Puer­to Rico. Mira­da al País: Saber y hacer

Por Fran­cis­co A. Cata­lá Oli­ve­ras/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 8 de julio de 2020

Muchas per­so­nas y orga­ni­za­cio­nes socia­les saben, tan­to en el plano indi­vi­dual como en el colec­ti­vo, lo que se debe hacer para enfren­tar efec­ti­va­men­te diver­sos retos. Sin embar­go, fre­cuen­te­men­te no lo hacen. Qui­zás temen hacer­lo, o no pue­den, o no quie­ren o, a saber por qué extra­ñas con­fu­sio­nes o en res­pues­ta a qué pode­ro­sos intere­ses, toman cami­nos tor­tuo­sos. Sue­len impe­rar enton­ces las racio­na­li­za­cio­nes, las excu­sas, los disi­mu­los… Lo peor es que cuan­do la acción acer­ta­da se pos­po­ne inde­fi­ni­da­men­te los pro­ble­mas se agu­di­zan y lle­ga un momen­to crí­ti­co en que hay que tomar una deci­sión rápi­da, de cor­to pla­zo, que pro­ba­ble­men­te no sea la mejor. Des­cui­dar el pro­ce­so que hubie­ra con­du­ci­do a solu­cio­nes de lar­go pla­zo o defi­ni­ti­vas se paga caro.

Abun­dan los ejem­plos. Con­ti­nua­men­te se rese­ñan en la pren­sa nume­ro­sos pro­ble­mas así como sus posi­bles solu­cio­nes. Pero nada se hace. Peor aún, se actúa con­tra­vi­nien­do estu­dios y reco­men­da­cio­nes. ¿No ha sido este el patrón de con­duc­ta en dis­tin­tos cam­pos, des­de el polí­ti­co has­ta el eco­nó­mi­co y ambien­tal, des­de lo que ata­ñe a los abas­tos de agua has­ta lo que tie­ne que ver con las fuen­tes de ener­gía? No debe ser poca la frus­tra­ción de aca­dé­mi­cos, pro­fe­sio­na­les y orga­ni­za­cio­nes de la socie­dad civil cuan­do sien­ten que están aran­do en el mar o aullán­do­le a la luna. Por for­tu­na, la frus­tra­ción es pasa­je­ra y la espe­ran­za dura­de­ra. De lo con­tra­rio, se apa­ga­ría la llama…

En estos días ha gana­do titu­la­res la esca­sez de agua en un país en que ese recur­so vital abun­da. ¿Des­de cuán­do no se hace lo que se sabe que se debe hacer? ¿Hace cuán­to tiem­po se pre­pa­ró el Plan de Aguas que toda­vía aguar­da por su eje­cu­ción? Mien­tras tan­to, se ha igno­ra­do la nece­si­dad de dra­gar los embal­ses. Tam­po­co pare­ce impor­tar el cos­to­so hecho de que se pier­de casi el sesen­ta por cien­to del agua que pro­du­ce la Auto­ri­dad de Acue­duc­tos y Alcan­ta­ri­lla­dos (AAA). La refe­ren­cia mun­dial osci­la entre el quin­ce y el vein­te por cien­to. Mucho menos caso se hace a los bue­nos ejem­plos – reci­cla­je de aguas, man­te­ni­mien­to infra­es­truc­tu­ral, alji­bes, reúso para recar­gar acuí­fe­ros, etc. – en otros paí­ses y ciu­da­des, des­de Sin­ga­pur, Israel, Madrid y Sid­ney has­ta las veci­nas Anti­llas Meno­res. Aho­ra, lue­go de la ver­gon­zo­sa inac­ción duran­te déca­das, no hay otra sali­da que la reduc­ción del con­su­mo o el racio­na­mien­to para lidiar con los efec­tos inme­dia­tos de la sequía, fenó­meno que por su natu­ra­le­za recu­rren­te no debe tomar por sor­pre­sa a nadie.

Algo simi­lar – pro­ba­ble­men­te más enre­da­do – suce­de con el ser­vi­cio que pres­ta la Auto­ri­dad de Ener­gía Eléc­tri­ca (AEE). ¿Cuán­tas veces se ha acu­sa­do su poli­ti­za­ción, la dis­fun­cio­na­li­dad de la estruc­tu­ra admi­nis­tra­ti­va, la inep­ti­tud de la direc­ción, el reza­go tec­no­ló­gi­co, la corrup­ción y la inter­mi­na­ble red de con­tra­tos dudo­sos con enti­da­des pri­va­das que la mis­ma cul­ti­va? ¿Qué han resuel­to las cos­to­sas aves de paso que se han pre­sen­ta­do como poco menos que estre­llas capa­ces de solu­cio­nar­lo todo? ¿Qué ha pasa­do con las inves­ti­ga­cio­nes de la Asam­blea Legislativa?

Ori­gi­na­das en dis­tin­tas ins­tan­cias – aca­dé­mi­cas, pro­fe­sio­na­les, cívi­cas, polí­ti­cas — han des­fi­la­do ante el pue­blo de Puer­to Rico nume­ro­sas reco­men­da­cio­nes para enfren­tar los retos ener­gé­ti­cos. Se ha insis­ti­do en el trán­si­to del uso de recur­sos caros, no reno­va­bles, con­ta­mi­nan­tes y que Puer­to Rico no posee, como el petró­leo y el gas, hacia el uso de recur­sos reno­va­bles y que el país tie­ne en envi­dia­ble abun­dan­cia, como la ener­gía solar. Ade­más, se han plan­tea­do mode­los orga­ni­za­ti­vos de suer­te que la AEE pue­da libe­rar­se del las­tre polí­ti­co y de las prác­ti­cas corrup­tas que la aho­gan. Tam­bién se ha adver­ti­do sobre los cos­tos que con­lle­van las dis­tin­tas moda­li­da­des de pri­va­ti­za­ción, sobre todo cuan­do pri­ma el inte­rés pri­va­do sobre el públi­co y se debi­li­ta el cum­pli­mien­to con las metas vin­cu­la­das al uso de recur­sos reno­va­bles. Todo, has­ta la fecha, en vano. No han fal­ta­do luces. Ha fal­ta­do poder. Los que lo tie­nen y los que lo han teni­do deam­bu­lan por otros caminos.

El gobierno ha opta­do por el anti­quí­si­mo acto de, como Pila­tos, lavar­se las manos y entre­gar­le la admi­nis­tra­ción de la AEE a un con­sor­cio pri­va­do (LUMA) para que se ocu­pe de la dis­tri­bu­ción. En el terreno de la gene­ra­ción no se anda por mejo­res cami­nos. Pre­va­le­ce la ideo­lo­gía pri­va­ti­za­do­ra. No se corri­ge el escan­da­lo­so his­to­rial de irre­gu­la­ri­da­des sino que se abul­ta con con­tra­tos cada vez menos trans­pa­ren­tes y más tor­ci­dos. De LUMA lo úni­co que cabe espe­rar es que cobre su ren­ta, vele por su taja­da de los fon­dos fede­ra­les – la gran car­na­da — y jue­gue con métri­cas enga­ño­sas para lue­go, con sus male­tas bien pro­vis­tas, marcharse.

Val­ga recor­dar la expe­rien­cia de hace unos vein­te años con el con­ce­sio­na­rio de la AAA. Fue un desas­tre. Empeo­ra­ron tan­to los indi­ca­do­res finan­cie­ros como ope­ra­cio­na­les. Al cabo de varios vai­ve­nes el gobierno tuvo que res­cin­dir el con­tra­to. En pala­bras sen­ci­llas: se des­per­di­ció dine­ro y tiem­po. Aho­ra, por el lado de la AAA, se tie­ne racio­na­mien­to y, por el lado de la AEE, oscu­ros con­tra­tos de pri­va­ti­za­ción. ¡Por favor!

Se sabe lo que hay que hacer. Pero no se hace. Los recur­sos se des­per­di­cian hacien­do exac­ta­men­te lo que no se acon­se­ja. En reali­dad, el error de fon­do es con­fiar­les las lechu­gas a los cabros. El vicio de pedir – lo que pare­ce defi­nir la polí­ti­ca públi­ca en este país – ero­sio­na la volun­tad de hacer. ¿Cómo espe­rar que admi­nis­tra­cio­nes guber­na­men­ta­les rojas y azu­les, tan empe­ci­na­da­men­te sumi­sas y colo­nia­les y tan cla­ra­men­te com­pro­me­ti­das con intere­ses pri­va­dos, actúen de otra for­ma? Más allá de cua­li­da­des per­so­na­les, ¿no es bue­na fra­gua para la corrup­ción tal acti­tud política?

El autor es economista.

FUENTE : Cla­ri­dad 60

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *