Sudán. Prohi­bió la muti­la­ción geni­tal femenina

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 19 de julio de 2020

El Con­se­jo Sobe­rano, la máxi­ma auto­ri­dad del gobierno del Sudán, apro­bó una ley que pena­li­za la muti­la­ción geni­tal feme­ni­na, una prác­ti­ca ances­tral muy exten­di­da en el país, que orga­ni­za­cio­nes de todo el mun­do luchan por erra­di­car. Este tipo de pro­ce­di­mien­tos, que repre­sen­tan una fla­gran­te vio­la­ción a los dere­chos huma­nos y afec­ta niñas y muje­res prin­ci­pal­men­te en Áfri­ca, Orien­te Medio y Asia, son dura­men­te cues­tio­na­dos por la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud.

El Con­se­jo, inte­gra­do por auto­ri­da­des mili­ta­res y civi­les, apro­bó una serie de leyes, entre ellas la que tipi­fi­ca como deli­to la abla­ción feme­ni­na, una prác­ti­ca que “aten­ta con­tra la dig­ni­dad de la mujer”, según espe­ci­fi­có el Minis­te­rio de Jus­ti­cia en un comunicado.

La OMS deno­mi­na muti­la­ción feme­ni­na a todos los pro­ce­di­mien­tos con­sis­ten­tes en la resec­ción par­cial o total de los geni­ta­les exter­nos feme­ni­nos, así como otras lesio­nes de los órga­nos geni­ta­les feme­ni­nos por moti­vos no médicos. 

Según el tex­to de la nue­va ley de Sudán, “la muti­la­ción de los órga­nos geni­ta­les de la mujer está aho­ra con­si­de­ra­da como un cri­men” y “cual­quier per­so­na que la haga será con­de­na­da a una pena de has­ta tres años de cár­cel”. Ade­más, la clí­ni­ca o el lugar don­de se reali­ce la abla­ción podrán ser cerrados.

Las otras medi­das anun­cia­das inclu­ye­ron la eli­mi­na­ción del deli­to de apos­ta­sía (que esta­ba pena­do con la muer­te) y los azo­tes como méto­do de cas­ti­go; se per­mi­te la libre cir­cu­la­ción de las muje­res, tam­bién con sus hijos (antes nece­si­ta­ban el per­mi­so de un hom­bre), y se libe­ró el con­su­mo de alcohol para no musulmanes.

Este anun­cio lle­ga más de un año des­pués de la caí­da en abril de 2019 del régi­men de Omar el Beshir, bajo pre­sión de una revuel­ta popu­lar. Beshir, que gober­nó el país duran­te 30 años tras un gol­pe de Esta­do apo­ya­do por los isla­mis­tas, había des­car­ta­do un pro­yec­to de ley con­tra la abla­ción en 2015.

Las muje­res suda­ne­sas desem­pe­ña­ron un papel de pri­mer plano en la revuel­ta que lle­vó, des­pués de la caí­da de Beshir, aho­ra encar­ce­la­do, a la for­ma­ción en agos­to de 2019 de un gobierno de tran­si­ción hacia un poder civil.

Qué es la ablación

La abla­ción, que pue­de ser mor­tal en algu­nos casos, es vis­ta aún como un acto “ritual” en Sudán y nue­ve de cada diez muje­res fue­ron víc­ti­mas de esta prác­ti­ca, según Nacio­nes Uni­das. Tam­bién se la lle­va a cabo en muchos paí­ses de Áfri­ca, Orien­te Medio y Asia, espe­cial­men­te en el medio rural.

“Esta prác­ti­ca no es solo una vio­la­ción de los dere­chos de las muje­res, sino que tie­ne gra­ves con­se­cuen­cias para la salud físi­ca y men­tal”, seña­ló Abdu­la Fadil, repre­sen­tan­te de la Uni­cef en Jartum. 

Según los defen­so­res de los dere­chos de las muje­res, la cri­mi­na­li­za­ción de la prác­ti­ca solo será una eta­pa de un lar­go pro­ce­so que lle­va­ría a su des­apa­ri­ción. En Sudán, la abla­ción aumen­tó en estas tres últi­mas déca­das en regio­nes don­de ya no se prac­ti­ca­ba, como en las mon­ta­ñas de Nubia, al nor­te del país.

En mar­zo pasa­do, mili­tan­tes suda­ne­sas se mos­tra­ron decep­cio­na­das por el poco inte­rés de las auto­ri­da­des en mejo­rar sus dere­chos, y pidie­ron la abo­li­ción o la enmien­da de varias leyes con­si­de­ra­das discriminatorias.

Entre la legis­la­ción que men­cio­na­ron, se inclu­yó la baja repre­sen­ta­ción de las muje­res en el gobierno, la caren­cia de una ley que cri­mi­na­li­ce el hos­ti­ga­mien­to sexual y la exis­ten­cia de la ley sobre el esta­tu­to per­so­nal de 1991, ins­pi­ra­da en la sha­ria (ley islá­mi­ca), que posi­bi­li­ta dar en matri­mo­nio niñas de diez años y no pre­vé el con­sen­ti­mien­to de la mujer en los con­tra­tos matrimoniales.

Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *