Ecua­dor. «Se tapa la nariz como si yo estu­vie­se apes­tan­do»: La can­tan­te indí­ge­na Tam­ya Morán habla sobre el racismo

Por Edgar Rome­ro, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 06 de julio de 2020

Cuan­do la ecua­to­ria­na Tam­ya Morán Cabas­can­go ingre­só a la uni­ver­si­dad, en 2013, sin­tió, por pri­me­ra vez, una acen­tua­da dis­cri­mi­na­ción. Morán, can­tan­te y joven kich­wa de la loca­li­dad de Cota­ca­chi, en la pro­vin­cia ecua­to­ria­na de Iba­rra, ganó una beca del pro­gra­ma de diver­si­dad étni­ca en la Uni­ver­si­dad San Fran­cis­co de Qui­to (USFQ), a más de 102 kiló­me­tros de su hogar.

«Para mí la vida estu­dian­til ahí fue muy dura y todo era gra­cias al racis­mo; peor si eres mujer y eres indí­ge­na: el racis­mo es más fuer­te en las muje­res que en los hom­bres, por­que es un medio racis­ta y enci­ma machis­ta«.

Ni siquie­ra había comen­za­do en la casa de estu­dios, cuan­do ya tuvo un pri­mer epi­so­dio de dis­cri­mi­na­ción. Bus­ca­ba la sede de la uni­ver­si­dad y una seño­ra se le acer­có y le dijo: «Miji­ta, ¿estás bus­can­do tra­ba­jo? Aquí están bus­can­do a una emplea­da», tras asu­mir que, por ser indí­ge­na y estar cami­nan­do por una zona de «gen­te aco­mo­da­da», ese era su objetivo.

Ya den­tro de la uni­ver­si­dad, la dis­cri­mi­na­ción comen­zó des­de el pri­mer día, cuan­do les die­ron la bien­ve­ni­da. «Aquí hay papel, no se sor­pren­de­rán. Y por favor, no se roba­rán el papel», les dijo el direc­tor. Eso cau­só risa a los nue­vos alum­nos, pero a ella no: «No sé si ten­go poco sen­ti­do del humor, pero para mí fue muy malo que haya dicho que éra­mos delin­cuen­tes o por­que uno es pobre siem­pre tie­ne que robar­se algo».

Indí­ge­nas en Amé­ri­ca Latina

«En la región, nin­gún gru­po étni­co racia­li­za­do está exen­to de ser víc­ti­ma de dis­cri­mi­na­ción racial», dice la soció­lo­ga Esther Pine­da. Sin embar­go, agre­ga, «paí­ses con mayor pre­sen­cia indí­ge­na –como Boli­via, Ecua­dor, Méxi­co, Perú– sue­len tener for­mas de racis­mo anti-indí­ge­nas más visi­bles«.

Amé­ri­ca Lati­na tie­ne una amplia pobla­ción ori­gi­na­ria. Según el estu­dio ‘Lati­noa­mé­ri­ca indí­ge­na en el siglo XXI’, que el Ban­co Mun­dial publi­có en 2017, estos pue­blos repre­sen­tan el 8 % de la pobla­ción de la región.

Sin embar­go, según ese infor­me, los pue­blos indí­ge­nas tam­bién cons­ti­tu­yen el 14 % de los pobres y el 17 % de los extre­ma­da­men­te pobres de la región.

En Ecua­dor, según datos del Cen­tro Cari­be­ño y Lati­no­ame­ri­cano de Demo­gra­fía (CELADE), de la Comi­sión Eco­nó­mi­ca para Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be (CEPAL), ape­nas 6,97 % de la pobla­ción se auto­de­fi­ne como indí­ge­na, pese a que el guber­na­men­tal Plan de Desa­rro­llo 2017 – 2021 seña­la que exis­ten 14 nacio­na­li­da­des y 18 pue­blos originarios.

La cifra de Ecua­dor está muy por deba­jo del 41,79 % de quie­nes se reco­no­cen como indí­ge­nas en Boli­via, 41,20 % en Gua­te­ma­la, 23,73 % en Perú y 15,12 % en México.

«Eres una necia»

La joven can­tan­te cuen­ta que para ir a la uni­ver­si­dad gene­ral­men­te ves­tía con jean o ropa casual, pero en cier­tas oca­sio­nes, cuan­do con­si­de­ra­ba que así lo ame­ri­ta­ba, se ata­via­ba con su tra­je tra­di­cio­nal kich­wa, que inclu­ye ana­co (fal­da), cami­sa bor­da­da con moti­vos flo­ra­les, faja y alpargatas.

«Mucha gen­te cuan­do me veía con pan­ta­lón ni pen­sa­ba que era indí­ge­na; enton­ces tenía ami­gos. Pero cuan­do había una expo­si­ción, yo venía con ana­co y ¡pum!, ahí se fre­na­ba todo. Eres indí­ge­na, bueno, te he vis­to y no me acuer­do«, rela­ta.

Ade­más, la entre­vis­ta­da expli­ca otro epi­so­dio pun­tual. «Una vez lle­gué con ana­co, así bien boni­ta. Y cuan­do me sien­to al lado de un chi­co, se tapa la nariz como si yo estu­vie­se apes­tan­do. Lo regre­sé a ver y le digo: creo que el que debe­ría bañar­se eres tú, tú eres el que apes­ta real­men­te. Y me cam­bié de asien­to», denuncia.

En otra opor­tu­ni­dad, en la casa de estu­dios comen­za­ron a pedir a los estu­dian­tes que mos­tra­ran su car­né para el ingre­so a los edi­fi­cios. Morán comen­ta que al pasar jun­to a ami­gos «mes­ti­zos» no les soli­ci­ta­ron el docu­men­to; sin embar­go, cuan­do tra­tó de ingre­sar nue­va­men­te, jun­to a ami­gos indí­ge­nas, de tren­za lar­ga, les impi­die­ron el paso y les exi­gie­ron la identificación.

«Cuan­do noso­tros está­ba­mos en la puer­ta sacan­do el car­né, pasa un chi­co rubio, blan­co y ojos azu­les, y le dicen: ‘Siga, por favor’. Él ni siquie­ra se moles­tó en tener que abrir su mochi­la para sacar el car­né», cri­ti­ca la joven.

Ante ello, Morán deci­dió no mos­trar su docu­men­to e ingre­só al edi­fi­cio, mien­tras los guar­dias la seguían. Cuan­do una de las secre­ta­rias de la facul­tad, ente­ra­da de lo suce­di­do, le lla­mó la aten­ción a los ofi­cia­les, uno de ellos con­tes­tó: «Lo que pasa, seño­ri­ta, es que noso­tros como guar­dias tene­mos un per­fil de la gen­te que estu­dia aquí«.

La expli­ca­ción del guar­dia enfu­re­ció toda­vía más a la secre­ta­ria que, según Morán, «tie­ne raí­ces afro». «A ver, díga­me cuál es el mode­lo que uste­des siguen aquí en la uni­ver­si­dad, por­que si es así, yo tam­po­co podría entrar», repli­có la mujer.

Tras hacer esta denun­cia, des­de el pro­gra­ma de diver­si­dad étni­ca le dije­ron: «Eres una necia»; fra­se que se repe­ti­ría pos­te­rior­men­te y que, según expli­ca Morán, «tam­bién solían usar­la los anti­guos due­ños de hacien­das para decír­se­la a los indí­ge­nas cuan­do eran fuer­tes y no podían decir sí a todo».

«¿Por qué estás can­tan­do en español?»

Estan­do en la uni­ver­si­dad, en una opor­tu­ni­dad, la invi­ta­ron a una radio. La entre­vis­ta, que era gra­ba­da, la con­du­cía una per­so­na reco­no­ci­da que, aho­ra, diri­ge una fun­da­ción don­de for­man a líde­res, inclu­yen­do a indígenas.

A la radio, Morán fue acom­pa­ña­da por un gui­ta­rris­ta colom­biano. Al ini­cio de la con­ver­sa­ción, la locu­to­ra le dice: «¡Pero es que a uste­des los indí­ge­nas, la (uni­ver­si­dad) San Fran­cis­co les rega­la las cosas!».

En medio de los cal­dea­dos áni­mos, Jai­me Nebot, exal­cal­de de Gua­ya­quil, ciu­dad de la región Cos­ta, dijo a los indí­ge­nas que pro­tes­ta­ban «que se que­da­ran en el pára­mo», hacien­do refe­ren­cia a que no podían pro­tes­tar en esa urbe. Mien­tras, los perio­dis­tas Ander­son Bos­cán y Luis Eduar­do Vivan­co, de La Pos­ta, en una de sus inter­ven­cio­nes, entre risas, expre­sa­ron: «Indio encon­tra­do, indio pre­so».

En las redes socia­les, en ese enton­ces, se podían leer insul­tos como «hor­da de indí­ge­nas», «emplu­ma­dos», «esos indí­ge­nas son ani­ma­les sal­va­jes», «indí­ge­nas siem­pre mal acos­tum­bra­dos a hacer lo que se les da la gana», «mal­di­tos indí­ge­nas, se creen los due­ños del país», «bru­tos», entre otros.

El país «ha sido tes­ti­go de un incre­men­to peli­gro­so de expre­sio­nes con alta car­ga de regio­na­lis­mo, racis­mo, dis­cri­mi­na­ción y odio a pue­blos y nacio­na­li­da­des» indí­ge­nas, denun­ció enton­ces el esta­tal Con­se­jo Nacio­nal para la Igual­dad de Pue­blos y Nacio­na­li­da­des (CNIPN).

Aña­dió que a la gra­ve­dad de los dichos se le suma que quie­nes los dicen «son per­so­nas de tra­yec­to­ria públi­ca, que fun­gen un lide­raz­go polí­ti­co». Tam­bién repu­dia­ron la posi­ción de los medios de comu­ni­ca­ción, a los que exhor­ta­ron a «gene­rar y orien­tar noti­cias, edi­to­ria­les, cró­ni­cas y opi­nión públi­ca, des­de los prin­ci­pios de res­pon­sa­bi­li­dad, éti­ca y pro­fun­do cono­ci­mien­to de la reali­dad plurinacional».

Fuen­te: RT

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *