Argen­ti­na. Nora Puli­do: “Pare­cie­ra una moda decir que la pros­ti­tu­ción es trabajo”

Por Lenny Cáce­res, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 20 de julio de 2020

“Todo tie­ne que ver con ins­ti­tu­cio­na­li­zar eso como tra­ba­jo, y no la situa­ción en la que están las muje­res. La situa­ción en la que están las muje­res es una situa­ción de extre­ma nece­si­dad, que no tie­nen una posi­bi­li­dad de inser­ción labo­ral por­que tam­bién hay cosas de las que no se habla”, sos­tu­vo en rela­ción al deba­te sobre la regu­la­ción de la prostitución.

En ese sen­ti­do, se mos­tró muy intere­sa­da en hablar de este aspec­to, “que es la entra­da de la cap­ta­ción de las muje­res para la pros­ti­tu­ción. Cuan­do hablan las regu­la­cio­nis­tas, algu­nas hablan des­de la total igno­ran­cia. Pare­cie­ra una moda decir que la pros­ti­tu­ción es tra­ba­jo sin refle­xio­nar, pero las que hablan sabien­do son las diri­gen­tes o las aca­dé­mi­cas que apo­yan, ocul­tan o no se habla nun­ca del momen­to del ingre­so al mun­do de la prostitución”.

“Pare­cie­ra que el ingre­so es de una mujer adul­ta, refle­xi­va, con todas sus con­di­cio­nes socia­les asen­ta­das, cómo­das y toma­ra una deci­sión pro­pia e infor­ma­da sabien­do el ries­go que corre, y eli­je este tra­ba­jo. Eso ocul­ta que en reali­dad todas entra­ron tem­pra­na­men­te, cuan­do eran muy joven­ci­tas”, cuestionó.

Hiper­se­xual­zia­ción de las infancias.

DDF: Otra cues­tión es la hiper­se­xua­li­za­ción de las infan­cias, como tra­tan a las niñas y los niños y como es el rol de la ESI en esto. Otra cosa, que no es lineal, son los abu­sos sexua­les en la infan­cia, las chi­cas ter­mi­nan en auto fla­ge­los, sui­ci­dios y en el sis­te­ma prostituyente…

NP: Eso no pode­mos decir que es lineal. Pero algu­nas esta­dís­ti­cas chi­cas exis­ten, un peque­ño tra­ba­jo de encues­tas que hizo AMADH en San­ta Fe advier­te que la mayo­ría habrían ingre­sa­do a la pros­ti­tu­ción tem­pra­na­men­te sien­do ado­les­cen­tes y des­pués de haber sido abu­sa­das sexualmente.

DDF: Y habrá, en esta hiper­se­xua­li­za­ción de los niños y niñas, por par­te de padres y madres adul­tas esto que se ha vis­to, a veces has­ta pros­ti­tu­ción pro­mo­vi­da por padres y madres. La niña que tie­ne 15, 16 años que sale con un señor mayor que le paga los estu­dios, o tipos casa­dos. Hay una fal­ta de mira­da pro­fun­da de la pro­ble­ma­ti­za­ción o de la psi­quis y de la salud de esas pibas.

NP: En muchas pro­vin­cias hay una natu­ra­li­za­ción de estas situa­cio­nes y yen­do más con­cre­ta­men­te toda­vía, entre­gar chi­cos y chi­cas, que se sabe por las notas perio­dís­ti­cas o de denun­cias de com­pa­ñe­ras que lo saben o las que tra­ba­jan en ser­vi­cios de niñez. Cuan­do las chi­cas ya están en tra­ta­mien­to se des­pren­de eso, que fue la pro­pia fami­lia la que las entregó.

El rol de la ESI.

Puli­do remar­có que “el secre­to está en la ESI bien apli­ca­da. Inclu­ye la can­ti­dad de cam­pa­ñas comu­ni­ca­cio­na­les o men­sa­jes hacia la socie­dad, den­tro y fue­ra de la escue­la. Es fun­da­men­tal aden­tro de la escue­la por­que for­ta­le­ce a chi­cos y chi­cas edu­cán­do­los en sus derechos”.

“Una edu­ca­ción basa­da en el diá­lo­go, en la con­vi­ven­cia y no en la vio­len­cia y el mal­tra­to. En tér­mi­nos de igual­dad. Si la escue­la se emban­de­ra con eso, si se apli­ca­ra, las mis­mas docen­tes, ellas mis­mas se irían trans­for­man­do, por­que es nece­sa­rio que se trans­for­men las y los docen­tes”, afirmó.

Puli­do plan­teó que “hay que trans­for­mar­se para dia­lo­gar y edu­car a los chi­cos y las chi­cas. Es mara­vi­llo­so ver cuan­do las docen­tes van toman­do con­cien­cia, se van trans­for­man­do con algo que no le die­ron en su for­ma­ción ni en espa­cios de capa­ci­ta­ción. La auto­rre­fle­xión de la ESI es muy pro­fun­da por­que tie­ne que ver con tu vida, sobre tu ser, sobre tus prác­ti­cas cotidianas”.

Para la espe­cia­lis­ta, esto “tie­ne que dar­se a tra­vés de talle­res refle­xi­vos que trans­for­men a los y las suje­tas que esta­mos den­tro de esa prác­ti­ca. Es fun­da­men­tal que las y los docen­tes ten­gan for­ma­ción en talle­res, que ten­gan esa refle­xión inter­na, me intere­sa mucho la edu­ca­ción que se les da a niños y niñas y no hubo una trans­for­ma­ción en ese tema”.

DDF: Los esta­dos han toma­do la ESI como un pro­ble­ma de edu­ca­ción y de muje­res, nos atra­vie­sa el machis­mo. Lo pasan de lar­go al tema de la ESI. Sería impor­tan­tí­si­mo enten­der­lo en pro­fun­di­dad, para enten­der lo de los abu­sos, la pros­ti­tu­ción o explo­ta­ción sexual.

NP: Y la cosi­fi­ca­ción que es la base. El minis­te­rio se preo­cu­pa, pero no se ocu­pa de la cues­tión de los femi­ci­dios. Es una la emer­gen­te últi­ma de la vio­len­cia estruc­tu­ral. Va a ser muy difí­cil pre­ve­nir pun­tual­men­te un femi­ci­dio si no se va hacien­do una pro­fun­da trans­for­ma­ción de las polí­ti­cas públi­cas, des­de aba­jo hacia arri­ba que invo­lu­cre todos estos temas, arti­cu­lan­do la socia­li­za­ción de las niñas, de las muje­res como per­so­nas, como suje­tas y no como obje­tos por­que así ter­mi­na en la muer­te. La vio­len­cia es un con­ti­nuum en el desa­rro­llo eta­rio de las muje­res, niñas, ado­les­cen­tes, y jóve­nes, lle­gan­do a la elec­ción de la pare­ja, for­ma­das con ese para­dig­ma. A la polí­ti­ca públi­ca si la toman sola­men­te con los emer­gen­tes visi­bles, “como qué hacer con las muje­res gol­pea­das”, va ser muy difí­cil erra­di­car la violencia.

DDF: Hay que tener Polí­ti­cas de prevención.

NP: Otro tema terri­ble es la apli­ca­ción de las leyes en el Poder Judi­cial. Víc­ti­mas que reco­rren todas las opcio­nes que les brin­dan y ter­mi­nan muertas.

DDF: Así pasa en todos lados para todas. La mayo­ría de las víc­ti­mas pasa por ese reco­rri­do de pedi­do de jus­ti­cia y protección.

NP: El emer­gen­te es la muer­te, lo que se ve, lo que se contabiliza.

“El lobby pro­xe­ne­ta es muy fuerte”.

Puli­do opi­nó sobre lo que ocu­rrió con el Minis­te­rio de Desa­rro­llo Social, que qui­sie­ron incluir a la pros­ti­tu­ción como tra­ba­jo, y advir­tió que “es gra­ví­si­mo, por­que ese regis­tro era para bus­car una cier­ta lega­li­za­ción de una can­ti­dad de prác­ti­cas que se hacen en el tra­ba­jo no regis­tra­do, tra­ba­jo informal”.

En ese sen­ti­do, seña­ló que “el lobby pro­xe­ne­ta en el mun­do es muy fuer­te y aquí no pasa des­aper­ci­bi­do, tam­bién es muy fuer­te en Argen­ti­na. Tie­ne fuer­tes recur­sos, tie­ne inte­lec­tua­les orgá­ni­cos en las uini­ver­si­da­des. Cuan­do gran par­te de las inves­ti­ga­cio­nes están diri­gi­das a defen­der la prác­ti­ca como “tra­ba­jo sexual” y a argu­men­tar en con­tra de la ley de tra­ta. Bus­can legi­ti­mi­dad a tra­vés de la aca­de­mia, legi­ti­mi­dad a tra­vés de los medios de comu­ni­ca­ción y de los sin­di­ca­tos, y aho­ra en el Esta­do. Pene­tran en varios minis­te­rios, el Minis­te­rio de la Mujer, el Inadi, se defien­de esa pos­tu­ra que en Argen­ti­na está fue­ra de las nor­mas lega­les y ahí se vió cla­ra­men­te cómo se inten­ta meter en un pro­gra­ma labo­ral esta­tal. No sabe­mos quié­nes la impulsaron”.

“Noso­tras como femi­nis­tas no cree­mos que la pros­ti­tu­ción es tra­ba­jo. Y no cree­mos como dice el dis­cur­so pos­mo­derno de que ‘empo­de­ra a las muje­res’. Si hace­mos un aná­li­sis de la opre­sión de las muje­res, una de las pri­me­ras prác­ti­cas de opre­sión de las muje­res es la cap­ta­ción y apro­pia­ción de su poder repro­duc­ti­vo. Ya des­de el pasa­do remo­to, des­de el neo­lí­ti­co hay una prác­ti­ca de apro­pia­ción de la sexua­li­dad de las muje­res como un bien,luego se ins­ti­tu­ye la pros­ti­tu­ción muy tem­pra­na­men­te, con leyes, con nor­mas. En el 3000 antes de Cris­to”, explicó.

“Y se ins­ti­tu­ye para que los varo­nes tuvie­ran muje­res a su dis­po­si­ción. El ori­gen de la pros­ti­tu­ción está uni­do al ori­gen de la escla­vi­tud. Las pri­me­ras pros­ti­tu­tas fue­ron las muje­res de otras tri­bus, de otra cul­tu­ras ven­ci­das a quie­nes se las escla­vi­za­ba para el uso de sus cuer­pos, de su sexua­li­dad, de la repro­duc­ción y el uso sexual públi­co para los varo­nes. Están uni­dos en su ori­gen, escla­vi­tud y pros­ti­tu­ción. Es el ori­gen de la ins­ti­tu­ción. En el tras­la­do del tiem­po, a tra­vés de todas las eta­pas his­tó­ri­cas del desa­rro­llo de la huma­ni­dad, la ins­ti­tu­ción per­sis­tió, por­que es una de las bases del patriar­ca­do. Cuan­do deci­mos la pros­ti­tu­ción es un pilar del patriar­ca­do, lo es”, continuó.

La espe­cia­lis­ta sos­tu­vo que “sur­ge en el ori­gen del patriar­ca­do. En el domi­nio social, polí­ti­co, eco­nó­mi­co, y domi­nio repro­duc­ti­vo sexual de las muje­res. Enton­ces es inne­ga­ble que des­de un aná­li­sis femi­nis­ta que entien­de la vigen­cia his­tó­ri­ca y actual del patriar­ca­do vemos que el ori­gen del patriar­ca­do, el ori­gen de la pros­ti­tu­ción y el ori­gen de la escla­vi­tud, son orí­ge­nes prác­ti­ca­men­te comu­nes. Poder ver que esta ins­ti­tu­ción per­sis­te a lo lar­go de los mile­nios y que real­men­te es una ins­ti­tu­ción muy fuer­te y sos­te­ni­da por los varones”.

El SAP, una herra­mien­ta patriarcal.

Puli­do hizo alu­sión a otros aná­li­sis que se cen­tran en otras carac­te­rís­ti­cas nega­ti­vas del patriar­ca­do, don­de esgri­men que los pro­pios varo­nes son víc­ti­mas del patriar­ca­do. “Entien­do la corrien­te que dice que la socia­li­za­ción de los varo­nes es una socia­li­za­ción nega­ti­va tam­bién para el ser humano, que el patriar­ca­do es dañino para todos los seres huma­nos, por­que es una for­ma polí­ti­ca basa­da en la vio­len­cia. Es una ins­ti­tu­ción polí­ti­ca mile­na­ria que está basa­da en la vio­len­cia, en la dis­cri­mi­na­ción y en la supe­rio­ri­dad de unos seres sobre otros. Igual que todas las for­mas socia­les a las que pos­te­rior­men­te se unión, como el feu­da­lis­mo, como el capitalismo”.

“Es una divi­sión sexual del mun­do don­de unos tie­nen el poder y otros no tie­nen nada. Es malo para la huma­ni­dad y para los varo­nes, pero los varo­nes usu­fruc­túan enor­mes can­ti­da­des de bene­fi­cios de este mode­lo polí­ti­co, tie­nen todos los pri­vi­le­gios y las muje­res no. Es un sis­te­ma que abso­lu­ta­men­te con­fi­gu­ra un mun­do de jerar­quías que ins­ti­tu­cio­na­li­zan la des­igual­dad y es esa la base de la apro­pia­ción del cuer­po de las niñas por los varo­nes, ya sean sus padres en el caso del inces­to o las vio­len­cias intra­fa­mi­lia­res”, añadió.

“A la apro­pia­ción del cuer­po de las jóve­nes cuan­do entran en el mun­do de la pros­ti­tu­ción, a la cosi­fi­ca­ción del cuer­po de las niñas tem­pra­na­men­te ves­ti­das como adul­tas, de la cosi­fi­ca­ción de las muje­res pues­tas como obje­tos y no como suje­tos. Ese es el mun­do y la socie­dad plas­ma­da por el patriar­ca­do”, advirtió.

Puli­do expre­só que “es el ori­gen que sub­sis­te y per­sis­te has­ta el día de hoy” y que las prác­ti­cas que “tie­nen más poder en sus esta­men­tos polí­ti­cos socia­les y más pro­fun­das son las prác­ti­cas patriar­ca­les. En casos de abu­so sexual vemos cerra­da defen­sa de los jue­ces, por­que tie­nen un para­dig­ma de que el varón con­ver­ti­do en padre de fami­lia y como tal con­si­de­ran que es inca­paz de come­ter esos delitos”.

“El SAP es algo que usan los jue­ces, es una herra­mien­ta útil a las prác­ti­cas patriar­ca­les que enmas­ca­ran en un dis­cur­so que pre­sen­tan como ‘teo­ría cien­tí­fi­ca’”, afir­mó y expli­có que “en reali­dad, el tras­fon­do de sus prác­ti­cas es negar las inves­ti­ga­cio­nes judi­cia­les, negar los dere­chos y la pala­bra de los niños y niñas, y se res­guar­dan detrás de esta fal­sa ‘teo­ría científica’”.

“Los agen­tes judi­cia­les tie­nen esa ‘herra­mien­ta fácil’ de inter­pre­ta­ción de con­duc­tas detes­ta­bles. Son con­duc­tas a las que ponen un nom­bre rela­ti­vo a la medi­ci­na, don­de todo lo que está sufrien­do ese niño/​niña es debi­do a esta “teo­ría cien­tí­fi­ca SAP”, y no al hecho real de que, si se inda­ga, detrás está el abu­so sexual”, manifestó.

Puli­do men­cio­nó el libro de Eva Giber­ti sobre Inces­to Paterno Filial, don­de sos­tie­ne “todo esto que habla­mos como una malla ideo­ló­gi­ca que está teji­da con mitos, pre­jui­cios, que impo­nen en los mode­los de des­igual­dad de géne­ro, todo esto que­da ocul­to en la mira­da de estos pro­fe­sio­na­les sin capa­ci­ta­ción, sin cono­ci­mien­tos, teñi­dos de esas con­cep­cio­nes. Estos fun­cio­na­rios judi­cia­les usan el SAP, por­que dicen que es cien­tí­fi­co y ade­más los tran­qui­li­za ponién­do­le a la madre una can­ti­dad de cali­fi­ca­ti­vos que ya tene­mos des­de la his­to­ria, como es his­té­ri­ca, mali­cio­sa, des­pe­cha­da. De un lado se pone al mari­do que es un hom­bre hono­ra­ble, y del otro lado ponen a la madre con estos calificativos”.

“La auto­ri­za­ción la tie­nen los varo­nes para apro­piar­se del cuer­po de las per­so­nas infe­rio­res. En la cons­ti­tu­ción his­tó­ri­ca de la fami­lia, el úni­co que tenía poder y dere­cho era el hom­bre que tenía la potes­tad. Todos los demás que vivían bajo el mis­mo techo, en el clan, quien man­da­ba era el páter fami­lia y por deba­jo esta­ban la mujer, los hijos, los escla­vos, los clien­tes, los alle­ga­dos. El úni­co que tenía dere­chos era el páter fami­lia. En la épo­ca moder­na se plas­ma en la socie­dad, el mode­lo libe­ral de fami­lia ins­tau­ra la infe­rio­ri­dad de la mujer y los niños con res­pec­to al padre. Cuan­do habla­mos de patriar­ca­do, es una refun­da­ción del patriar­ca­do nue­vo, moderno”, cerró.

Fuen­te: Dia­rio Femenino

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *