tre, el Depar­ta­men­to de Comer­cio de ese país reco­no­ció que, com­pa­ra­do con el mis­mo perio­do del año ante­rior, la con­trac­ción fue de 4,8 por cien­to. Pero, ¿qué con­du­jo a una eco­no­mía apa­ren­te­men­te tan sóli­da a expe­ri­men­tar unos per­jui­cios tan des­co­mu­na­les en poquí­si­mas sema­nas?

Según el cate­drá­ti­co James Gal­braith, esto es señal de que la for­ta­le­za eco­nó­mi­ca de la más pode­ro­sa nación del mun­do no pasa de ser un eufe­mis­mo.

En entre­vis­ta con­ce­di­da a la cade­na BBC Mun­do, el pro­fe­sor de la Escue­la de Asun­tos Públi­cos Lyn­don B. John­son de la Uni­ver­si­dad de Texas, sos­tu­vo que la eco­no­mía de Esta­dos Uni­dos es un cas­ti­llo de nai­pes que se derrum­bó con la pan­de­mia.

‘No vere­mos una recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca rápi­da por­que los pro­ble­mas de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se son estruc­tu­ra­les’, opi­nó.

Así, Gal­braith con­si­de­ró que una vuel­ta a la nor­ma­li­dad será len­ta y ello depen­de­rá de la capa­ci­dad del país para crear nue­vos empleos y en aque­llos cam­bios que se orien­ten en el ámbi­to de la pro­duc­ción y de la deman­da glo­bal de pro­duc­tos.

Unos de los aspec­tos que más debi­li­ta a Esta­dos Uni­dos, argu­yó, es la deu­da.

A futu­ro, ‘las deu­das per­so­na­les como la hipo­te­ca, la ren­ta, los ser­vi­cios bási­cos o la edu­ca­ción, segui­rán esca­lan­do’, advir­tió ade­más.

En este ámbi­to coin­ci­den las teo­rías de Gal­braith y el Pre­mio Nobel de Eco­no­mía Joseph Sti­glitz. A jui­cio de este últi­mo, la cri­sis finan­cie­ra de 2008 demos­tró que la apa­ren­te pros­pe­ri­dad nor­te­ame­ri­ca­na era un cas­ti­llo de nai­pes, o más exac­ta­men­te, una mon­ta­ña de deu­das.

Ade­más de opi­nar que el cre­ci­mien­to pre­vio a la cri­sis de 2008 no era sos­te­ni­ble, el exper­to reve­ló que la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se se ralen­ti­zó en torno a 1980, el aumen­to de ingre­sos se fre­nó y en muchos casos deca­yó.

Entre 1947 y 1980 el país del nor­te cre­ció a una tasa anual del 3,7 por cien­to, pero des­de 1980 a 2017, el pro­me­dio de cre­ci­mien­to fue de 2,7 por cien­to, lo que repre­sen­ta una baja de apro­xi­ma­da­men­te 30 por cien­to, dijo.

Aún cuan­do reco­no­ció que las polí­ti­cas mone­ta­rias podrían brin­dar algún tipo de ali­vio a la situa­ción, esti­mó que la mis­ma deu­da que ero­sio­na los cimien­tos de la eco­no­mía esta­dou­ni­den­se, obs­ta­cu­li­za­rán el estí­mu­lo fis­cal nece­sa­rio.

En medio de este esce­na­rio, un aná­li­sis del ban­co Mor­gan Stan­ley vati­ci­nó que, en caso de que la eco­no­mía crez­ca en mediano pla­zo en el entorno del 1,7 por cien­to, la deu­da públi­ca será del 126 por cien­to del Pro­duc­to Interno Bru­to (PIB) para 2025, mien­tras que si se expan­de un pun­to por­cen­tual, la deu­da lle­ga­rá has­ta el 167 por cien­to del PIB duran­te el pró­xi­mo lus­tro.

La Ofi­ci­na de Pre­su­pues­to del Con­gre­so de Esta­dos Uni­dos divul­gó, por su par­te, que la deu­da alcan­za­rá el 101 por cien­to del PIB al fina­li­zar el pre­sen­te año fis­cal en sep­tiem­bre pró­xi­mo.

Si nos guia­mos por estos núme­ros, el futu­ro es, cuan­to menos, labe­rín­ti­co.

Así lo cree el ana­lis­ta cubano del Cen­tro de Inves­ti­ga­cio­nes de la Eco­no­mía Mun­dial, Faus­tino Coba­rru­bia.

De acuer­do con el jefe del Depar­ta­men­to de Comer­cio Inter­na­cio­nal e Inte­gra­ción de esa enti­dad, el pro­ble­ma más gra­ve es la can­ti­dad de deu­da cor­po­ra­ti­va que allí se acu­mu­la, la cual supera los 15 billo­nes (un millón de millo­nes) de dóla­res, alre­de­dor del 74 por cien­to del PIB del país.

Las tasas más bajas de prés­ta­mo ‑refi­rió- podrían per­mi­tir a las empre­sas con una gran car­ga de deu­da res­pi­rar un poco, por­que les resul­ta­rá más bara­to refi­nan­ciar­las.

Pero, a jui­cio de Coba­rru­bia, esto tie­ne dos con­se­cuen­cias muy noci­vas.

La pri­me­ra, dijo, es que la enor­me liqui­dez exis­ten­te hace que muchas empre­sas gran­des se pue­dan endeu­dar muy bara­to y así com­prar a sus riva­les en con­di­cio­nes favo­ra­bles, crean­do oli­go­po­lios y minan­do la com­pe­ten­cia, y la segun­da es que se gene­re una enor­me ola espe­cu­la­ti­va, fac­tor que dio ori­gen a la ante­rior cri­sis.

El incre­men­to de las deu­das, omni­pre­sen­tes en la socie­dad esta­dou­ni­den­se, no solo reve­la que el carác­ter espe­cu­la­ti­vo de la eco­no­mía con­vier­te su supues­ta soli­dez en un espe­jis­mo, sino que obli­ga a tomar medi­das sobre un terreno poco fir­me.

Si a esta carac­te­rís­ti­ca se le suma el mal mane­jo de la cri­sis sani­ta­ria por el gobierno de ese país, ya no pare­ce tan des­ca­be­lla­da la posi­bi­li­dad de una deba­cle eco­nó­mi­ca.

Pero, si la teo­ría de que la pri­me­ra eco­no­mía del mun­do pudie­ra ver­se tan gra­ve­men­te afec­ta­da era insos­pe­cha­da a prin­ci­pios de este año, hubie­ra resul­ta­do casi increí­ble que con su supues­ta for­ta­le­za no pudie­ra hacer fren­te a una pan­de­mia cau­san­te de cer­ca de 143 mil muer­tes y cua­tro millo­nes de con­ta­gios.

Fuen­te: Pren­sa Lati­na

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *