Puer­to Rico. “Hace fal­ta que se inves­ti­gue lo que ha hecho la gobernadora”

Por Cán­di­da Cot­to/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 15 de julio de 2020

A jui­cio del pro­fe­sor de Dere­cho Car­los Ramos Gon­zá­lez, las denun­cias en con­tra de la gober­na­do­ra, Wan­da Váz­quez Gar­ced, de inter­ve­nir para dete­ner los refe­ri­dos del Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia (DJ) al Panel del Fis­cal Espe­cial Inde­pen­dien­te (PFEI), ame­ri­tan ser inves­ti­ga­dos por todos los orga­nis­mos per­ti­nen­tes; el pun­to neu­rál­gi­co es en qué momen­to. Entre los refe­ri­dos se encuen­tran la pro­pia gober­na­do­ra y otros miem­bros cer­ca­nos de su administración

Ramos Gon­zá­lez indi­có que la con­duc­ta de la gober­na­do­ra debe de ser inves­ti­ga­da, como ya lo ini­ció la Secre­ta­ría de Jus­ti­cia con­for­me a la ley que creó el PFEI. “Se tra­ta de un meca­nis­mo que se creó en el 1988 jus­ta­men­te para de algu­na mane­ra lograr que figu­ras como el gober­na­dor o alguien a ese nivel no se deja­se en manos del pro­ce­so nor­mal de inves­ti­ga­ción de la Secre­ta­ría de Jus­ti­cia por la con­fian­za que se esme­ró sobre esa ins­ti­tu­ción, el FEI, y en par­ti­cu­lar a par­tir del caso del Cerro Mara­vi­lla. Así que hace fal­ta que se inves­ti­gue lo que ha hecho la gober­na­do­ra”. Pun­tua­li­zó que des­de el pun­to de vis­ta de los orga­nis­mos de inves­ti­ga­ción cri­mi­nal que tie­ne el Gobierno de Puer­to Rico ese es el orga­nis­mo indicado.

La otra ins­tan­cia que debe y tie­ne la facul­tad cons­ti­tu­cio­nal de inves­ti­gar la con­duc­ta de la gober­na­do­ra es la Asam­blea Legis­la­ti­va (AL), sobre todo cuan­do se está impli­can­do la posi­ble comi­sión de deli­to. . El poder de la AL en ese sen­ti­do es mucho más amplio que el del PFEI. Si bien la Legis­la­tu­ra no pue­de radi­car car­gos, pue­de inves­ti­gar situa­cio­nes que sean accio­nes de deli­to del gober­na­dor o de cual­quier otro fun­cio­na­rio públi­co o con­duc­tas que, aun­que no lo fue­ran pue­den con­si­de­rar­se inclu­so cau­sa para residenciamiento.

No obs­tan­te, aler­tó sobre los incon­ve­nien­tes de que la AL haga en estos momen­tos una inves­ti­ga­ción, mien­tras se supo­ne que el PFEI esté hacien­do su inves­ti­ga­ción. En el caso de la Legis­la­tu­ra, esta pue­de hacer dos tipos de inves­ti­ga­ción. En esta situa­ción par­ti­cu­lar, una gene­ral pro­fun­da; pero en el sen­ti­do de que no esté encau­sa­da al resi­den­cia­mien­to, sería una inves­ti­ga­ción como par­te de sus pode­res. Si encuen­tra posi­ble comi­sión de deli­to tie­ne que refe­rir­la a los orga­nis­mos per­ti­nen­tes. “En este caso sería absur­do que el pro­pio Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia lo haga. Podría ser la Ofi­ci­na de Éti­ca Guber­na­men­tal e inclu­so a las auto­ri­da­des fede­ra­les. Lo que pasa es que cuan­do se hace simul­tá­nea­men­te, cuan­do se está hacien­do la inves­ti­ga­ción cri­mi­nal, que en este caso es el FEI, eso va a ser un pro­ce­so tor­tuo­so, por­que mucho de lo posi­ble inves­ti­ga­do, mucha de la evi­den­cia la va a tener el pro­pio FEI y es posi­ble que se levan­ten aspec­tos de incriminación”.

Otro tipo de inves­ti­ga­ción que dijo se pue­de hacer, aun cuan­do obser­vó que tam­po­co este es el momen­to, es la inves­ti­ga­ción para un posi­ble pro­ce­so de resi­den­cia­mien­to. “Para la pri­me­ra no hace fal­ta mucha vota­ción amplia. La Asam­blea Legis­la­ti­va pue­de inves­ti­gar cual­quier asun­to de inte­rés públi­co, aun­que no esté en sesión. Pero para inves­ti­gar para pro­pó­si­tos de resi­den­cia­mien­to tie­ne que auto­con­vo­car­se por­que se esta­ría enjui­cian­do a la gober­na­do­ra y eso lo tie­ne bien cla­ro el PNP: no va a con­vo­car una asam­blea extra­or­di­na­ria para inves­ti­gar­se. La Asam­blea Legis­la­ti­va nece­si­ta dos ter­ce­ras par­tes para auto­con­vo­car­se e ini­ciar el pro­ce­so for­mal. Al menos pue­de ini­ciar el pro­ce­so fue­ra del resi­den­cia­mien­to para inves­ti­gar, pero en este momen­to va a tener el mis­mo pro­ble­ma tortuoso”.

El doc­tor Ramos Gon­zá­lez advir­tió que con decir que es tor­tuo­so no está dicien­do que no deba dar­se o con­si­de­rar­se la inves­ti­ga­ción dado a que la AL jus­ta­men­te está de con­tra­pe­so para el poder eje­cu­ti­vo o para aten­der la des­con­fian­za de las per­so­nas que han ocu­pa­do la Secre­ta­ría de Jus­ti­cia. Hizo una dis­tin­ción entre la des­con­fian­za en el DJ y la des­con­fian­za en el secre­ta­rio el DJ. 

“Hay muchos com­po­nen­tes. Ahí hay muchos abo­ga­dos y abo­ga­das de carre­ra serios, emplea­dos per­ma­nen­tes bien serios y yo no pue­do decir que hay una des­con­fian­za en todos esos ele­men­tos del DJ. La des­con­fian­za fun­da­men­tal siem­pre ha sido con la per­so­na que diri­ge ese depar­ta­men­to sobre, todo en este cua­trie­nio”. Aña­dió que se pue­de medir el gra­do de des­con­fian­za que hay en este momen­to al secre­ta­rio o secre­ta­ria del DJ por las veces que ha habi­do que sus­ti­tuir­le, por lo que está pasan­do en el des­go­bierno del PNP. Com­pa­ró que eso no suce­dió en el cua­trie­nio ante­rior, cuan­do la per­so­na que ori­gi­nal­men­te se nom­bró per­ma­ne­ció casi los cua­tro años.

El pro­fe­sor de Dere­cho coin­ci­dió con la apre­cia­ción de que hubo una fal­ta de jui­cio, tan­to de par­te de la gober­na­do­ra al nom­brar a Lon­go Qui­ño­nes como secre­ta­ria del DJ a sabien­das de que la madre de esta era sub­se­cre­ta­ria del Depar­ta­men­to de Salud, así como por par­te de Lon­go Qui­ño­nes por acep­tar. “Ese es el peca­do ori­gi­nal. Mira que se le cri­ti­có…” Aña­dió que ambas en aquel enton­ces debían de saber que en algún momen­to el DJ ten­dría que estar inves­ti­gan­do los asun­tos de salud y, aun­que se supo­ne que hay los meca­nis­mos de inhi­bi­ción, en apa­rien­cia siem­pre va a exis­tir la des­con­fian­za. “Creo que fue una fal­ta de jui­cio tre­men­da de ambas”. Más aun, recor­dó que la gober­na­do­ra retu­vo al enton­ces Secre­ta­rio de Salud pese a las crí­ti­cas que hubo antes de la pan­de­mia; por lo tan­to, se sabía que era cues­tión de tiem­po su des­pi­do por dife­ren­tes razo­nes. Si algo debió cono­cer la gober­na­do­ra era que tar­de o tem­prano esa sub­se­cre­ta­ria sería fun­da­men­tal en su equi­po de trabajo.

Ramos cen­su­ró la pos­tu­ra que des­cri­bió como “afán” de últi­ma­men­te de nom­brar fun­cio­na­rios fis­ca­les fede­ra­les para diri­gir al DJ de Puer­to Rico. “Eso dice tan­to. Por un lado lo que quie­ren hacer es enviar un men­sa­je —no sé de qué— de que tie­nen más capa­ci­dad que los de aquí. No me digas que esa era la úni­ca per­so­na dis­po­ni­ble en la fis­ca­lía fede­ral para hacer ese tra­ba­jo, no me lo digas. Ade­más, por qué seguir fede­ra­li­zan­do la Secre­ta­ría de Jus­ti­cia como si no hubie­se recur­sos en el país”.

Ramos Gon­zá­lez res­pon­dió a su pro­pio cues­tio­na­mien­to y atri­bu­yó esta con­duc­ta de los fun­cio­na­rios del PNP a que apar­te de la polí­ti­ca y de la men­ta­li­dad piti­yan­qui de que todo lo que vie­ne de afue­ra es mejor, la otra razón es que el uni­ver­so de selec­ción del PNP es tan peque­ño que solo pue­den nom­brar a gen­te que res­pon­da a su par­ti­do y a la inten­si­dad del color del par­ti­do, solo a per­so­nas que de algu­na mane­ra pien­sen que pue­den con­tro­lar. Con ello lo que le hacen es daño al Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia y al país.

Resal­tó que es ante esta con­duc­ta que sur­ge la crea­ción del PFEI. “Hay que tener un secre­ta­rio o secre­ta­ria que ins­pi­re con­fian­za al país, al res­to de las fuer­zas polí­ti­cas. Cla­ro, un Secre­ta­rio de Jus­ti­cia así es muy difí­cil de con­tro­lar”, admitió. 

Tam­bién tra­jo a la aten­ción el cam­bio de pos­tu­ra de Váz­quez Gar­ced, que en un prin­ci­pio dijo que no que­ría “tener ese peso sobre sus hom­bros”, y aho­ra es can­di­da­ta a la gobernación.

El juris­ta des­ta­có que la per­so­na que está ocu­pan­do la gober­na­ción, si hubie­se teni­do un enten­di­do mejor de las cir­cuns­tan­cias del país y del rol de la posi­ción úni­ca que tenía en ese momen­to en la his­to­ria de ser la gober­na­do­ra, pudo haber usa­do ese poder para ganar­se un lugar en la his­to­ria del país y for­mar un gobierno de sal­va­ción nacio­nal. Aun en las cir­cuns­tan­cias actua­les de que Puer­to Rico tie­ne una gober­nan­za pres­ta­da de Esta­dos Uni­dos, Váz­quez Gar­ced pudo haber pedi­do la renun­cia de fun­cio­na­rios, nom­brar per­so­nas fue­ra de líneas par­ti­dis­tas y for­mar un gobierno de sal­va­ción nacio­nal, “pero fue inca­paz de hacer­lo, se le fue de las manos o qui­zás nun­ca lo comprendió”. 

Sobre la razón que ofre­ció la gober­na­do­ra para des­pe­dir a Lon­go Qui­ño­nes, de que inter­vino en una inves­ti­ga­ción fede­ral, hizo la obser­va­ción de que, si en efec­to los fede­ra­les levan­tan un dedo para inves­ti­gar­la, esto podría devol­ver un poco de cre­di­bi­li­dad a la gober­na­do­ra, pero has­ta aho­ra todas las razo­nes que dio la gober­na­do­ra sue­nan más a una pes­qui­sa, a un mon­ta­je para tomar una deci­sión que no fue en el mejor inte­rés del país.

El Panel del Fis­cal Exa­mi­na­dor Inde­pen­dien­te tie­ne 90 días para rea­li­zar su inves­ti­ga­ción aun­que pue­de soli­ci­tar más tiem­po al Depar­ta­men­to de Jus­ti­cia. No se des­car­ta que el PNP pue­da tener can­di­da­tos en las elec­cio­nes suje­tos a una acción judicial.

FUENTE: Cla­ri­dad 60

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *