Denun­cian que la Jun­ta pre­ten­de fun­da­men­tar la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de Anda­lu­cía en el ladri­llo – La otra Andalucía

En una nota de pren­sa Eco­lo­gis­tas en Acción anun­cia que ha pre­sen­ta­do sus ale­ga­cio­nes al Ante­pro­yec­to de Ley de Impul­so a la Sos­te­ni­bi­li­dad Terri­to­rial de Anda­lu­cía (LISTA) que, pese a la decla­ra­ción de inten­cio­nes res­pec­to a la “sos­te­ni­bi­li­dad”, pre­ten­de pivo­tar la recu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca de Anda­lu­cía en el ladrillo.

El fomen­to indis­cri­mi­na­do de la cons­truc­ción no supo­ne una mejo­ra en la eco­no­mía pro­duc­ti­va, la que de ver­dad crea rique­za y empleo esta­ble; muy al con­tra­rio, favo­re­ce la espe­cu­la­ción y las bur­bu­jas finan­cie­ras como la que hemos sufri­do en nues­tro país. Tam­bién la corrup­ción va liga­da a la faci­li­dad de reva­lo­ri­zar sue­los de for­ma fic­ti­cia, median­te reca­li­fi­ca­cio­nes que aho­ra se pre­ten­den “agi­li­zar”.

La orga­ni­za­ción eco­lo­gis­ta entien­de que la defen­sa del terri­to­rio debe basar­se en res­trin­gir a lo estric­ta­men­te nece­sa­rio la nue­va ocu­pa­ción de sue­lo para su urba­ni­za­ción. Hay que tener en cuen­ta que en Anda­lu­cía exis­ten unas 620.000 vivien­das secun­da­rias y 637.000 vacías. Por ello, la nue­va legis­la­ción no debe per­se­guir ocu­par más sue­los para la cons­truc­ción, sino pro­mo­ver una polí­ti­ca urba­nís­ti­ca cen­tra­da en la reha­bi­li­ta­ción y reuti­li­za­ción del patri­mo­nio exis­ten­te; de esa for­ma sí que se esta­ría con­tri­bu­yen­do a la sos­te­ni­bi­li­dad, a com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co, a la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad y de nues­tro patri­mo­nio his­tó­ri­co y, de paso, a con­so­li­dar el mode­lo com­pac­to de ciu­dad medi­te­rrá­nea, mucho más fun­cio­nal y con meno­res cos­tes de dota­ción de ser­vi­cios y de gestión.

Esta nue­va ley no garan­ti­za nin­guno de los dos man­da­tos cons­ti­tu­cio­na­les en rela­ción con el urba­nis­mo y la vivien­da: “Todos los espa­ño­les tie­nen dere­cho a dis­fru­tar de una vivien­da dig­na y ade­cua­da. Los pode­res públi­cos pro­mo­ve­rán las con­di­cio­nes nece­sa­rias y esta­ble­ce­rán las nor­mas per­ti­nen­tes para hacer efec­ti­vo este dere­cho, regu­lan­do la uti­li­za­ción del sue­lo de acuer­do con el inte­rés gene­ral para impe­dir la espe­cu­la­ción…”. (Art. 47).

La LISTA está en sin­to­nía con la Ley del Sue­lo de Aznar de 1998, de infaus­to recuer­do, que per­mi­tía edi­fi­car en todo sue­lo que no estu­vie­ra espe­cial­men­te pro­te­gi­do. Ha pasa­do mucho tiem­po, y la situa­ción social, eco­nó­mi­ca y ambien­tal ha cam­bia­do, por lo que sería lógi­co que en una nue­va ley anda­lu­za se plas­ma­sen los prin­ci­pios de la “Revo­lu­ción Ver­de”, para lograr un futu­ro sostenible.

La tan cacarea­da sim­pli­fi­ca­ción y agi­li­za­ción pre­ten­den, en reali­dad, faci­li­tar la urba­ni­za­ción del sue­lo rús­ti­co, el deno­mi­na­do has­ta aho­ra sue­lo no urba­ni­za­ble. La LISTA ins­tau­ra el urba­nis­mo a la car­ta, que abre todas las posi­bi­li­da­des a la espe­cu­la­ción y a la corrup­ción urba­nís­ti­ca. La ley ase­gu­ra que sólo se podrá urba­ni­zar el sue­lo rús­ti­co colin­dan­te con el sue­lo urbano, pero hay tan­tas excep­cio­nes, que las invo­ca­cio­nes al mode­lo de ciu­dad com­pac­ta medi­te­rrá­nea que­dan en una pura fala­cia. La nue­va ley per­mi­ti­rá que siga la expan­sión des­con­tro­la­da del urba­nis­mo por todo el terri­to­rio andaluz.

Eco­lo­gis­tas en Acción ha pro­pues­to a la Jun­ta que en el sue­lo no urba­ni­za­ble, es decir, en el cam­po, sólo se deben per­mi­tir acti­vi­da­des liga­das a los usos pro­duc­ti­vos agrí­co­la, gana­de­ro y fores­tal, y usos com­ple­men­ta­rios como turis­mo rural o indus­trias de pri­me­ra trans­for­ma­ción liga­das a la pro­pia explo­ta­ción. Lo demás, debe estar prohi­bi­do. Por eso, soli­ci­tan la eli­mi­na­ción de las actua­cio­nes decla­ra­das de inte­rés públi­co y social por los ayun­ta­mien­tos, que inclu­ye ins­ta­la­cio­nes indus­tria­les, turís­ti­cas, ter­cia­rias y lo que sería más demo­le­dor, “edi­fi­ca­cio­nes des­ti­na­das a uso resi­den­cial”. Se anu­la­ría, de esta mane­ra, la prohi­bi­ción de uso resi­den­cial en los sue­los no urba­ni­za­bles exis­ten­te en la actual Ley de Orde­na­ción Urba­nís­ti­ca de Anda­lu­cía (LOUA), sal­vo las vivien­das uni­fa­mi­lia­res liga­das a las explo­ta­cio­nes agro­pe­cua­rias. La ley tie­ne que cerrar las puer­tas a la gene­ra­li­za­ción de las segun­das resi­den­cias en el cam­po. Tam­bién pro­po­ne­mos la eli­mi­na­ción de las actua­cio­nes de “Inte­rés auto­nó­mi­co” pro­mo­vi­das por empre­sas pri­va­das, que per­mi­ti­ría la implan­ta­ción, al mar­gen de lo que deter­mi­ne el pla­nea­mien­to terri­to­rial y urba­nís­ti­co, de todo tipo de pro­yec­tos en el sue­lo rústico.

En las ale­ga­cio­nes soli­ci­tan tam­bién la eli­mi­na­ción de los artícu­los que per­mi­ti­rían seguir desa­rro­llan­do un PGOU (Plan Gene­ral de Orde­na­ción Urba­na) anu­la­do por los tri­bu­na­les. La Jun­ta de Anda­lu­cía, en vez de garan­ti­zar la suje­ción a la legis­la­ción de los pla­nes urba­nís­ti­cos, pre­ten­de blin­dar­los cuan­do se aprue­ban infrin­gien­do nor­mas legales.

Para evi­tar la espe­cu­la­ción urba­nís­ti­ca han rea­li­za­do varias pro­pues­tas. Cual­quier cre­ci­mien­to urba­nís­ti­co debe estar debi­da­men­te jus­ti­fi­ca­do en fun­ción del aná­li­sis de pará­me­tros obje­ti­vos de cre­ci­mien­to y deman­da real, y ser colin­dan­tes al sue­lo urbano exis­ten­te. En nin­gún caso, se per­mi­ti­rá urba­ni­zar nue­vos sue­los des­ti­na­dos a usos resi­den­cia­les si no hay cre­ci­mien­to de pobla­ción que lo jus­ti­fi­que o deman­da de vivien­da pro­te­gi­da. La ley debe obli­gar a los ayun­ta­mien­tos a recla­si­fi­car como sue­lo rús­ti­co los millo­nes de metros cua­dra­dos de sue­lo cla­si­fi­ca­do como urba­ni­za­ble duran­te la bur­bu­ja inmo­bi­lia­ria y que no haya sido desa­rro­lla­do. En muni­ci­pios lito­ra­les se cla­si­fi­ca­rá una fran­ja de 500 metros de anchu­ra des­de la línea del DPMT (Domi­nio Públi­co Marí­ti­mo-Terres­tre) como sue­lo rús­ti­co de espe­cial pro­tec­ción. Otra medi­da impres­cin­di­ble para evi­tar la espe­cu­la­ción urba­nís­ti­ca es aca­bar con la vigen­cia inde­fi­ni­da de la cla­si­fi­ca­ción de sue­los urba­ni­za­bles, des­cla­si­fi­cán­do­los de for­ma auto­má­ti­ca una vez supe­ra­dos los pla­zos de la pro­gra­ma­ción del pla­nea­mien­to urbanístico. 

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *