Esta­dos Uni­dos lan­za una recom­pen­sa por el pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia de Vene­zue­la – La otra Andalucía

Mai­kel Moreno, pre­si­den­te del TSJ vene­zo­lano. Foto: AFP 

El gobierno de Donald Trump ha ofre­ci­do una recom­pen­sa de 5 millo­nes de dóla­res “por infor­ma­ción que lle­ve a la deten­ción o enjui­cia­mien­to” de Mai­kel Moreno, actual pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supre­mo de Jus­ti­cia (TSJ) de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Venezuela.

Se tra­ta de un nue­vo capí­tu­lo de
la gue­rra mul­ti­di­men­sio­nal de Esta­dos Uni­dos con­tra Vene­zue­la, en espe­cí­fi­co de
la judi­cia­li­za­ción y per­se­cu­ción jurí­di­ca-poli­cial de carác­ter impe­rial, que
plan­tea un esce­na­rio de ter­ce­ri­za­ción por par­te de Washing­ton para lograr sus
obje­ti­vos de aba­tir al gobierno de Nico­lás Madu­ro, entre otras tácticas.

En su cuen­ta Twit­ter, el
secre­ta­rio de Esta­do Mike Pom­peo escri­bió que Moreno
“usó su posi­ción de auto­ri­dad para ganan­cia per­so­nal, acep­tó sobor­nos para
influir en los resul­ta­dos de algu­nos casos cri­mi­na­les en Vene­zue­la. Con el
anun­cio de hoy esta­mos envian­do un men­sa­je cla­ro: Esta­dos Uni­dos está en contra
de la corrupción”.

El anun­cio de la recompensa
tam­bién men­cio­na a la espo­sa del pre­si­den­te del TSJ, Debo­ra Sacha Menicucci
Anzo­la, como par­te de la recom­pen­sa millonaria.

Las auto­ri­da­des de Washington
ale­gan que Moreno y su espo­sa for­man par­te de redes inter­na­cio­na­les de
corrup­ción y cri­men orga­ni­za­do, suman­do su nom­bre al de otros altos
fun­cio­na­rios de Vene­zue­la por los que ofre­ce recom­pen­sas de mon­to similar,
entre ellos el pro­pio pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro y el pre­si­den­te de la Asamblea
Nacio­nal Cons­ti­tu­yen­te Dios­da­do Cabello.

Asi­mis­mo el Depar­ta­men­to de
Esta­do dice en el comu­ni­ca­do que duran­te los últi­mos años, el pre­si­den­te del
TSJ habría reci­bi­do sobor­nos en metá­li­co o pro­pie­da­des a cam­bio de decisiones
judiciales.

Moreno ha esta­do en el ojo del
hura­cán polí­ti­co-mediá­ti­co que la Admi­nis­tra­ción Trump pro­mue­ve lue­go de que el
TSJ sen­ten­cia­ra a favor de la peti­cio­nes de remo­ver el lide­raz­go de algunos
par­ti­dos de opo­si­ción y con­vo­car jun­tas ad hoc, soli­ci­tud hecha por
gru­pos de polí­ti­cos anti­cha­vis­tas de sus res­pec­ti­vos par­ti­dos que decidieron
par­ti­ci­par en las pró­xi­mas elec­cio­nes, sien­do cohi­bi­dos por los dirigentes
his­tó­ri­cos de la oposición.

Antes de ejer­cer la máxima
fun­ción del TSJ, Moreno había fun­gi­do como pre­si­den­te de la Sala de Casación
Penal de la ins­ti­tu­ción judi­cial venezolana.

Moreno, de 51 años y naci­do en
El Tigre (esta­do Anzoá­te­gui), es un abo­ga­do egre­sa­do en 1995 de la Universidad
San­ta María, casa de estu­dios pri­va­da don­de tam­bién obtu­vo su doc­to­ra­do en
Dere­cho Cons­ti­tu­cio­nal en el año 2014. Y no es la pri­me­ra vez que obtie­ne la
aten­ción estadounidense.

Como pre­si­den­te de la Sala de
Casa­ción Penal del TSJ rati­fi­có la con­de­na a Leo­pol­do López de 13 años, 9 meses
y 7 días, lue­go de que decla­ra­ra inad­mi­si­ble el recur­so de ape­la­ción por parte
de la defensa.

Pero antes, en 2004, participó
como Juez 34º de Con­trol y Pre­si­den­te de la Sala Sép­ti­ma de Ape­la­cio­nes en la
inves­ti­ga­ción del ase­si­na­to del fis­cal Dani­lo Ander­son y estu­vo encar­ga­do de
dic­tar la pri­va­ti­va de liber­tad al comi­sa­rio Iván Simo­no­vis, acu­sa­do de ser
res­pon­sa­ble de los hechos poli­cia­les en el cono­ci­do tiro­teo en Puen­te Llaguno
duran­te aque­lla tar­de del 11 de abril de 2002.

Pero Esta­dos Uni­dos esca­ló sobre
la figu­ra del pre­si­den­te del TSJ para con­ver­tir­lo, sin prue­bas y ad
homi­nem
, en un fugi­ti­vo como si se tra­ta­ra de un ban­di­do o indio insurrecto
del Vie­jo Oes­te en el siglo XIX.

Moreno res­pon­dió ante la nueva
ofen­si­va median­te un comu­ni­ca­do en el
que

“rati­fi­có su auto­no­mía y la del Poder Judicial,
ante cual­quier pre­ten­sión inje­ren­cis­ta que bus­que ame­dren­tar y des­viar el rumbo
de la admi­nis­tra­ción de jus­ti­cia, la cual se rige de for­ma estric­ta en los
pos­tu­la­dos esta­ble­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción y leyes nacionales”.

La máxi­ma auto­ri­dad judi­cial del
país cali­fi­có de “cobar­des e infun­da­das” las acu­sa­cio­nes del gobierno
esta­dou­ni­den­se, y “reite­ro que el Poder Judi­cial vene­zo­lano no acep­ta tutelaje
alguno de nin­gún gobierno extran­je­ro, en nues­tro país nos debe­mos a la
Cons­ti­tu­ción, a las leyes y al pueblo”.

El gobierno de Nicolás
Madu­ro, median­te el can­ci­ller Jor­ge Arrea­za,
reafir­mó su apo­yo a Mai­kel Moreno y su espo­sa en esta eta­pa de per­se­cu­ción y
gol­pis­mo con­ti­nua­do, que apun­ta direc­ta­men­te a las cabe­zas de la
ins­ti­tu­cio­na­li­dad vene­zo­la­na con el afán anti­cha­vis­ta de pro­du­cir un cam­bio de
régimen.

Por otro lado, la tercerización
del con­flic­to vene­zo­lano por par­te del gobierno de Donald Trump albo­ro­ta el
esce­na­rio que tra­jo con­si­go la falli­da “Ope­ra­ción Gedeón” a
prin­ci­pios de mayo pasa­do, en el que un gru­po mer­ce­na­rio lide­ra­do por la
con­tra­tis­ta Sil­ver­corp, de Jor­dan Gou­dreau, inten­tó incur­sio­nar con poder de
fue­go en terri­to­rio vene­zo­lano con el fin de lograr obte­ner la cabe­za del
pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro y de los líde­res polí­ti­cos e ins­ti­tu­cio­na­les del
cha­vis­mo reque­ri­dos por la jus­ti­cia estadounidense.

La arti­lle­ría angloimperial
con­tra las ins­ti­tu­cio­nes vene­zo­la­nas con­ti­núa, bajo dife­ren­tes flan­cos y
méto­dos, pero siem­pre con un úni­co obje­ti­vo hege­mó­ni­co: soca­var las bases
fun­da­men­ta­les de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, de cuya cadena
pro­tec­to­ra el poder judi­cial es un esla­bón elemental.

Por Misión Verdad.

Latest posts by Simón Cano (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *