Pen­sa­mien­to Crí­ti­co. Petro Cari­be en el cora­zón de la bata­lla geo­po­lí­ti­ca regio­nal: cró­ni­ca de las opor­tu­ni­da­des per­di­das por Haití

Por Jean Jores Pie­rre*, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 12 de julio de 2020

Los Acuer­dos de inte­gra­ción deter­mi­nan la influen­cia geo­po­lí­ti­ca de un país. La coope­ra­ción inter­na­cio­nal resul­ta ser un ele­men­to indis­pen­sa­ble para el desa­rro­llo socio­eco­nó­mi­co y el bien­es­tar de las pobla­cio­nes. En 2006, el Esta­do hai­tiano ha fir­ma­do uno de los más impor­tan­tes Acuer­dos duran­te toda su his­to­ria: el Acuer­do Ener­gé­ti­co Petro Cari­be. Actual­men­te, las coyun­tu­ras nacio­na­les y regio­na­les han tras­tor­na­do seria­men­te ese Acuer­do. Hai­tí se enfren­ta a una seve­ra cri­sis polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca estruc­tu­ral. La Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, país cla­ve del pro­gra­ma Petro Cari­be, atra­vie­sa por tur­bu­len­cias polí­ti­cas inter­nas y sufre san­cio­nes eco­nó­mi­cas y finan­cie­ras uni­la­te­ra­les por par­te de los Esta­do Uni­dos de América.

El Acuer­do ener­gé­ti­co Petro Cari­be está en el cora­zón de esta bata­lla des­ata­da por Washing­ton con­tra Cara­cas. Ésta es geo­po­lí­ti­ca y tam­bién eco­nó­mi­ca. Pues, el Tío Sam ha per­di­do, hace alre­de­dor de 20 años, su con­trol abso­lu­to sobre el petró­leo y otros recur­sos natu­ra­les de Vene­zue­la. En este tex­to titu­la­do: « Petro Cari­be en el cora­zón de la bata­lla geo­po­lí­ti­ca regio­nal: cró­ni­ca de las opor­tu­ni­da­des per­di­das por Hai­tí », me pro­pon­go rea­li­zar otra lec­tu­ra del Acuer­do Petro Cari­be. Esta pre­sen­te refle­xión es ela­bo­ra­da con el obje­ti­vo de infor­mar a los/​as poten­cia­les lectores/​as sobre lo no dicho del Acuer­do de coope­ra­ción soli­da­ria Petro Cari­be para fre­nar las estra­ta­ge­mas mani­pu­la­do­ras de todo tipo que res­pon­den a las estra­te­gias de domi­na­ción imperialista.

A tra­vés de este tex­to, espe­ro apor­tar algu­nos ele­men­tos que no nece­sa­ria­men­te son cono­ci­dos por todos. Des­de 1999, la socie­dad vene­zo­la­na ha toma­do otra direc­ción. Cam­bios pro­fun­dos han sido rea­li­za­dos en la vida polí­ti­ca, social, eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral del gigan­te sud­ame­ri­cano. Tie­nen los mis­mos orí­ge­nes: la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. El Acuer­do ener­gé­ti­co Petro Cari­be enca­ja en esta mis­ma línea de cam­bios de direc­ción de la socie­dad vene­zo­la­na, un fenó­meno socio­po­lí­ti­co igno­ra­do deli­be­ra­da­men­te, o difí­cil de ima­gi­nar o de aprehen­der por nume­ro­sos líde­res de opinión.

El pres­ti­gio de Vene­zue­la mani­fes­ta­do en el Acuer­do ener­gé­ti­co Petro Cari­be Petro Cari­be es un Acuer­do ener­gé­ti­co fir­ma­do por 18 paí­ses del Cari­be, inclui­do Hai­tí. Petro Cari­be cons­ti­tu­ye un ele­men­to impor­tan­te de la polí­ti­ca exte­rior de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. Este Acuer­do es el sím­bo­lo del des­plie­gue geo­po­lí­ti­co de Vene­zue­la en la región, tenien­do como cen­tro de inte­rés los reen­cuen­tros con una his­to­ria y un des­tino común y el desa­rro­llo social de los pue­blos del Cari­be. El obje­ti­vo prin­ci­pal de Petro Cari­be es con­tri­buir a la Segu­ri­dad Ener­gé­ti­ca, al Desa­rro­llo Socio­eco­nó­mi­co y a la Inte­gra­ción de los paí­ses del Cari­be median­te la uti­li­za­ción sobe­ra­na de los recur­sos ener­gé­ti­cos basán­do­se sobre los prin­ci­pios de inte­gra­ción de la Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca (ALBA), a saber la unión, la soli­da­ri­dad, la coope­ra­ción, la com­ple­men­ta­rie­dad y la inte­gra­ción con una visión des­de el Sur.

ALBA se ins­cri­be en otra pers­pec­ti­va de inte­gra­ción ten­dien­te a la cons­truc­ción del socia­lis­mo y la reso­lu­ción de los pro­ble­mas socia­les que afec­tan a los pue­blos, dife­ren­cián­do­se de los Acuer­dos de inte­gra­ción de los paí­ses impe­ria­lis­tas que apun­tan a la inte­gra­ción de los mer­ca­dos en favor de las tras­na­cio­na­les y de las gran­des poten­cias. De hecho, Vene­zue­la pone sus recur­sos a dis­po­si­ción de los paí­ses de la región y opta por un pro­ce­so de desa­rro­llo armo­nio­so con las nacio­nes cari­be­ñas, desa­fian­do así los tér­mi­nos de inter­cam­bios des­igua­les y la lógi­ca com­pe­ti­ti­va que favo­re­cen la domi­na­ción, la explo­ta­ción y el sub­de­sa­rro­llo de los paí­ses del sur global.

Petro Cari­be repre­sen­ta un giro his­tó­ri­co impor­tan­te en la his­to­ria con­tem­po­rá­nea de la coope­ra­ción inter­na­cio­nal. Los paí­ses «desa­rro­lla­dos» tie­nen la cos­tum­bre de crear varias ONGs u orga­nis­mos de desa­rro­llo para admi­nis­trar los fon­dos des­ti­na­dos a un país «en vía de desa­rro­llo». Por ejem­plo, los EE.UU. han crea­do la Agen­cia Ame­ri­ca­na para el Desa­rro­llo Inter­na­cio­nal (Usaid) que inter­vie­ne en nues­tro país. Las dece­nas de años de pre­sen­cia de la Usaid en Hai­tí impli­can miles de millo­nes de dóla­res gas­ta­dos con sal­dos nega­ti­vos y muy a menu­do con agra­va­ción de los pro­ble­mas que se pre­ten­den resol­ver. Pare­cie­ra que la sub­con­tra­ta­ción de las inter­ven­cio­nes esta­dou­ni­den­ses en Hai­tí por las ONGs no com­pro­me­te a Washing­ton. Sin embar­go, Petro Cari­be que con­tri­bu­ye al for­ta­le­ci­mien­to de la capa­ci­dad del Esta­do es ata­ca­do por todos lados. En bre­ve, los meca­nis­mos y modos de ges­tión de la Usaid no intere­san al gobierno de los EE.UU. Los fra­ca­sos reite­ra­dos de la Usaid en Hai­tí debe­rían atraer más la aten­ción de los diri­gen­tes estadounidenses.

Un hecho es cier­to, hace fal­ta derri­bar por todos los medios la inso­len­cia vene­zo­la­na del Pre­si­den­te Hugo Chá­vez quien creó el Acuer­do de coope­ra­ción soli­da­ria Petro Cari­be. Esta inso­len­cia vene­zo­la­na había ais­la­do de algu­na mane­ra a los EE.UU. del esce­na­rio regio­nal. Duran­te más de 10 años, el tío Sam tuvo serias difi­cul­ta­des para impo­ner sus órde­nes has­ta a la Orga­ni­za­ción de los Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) que es un orga­nis­mo regio­nal cono­ci­do por ser el caba­llo de Tro­ya del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se en nues­tro con­ti­nen­te. Lo que es peor aún, el Pre­si­den­te Chá­vez había impul­sa­do la crea­ción de varios otros orga­nis­mos regio­na­les sin la par­ti­ci­pa­ción de los EE.UU. Me refie­ro a la UNASUR (Unión de las Nacio­nes Sud­ame­ri­ca­nas), a la CELAC (Comu­ni­dad de Esta­dos Lati­no­ame­ri­ca­nos y Cari­be­ños) y al ALBA (Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de nues­tra América).

Actual­men­te, la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la es ata­ca­da y hos­ti­ga­da por pode­ro­sos gru­pos que pro­yec­tan una ima­gen dis­tor­sio­na­da de la reali­dad socio­po­lí­ti­ca del país. Esta bata­lla tie­ne un alia­do pode­ro­so: la Pren­sa domi­nan­te. Duran­te esta segun­da déca­da del siglo XXI, el Pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro es el per­so­na­je más agre­di­do del con­ti­nen­te ame­ri­cano. Cali­fi­ca­ti­vos tales como dic­ta­dor, auto­ri­ta­rio, etc., han sido ado­sa­dos inco­rrec­ta­men­te a su imagen.

El mode­lo de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va o demo­cra­cia direc­ta de Vene­zue­la no ha sido toma­do en cuen­ta por los detrac­to­res de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na. El espí­ri­tu y la car­ta del Acuer­do Petro Cari­be se enmar­can den­tro de la mis­ma línea del mode­lo de demo­cra­cia de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na: per­mi­tir a los pue­blos deci­dir su des­tino, sin impo­si­ción algu­na. Por tan­to, des­acre­di­tar el Acuer­do Petro Cari­be cons­ti­tu­ye un gran apo­yo a esta lucha pla­ni­fi­ca­da con­tra el pue­blo vene­zo­lano que ha deci­di­do libe­rar­se de la domi­na­ción del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se y de sus Emba­ja­das pro­mo­to­ras de Gol­pes de Estado.

A nivel nacio­nal, el gobierno hai­tiano pre­si­di­do por el Sr. Jove­nel Moï­se ha deci­di­do sumar­se a la

polí­ti­ca de los EE.UU con­tra Vene­zue­la. En Hai­tí, la bata­lla con­tra el espí­ri­tu y la letra del pro­gra­ma Petro Cari­be ya ha sido des­ata­da en el país. El actual régi­men empren­de esta bata­lla con­tra Vene­zue­la igno­ran­do los pro­ble­mas socio­eco­nó­mi­cos del país. La pobla­ción hai­tia­na está enfren­tan­do a la depre­cia­ción récord de la gour­de (la mone­da nacio­nal) ante el dólar esta­dou­ni­den­se (Ndlr : US $ 1.00 = 117.00 gour­des ; 1 euro = 136.00 gour­des ; 1 peso domi­ni­cano = 2.10 gour­des actual­men­te); ante el recha­zo de las auto­ri­da­des hai­tia­nas de reajus­tar (a la baja) los pre­cios de los com­bus­ti­bles; ante la fal­ta de acce­so al agua pota­ble; ante la fal­ta de inver­sio­nes y la mala ges­tión del sec­tor eléc­tri­co, etc. El Acuer­do Petro Cari­be y el dine­ro fres­co que cir­cu­la­ba no están más dis­po­ni­bles para con­te­ner esta caí­da impor­tan­te de nues­tra eco­no­mía. Todo lle­va a creer que el ato­lla­de­ro diplo­má­ti­co ali­men­ta­do uni­la­te­ral­men­te[i] por el gobierno hai­tiano con­tra el gobierno boli­va­riano va a per­du­rar has­ta el final del man­da­to del Sr. Moïse.

Afor­tu­na­da­men­te, el pue­blo hai­tiano no está lis­to para renun­ciar a esas bellas pági­nas de la his­to­ria noble entre Hai­tí y Vene­zue­la. Las recien­tes mani­fes­ta­cio­nes para exi­gir que la luz se haga sobre los fon­dos de Petro Cari­be dicen mucho. Los millo­nes de mani­fes­tan­tes que ocu­pa­ron las calles del país han guar­da­do su luci­dez. Han acu­sa­do direc­ta­men­te a los fun­cio­na­rios hai­tia­nos que han dila­pi­da­do los miles de millo­nes de dóla­res de los fon­dos de Petro Cari­be que debe­rían haber sido inver­ti­dos en pro­gra­mas socio-pro­duc­ti­vos con el obje­ti­vo de mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de la pobla­ción haitiana.

Para evi­tar toda amal­ga­ma inú­til y manipuladora

El Acuer­do ener­gé­ti­co Petro Cari­be es el resul­ta­do del genio de Fidel Cas­tro y de Hugo Chá­vez, dos gran­des Hom­bres de Esta­do que han mar­ca­do la his­to­ria de la huma­ni­dad por sus con­tri­bu­cio­nes en tér­mi­nos de nue­vo méto­do y nue­va meto­do­lo­gía de coope­ra­ción inter­na­cio­nal, entre otros. Este Acuer­do nació a par­tir de la crea­ción del ALBA que reúne a 11 paí­ses y gobier­nos en el seno del ALBA-TCP (Alian­za Boli­va­ria­na para los Pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca – Tra­ta­do Comer­cial de los Pue­blos) y tam­bién de cen­te­na­res de orga­ni­za­cio­nes socia­les y movi­mien­tos socia­les que con­for­man el ALBA – Movi­mien­tos Socia­les (Movi­mien­tos Socia­les hacia el Alba). La soli­da­ri­dad, la com­ple­men­ta­rie­dad eco­nó­mi­ca, la inte­gra­ción, la coope­ra­ción y la unión de los pue­blos con­tra la domi­na­ción impe­ria­lis­ta son par­te inte­gran­te del sur­gi­mien­to de este Acuer­do energético.

En lo que con­cier­ne a Hai­tí, orga­ni­za­cio­nes del movi­mien­to social hai­tiano, tales como la PAPDA (Pla­ta­for­ma Hai­tia­na para un Desa­rro­llo Alter­na­ti­vo), el MPP (Movi­mien­to de Cam­pe­si­nos de Papa­ye) y el TK (Tèt Kole Ti Peyi­zan Ayis­yen) son las que han enta­bla­do las pri­me­ras dis­cu­sio­nes alre­de­dor de la nece­si­dad de incluir a Hai­tí en este Acuer­do ener­gé­ti­co. Pues, el Pre­si­den­te Hugo Chá­vez no había que­ri­do incluir a nues­tro país por­que des­apro­ba­ba el gol­pe de Esta­do de 2004 en con­tra del Pre­si­den­te Jean-Ber­trand Aris­ti­de. Este Acuer­do fue fir­ma­do entre Hai­tí y Vene­zue­la en 2006 bajo la Pre­si­den­cia de René Gar­cia Pré­val. El Acuer­do entró en vigen­cia en 2009. Hai­tí ha uti­li­za­do los fon­dos de Petro Cari­be para finan­ciar dis­tin­tos pro­yec­tos de desa­rro­llo entre 2009 y 2018.

El Acuer­do Petro Cari­be no repre­sen­ta un pre­tex­to para Cara­cas para rea­li­zar inje­ren­cia en la polí­ti­ca inter­na de los paí­ses. Las con­di­cio­na­li­da­des de este Acuer­do ener­gé­ti­co están liga­das a las polí­ti­cas de bue­na gober­nan­za, de trans­pa­ren­cia y de demo­cra­cia. Hai­tí ha jus­ti­fi­ca­do esos pará­me­tros adop­tan­do docu­men­tos de pro­gra­mas, de pla­nes de acción y pro­yec­tos ela­bo­ra­dos por su gobierno; fir­man­do decre­tos en Con­se­jo de Minis­tros para dar un carác­ter legal a los des­em­bol­sos de Fon­dos; rea­li­zan­do sesio­nes de «Gou­vèn­man Lakay» (El gobierno está en tu Casa) para jus­ti­fi­car la par­ti­ci­pa­ción de las comu­ni­da­des en los pro­yec­tos; y publi­can­do infor­mes enga­ño­sos y artícu­los en la pren­sa que difun­dían la colo­ca­ción de la pie­dra basal de algu­nos pro­yec­tos que cues­tan defi­ni­ti­va­men­te millo­nes de dóla­res al pue­blo hai­tiano. Todas estas últi­mas manio­bras resul­ta­ron ser enga­ños. Hay un hecho cier­to, Vene­zue­la jamás dic­tó o impu­so pro­yec­tos y meca­nis­mos de ges­tión local a los suce­si­vos gobier­nos de Hai­tí. Has­ta prue­ba de lo con­tra­rio, la dila­pi­da­ción de los fon­dos de Petro Cari­be es úni­ca y ente­ra res­pon­sa­bi­li­dad de los fun­cio­na­rios de Haití.

Por otra par­te, es indis­pen­sa­ble esta­ble­cer la dife­ren­cia entre el Acuer­do Ener­gé­ti­co Petro Cari­be y el Fon­do Petro Cari­be o Fon­dos Alba – Cari­be. Vene­zue­la está direc­ta­men­te liga­do al Acuer­do Petro Cari­be. Es un ele­men­to impor­tan­te de su polí­ti­ca de coope­ra­ción inter­na­cio­nal. Sin embar­go, el Fon­do Petro Cari­be es un finan­cia­mien­to que bene­fi­ció a Hai­tí en el mar­co del Acuer­do Petro Cari­be. Es decir, la crea­ción de los Fon­dos Alba – Cari­be (ALBA – CARIBE) es una cláu­su­la de este Acuer­do más glo­bal cono­ci­do bajo el nom­bre de Petro Cari­be. Según el docu­men­to fun­da­cio­nal del Acuer­do, los Fon­dos Alba – Cari­be han sido crea­dos para finan­ciar pro­yec­tos socia­les y socio-pro­duc­ti­vos. Los fon­dos de Petro Cari­be son prés­ta­mos con­ce­di­dos con con­di­cio­nes total­men­te dife­ren­tes e impo­si­bles de encon­trar en el mer­ca­do internacional.

La ges­tión de los fon­dos de Petro Cari­be es del domi­nio de las ins­ti­tu­cio­nes hai­tia­nas. Los gobier­nos hai­tia­nos han teni­do la auto­no­mía total para deci­dir sobre la uti­li­za­ción de los fon­dos Alba – Cari­be. Los fun­cio­na­rios y las auto­ri­da­des de Hai­tí han ele­gi­do dila­pi­dar los fon­dos de Petro Cari­be en lugar de inver­tir­los para mejo­rar las con­di­cio­nes de vida de la pobla­ción del país. Pero, el Acuer­do Ener­gé­ti­co Petro Cari­be fir­ma­do por 18 paí­ses en la región cari­be­ña es y sigue sien­do una expe­rien­cia exi­to­sa. Por ejem­plo, duran­te la cri­sis finan­cie­ra 2007 – 2008, el mer­ca­do finan­cie­ro ha cono­ci­do per­tur­ba­cio­nes que han limi­ta­do la posi­bi­li­dad de con­traer prés­ta­mos. Los paí­ses del Cari­be fue­ron par­te de las regio­nes que han resis­ti­do mejor a aque­lla cri­sis glo­bal. Gra­cias al pro­gra­ma Petro Cari­be, varios paí­ses de la región han for­ta­le­ci­do su eco­no­mía. La Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na es un ejem­plo sig­ni­fi­ca­ti­vo. La corrup­ción de algu­nas auto­ri­da­des y cua­dros hai­tia­nos no pue­den ensu­ciar la ima­gen de ese pro­gra­ma de coope­ra­ción regio­nal his­tó­ri­co impul­sa­do por el Coman­dan­te Hugo Chávez.

Las opor­tu­ni­da­des per­di­das por Haití

Los Pre­si­den­tes y Gobier­nos que han fir­ma­do el Acuer­do en 2005 han decla­ra­do que Petro Cari­be debe con­tri­buir a la trans­for­ma­ción de las Socie­da­des Lati­no­ame­ri­ca­nas y Cari­be­ñas para que sean más jus­tas, cul­tas, par­ti­ci­pa­ti­vas y soli­da­rias. Por ello, Petro Cari­be es con­ce­bi­do como pro­ce­so inte­gral que hace la pro­mo­ción de la eli­mi­na­ción de las des­igual­da­des socia­les, que mejo­ra la cali­dad de vida y favo­re­ce la par­ti­ci­pa­ción de los Pue­blos para que tomen en sus manos su des­tino. Los paí­ses miem­bros del Acuer­do han con­cor­da­do con­cre­tar los siguien­tes obje­ti­vos espe­cí­fi­cos: esti­mu­lar la pro­duc­ción local, median­te el inter­cam­bio de bie­nes y ser­vi­cios por hidro­car­bu­ros; rea­li­zar aho­rros y vol­ver­se hacia las ener­gías reno­va­bles; aumen­tar las capa­ci­da­des de pro­duc­ción eléc­tri­ca de refi­na­mien­to, de petro­quí­mi­ca, de alma­ce­na­mien­to y dis­tri­bu­ción de hidro­car­bu­ros; refor­zar la segu­ri­dad y la sobe­ra­nía de las nacio­nes de la región y empren­der gran­des pro­yec­tos socia­les y pro­duc­ti­vos; rea­li­zar inter­cam­bios de cono­ci­mien­tos, de trans­fe­ren­cias de tec­no­lo­gías crean­do empre­sas mix­tas bina­cio­na­les o tras­na­cio­na­les; per­mi­tir el sumi­nis­tro ener­gé­ti­co gra­cias a los acuer­dos finan­cie­ros para aumen­tar la dis­po­ni­bi­li­dad de los recur­sos en espe­cie, como lo han hecho Boli­via y Nica­ra­gua. Esta posi­bi­li­dad había sido ofre­ci­da a los gobier­nos hai­tia­nos, que no la apro­ve­cha­ron para dina­mi­zar la pro­duc­ción agrí­co­la nacional.

Por tan­to, los fon­dos de Petro Cari­be cons­ti­tuían una opor­tu­ni­dad para inver­tir en la pro­duc­ción nacio­nal y por con­si­guien­te refor­zar nues­tra sobe­ra­nía mone­ta­ria. Más del 60% de los pro­duc­tos ali­men­ti­cios con­su­mi­dos por la pobla­ción son impor­ta­dos de la Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na y de los EE.UU. Esta situa­ción aumen­ta aún más el défi­cit de nues­tra balan­za comer­cial y ace­le­ra la depre­cia­ción de la gour­de ante el dólar. Los 76.8 millo­nes de dóla­res de los fon­dos de Petro Cari­be asig­na­dos al sec­tor agrí­co­la no han ser­vi­do para mejo­rar la pro­duc­ti­vi­dad de los/​as campesinos/​as haitianos/​as. Esos mon­tos han des­apa­re­ci­do como un rayo de la mis­ma mane­ra que los otros fon­dos asig­na­dos para cer­ca de 300 pro­yec­tos finan­cia­dos por los fon­dos ALBA – CARIBE.

Los que toman las deci­sio­nes públi­cas en Hai­tí han ele­gi­do no inver­tir en la pro­duc­ción nacio­nal como lo quie­re el Acuer­do Petro Cari­be. Hemos asis­ti­do a epi­so­dios de con­tra­tos millo­na­rios entre­ga­dos a dedo a empre­sas domi­ni­ca­nas. Las empre­sas hai­tia­nas no fue­ron prio­ri­za­das. Las infra­es­truc­tu­ras y otros pro­yec­tos finan­cia­dos por los fon­dos de Petro Cari­be son en gran par­te incon­clu­sos, mien­tras que los des­em­bol­sos han sido inte­gral­men­te efec­tua­dos, y/​o la mayor par­te de los fon­dos ya ha sido des­em­bol­sa­da por el Esta­do haitiano.

La deu­da públi­ca de Hai­tí en 2019 se ele­va­ba a 3.689 mil millo­nes de dóla­res ame­ri­ca­nos, y entre éstos 2.147 mil millo­nes de dóla­res son de deu­da exter­na. Los dos acree­do­res más gran­des del país son Vene­zue­la y el Ban­co de la Repú­bli­ca de Hai­tí (BRH) con deu­das del orden de 1.8 mil millo­nes y 960 millo­nes res­pec­ti­va­men­te. Los fon­dos de Petro Cari­be y el finan­cia­mien­to del BRH no han resul­ta­do en una mejo­ra de las con­di­cio­nes de vida de la pobla­ción haitiana.

Actual­men­te, la pobla­ción de Hai­tí se enfren­ta a una depre­cia­ción ace­le­ra­da de la gour­de. Con alre­de­dor de 120 gour­des por 1 dólar US, nues­tra mone­da nacio­nal sufre las con­se­cuen­cias de las incon­se­cuen­cias de nues­tros diri­gen­tes. La polí­ti­ca mone­ta­ria del Ban­co Cen­tral (BRH) con­sis­te en inyec­tar millo­nes de dóla­res US en la eco­no­mía a par­tir del sis­te­ma finan­cie­ro, sin por ello crear meca­nis­mos de finan­cia­mien­to direc­to de la eco­no­mía real. Esos fon­dos inyec­ta­dos en el sis­te­ma finan­cie­ro han sido cap­ta­dos en algu­nas sema­nas por los ban­cos pri­va­dos y los tene­do­res de capi­ta­les del país.

Entre 2008 y 2017, este Acuer­do ha otor­ga­do al Esta­do hai­tiano un finan­cia­mien­to anual de alre­de­dor de 300 millo­nes de dóla­res esta­dou­ni­den­ses. El Esta­do hai­tiano jamás había reci­bi­do tan­ta liqui­dez. Los mon­tos ridícu­los de la ayu­da inter­na­cio­nal clá­si­ca del FMI (Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal), del Ban­co Mun­dial y otros orga­nis­mos inter­na­cio­na­les son insig­ni­fi­can­tes en rela­ción al col­chón de liqui­dez gene­ra­do por los fon­dos de Petro Caribe.

Duran­te esos 10 años, el país se ha bene­fi­cia­do con más de 4.2 mil millo­nes de dóla­res de pro­duc­tos ener­gé­ti­cos. Eso ha per­mi­ti­do al Esta­do hai­tiano man­te­ner un pre­cio rela­ti­va­men­te esta­ble de los com­bus­ti­bles en el mer­ca­do local. Según Michel Patrick Bois­vert, el Minis­tro de Eco­no­mía y Finan­zas, el Esta­do no ha recau­da­do impues­tos por un mon­to equi­va­len­te a 1.7 mil millo­nes de dóla­res duran­te ese perío­do. Esos impues­tos no recau­da­dos con­si­de­ra­dos como sub­ven­ción por las auto­ri­da­des hai­tia­nas, cons­ti­tu­yen una impor­tan­te polí­ti­ca redis­tri­bu­ti­va en favor de los nece­si­ta­dos, pues el petró­leo sien­do un pro­duc­to estra­té­gi­co es trans­ver­sal a todas las acti­vi­da­des eco­nó­mi­cas del país. Aumen­tar el pre­cio del petró­leo impli­ca nece­sa­ria­men­te un alza de los pre­cios de los pro­duc­tos de pri­me­ra nece­si­dad, lo que, obvia­men­te, agra­va­ría la cali­dad y las con­di­cio­nes de vida ya vul­ne­ra­bles de la pobla­ción haitiana.

Sin embar­go, las auto­ri­da­des guber­na­men­ta­les han nego­cia­do mal las sub­ven­cio­nes. El col­mo de todo esto, es que los gran­des comer­cian­tes del sec­tor pri­va­do exi­gen al Esta­do hai­tiano des­em­bol­sos colo­sa­les a par­te de los már­ge­nes de bene­fi­cios rea­li­za­dos sobre la ven­ta de los pro­duc­tos petro­le­ros. Este matri­mo­nio entre el Esta­do hai­tiano y el sec­tor pri­va­do de los nego­cios no data de hoy. El Petro Cari­be sola­men­te favo­re­ce la esta­bi­li­za­ción de los pre­cios de los com­bus­ti­bles. Así, la pobla­ción tam­bién se ha vis­to bene­fi­cia­da otor­gán­do­se­le un peque­ño ali­vio por­que, en caso con­tra­rio, ten­dría que pagar mucho más para poder adqui­rir los pro­duc­tos petroleros.

En este mis­mo orden de ideas, cabe remar­car que el con­su­mo coti­diano de los pro­duc­tos petro­le­ros en Hai­tí es menos de 20 mil barri­les, mien­tras que Vene­zue­la pro­du­cía 1.5 millo­nes de barri­les por día en 2018. Hai­tí no pue­de cons­ti­tuir en nin­gún caso un mer­ca­do cau­ti­vo para Vene­zue­la. Ade­más, el mer­ca­do petro­le­ro mun­dial no ofre­ce esas con­di­cio­nes ven­ta­jo­sas al país. Duran­te meses, el gobierno hai­tiano ha deci­di­do no trans­fe­rir a Cara­cas los fon­dos que debe­rían ser liqui­da­dos lue­go de la entre­ga de cada car­ga de combustibles.

El Acuer­do Petro Cari­be prio­ri­za la uti­li­za­ción de ener­gías reno­va­bles, tales como la solar y la eóli­ca amplia­men­te dis­po­ni­bles en el país. El Acuer­do apun­ta tam­bién a alcan­zar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. Sus líneas de acción esti­pu­lan que el Acuer­do debe otor­gar cré­di­tos para inver­tir en pro­yec­tos de ener­gías reno­va­bles y trans­fe­ren­cias de tec­no­lo­gías, para dis­mi­nuir el con­su­mo de petró­leo. Pero los fon­dos de Petro Cari­be han finan­cia­do la cons­truc­ción de 3 cen­tra­les eléc­tri­cas uti­li­zan­do el gasoil dié­sel, un pro­duc­to petro­le­ro. Las auto­ri­da­des hai­tia­nas direc­ta­men­te han deci­di­do no inver­tir en la pro­duc­ción eléc­tri­ca en base a la ener­gía reno­va­ble. Estas cen­tra­les eléc­tri­cas están ins­ta­la­das en las comu­nas de Carre­four (muni­ci­pa­li­dad de la capi­tal, Puer­to Prín­ci­pe), Gonaï­ves (Depar­ta­men­to de Arti­bo­ni­te) y Cabo Hai­tiano (Nor­te).

La cons­truc­ción de esas 3 cen­tra­les eléc­tri­cas ha sido rea­li­za­da por una fir­ma tri­par­ti­ta: Vene­zue­la, Hai­tí y Cuba. La capa­ci­dad de pro­duc­ción de estas cen­tra­les eléc­tri­cas es de 61.2 mega­watts. Sin embar­go, este aumen­to de la capa­ci­dad de pro­duc­ción ener­gé­ti­ca es lar­ga­men­te insu­fi­cien­te con res­pec­to a la nece­si­dad del país. La lla­ma­da a lici­ta­ción para la pro­duc­ción y el man­te­ni­mien­to fue gana­da por una empre­sa sur­co­rea­na. La dis­tri­bu­ción de la pro­duc­ción ha sido orga­ni­za­da por la EDH (Elec­tri­ci­dad de Hai­tí) y empre­sas pri­va­das hai­tia­nas que tra­ba­jan en el sec­tor eléctrico.

El gasoil dié­sel ha sido sumi­nis­tra­do por Vene­zue­la a pre­cios pre­fe­ren­cia­les. La empre­sa sur­co­rea­na tuvo que aban­do­nar el país por­que la par­te hai­tia­na no res­pe­tó las con­di­cio­nes del con­tra­to. Actual­men­te, el gobierno hai­tiano pre­si­di­do por el Sr. Jove­nel Moï­se ha recu­pe­ra­do la mayor par­te de las ins­ta­la­cio­nes eléc­tri­cas del país. Sin embar­go, el pro­ble­ma sigue intac­to a pesar de sus pro­me­sas de elec­tri­ci­dad 24/​24 en 24 meses (36 meses ya han pasa­do). Las tres cen­tra­les eléc­tri­cas finan­cia­das por los fon­dos de Alba – Cari­be son y per­ma­ne­cen como patri­mo­nio de las pobla­cio­nes de Gonaï­ves, de Carre­four y de Cabo Haitiano.

La fir­ma del Acuer­do Petro Cari­be entre Hai­tí y Vene­zue­la no apun­ta sola­men­te a las

opor­tu­ni­da­des de hacer nego­cios en el sec­tor petro­le­ro. El Pre­si­den­te Hugo Chá­vez lo había incor­po­ra­do en la pers­pec­ti­va de la devo­lu­ción de la deu­da his­tó­ri­ca que la huma­ni­dad ente­ra le debe a Hai­tí, espe­cial­men­te Vene­zue­la. De ahí la lógi­ca, la visión y el inte­rés que ani­ma­ban al Coman­dan­te Chá­vez en el mar­co de la fir­ma de ese Acuerdo.

El Pre­si­den­te Jove­nel Moï­se que con­du­ce la diplo­ma­cia hai­tia­na, no man­tie­ne una rela­ción cor­dial con la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la. Des­de enero de 2019, el gobierno hai­tiano se ali­nea abier­ta­men­te al lado de los EE.UU y los paí­ses saté­li­tes del impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se que fomen­tan un gol­pe de Esta­do en con­tra del Pre­si­den­te vene­zo­lano Nico­lás Madu­ro Moros.

Es evi­den­te que el Sr. Moï­se com­par­te el dicho: los paí­ses no tie­nen ami­gos, sólo tie­nen intere­ses. La deci­sión del Sr. Moï­se no corres­pon­de a los intere­ses del país, sino al some­ti­mien­to total a los dic­ta­dos del impe­ria­lis­mo. La par­ti­ci­pa­ción del Pre­si­den­te Jove­nel Moï­se en la mini Cum­bre en Mar-à-Lago en Flo­ri­da en mar­zo de 2019 no ha apor­ta­do nin­gún bene­fi­cio al pue­blo hai­tiano. El Direc­tor Eje­cu­ti­vo de la PAPDA, Cami­lle Chal­mers, ha resu­mi­do la par­ti­ci­pa­ción del gobierno hai­tiano a esa mini Cum­bre como una diplo­ma­cia sin visión que corres­pon­de a la pro­xi­mi­dad ideo­ló­gi­ca de extre­ma dere­cha entre el régi­men y el Pre­si­den­te Donald Trump. Las pro­me­sas de coope­ra­ción ener­gé­ti­ca del Sr. Trump duran­te ese Encuen­tro no han sido cum­pli­das has­ta ahora.

La segu­ri­dad ener­gé­ti­ca del país está en rojo. El Pre­si­den­te Jove­nel Moï­se ha dado una con­fe­ren­cia de pren­sa el lunes 22 de junio de 2020 para expli­car a la pobla­ción la gra­ve­dad del pro­ble­ma ener­gé­ti­co. Entre tan­to, el Pre­si­den­te vene­zo­lano anun­cia el relan­za­mien­to del Acuer­do Petro Cari­be, inclu­yen­do nue­vas medi­das que por sí mis­mas demues­tran una res­pues­ta desin­te­re­sa­da a las nece­si­da­des socia­les agu­di­za­das en este tiem­po de pan­de­mia de Coro­na­vi­rus: polí­ti­cas de salud, ban­co de ali­men­to y crea­ción de un Fon­do Huma­ni­ta­rio Inter­na­cio­nal. Hai­tí no está lis­to para par­ti­ci­par en este relan­za­mien­to del Acuer­do por dos (2) razo­nes prin­ci­pa­les: en pri­mer lugar, la jus­ti­cia hai­tia­na toda­vía no se ha pro­nun­cia­do sobre la dila­pi­da­ción de los fon­dos de Petro Cari­be y, en segun­do lugar, el gobierno hai­tiano no cul­ti­va una rela­ción diplo­má­ti­ca cor­dial con Cara­cas. La corrup­ción, la debi­li­dad de la jus­ti­cia y la diplo­ma­cia sin visión de este régi­men engu­lli­rán a tan­tas opor­tu­ni­da­des en favor de la pobla­ción haitiana.

*Jean Jores Pie­rre. Eco­no­mis­ta. Magis­ter en Eco­no­mía Social y Soli­da­ria. Cola­bo­ra des­de 2009 con la Pla­ta­for­ma Hai­tia­na para la Defen­sa de un Desa­rro­llo Alter­na­ti­vo (PAPDA). Tam­bién, en cola­bo­ra­ción con PAPDA, el eco­no­mis­ta par­ti­ci­pa en el pro­ce­so de for­ma­ción de cua­dros de las orga­ni­za­cio­nes del movi­mien­to social hai­tiano, orga­ni­za­do por la Pla­ta­for­ma Cam­pe­si­na 4 G (MPP, MPNKP, TK y CROSE).

Tra­duc­ción: Pro­fe­sor Henry Boisrolin. 

Notas de referencias

[1] Los paí­ses miem­bros de Petro Cari­be son : Anti­gua y Bar­bu­da, Baha­mas, Beli­ce, Cuba, Domi­ni­ca, El Sal­va­dor, Gra­na­da, Guya­na, Hai­tí, Hon­du­ras, Jamai­ca, Nica­ra­gua, Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na, San Cris­tó­bal y Nie­ves, San­ta Lucía, San Vicen­te y Las Gra­na­di­nas, Suri­nam, y Vene­zue­la. http://​mppre​.gob​.ve/​2​0​1​9​/​0​7​/​0​9​/​p​e​t​r​o​c​a​r​i​b​e​-​1​4​-​a​n​o​s​-​d​e​-​c​o​n​t​r​i​b​u​c​i​o​n​-​a​l​-​d​e​s​a​r​r​o​l​l​o​-​d​e​-​l​o​s​-​p​u​e​b​l​os/ con­sul­ta­do el 29/​06/​2020.

[1] Has­ta el pre­sen­te momen­to, el gobierno boli­va­riano pre­si­di­do por el Sr. Nico­las Madu­ro no ha rea­li­za­do nin­gún ata­que con­tra el gobierno haitiano.

[1] http://​umap​.opens​treet​map​.fr/​f​r​/​m​a​p​/​p​a​y​s​-​m​e​m​b​r​e​s​-​d​e​-​l​a​l​b​a​_​1​4​1​3​8​7​#​4​/​5​.​6​2​/​-​6​0​.21, con­sul­ta­do el 27/​06/​2020.

[1] https://​www​.imf​.org/​e​n​/​P​u​b​l​i​c​a​t​i​o​n​s​/​C​R​/​I​s​s​u​e​s​/​2​0​2​0​/​0​4​/​2​0​/​H​a​i​t​i​-​2​0​1​9​-​A​r​t​i​c​l​e​-​I​V​-​C​o​n​s​u​l​t​a​t​i​o​n​-​S​t​a​f​f​-​R​e​p​o​r​t​-​a​n​d​-​S​t​a​t​e​m​e​n​t​-​b​y​-​t​h​e​-​E​x​e​c​u​t​i​v​e​-​D​i​r​e​c​t​o​r​-​f​o​r​-​4​9​351 con­sul­ta­do el 27/​06/​2020.

[1] https://​www​.edh​.ht/​c​e​n​t​r​a​l​e​s​-​t​h​e​r​m​i​q​u​e​s​.​php con­sul­ta­do el 28/​06/​2020. [1] http://​mppre​.gob​.ve/​2​0​2​0​/​0​6​/​2​9​/​v​e​n​e​z​u​e​l​a​-​f​o​n​d​o​-​h​u​m​a​n​i​t​a​r​i​o​-​i​n​t​e​r​n​a​c​i​o​n​a​l​-​p​a​i​s​e​s​-​a​l​ba/ con­sul­ta­do el 30/​06/​2020.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *