Boli­via. Ante pos­ter­ga­ción de elec­cio­nes: el rei­no del miedo

Por Cami­lo Cata­ri, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 23 de julio de 2020

El mie­do, nue­va­men­te, reco­rre por el terri­to­rio boli­viano y se impo­ne como rec­tor de la con­di­ción huma­na, no es un fenó­meno nue­vo, des­de los pri­me­ros días del hom­bre sobre la tie­rra, el temor ha sido par­te de la his­to­ria de la humanidad.

El pre­si­den­te del Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral pare­ce haber cedi­do al mie­do que ha pre­sio­na­do su con­cien­cia y en esa medi­da está pen­sa­do en su segu­ri­dad per­so­nal y dejan­do el futu­ro del país a la deri­va. No pode­mos espe­rar otra acti­tud de los eter­nos buró­cra­tas con­si­de­ra­dos como “nota­bles” cuan­do sim­ple­men­te son engra­na­jes de la maqui­na­ria que repro­du­ce la muer­te, por las ambi­cio­nes per­so­na­les. El Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral se encuen­tra en esta dis­yun­ti­va, devol­ver la demo­cra­cia al pue­blo o man­te­ner el saqueo del país, pre­sio­na­do por las ame­na­zas y el miedo.

La rup­tu­ra del mie­do ha ser­vi­do para que ple­be­yos des­tro­nen a las noble­zas euro­peas, la rup­tu­ra del mie­do ha ser­vi­do para que en Boli­via se recu­pe­re la demo­cra­cia, arre­ba­ta­da por las dic­ta­du­ras, Domi­ti­la Barrios es la antí­po­da de Sal­va­dor Rome­ro, la pri­me­ra una mujer de inmen­so cora­je que superan­do el mie­do de sus com­pa­ñe­ros mine­ros, supo asu­mir una con­duc­ta que derro­tó a la dic­ta­du­ra ban­ze­ris­ta. Esta­mos cla­ros que una acti­tud indi­vi­dual no es la que mue­ve la his­to­ria, pero es la “chis­pa que encien­de la pradera”.

Tene­mos fun­da­dos argu­men­tos para sos­te­ner que Sal­va­dor Rome­ro, per­te­ne­ce a la inte­li­gen­tsia libe­ral-oli­gar­qui­ca y actúa en con­se­cuen­cia, no tie­ne por qué “arries­gar el pelle­jo” en recu­pe­rar una demo­cra­cia, como teo­ría, que sólo es par­te de su capi­tal social indi­vi­dual. Nin­gún capi­ta­lis­ta arries­ga lo que le per­mi­te su reproducción.

El pue­blo demo­crá­ti­co y popu­lar, acep­tó los tér­mi­nos del lla­ma­do “acuer­do de paci­fi­ca­ción” cre­yó, una vez más, en la pala­bra de una eli­te con­ser­va­do­ra y racis­ta; y como siem­pre este pac­to fue trai­cio­na­do.
La lucha del pue­blo ya no es sim­ple­men­te por recu­pe­rar la demo­cra­cia, sino por recu­pe­rar el Esta­do, que ha sido vacia­do y des­man­te­la­do como pro­tec­tor de la pobla­ción. Todos los dere­chos han sido anu­la­dos y el dere­cho a la vida ha sido reem­pla­zo por la obli­ga­ción de la muerte.

Los gran­des pro­ble­mas que aque­jan a la huma­ni­dad, pre­ci­san de pue­blos deci­di­dos a salir ade­lan­te, tene­mos ejem­plos his­tó­ri­cos como Viet Nam, Arge­lia, Japón, que han sabi­do estar a la altu­ra de su des­tino. Boli­via hoy se deba­te en esa encru­ci­ja­da his­tó­ri­ca de cons­truir un futu­ro o que­dar­se sumi­do en el temor, la incer­ti­dum­bre y un futu­ro ya hipo­te­ca­do por un clan clep­to­crá­ti­co que se adue­ñó del gobierno.

La cul­tu­ra de la vida es pacien­te, pero tie­ne un lími­te, el momen­to que vivi­mos requie­re mucha sere­ni­dad para vis­lum­brar un futu­ro que des­pe­je la nie­bla que no per­mi­te ver con cla­ri­dad el peli­gro que se cier­ne sobre las con­quis­tas demo­crá­ti­cas, y la super­vi­ven­cia del mis­mo Estado.

¿Será que el mie­do ten­ga la fuer­za para domi­nar, el retorno anun­cia­do por Tupak Katari?

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *