Argen­ti­na. Sigue des­apa­re­ci­do Facun­do Cas­tro: Un perro ubi­có el ras­tro del joven en uno de los vehícu­los secuestrados

Por Adria­na Meyer, 22 julio de 2020.

La pale­ta del cie­rre halla­da, que se podía corres­pon­der a la mochi­la Wil­son de Facun­do, en reali­dad per­te­ne­cía a otra mochi­la. Había sido encon­tra­da por un perro adies­tra­do, que fue uti­li­za­do en el alla­na­mien­to a pedi­do de la familia.

Yatel, el pastor alemán adiestrado por el trainer Marcos Darío Herrero.

Yatel, el pas­tor ale­mán adies­tra­do por el trai­ner Mar­cos Darío Herrero. 

El hallaz­go de la pale­ta del cie­rre de una mochi­la Wil­son, como la que tenía pues­ta Facun­do Astu­di­llo Cas­tro cuan­do des­apa­re­ció, lle­vó a los inves­ti­ga­do­res que alla­na­ron esta maña­na la comi­sa­ría de Mayor Bura­to­vich a pen­sar ini­cial­men­te que podría corres­pon­der a un ras­tro del joven. Pero la posi­bi­li­dad se disol­vió pocas horas des­pués, cuan­do se veri­fi­có que en reali­dad el ele­men­to halla­do podría corres­pon­der a otra mochi­la Wil­son de un emplea­do de la comi­sa­ría.

A 80 días de la des­apa­ri­ción del joven oriun­do de Pedro Luro, el falli­do des­cu­bri­mien­to suce­dió duran­te el ope­ra­ti­vo que hoy tem­prano reali­zó la Poli­cía Fede­ral con la inter­ven­ción de Mar­cos Darío Herre­ro como peri­to de par­te de la fami­lia Cas­tro. Herre­ro lle­vó a su perro adies­tra­do para la bús­que­da de rastros.

Ter­mi­na­do el ope­ra­ti­vo, fuen­tes poli­cia­les ase­gu­ra­ron que el peri­ta­je dio resul­ta­do nega­ti­vo ya que no se logra­ron levan­tar ras­tros de inte­rés para la cau­sa. «Los perros no regis­tra­ron nin­gún ras­tro bio­mé­tri­co que haya dado posi­ti­vo en el mar­co de la dili­gen­cia orde­na­da por la Jus­ti­cia Fede­ral. No se ha detec­ta­do nin­gún ras­tro», expre­só una fuen­te con­sul­ta­da por Télam.

En tan­to, en la cau­sa siguen decla­ran­do tes­ti­gos de gran valor para la que­re­lla de los fami­lia­res en el sen­ti­do de que cada vez están más impli­ca­dos los uni­for­ma­dos de Villa­rino. Uno de los abo­ga­dos denun­ció que «están sien­do ame­na­za­dos y per­se­gui­dos por la poli­cía de la pro­vin­cia de Bue­nos Aires». Lean­dro Apa­ri­cio pidió a las máxi­mas auto­ri­da­des que inter­ven­gan para que «cese el ame­dren­ta­mien­to de las per­so­nas que están dan­do su testimonio».

La jue­za fede­ral María Gabrie­la Marrón había orde­na­do a fuer­zas de segu­ri­dad y fun­cio­na­rios rea­li­zar un nue­vo «alla­na­mien­to y regis­tro de la sub­es­ta­ción poli­cíal comu­nal Mayor Bura­to­vich a fin de incau­tar los ele­men­tos que pue­dan con­te­ner regis­tros bio­mé­tri­cos» del des­apa­re­ci­do Facun­do Astu­di­llo Cas­tro.

Esta medi­da se con­cre­tó varias sema­nas des­pués de haber sido pedi­da por los letra­dos que asis­ten a Cris­ti­na Cas­tro, la madre de Facun­do, que hoy estu­vo en el procedimiento.

El 14 de julio la que­re­lla par­ti­cu­lar reite­ró la incor­po­ra­ción del peri­to Herre­ro y soli­ci­tó que se dis­pon­ga la rea­li­za­ción de un alla­na­mien­to a la Comi­sa­ría de Mayor Bura­to­vich para obte­ner el levan­ta­mien­to de hue­llas o ras­tros de ADN, y para veri­fi­car si exis­ten regis­tros bio­mé­tri­cos de la víctima.

Tras el ope­ra­ti­vo, el adies­tra­dor Herre­ro dijo a la pren­sa que «se hizo un tra­ba­jo sobre un perí­me­tro en la par­te de afue­ra (de la sec­cio­nal) y lue­go pasa­mos a perí­me­tros inter­nos». «Me lla­mó la aten­ción un hecho y por eso tra­ba­ja­mos en un perí­me­tro, aun­que final­men­te dio nega­ti­vo», dijo el exper­to, quien agre­gó que «no se encon­tró nin­gún ras­tro o esen­cia de la per­so­na de Facundo».

Los abo­ga­dos de la fami­lia sos­tie­nen que a Cas­tro, lue­go de dete­ner­lo en la ruta 3 –cer­ca de las 10 de la maña­na del 30 de abril – , lo lle­va­ron a esa depen­den­cia de la Bonae­ren­se, algo que los dos poli­cías no habían men­cio­na­do en sus decla­ra­cio­nes. Por el con­tra­rio, dije­ron que lo deja­ron seguir, que labra­ron el acta en la mis­ma ruta.

Al pare­cer, en la depen­den­cia poli­cial le dije­ron que se vol­vie­ra a su ciu­dad, Pedro Luro. Facun­do no les hizo caso y empren­dió via­je hacia la loca­li­dad de Asca­su­bi, y fue así como un segun­do encuen­tro con poli­cías habría deri­va­do en una gol­pi­za y su pos­te­rior des­apa­ri­ción. Ade­más, en el ras­tri­lla­je del 19 de junio los uni­for­ma­dos de Villa­rino no habían deja­do pasar al con­tin­gen­te que pre­ten­día lle­gar has­ta la comisaría.

Un perro ubi­có el ras­tro de Facun­do Cas­tro en uno de los vehícu­los secuestrados

«Es un dato muy tras­cen­den­te para noso­tros», dijo Luciano Peret­to, abo­ga­do de la fami­lia de Facun­do, a Tele­fe Noti­cias. El hallaz­go por par­te de uno de los canes del adies­tra­dor vied­men­se, Mar­cos Herre­ro, se pro­du­jo esta tar­de en la requi­sa a los roda­dos secues­tra­dos de la Poli­cía Bonae­ren­se, guar­da­dos en la sede local de la Poli­cía Federal.

Luciano Peret­to, uno de los abo­ga­dos de la fami­lia de Facun­do Astu­di­llo Cas­tro, reve­ló a Tele­fe Noti­cias un dato impor­tan­te sur­gi­do esta tar­de duran­te la revi­sión de los dos patru­lle­ros secues­tra­dos de la Poli­cía Bonae­ren­se, y del vehícu­lo par­ti­cu­lar de una agente.

Según el ase­sor letra­do, uno de los perros del adies­tra­dor de canes, Mar­cos Herre­ro, «reac­cio­nó y acti­vó el pro­to­co­lo de pre­sen­cia de Facun­do en uno de los vehícu­los peri­ta­dos».

Los roda­dos peri­ta­dos en la sede bahien­se de la Poli­cía Fede­ral fue­ron dos Toyo­ta Hilux, y un Che­vro­let Corsa.

Peret­to con­si­de­ró que esta acti­va­ción de la pis­ta «es muy impor­tan­te» para la que­re­lla, por­que situa­ría la pre­sen­cia del luren­se en uno de los móvi­les, aquel 30 de abril, tal como mani­fes­ta­ron algu­nos testigos.

«Es un dato muy tras­cen­den­te para noso­tros. Según lo que nos refi­rió Mar­cos, en la apli­ca­ción de sus téc­ni­cas, ha sido con­clu­si­va la acti­va­ción del perro«, amplió.

Con res­pec­to al ras­tri­lla­je lle­va­do ade­lan­te esta maña­na en la sub­co­mi­sa­ría de Mayor Bura­to­vich, el abo­ga­do que­re­llan­te con­si­de­ró que las dili­gen­cias no arro­ja­ron «ele­men­tos que hagan pre­su­mir la exis­ten­cia de evidencia».

«Noso­tros esta­mos a la espe­ra de las prue­bas obje­ti­vas, que tie­nen que ver con la geo­lo­ca­li­za­ción final del telé­fono de Facun­do y el res­to de los telé­fo­nos que han sido secues­tra­dos», indicó.

Peret­to afir­mó que la que­re­lla «robus­te­ció la hipó­te­sis» de que el joven luren­se «nun­ca lle­gó a estar en Bahía Blan­ca», y que los dis­tin­tos «tes­ti­gos de oca­sión» que refie­ren haber­lo vis­to en nues­tra ciu­dad, «han ido cayen­do día a día a tra­vés de las decla­ra­cio­nes testimoniales».

«Aque­llos que lo vie­ron supues­ta­men­te char­lan­do en una esqui­na, no con­tes­tan más la puer­ta, no quie­ren dar la decla­ra­ción tes­ti­mo­nial ante la Jus­ti­cia Fede­ral. Otros han teni­do que ser inte­rrum­pi­dos, en el medio de la decla­ra­ción, por­que se esta­ban auto­in­cri­mi­nan­do en un encu­bri­mien­to bur­do», exclamó.

En este mar­co, el abo­ga­do con­si­de­ró que la pis­ta de la des­apa­ri­ción for­za­da de Facun­do «está robus­te­ci­da des­de lo pro­ba­to­rio».

Sobre el tes­ti­mo­nio de una mujer que ase­gu­ró haber­lo traí­do has­ta Bahía Blan­ca, Peret­to expre­só que fue reque­ri­da de pres­tar tes­ti­mo­nio ante el fis­cal Heim de la PROCUVIN y fren­te a la que­re­lla, y no se ha pre­sen­ta­do. Tam­bién indi­có que no ha aten­di­do las lla­ma­das del per­so­nal policial.

Con rela­ción al pedi­do de recu­sa­ción del fis­cal fede­ral, San­tia­go Ulpiano Mar­tí­nez, el abo­ga­do lo atri­bu­yó a «irre­gu­la­ri­da­des en el pro­ce­so», por un «fil­tra­do de infor­ma­ción constante».

Por últi­mo, Peret­to ade­lan­tó que este jue­ves están pre­vis­tos tes­ti­mo­nios impor­tan­tes en moda­li­dad vir­tual, que exis­ten posi­bi­li­da­des de eje­cu­tar dili­gen­cias «sobre algu­nas depen­den­cias poli­cia­les en el dis­tri­to de Villa­rino y tam­bién sobre otros vehículos».

Ade­más, comu­ni­có que podrían ras­tri­llar­se «algu­nos luga­res pun­tua­les suge­ri­dos por la que­re­lla y la pro­pia fis­ca­lía» (algu­nos cam­pos), si las incle­men­cias cli­má­ti­cas lo permiten.

.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *