Las izquier­das ante el Covid-19

Des­kar­gak /​Des­car­gas (383 aldiz/​veces)

Archi­voAcción
[PDF] [A4] Las izquier­das ante el Covid-19Des­car­gar 
[PDF] [A5] Las izquier­das ante el Covid-19Des­car­gar 
[PDF] [Let­ter] Las izquier­das ante el Covid-19Des­car­gar 
[EPUB] Las izquier­das ante el Covid-19Des­car­gar 
[mobi] Las izquier­das ante el Covid-19Des­car­gar 

El colec­ti­vo inde­pen­den­tis­ta L’Accent ha abier­to un bre­ve refle­xión inter­na­cio­na­lis­ta sobre un «aná­li­sis (o crí­ti­ca) del papel de las izquier­das alter­na­ti­vas (par­la­men­ta­rias o no) duran­te el esta­do de alar­ma y la cri­sis en gene­ral».

  1. Debe­mos impe­dir que el Covid-19 anu­le la memo­ria revo­lu­cio­na­ria ante­rior al esta­do de alar­ma, abrien­do un abis­mo derro­tis­ta. La pren­sa ter­gi­ver­sa y silen­cia el ascen­so de las luchas antes del 15 de mar­zo. Para supe­rar este vacío aún pode­mos revi­sar lo publi­ca­do en el uni­ver­so digi­tal de la «sare gorria»; recu­pe­ro este nom­bre en honor de Mar­ga­ri Aies­ta­ran y Jus­to de la Cue­va, comu­nis­tas e inde­pen­den­tis­tas vas­cos, que hoy son­rei­rían feli­ces. En la «red roja» ante­rior a la alar­ma apa­re­cen mul­ti­tud de lla­ma­mien­tos a luchas, con­cen­tra­cio­nes, deba­tes, etc., con­tra el capi­tal. Antes del esta­do de alar­ma se publi­ca­ron tex­tos sobre el Covid-19, sobre las luchas obre­ras con­tra los cie­rres de empre­sas, sobre el auto­ri­ta­ris­mo al alza, sobre su impac­to en las pri­sio­nes, etc.

  2. Las raí­ces del Esta­do en cuan­to for­ma polí­ti­ca del capi­tal mos­tra­ban inquie­tan­tes sig­nos de cuar­tea­mien­to: des­de una corrup­ción espe­luz­nan­te has­ta una débil base eco­nó­mi­ca des­in­dus­tria­li­za­da, pasan­do por el empo­bre­ci­mien­to social impa­ra­ble, sin olvi­dar la emer­gen­cia furi­bun­da de múl­ti­ples resis­ten­cias apa­ren­te­men­te inco­ne­xas pero que nos remi­ten a la uni­dad y lucha de con­tra­rios entre el capi­tal y el tra­ba­jo. La den­sa y crea­ti­va «red roja», cada vez más vigi­la­da y gol­pea­da, regis­tra­ba este ascen­so y lo impul­sa­ba.

  3. Pero impu­sie­ron el esta­do de alar­ma y en los pri­me­ros días fla­queó y dudó el grue­so de la izquier­da por­que se enfren­ta­ba a una situa­ción cua­li­ta­ti­va­men­te nue­va solo sos­pe­cha­da por muy con­ta­dos gru­pi­tos. Otras fuer­zas salie­ron inme­dia­ta­men­te en defen­sa del «sen­ti­do común», apo­yan­do al gobierno y acep­tan­do la rea­li­za­ción de elec­cio­nes auto­nó­mi­cas impues­tas por sen­das bur­gue­sías con­ser­va­do­ras, cuan­do lo que debían haber hecho era acti­var una masi­va cam­pa­ña de boi­cot en defen­sa de la salud públi­ca, negán­do­se a obe­de­cer al capi­tal y defen­dien­do la vida. Aho­ra y en este con­tex­to, la pre­gun­ta es: ¿un voto vale una vida?

  4. Sin embar­go, rela­ti­va­men­te pron­to, vien­do la situa­ción caó­ti­ca y la aplas­tan­te peda­go­gía del mie­do apli­ca­da por el poder, colec­ti­vos y per­so­nas de izquier­da reini­cia­ron sus mili­tan­cias y de nue­vo, en pocos días, la refle­xión crí­ti­ca plan­tea­ba que no había que acu­dir al tra­ba­jo, y que de hacer­lo por la pre­sión del ham­bre había que crear con­trol obre­ro, soviets veci­na­les, nacio­na­li­za­ción obre­ra de la sani­dad, de la ban­ca, etc., todo ello bajo el impul­so de redes de ayu­da mutua, de apo­yo soli­da­rio, de recu­pe­ra­ción de empre­sas pues­tas a fun­cio­nar para las nece­si­da­des popu­la­res, de coope­ra­ti­vas de pro­duc­ción y dis­tri­bu­ción direc­ta…

  5. La «red roja», «sare gorria», empe­zó a bullir en pro­pues­tas y noti­cias, en medio de una cre­cien­te repre­sión ampa­ra­da por el «gobierno pro­gre­sis­ta» que no ha supri­mi­do nin­gu­na de las sal­va­ja­das del ante­rior gobierno del PP. Las pro­tes­tas en los barrios popu­la­res eran aplas­ta­das con mul­tas y gol­pes, mien­tras que el fas­cis­mo se pasea por las calles. La pren­sa hacía esfuer­zos deses­pe­ra­dos por ocul­tar la reali­dad del males­tar social cre­cien­te, de los piti­dos en aumen­to a la podri­da monar­quía, de los recha­zos fron­ta­les al fas­cis­mo, de las movi­li­za­cio­nes obre­ras y del sin­di­ca­lis­mo socio­po­lí­ti­co con­tra la fero­ci­dad patro­nal…

  6. No solo debe­mos res­ta­ble­cer la con­ti­nui­dad de las nue­vas luchas con las de antes del Covid-19, sino que sobre todo debe­mos impul­sar deci­di­da­men­te las ten­den­cias revo­lu­cio­na­rias (re)surgidas en estos meses que, defi­ni­ti­va­men­te, han abier­to un nue­vo futu­ro car­ga­do de nuba­rro­nes.

Iña­ki Gil de San Vicen­te

Eus­kal Herria, 8 de julio de 2020

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *