Bra­sil. Moni­ca Beni­cio: «Bol­so­na­ro quie­re borrar el cri­men de Marielle»

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 6 de julio del 2020

Entre­vis­ta con Moni­ca Beni­cio acer­ca del ase­si­na­to a la con­ce­ja­la de Río de Janei­ro, negra y les­bia­na, que estre­re­me­ció a Bra­sil en mar­zo de 2018

«¿Por qué quie­re tener el con­trol de la inves­ti­ga­ción?, ¿a quién quie­re encu­brir?». La expa­re­ja de Marie­lle, Moni­ca Beni­cio, inda­ga sobre la acti­tud de Bolsonaro. 

Bol­so­na­ro sabe lo que le espe­ra si se rom­pe la ‘omer­tá’ en torno a Marie­lle. Tres para­po­li­cia­les, o «mili­cia­nos», se encuen­tran pre­sos por su pre­sun­ta par­ti­ci­pa­ción en el ase­si­na­to de la con­ce­ja­la Marie­lle Fran­co, per­pe­tra­do hace dos años y tres meses en Río de Janei­ro. Dos de los sos­pe­cho­sos, Ron­nie Les­sa y Elcio de Quei­roz, se encon­tra­ron ese día en el pre­dio don­de enton­ces resi­día el actual pre­si­den­te, horas antes del aten­ta­do. Ese día Bol­so­na­ro esta­ba en Bra­si­lia, pero el epi­so­dio ali­men­tó sospechas.

El ter­cer impu­tado es Max­well Simoes, dete­ni­do a prin­ci­pios de junio, bajo el car­go de haber arro­ja­do las armas al fon­do del mar.

El 14 de mar­zo de 2018 a la noche los ase­si­nos inter­cep­ta­ron el auto en el que se tras­la­da­ba Fran­co para ase­si­nar­la con tiros en la cabe­za. Jun­to a la joven diri­gen­te del Par­ti­do Socia­lis­mo y Liber­tad, sur­gi­da en la mili­tan­cia en las fave­las cario­cas, falle­ció su cho­fer, Ander­son Gomes.

Un cuar­to para­po­li­cial, Fabri­cio Quei­roz, ami­go de Bol­so­na­ro des­de los tiem­pos en que ambos eran miem­bros del ejér­ci­to en la déca­da de 1980, lle­va casi dos sema­nas arres­ta­do, en una cel­da ais­la­da del pre­si­dio de Ban­gú, en el oes­te cario­ca, don­de se ha man­te­ni­do en silen­cio. Nadie sabe si está dis­pues­to a res­pe­tar la «omer­tá» mafio­sa que le exi­gen des­de el Pala­cio del Planalto.

Para algu­nos es un «sol­da­do» bol­so­na­ris­ta inca­paz de dela­tar a su jefe. Para otros la leal­tad de Quei­roz no es blin­da­da por­que teme ser eje­cu­ta­do en una que­ma de archi­vo como ocu­rrió con otros paras caí­dos en des­gra­cia. Ade­más no se des­car­ta que esté dis­pues­to a aco­ger­se a la dela­ción pre­mia­da para garan­ti­zar la segu­ri­dad de su mujer, que está prófuga.

Dicen que Fabri­cio Quei­roz sabe todo de Bol­so­na­ro y su clan fami­liar, y aun­que no está impu­tado en el aten­ta­do que le cos­tó la vida a Fran­co, podría tener en su poder infor­ma­cio­nes sobre ese caso y otros deli­tos capa­ces de hacer bam­bo­lear las colum­nas con for­ma de cue­llo de gar­za del pala­cio pre­si­den­cial en Brasilia.

La expa­re­ja de Marie­lle, Moni­ca Beni­cio, habló con Pági­na 12 sobre la tela­ra­ña que une al gober­nan­te de ultra­de­re­cha con la empo­de­ra­dos «mili­cia­nos», que de ser sica­rios de alqui­ler se trans­for­ma­ron – y en este sal­to tie­ne mucho que ver la lle­ga­da del bol­so­na­ris­mo al gobierno – en un fac­tor de poder enquis­ta­do en el Estado.

Cuen­tan con legis­la­do­res, dine­ro, armas y redes de inte­li­gen­cia pro­pias. Un sis­te­ma del que se vale el exca­pi­tán pre­si­den­te. Por eso mis­mo ni los paras ni el gober­nan­te se bene­fi­cia­rían con el escla­re­ci­mien­to del crimen.

Ocu­rre que cuan­do estos con­tra­tos arma­dos se rom­pen las con­se­cuen­cias son impre­vi­si­bles, y el caso Marie­lle no podrá que­dar impu­ne sin más, dado que cobró una dimen­sión polí­ti­ca con­si­de­ra­ble y pro­yec­ción internacional.

«Bol­so­na­ro no tie­ne nin­gún com­pro­mi­so con el escla­re­ci­mien­to del cri­men (..) él quie­re borrar­lo (..) hizo de todo para obs­truir las inves­ti­ga­cio­nes ejer­cien­do pre­sión sobre la poli­cía fede­ral. ¿por qué quie­re tener el con­trol de la inves­ti­ga­ción, a quien quie­re encu­brir?», inda­ga la excom­pa­ñe­ra de Marielle.

Moni­ca Beni­cio es tan rotun­da en sus con­vic­cio­nes como medi­da al momen­to de ana­li­zar la evo­lu­ción de un caso que «demo­ra dema­sia­do en ser escla­re­ci­do». Evi­ta lan­zar acu­sa­cio­nes sin base probatoria.

«Bol­so­na­ro nun­ca ocul­tó su rela­ción con las mili­cias, y las mili­cias están meti­das en el ase­si­na­to, pero no hay ele­men­tos para decir que el pre­si­den­te par­ti­ci­pó en el ase­si­na­to. Por lo menos por aho­ra esas prue­bas de la com­pli­ci­dad de Bol­so­na­ro no apa­re­cie­ron. No pode­mos ser livia­nos, hay que aguar­dar lo que sur­ge de las investigaciones».

«Este fue un cri­men polí­ti­co per­fec­ta­men­te pla­ni­fi­ca­do, creo que hay ele­men­tos para supo­ner que los pre­sos fue­ron los auto­res mate­ria­les y el encu­bri­dor del ase­si­na­to. Tene­mos la espe­ran­za de que a fin de año se haya avan­za­do bas­tan­te. En los últi­mos meses se han dado algu­nos pasos posi­ti­vos como la deten­ción de Max­well, que nos pue­de per­mi­tir encon­trar las armas del aten­ta­do, y ade­más se impi­dió que la inves­ti­ga­ción pase de la jus­ti­cia de Río al fue­ro fede­ral como que­ría Bol­so­na­ro», expli­ca la arqui­tec­ta Benicio.

«Quien pla­neó un ase­si­na­to como éste es alguien que debe estar impreg­na­do de LGBT­fo­bia, de racis­mo, de miso­gi­nia, ima­gino que los auto­res pen­sa­ban que Marie­lle iba a caer en el olvi­do como el de tan­tas muje­res negras ase­si­na­das y no fue así , la reper­cu­sión que tuvo los debe haber sor­pren­di­do, la reper­cu­sión se nutre de la pul­sión de vida que ella tenía, hay mucha gen­te que se con­mo­vió con su muer­te y gra­cias a este caso des­per­tó a la polí­ti­ca, y esto nos da fuer­za para seguir peleando».

* Fuen­te: Pági­na 12

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *