Entre­vis­ta con Julio Saians, ex-pre­so polí­ti­co “En momen­tos como este hay que agru­par­se, jun­tar­se, acti­var la soli­da­ri­dad” – La otra Andalucía

Por Ando­ni Baserrigorri

Estan­do como esta­mos a las puer­tas del Día da Patria Gale­ga pero antes de la “Cadeia Huma­na pola Liber­da­de”, vamos a char­lar un poco con Julio Saians, ex pre­so polí­ti­co gale­go a que a buen segu­ro nos con­ta­rá lo que es la car­cel, la repre­sión y la impor­tan­cia de actos como el del día 24 en Com­pos­te­la, más como esta­mos tam­bién a las puer­tas del jui­cio en que se pue­de ile­ga­li­zar a Cei­var y a Cau­sa Galiza

Lo primero…..has vivi­do en tus pro­pias car­nes lo que supo­ne la cár­cel y la repre­sión con­tra el inde­pen­den­tis­mo, en tu caso el galego….Aunque no sean recuer­dos agradables…¿Cómo recuer­das aque­llos años que te toco vivir­los en prisión

Antes de mi paso por pri­sión, fui dete­ni­do (con­jun­ta­men­te con mi com­pa­ñe­ra) en mi casa cuan­do esta­ba dur­mien­do a mi hijo de ocho meses. Esta cir­cuns­tan­cia con­di­cio­nó mucho mi expe­rien­cia con res­pec­to a mi deten­ción. Tuve la impre­sión de ser una deten­ción rodea­da de mucho espec­tácu­lo mediá­ti­co. Se nos apli­có la legis­la­ción anti-terro­ris­ta, se nos inco­mu­ni­có y se nos sepa­ró de nues­tro hijo que era lac­tan­te. Des­pués de nues­tro paso por la Audien­cia Nacio­nal, aca­be en la pri­sión de Soto del Real. Allí estu­ve 40 días en módu­lo de pri­mer gra­do con unas con­di­cio­nes duras. Tenia solo tres horas de patio que com­par­tía con máxi­mo cin­co pre­sos más. El res­to de las horas las pasa­ba en mi cel­da. Así eran los con­di­cio­nan­tes con los que comen­cé a espe­rar el jui­cio en el que me pedían 19 años de prisión.

El día a día de una per­so­na pre­sa política….¿Como se viven los acon­te­ci­mien­tos polí­ti­cos que se dan en la calle?

Con mucha espec­ta­ción. Tra­tas de no per­der el hilo, de seguir conec­ta­do con la reali­dad social y polí­ti­ca, de inten­tar seguir apor­tan­do des­de el lugar don­de estás. En ese momen­to, en Gali­za, se pro­du­cían fre­cuen­tes deten­cio­nes y está­ba­mos en muchos pro­ce­sos repre­si­vos y judi­cia­les con­tra el independentismo.

La soli­da­ri­dad y esas visi­tas y car­tas que se reciben…serán aire fresco…

Pues si, es abrir esa ven­ta­na que no tene­mos en la pri­sión y ver como te da el aire fres­co en la cara, y mirar el hori­zon­te. Cuan­do estás allí pien­sas que los muros son para que la gen­te no esca­pe. Pero tam­bién tie­nen la fun­ción de ocul­tar a la socie­dad lo que pasa allí den­tro. Por suer­te el bino­mio pre­sa-soli­da­rie­dad van juntos.

Una ulti­ma pre­gun­ta sobre este tema tan desagradable….Seguro que has cono­ci­do el caso de Patxi Ruiz, que enfren­to una huel­ga de ham­bre y de sed los pri­me­ros días durísimos…¿Cómo se vivió en Gali­za el caso de Patxi?

Pues con mucha preo­cu­pa­ción tan­to por su salud como por las con­di­cio­nes que denun­cia. Vivi­mos una épo­ca en la cual el esta­do siguien­do una lógi­ca neo­li­be­ral, tra­ta de apro­piar-se de la ges­tión de mas y mas par­tes de nues­tra vida. Si eso pasa fue­ra, en la pri­sión las pre­sas sufren dobles, tri­ples con­de­nas. La denun­cia de Patxi ayu­dó a des­pes­tar con­cien­cias, a ser­vir de alta­voz sobre unas con­di­cio­nes durí­si­mas agra­va­das por la apli­ca­ción del Esta­do de Ala­ma deri­va­do de la cri­sis socio-sanitaria.

Cam­bian­do de tema aun­que sin salir­nos de la cues­tión anti repre­si­va, se cele­bra­ran en bre­ve los Jui­cios de la Ope­ra­ción Jaro en la que se podría ile­ga­li­zar a Cei­var y a Cau­sa Galiza…¿Con que ani­mo­si­dad asu­mís esta situación?

Des­de hace unos años has­ta aquí, el esta­do espa­ñol ha pues­to su ojo sobre el inde­pen­den­tis­mo galle­go. Fue­ron varios los pro­ce­sos repre­si­vos con­tra orga­ni­za­cio­nes inde­pen­den­tis­tas. A base de deten­cio­nes, cri­mi­na­li­za­ción, jui­cios mediá­ti­cos, mon­ta­jes poli­cia­les, inten­tos de ile­ga­ción, sufri­mos la doc­tri­na de “todo es ETA”. Una gue­rra decla­ra­da en la cual no se esca­ti­ma­ron medios con el úni­co obje­ti­vo de des­ac­ti­var una opción polí­ti­ca. La posi­ble ile­ga­li­za­ción de Cau­sa Gali­za y Cei­var es otro paso mas en este con­tex­to repre­si­vo. Sabe­mos de lo es capaz el Esta­do espa­ñol pero aho­ra mis­mo esta­mos en um momen­to de socia­li­za­ción pre­vio al jui­cio. En estos meses pre­vios tenía­mos pre­vis­to una serie de acti­vi­da­des para visi­bi­li­zar este pro­ce­so repre­si­vo pero el esta­do de alar­ma nos con­di­ciono. Vemos la situa­ción como una opor­tu­ni­dad de difun­dir que no se pue­de ile­ga­li­zar la soli­da­ri­dad, que nues­tras ideas polí­ti­cas siguen mas vigen­tes si cabe ante la con­ti­nua repre­sión que el esta­do espa­ñol sigue ejer­cien­do con­tra orga­ni­za­cio­nes independentistas.

En Eus­kal Herria sabe­mos que el esta­do espa­ñol es capaz de dar el paso de ile­ga­li­zar el independentismo…Si lo hicie­se con el inde­pen­den­tis­mo galego…¿Cómo afron­ta­ríais esa situa­ción tan terrible?

Vivi­mos tiem­pos “apo­ca­líp­ti­cos”, en el sen­ti­do lite­ral del tér­mino: tiem­pos que ponen de mani­fies­to, que dejan ver. (“Apo­ca­lip­sis” sig­ni­fi­ca, eti­mo­ló­gi­ca­men­te, qui­tar el velo, des­cu­brir o des­ve­lar)”. En este con­tex­to que veni­mos des­cri­bien­do en esta entre­vis­ta no nos sor­pren­de­ría una ile­ga­li­za­ción. Son tiem­pos en los que vivi­mos una hibri­da­ción entre esta­do de dere­cho y esta­do de excep­ción. Ante las cri­sis que veni­mos sufrien­do, el sis­te­ma está rein­tro­du­cien­do (bajo una facha­da demo­crá­ti­ca) for­mas neo­li­be­ra­les en apa­rien­cia escon­di­das, vien­do que ese cas­ti­llo per­fec­to lla­ma­do demo­cra­cia se tam­ba­lea­ba. Hace algu­nos años leía a Jus­to de la Cue­va y su “Comu­nis­mo o Caos”. Pues nos que­da eso. Supon­go que ven­drán nue­vas herra­mien­tas, nue­vas for­mas de mili­tan­cia, vie­jas for­mas de militancia,…

¿Qué nive­les de soli­da­ri­dad esta habien­do en las calles? ¿Y fue­ra de Galiza?

Esta opor­tu­ni­dad que se nos pre­sen­ta en nues­tro camino nos abre la posi­bi­li­dad de reci­bir gran­des mues­tras de soli­da­ri­dad (la cual está en cues­tión si final­men­te ile­ga­li­zan Cau­sa Gali­za y Cei­var). En la base de este pro­ce­so extrae­mos la con­clu­sión que, con la ile­ga­li­za­ción, ile­ga­li­zan unas ideas polí­ti­cas, unos dere­chos fun­da­men­ta­les y una for­ma de hacer polí­ti­ca. Por lo tan­to, si nos tocan a unas nos tocan a todas. En este con­tex­to, esta­mos reci­bien­do muchos apo­yos de sec­to­res muy diver­sos, de den­tro y fue­ra de Galiza.

¿Pien­sas que es pre­ci­so que los colec­ti­vos anti­re­pre­si­vos empie­cen a coor­di­nar­se mas y hagan reali­dad ese lema de “si tocan a uno nos tocan a todos”?

Esa es la idea. En momen­tos como este hay que agru­par­se, jun­tar­se, acti­var la soli­da­ri­dad, acti­var la ayu­da mutua, el comunitarismo…

Este año la con­vo­ca­to­ria anti­re­pre­si­va del dia 24 de la “Cadeia Huma­na pola Liber­da­de” tie­ne enton­ces una espe­cial importancia…..

El pro­ce­so con­tra el inde­pen­den­tis­mo, las deten­cio­nes de hace un año, la situa­ción de las pre­sas, y con­tex­to deri­va­do da la apli­ca­ción del esta­do de alar­ma, van a con­di­cio­nar este año la cele­bra­ción de los actos da Cadeia Huma­na. Apro­ve­cha­re­mos para rear­mar-nos coger ener­gías para defen­der el dere­cho de liber­tad de expre­sión, de libre aso­cia­ción y mani­fes­ta­ción. Rein­vin­di­car el dere­cho a reco­no­cer­nos como una voz legí­ti­ma, como una opción polí­ti­ca pro­pia con nues­tra identidad.

Ya para ter­mi­nar ¿Qué lla­ma­mien­to harías al pue­blo para secun­dar ese acto y no solo ese, los de carác­ter antirepresivo?

Solo espe­ro que secun­de este alien­to, que entre todas lo haga­mos lle­gar muy lejos, que lle­gue a las pri­sio­nes y que se ente­ren que una onda de soli­da­ri­dad y dig­ni­dad se hará escu­char en las calles en los actos del Día da Patria.

Bueno…pues tam­po­co te voy a robar más tiem­po, solo tras­mi­tir­te mi abra­zo soli­da­rio inter­na­cio­na­lis­ta y que el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Gale­go de una vez, plan­te cara a la repre­sión espa­ño­la y la derro­te. Jotake!

GALEGO

Estan­do como esta­mos às por­tas do Días da Patria Gale­ga mas antes da Cadeia Huma­na pola Liber­da­de, imos paro­lar um chis­co com Julio Saians, ex pre­so polí­ti­co gale­go que bem segu­ro nos con­ta­rá o que é a cadeia, a repres­som e a impor­tân­cia de atos como o do día 24 em Com­pos­te­la, e mais estan­do com esta­mos tam­bém ás por­tas do juiço em que se pode ile­ga­li­zar Cei­var e Cau­sa Galiza.

O pri­mei­ro… vivi­che nas tuas pro­prias car­nes o que supom a pri­som e a repres­som con­tra o independentismo,no teu caso o gale­go… Aín­da que nom sejam lem­bran­zas agra­dá­veis… Como lem­bras aque­les anos que che tocou viver na prisom?

Antes do meu paso por pri­som fum deti­do (con­jun­ta­men­te com a minha com­panhei­ra) na minha casa quan­do esta­va a dur­mir ao meu filho de oito meses. Esta cir­cuns­tân­cia con­di­cio­nou mui­to a minha expe­riên­cia com res­pei­to à minha dete­nçom. Tive a impres­som de ser umha dete­nçom rodea­da de mui­to espe­tácu­lo mediá­ti­co. Apli­cou-se-nos a legis­laçom anti-terro­ris­ta, inco­mu­ni­cou-se-nos e sepa­rou-se-nos do nos­so filho que era latan­te. Depois do nos­so paso pola Audiên­cia Nacio­nal, rema­tei na pri­som de Soto del Real. Alí esti­vem 20 días no módu­lo de pri­mei­ro grao com umhas con­diçons duras. Tinha só três horas de patio que par­tilha­ba com máxi­mo cin­co pre­sos mais. O res­to das horas pas­sa­ba-as na cela. Assím eram os con­di­cio­nan­tes com os que come­cei a aguar­dar o juiço no que me pediam 19 anos de prisom.

O día a día de umha pes­soa pre­sa polí­ti­ca… Como se vivem esses acon­te­ci­men­tos polí­ti­cos que se dam na rua?

Com mui­ta espe­taçom. Pro­cu­ras nom per­der o fio, seguir cone­ta­do com a reali­da­de social e polí­ti­ca, inten­tas seguir apor­tan­do des­de o lugar no que estás. Nes­se momen­to, na Gali­za, pro­du­ci­rom-se fre­quen­tes dete­nçons e está­va­mos em mui­tos pro­ces­sos repres­si­vos e jui­ciais con­tra o independentismo.

A soli­da­rie­da­de e essas visi­tas e car­tas que se rece­bem… seram ar fresco…

Pois si, é abrir essa jane­la que nom temos na pri­som e ver como che dá o ar fres­co na face, e mirar ao hori­zon­te. Quan­do estás alí pen­sas que os muros som para que a gen­te nom fuxa. Mas tam­bém tenhem a funçom de ocul­tar à socie­da­de o que acon­te­ce alí den­tro. Por sor­te o bino­mio pre­sa-soli­da­rie­da­de vem juntos.

Umha últi­ma pre­gun­ta sobre este tema tam des­agra­dá­vel… Segu­ro que conhe­ci­che o caso de Patxi Ruiz, que enfron­tou umha gre­ve de fame e de sede os pri­mei­ros días durí­si­mos… Como se viveu na Gali­za o caso de Patxi?

Pois com mui­ta preo­cu­paçom tan­to pola sua sau­de como polas con­diçons que denun­cia. Vive­mos umha épo­ca na qual o esta­do seguin­do umha lógi­ca neo­li­be­ral, tra­ta de apro­piar­se da ges­tiom de mais e mais par­tes da nos­sa vida. Se isso pas­sa fora, na pri­som, as pre­sas sofrem dobles, tri­ples con­de­nas. A denun­cia de Patxi aju­dou a esper­tar con­ciên­cias a ser­vir de alto-falan­te sobre umhas con­diçons durí­si­mas agra­va­das pola apli­caçom do Esta­do de Alar­me deri­va­do da cri­se socio-sanitaria.

Mudan­do de tema aín­da que sem sair­nos da ques­tom anti-repres­si­va, cele­bra­ram-se em bre­ve os juiços da Ope­raçom Jaro na que se pode­ría ile­ga­li­zar a Cei­var e Cau­sa Gali­za… Com ani­mo­si­da­de asu­mi­des esta situaçom?

Dum tem­po aqui, o esta­do espanhol situou no albo ao inde­pen­den­tis­mo gale­go. Forom vários os pro­ce­sos repres­si­vos con­tra orga­ni­zaçons inde­pen­den­tis­tas. A base de dete­nçons, cri­mi­na­li­zaçom, juí­zos mediá­ti­cos, mon­ta­gens poli­ciais, ten­ta­ti­vas de ile­gaçom, sufre­mos a dou­tri­na de “todo é ETA”. Umha gue­rra decla­ra­da na qual nom se pou­pa­rom méiios com o úni­co obje­ti­vo de des­ac­ti­var umha opçom polí­ti­ca. A pos­sí­vel ile­ga­li­zaçom de Cau­sa Gali­za e Cei­var é outro pas­so mais nes­te con­tex­to repres­si­vo. Sabe­mos do que é capaz o Esta­do espanhol mas ago­ra mes­mo esta­mos num momen­to de socia­li­zaçom pré­vio à cele­braçom do juí­zo polí­ti­co. Nes­tes meses pré­vios tinha­mos pre­vis­to umha série de acti­vi­da­des para visi­bi­li­zar este pro­ces­so repres­si­vo mas o esta­do de alar­ma con­di­cio­nou-nos a cam­panha, modi­fi­can­do algo o seu des­en­ro­lo. Vemos a situaçom como umha opor­tu­ni­da­de de difun­dir que nom se pode ile­ga­li­zar a soli­da­rie­da­de, que nos­sas ideias polí­ti­cas seguem mas vigen­tes ante a con­ti­nua repres­som que o Esta­do Espanhol segue a ejer­cer con­tra orga­ni­zaçons independentistas.

Em Eus­kal Herria sabe­mos que o Esta­do Espanhol é capaz de dar o paso de ile­ga­li­zar o inde­pen­den­tis­mo… Se o fixe­se com o inde­pen­den­tis­mo gale­ga… Como afron­ta­ria­des essa terrí­vel situaçom?

Vive­mos tem­pos “apo­ca­líp­ti­cos”, no sen­so lite­ral do tér­mo: tem­pos que ponhem de mani­fies­to, que dei­xam ver. (“Apo­ca­li­pes” sig­ni­fi­ca, eti­mo­ló­gi­ca­men­te, qui­tar o véu, des­cu­brir ou des­ve­lar)”. Nes­te con­tex­to que vimos a des­cre­ver ao lon­go des­ta entre­vis­ta nom seria para nós umha sur­pre­sa a ile­ga­li­zaçom. Som tem­pos nos que vive­mos umha hibri­daçom entre esta­do de derei­to e esta­do de exce­pçom. Peran­te as cri­ses que vimos a sofrer, o sis­te­ma está a rein­te­grar (bai­xo umha cober­tu­ra demo­crá­ti­ca) for­mas neo­li­be­ra­les em apa­riên­cia escon­di­das, ven­do que esse cas­te­lo per­fei­to cha­ma­do demo­cra­cia se cam­ba­lea­va. Fai alguns anos lia a Jus­to de la Cue­va e o seu “Comu­nis­mo ou Caos”. Fica esso. Suponho que viram novas ferra­men­tas, novas for­mas de mili­tân­cia, velhas for­mas de militância,…

Que níveis de soli­da­rie­da­de está haven­do nas ruas? E fora de Galiza?

Esta opor­tur­ni­da­de que se nos apre­sen­ta no nos­so caminho abre-nos a pos­si­bi­li­da­de de rece­ber gran­des mos­tras de soli­da­rie­da­de (a qual está em ques­tom se final­men­te ile­ga­li­zam Cau­sa Gali­za e Cei­var). Na base des­te pro­ces­so tira­mos a con­clu­som que, com a ile­ga­li­zaçom, ile­ga­li­zam umhas ideias polí­ti­cas, uns direi­tos fun­da­men­tais e um jei­to de facer polí­ti­ca. Polo tan­to, se nos tocam a umhas tocam-nos a todas. Nes­te con­tex­to, esta­mos rece­ben­do mui­tos apoios de sec­to­res mui diver­sos, de den­tro e fora da Galiza.

Pen­sas que é pre­ci­so que os cole­ti­vos anti-repres­si­vos come­cem a coor­di­nar­se mais e fagam reali­da­de esse lema “se nos tocam a umha tocam-nos a todas”?

J Essa é la ideia. Em momen­tos como este hai que agru­par-se, jun­tar-se, acti­var a soli­da­rie­da­de, acti­var a aju­da mutua, o comunitarismo…

Este ano a con­vo­ca­to­ria anti-repres­si­va do día 24 da Cadeia Huma­na pola Liber­da­de tem entom umha espe­cial importância…

O pro­ces­so con­tra o inde­pen­den­tis­mo, as dete­nçons de fai um ano, a situaçom das pre­sas, e con­tex­to deri­va­do da apli­caçom do esta­do de alar­ma, vam a con­di­cio­nar este ano a cele­braçom dos actos da Cadeia Huma­na. Apro­vei­ta­re­mos para rear­mar-nos apanhar ener­gias para defen­der o direi­too de liber­da­de de expres­som, de livre asso­cia­com e mani­fes­taçom. Rein­vin­di­car o direi­to a reco­no­cer­mo-nos como umha voz legí­ti­ma, como umha opçom polí­ti­ca pró­pria com a nos­sa identidade.

Já para rema­tar, que cha­ma­men­to farías ao povo para secun­dar esse ato e nom só esse, os de cara­ter anti-repressivo?

Ape­nas espe­ro que secun­de este alen­to, que entre todas o faga­mos che­gar mui lon­ge, que che­gue às cadeias e que sai­bam que umha onda de soli­da­ri­da­de e dig­ni­da­de fará-se ouvir nas ruas nos actos do Dia da Pátria.

Bom… pois tam­pou­vo che vou rou­bar mais tem­po, só trans­mi­tir­che a minha aper­ta soli­dá­ria inter­na­cio­na­lis­ta e que o Povo Tra­balha­dor Gale­go dumha vez, plan­te cara à repres­som espanho­la e a derro­te. Jotake!

Latest posts by Admin Espo­ra­di­co (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *