Argen­ti­na. Clau­dio Katz: «¿Cuál es la urgen­cia de nego­ciar el can­je de la deu­da en una cri­sis mun­dial de esta envergadura?»

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 5 julio 2020

Clau­dio Katz inte­gra Eco­no­mis­tas de Izquier­da y es uno de los más lúci­dos y cla­ros expo­nen­tes en temas fun­da­men­ta­les como el de la deu­da exter­na y la cri­sis eco­nó­mi­ca que atra­vie­sa el país. Autor entre otros libros, de «El por­ve­nir del socia­lis­mo», «Las dis­yun­ti­vas de la izquier­da en Amé­ri­ca Lati­na» y «La eco­no­mía mar­xis­ta hoy», Katz abor­da en esta entre­vis­ta las nego­cia­cio­nes de la deu­da enca­ra­da por el gobierno y la situa­ción des­en­ca­de­na­da con el tema de expro­piar o no al pul­po cerea­le­ro Vicentin.

Recor­dar tam­bién que Katz, inte­gra jun­to a Adol­fo Pérez Esqui­vel, Nora Cor­ti­ñas y cien­tos de per­so­na­li­da­des la Auto­con­vo­ca­to­ria por la Sus­pen­sión del pago a la deu­da, pre­via audi­to­ría de la misma.,

Clau­dio vamos a hablar un poco de los temas más polé­mi­cos en Argen­ti­na, y que han toma­do aun más fuer­za en el mar­co de la pan​de​mia​.Uno de ellos es la deu­da exter­na, la deu­da con los bonis­tas y los fon­dos bui­tres, tenien­do en cuen­ta que el gobierno da per­ma­nen­te­men­te idas y vuel­tas con res­pec­to de esta nego­cia­ción y todos los cami­nos ter­mi­nan en lo mis­mo: seguir pagan­do ¿Cómo estás vien­do la ges­tión ofi­cial en este aspecto?

-A medi­da que se va demo­ran­do la defi­ni­ción final del tema lo que
vemos es un cam­bio en don­de el gobierno está aflo­jan­do mucho su pro­pues­ta ini­cial. Recor­de­mos que la idea era que «no nos tor­ce­rán el bra­zo», esta es nues­tra úni­ca pro­pues­ta decía el gobierno, la toman o la dejan. Y esta pro­pues­ta era tres años de no pago, 65% de qui­ta y una taza de inte­rés varia­ble en fun­ción de los bonos. Han pasa­do
varios meses, hay una pre­sión muy gran­de de los gran­des gru­pos eco­nó­mi­cos, corri­da del dólar blue, pre­sio­nes de los ban­cos inter­me­dia­rios, y el gobierno está acep­tan­do gran par­te de estas pre­sio­nes. Aho­ra la últi­ma, es ya sobre el tipo de con­tra­to que se va a fir­mar, ya en prin­ci­pio habría acuer­do sobre las con­di­cio­nes y el
mon­to. Los acree­do­res están exi­gien­do fuer­tes garan­tía, Nue­va York por ejem­plo como lugar de liti­gio, que el FMI audi­te los pró­xi­mos años y que si hay un nue­vo default, las con­di­cio­nes de rene­go­cia­ción sean mucho mas favo­ra­bles para los acree­do­res. Sobre esto que
están char­lan­do aho­ra, me pare­ce que el pri­mer pro­ble­ma es que el úni­co ele­men­to posi­ti­vo e intere­san­te que tenía el can­je, que era por tres años, de no pagar nada, se fue licuan­do día a día. Esta idea de que íba­mos a tener un res­pi­ro que Argen­ti­na nece­si­ta, de no pagar duran­te un perío­do, se fue achi­can­do. La idea ini­cial era cua­tro
años, des­pués fue­ron tres años, des­pués fue­ron dos años y aho­ra, ya no estoy segu­ro, hay ver­sio­nes que sería solo un año. Este es el pro­ble­ma cla­ve, por­que sig­ni­fi­ca que en muy poco tiem­po Argen­ti­na vuel­ve a des­ti­nar una par­te impor­tan­te de su pre­su­pues­to al pago
de intere­ses.

-En un momen­to en que la con­jun­ción de pan­de­mia con cri­sis eco­nó­mi­ca nos ha arras­tra­do a una situa­ción cada vez más grave.

A eso voy. Recor­de­mos dos cosas, antes de la pan­de­mia, des­de que asu­mió este gobierno ya hubo pagos impor­tan­tes y des­de la pan­de­mia hubo dos pagos muy gra­ves: uno de unos 250 millo­nes de dóla­res y otro al Fon­do Mone­ta­rio de 350 millo­nes de dóla­res. Esto cuan­do ya esta­mos en la emer­gen­cia total. Ya no hay dine­ro. Qué va a pasar si cuan­do sali­mos de esta situa­ción, al año, se vuel­ve a des­ti­nar dine­ro al pago de la deu­da. Este es el pri­mer pro­ble­ma preo­cu­pan­te.
El otro es en qué va a que­dar la qui­ta dela deu­da, por­que todo está indi­can­do que va a ser infe­rior al mode­lo que todos tene­mos
que es la de 2005, la ante­rior de Nés­tor Kirch­ner y Lavag­na. Acá se empe­zó con una qui­ta del 65% se bajó al 55% aho­ra nego­cian el 50 y eso impli­ca com­pro­mi­so de pago.
Serían 10 mil, 15 mil millo­nes de dóla­res más que paga la
Argen­ti­na. El ter­cer pro­ble­ma, ya más con­cep­tual, es el papel del Fon­do Mone­ta­rio, pare­cie­ra des­de el dis­cur­so que escu­cha­mos, que el FMI se ha con­ver­ti­do en un alia­do de la Argen­ti­na con­tra los fon­dos bui­tres, con­tra los fon­dos pri­va­dos, con­tra los acree­do­res de la deu­da. Y eso es com­pli­ca­do, por­que con el Fon­do no se nego­cia nin­gu­na qui­ta, nin­gu­na reduc­ción de la deu­da. A lo sumo, lo que habrá es una
modi­fi­ca­ción en el cro­no­gra­ma de pagos. Pero esto impli­ca tener al FMI como una soga al cue­llo de por vida en la Argen­ti­na. De aquí a muchí­si­mos años y ojo, que el Fon­do se ha pues­to bené­vo­lo en la cri­sis y esto no es la pri­me­ra vez que ocu­rre. En 2008 y 2009 el Fon­do Mone­ta­rio pasó a ser con­si­de­ra­do, que lla­ma­ba a que se ten­ga en cuen­ta a los deu­do­res, que pedía bene­vo­len­cia y se fue a la cri­sis en 2010 y vol­vió a ser el FMI de antes. El Fon­do tie­ne dos obje­ti­vos: cobrar ellos, ya que están en la fila del acree­dor pri­vi­le­gia­do y si es nece­sa­rio que el bonis­ta pri­va­do cobre poco para que así pri­vi­le­gien los pagos al Fon­do Mone­ta­rio. En segun­do lugar, ase­gu­rar­se una pre­sen­cia en la audi­to­ria de las cuen­tas argentinas.

-O sea, que esta­mos ante una nego­cia­ción com­pli­ca­da don­de se nece­si­ta tener cla­ro que hay que parar­se con fuer­za y no andar coque­tean­do, ya que siem­pre que se hizo eso,
el país ha ter­mi­na­do perdiendo.

-Yo veo en for­ma muy crí­ti­ca el cur­so de esta nego­cia­ción. Don­de el pro­yec­to eco­nó­mi­co del gobierno mere­ce obje­cio­nes más fuer­tes, sobre todo algu­nas muy bási­cas, por­que no hay nece­si­dad de esto. Haga­mos un parén­te­sis, olvi­de­mos un minu­to los pro­ble­mas de fon­do. ¿Cuál es la urgen­cia de nego­ciar el can­je de la deu­da en una
cri­sis mun­dial de esta enver­ga­du­ra, cuan­do es evi­den­te que hay dece­nas de paí­ses en la cola de los que van a entrar en el default? Cuan­do inclu­so, se habla de la con­do­na­ción de las deu­das, lo dice el Papa, los orga­nis­mos mun­dia­les, por­que es evi­den­te que en un
derrum­be eco­nó­mi­co como el que esta­mos vivien­do, muchos paí­ses no van a poder pagar la deu­da. Enton­ces, qué apu­ro, qué nece­si­dad, qué urgen­cia. Con un argu­men­to ade­más de que aho­ra vamos a hacer un acuer­do sus­ten­ta­ble. Eso es una fic­ción. Quién sabe lo que es sus­ten­ta­ble en el des­ma­dre eco­nó­mi­co actual. ¿Alguien pue­de decir cuál va a ser el ingre­so bru­to, la expor­ta­ción, la inver­sión, la tasa de cam­bio en la Argen­ti­na den­tro de dos años? Eso es una fic­ción, es una ima­gi­na­ción. Creo que con ese fan­tas­ma del default, el gobierno está muy apri­sio­na­do de la pre­sión, de ese chan­ta­je que todos los días advier­te «qué terri­ble es el default». Pero lo real es que esta­mos en default, Macri nos puso en default. Así que en la Argen­ti­na que está
afue­ra de los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les, que su vida comer­cial se des­en­vuel­ve en el exte­rior por otros cir­cui­tos, no tie­ne nin­gu­na urgen­cia, no tie­ne nin­gu­na nece­si­dad.
Cie­rro con esto, sobre todo aho­ra que la deman­da que
hace­mos hace muchos años, sobre la audi­to­ria de la deu­da tie­ne una base fác­ti­ca, una base numé­ri­ca esta­dís­ti­ca muy fuer­te. A par­tir de la inves­ti­ga­ción que hace el Ban­co Cen­tral, este deter­mi­nó que el grue­so de cien mil millo­nes ochen­ta y tres mil dóla­res de la deu­da toma­da por Macri fue a fuga de capi­ta­les. Lo que todos ya sabía­mos aho­ra ya está pro­ba­do con núme­ros. Sabe­mos que el 1% de las empre­sas ges­tio­nó el grue­so de esa ope­ra­ción, por lo tan­to es una men­ti­ra, es un frau­de. La Argen­ti­na no se endeu­dó para hacer cami­nos, puen­tes y
escue­las sino para fugar capi­tal al ser­vi­cio de un puña­do de gran­des acau­da­la­dos.
Enton­ces con el can­je legi­ti­ma­mos eso, con el can­je al cam­biar un títu­lo por otro, el títu­lo ante­rior se borra. Por lo tan­to, la memo­ria de la cul­pa­bi­li­dad de quien fugó capi­ta­les, se borra. Dirá que eso fue un títu­lo pasa­do, hable­mos de los títu­los nue­vos y esa es la eta­pa cícli­ca que sopor­ta la Argen­ti­na y que nos impi­de salir adelante.

Par­te II

Vicen­tin: ¿Y la expropiación?

-Esto que apa­ren­te­men­te apa­re­ce como una debi­li­dad y
pro­duc­to de las pre­sio­nes. A mi me pare­ce que es un pro­ble­ma ideo­ló­gi­co, por­que cuan­do se gana una elec­ción como lo hizo el Fren­te de Todos, derro­tan­do al cana­lla Macri y todo su apa­ra­to mafio­so, y había una fuer­za en la pobla­ción que pare­cía decir aho­ra sí pode­mos hacer algu­nas cosas, el tema de la deu­da era algo muy sen­ti­do. Sin embar­go apa­re­cen estas pre­sio­nes y otras pare­ci­das, y te quie­ro lle­var a otro tema que está bas­tan­te rela­cio­na­do que es el de Vicen­tín. Se dijo: «vamos a expro­piar», y al rato, «no vamos a expro­piar”, todo el tiem­po esta­mos así, pare­ce lo de la cua­ren­te­na y la no cua­ren­te­na. Esto me pare­ce que tie­ne que ver con una matriz ideo­ló­gi­ca, no es solo que te pre­sio­nan es que te dejas pre­sio­na, que demues­tran una debi­li­dad que no es cir­cuns­tan­cial, que temen radi­ca­li­zar posi­cio­nes ante enemi­gos que no bus­car poner al país de rodillas.

-Es tal cual. Lo de Vicen­tin es lo mis­mo qui­zá menos pen­san­do, menos pre­vis­to. Apa­re­ció, pero el com­por­ta­mien­to tie­ne seme­jan­zas. Por­que la dere­cha se enfu­re­ció con el caso Vicen­tin, empe­zó des­de los medios de comu­ni­ca­ción con sus gru­pos de poder, una cam­pa­ña terri­ble, y fue crean­do un esce­na­rio del rei­no del revés, don­de apa­ren­te­men­te
el esta­do inva­sor se dis­po­ne a inter­ve­nir y a expro­piar una empre­sa que desa­rro­lla­ba sus nego­cios con total nor­ma­li­dad y tran­qui­li­dad y ata­can­do la pro­pie­dad pri­va­da de las com­pa­ñías. Esto sí que es dar vuel­ta la reali­dad. Esta­mos hablan­do de una empre­sa que está
en quie­bra, que no pagó y que es cul­pa­ble de vacia­mien­to y que el Esta­do jus­ta­men­te inter­vie­ne por­que se vul­ne­ró la pro­pie­dad pri­va­da. Cuan­do ellos ponen los car­te­les “Defen­da­mos la pro­pie­dad pri­va­da” lo que hizo Vicen­tin fue no pagar sus con­tra­tos, eso es vio­lar la pro­pie­dad pri­va­da de los pro­duc­to­res, de los pro­vee­do­res y del Esta­do. Enton­ces, el Esta­do tie­ne que ir a inter­ve­nir no solo por­que se vul­ne­ró un con­tra­to sino por el efec­to de eso es suma­men­te gra­ve. Y ellos con esta cam­pa­ña están ocul­tan­do la mag­ni­tud del frau­de.
Este es un frau­de que vamos a tener en la his­to­ria de la deu­da, un capi­tu­lo: Vicen­tin. Para mi es un mis­mo mode­lo, pero más extre­mo, por­que es com­ple­ta­men­te incom­pren­si­ble cómo un hol­ding de pro­ce­sa­mien­to de gra­nos, una empre­sa que ocu­pó el pri­mer lugar en el ran­king de expor­ta­ción, que gozó de bue­nas cose­chas y de una mega deva­lua­ción, de repen­te entra en una rece­sión de pagos. Nadie pue­de creer una cosa asi, nin­gu­na per­so­na sen­sa­ta pue­de creer que tuvie­ron un stress finan­cie­ro, que tuvie­ron un pro­ble­ma impro­vi­sa­do.
Las denun­cias son con­tun­den­tes, de lo que esta gen­te ha hecho.

-Vicen­tin está ínti­ma­men­te liga­do a las tro­pe­lías corrup­tas del macrismo.

Antes de entrar en cesa­ción de pagos ven­die­ron la joya que es Reno­va, se la ven­die­ron a una empre­sa y no se sabe dón­de está el dine­ro y arma­ron una matriz con Macri, bajo la suge­ren­cia del ex pre­si­den­te.
No olvi­de­mos, Vicen­tin fue el prin­ci­pal aus­pi­cian­te de la cam­pa­ña, fue finan­cis­ta, de Macri, arma­ron esas Mamush­kas de empre­sas offsho­re, una tras otra, una tras otra, don­de ocul­tan en un entra­ma­do com­ple­jo de la pro­pia empre­sa los meca­nis­mos para fugar el dine­ro. Enton­ces esto es un sim­ple vacia­mien­to, así como en el esque­ma ante­rior se tomó deu­da para fugar capi­tal, acá Vicen­tin, que cono­ce muy bien ese
mode­lo, lo apli­có para él. Con­sis­ten­te en tomar cré­di­to, no pagar­le al acree­dor y fugar­se con la pla­ta y por supues­to con la com­pli­ci­dad de Gon­zá­lez Fra­ga y con la de la jus­ti­cia. Con las cosas que hizo, Gon­zá­lez Fra­ga toda­vía no tie­ne cuen­tas embar­ga­das, y evi­den­te­men­te ellos están pen­san­do en algún nego­cio de extran­je­ri­za­ción. Creo que la reac­ción del gobierno ini­cial­men­te, fue muy posi­ti­va, no tene­mos que
dejar­nos marear un poco por los sen­ti­mien­tos, por la bron­ca que nos pro­du­ce la situa­ción y ver con tran­qui­li­dad que la reac­ción ini­cial fue muy bue­na. Por­que el Esta­do vien­do lo que esta­ba ocu­rrien­do tomó la deci­sión: inter­ve­ni­mos, expro­pia­mos, inten­ta­mos evi­tar la extran­je­ri­za­ción y sobre todo apun­ta­mos a una empre­sa tes­ti­go que
actúe en el comer­cio exte­rior, que impi­da los frau­des que se hacen con la liqui­da­ción de reten­cio­nes. En ese camino se pro­yec­ta­ba algo muy intere­san­te, no solo abría el rum­bo al mono­po­lio esta­tal del comer­cio exte­rior sino que abría el rum­bo a empre­sa de uti­li­dad
úni­ca que es expro­pia­da, algo que tan­to dis­cu­ti­mos con el capi­tal finan­cie­ro. Bueno, dije­ron que no se vino la bataho­la, y lo más preo­cu­pan­te es que pri­me­ro el gobierno se bajó de la expro­pia­ción y des­pués man­da la pro­pues­ta inter­me­dia que es: hace­mos la
inter­ven­ción y nego­cia­mos con el juez. El juez no acep­tó la pri­me­ra, no acep­tó la segun­da y es un juez que es evi­den­te para quien está actuan­do, es com­ple­ta­men­te evi­den­te que lo que está hacien­do es para favo­re­cer a Vicen­tín. Lo cen­tral es que esta últi­ma deci­sión le deja a Vicen­tín el mane­jo de la empre­sa. Al no estar inter­ve­ni­da, lo
más urgen­te es la inter­ven­ción por­que si no inter­ve­nís maña­na, el que sigue mane­jan­do el vacia­mien­to de la empre­sa es Vicen­tín, entre uno y dos años. De tal mane­ra, que Vicen­tín tie­ne ese pla­zo, para que en el momen­to que se cie­rre el con­cur­so, diga, al mun­do: no ten­go abso­lu­ta­men­te nada, no pue­do pagar nada.
Esto es lo que está hacien­do Vicen­tín, a los ojos del juez y de todos lo que lo apa­ñan. Enton­ces, aho­ra están vacian­do la empre­sa, la empre­sa está para­da, nadie le va a ofre­cer nada, nadie la va a dar gra­nos a una empre­sa que está en esta situa­ción. Con la cual la cri­sis de la empre­sa se va a agra­var y ellos lo están hacien­do a pro­pó­si­to, y al gobierno lo
han colo­ca­do en un ver­da­de­ro dile­ma. Por­que si ya era pro­ble­má­ti­ca la sali­da de la inter­ven­ción por­que por lo menos se podían mane­jar las cuen­tas. A los dos años habría que ver cómo ter­mi­na­ba ese con­cur­so. Si ese con­cur­so no lo ter­mi­na­ban mane­jan­do, los
pro­pios gru­pos Car­gill, Drey­fus, que se quie­ren que­dar con la empre­sa. Aho­ra sin inter­ven­ción, con la expro­pia­ción flo­tan­do en el aire, hay una situa­ción muy complicada.

-¿Que car­tas le que­dan para jugar al gobierno?

-El gobierno tie­ne que deci­dir qué hace, si se man­tie­ne en la inac­ción, si se man­tie­ne a la defen­si­va, si deja que la dere­cha siga mane­jan­do los hilos de la opi­nión públi­ca o si reac­cio­na. No des­car­to la segun­da posi­bi­li­dad. Creo que noso­tros tene­mos que apos­tar a que el camino abier­to con la inter­ven­ción, con la idea de la expro­pia­ción sea recons­trui­do como un camino que pue­da doblar­le el codo al a dere­cha. Y te doy dos peque­ños datos posi­ti­vos, peque­ños por aho­ra, pri­me­ro: se han for­ma­do muchas comi­sio­nes de la inves­ti­ga­ción del frau­de de Vicen­tín que no va a ser tan fácil de ocul­tar. Por ejem­plo, la comi­sión inves­ti­ga­do­ra de San­ta Fe, comi­sión bica­me­ral que se está for­man­do en el Con­gre­so. El juez que está por pre­sión empe­zan­do a mover la cau­sa, la intere­san­te pre­sen­ta­ción que se hizo en San­ta Fe demos­tran­do el entra­ma­do para ocul­tar los bie­nes de la empre­sa. Fija­te lo que pasa con el espio­na­je, con toda la mara­ña del
espio­na­je ile­gal, de repen­te, se empie­za des­ta­par un hilo, cae uno, hay un espía pre­so, hay una comi­sión bica­me­ral, hay un juez que inves­ti­ga y todos los días nos ente­ra­mos de algo. Pre­gun­to, y si algo así empie­za a pasar con Vicen­tín, y si Gon­zá­lez Fra­ga es lla­ma­do, y si Nar­de­lli es con­vo­ca­do y si tie­nen que empe­zar a dar cuen­ta de lo que hicie­ron. Y si eso modi­fi­ca un poco el esce­na­rio. El otro dato: hubo una gran
movi­li­za­ción, una mar­cha con­vo­ca­da por una arti­cu­la­ción en la que están el gre­mio de los acei­te­ros, empie­za a haber una idea de las orga­ni­za­cio­nes socia­les de que hay que res­pon­der­le a la dere­cha crean­do un cli­ma de movi­li­za­ción, un ban­de­ra­zo o lo que se pue­da hacer en el mar­co de la cua­ren­te­na, gene­ran­do un cam­bio en la opi­nión públi­ca, por­que este es un esce­na­rio muy dis­tin­to a la 125. Aquí hay muchos sec­to­res agra­rios que pue­den colo­car­se en el cam­po popu­lar. Inclu­so lo ha hecho la Socie­dad Rural del Cór­do­ba que car­ga con toda la mochi­la de los afec­ta­dos de la esta­fa. Están en otro cam­po, el jefe de la Fede­ra­ción Agra­ria. No esta­mos en el esce­na­rio del momen­to de la 125 don­de habían arma­do un blo­que agra­rio sóli­do. Acá hay un blo­que agra­rio que se pue­de par­tir. Pero para eso hay que actuar, hay que salir de esta acti­tud timo­ra­ta, defen­si­va, nave­gan­do a dos aguas, inde­ci­sio­nes y recor­dan­do, tenien­do muy pre­sen­te cual impor­tan­te es recu­pe­rar el dine­ro. Esa es la cla­ve, por­que acá no es que el Esta­do se haga car­go y, de nue­vo, como pasó con Correos, con Aero­lí­neas, con YPF, las famo­sas esta­ti­za­cio­nes don­de el Esta­do dice que no va pagar y ter­mi­na pagan­do. Des­pués, un afec­ta­do del gru­po de los expro­pia­dos va a Nue­va York y ter­mi­na pagan­do más toda­vía.
Acá hay que hacer oír tipo de cosas, con con­trol social, fon­do fidu­cia­rio don­de se inves­ti­gue todo, que inme­dia­ta­men­te todos los bie­nes de Vicen­tín que­den bajo el embar­go del Esta­do y por lo tan­to haga­mos un camino dis­tin­to. Por­que siem­pre las ganan­cias se
pri­va­ti­zan y las pér­di­das se socia­li­zan, Cuan­do las empre­sas pier­den, paga­mos todos y cuan­do ellas ganan siem­pre acu­mu­lan más dine­ro. Sepa­mos que el caso Vicen­tín es un caso tes­ti­go que va mucho más alla de Vicen­tín. Por esa cir­cuns­tan­cia se ha con­ver­ti­do
en el fenó­meno que va a incli­nar la balan­za para un lado y para el otro, la dere­cha ve que gana con Vicen­tín que logra impo­ner­se este es el pun­to de arran­que para un pro­gra­ma eco­nó­mi­co pos­pan­de­mia que ellos lo tie­nen muy cla­ro.
Ese es el pro­gra­ma de LATAM. Dicha empre­sa, antes de fun­dir­se dijo yo lo que quie­ro es una empre­sa don­de haya fle­xi­bi­li­za­ción labo­ral, don­de aquí anu­la­mos todas las leyes labo­ra­les. Ese el mode­lo
que tie­ne en la cabe­za la dere­cha si ellos logran impo­ner­se con Vicen­tín, vamos con esto.

-Otro tema cla­ve que pare­ce estar dilu­yén­do­se es el del impues­to a los multimillonarios.

Es el ter­cer gran tema que podría incli­nar la balan­za. Su nece­si­dad está a la vis­ta y como la deu­da y como Vicen­tín, vemos que pasa el tiem­po y no se entien­de por qué el pro­yec­to ter­mi­na demo­ra­do. Lo nece­si­ta­mos aho­ra y el año que vie­ne. Las arcas del esta­do están vacías aho­ra, la recau­da­ción es aho­ra. Enton­ces, qué pasa con el impues­to a las gran­des for­tu­nas, que todos vamos a apo­yar que todos­va­mos a apun­ta­lar, que todos vamos a apre­ciar. Es una bata­lla, es una dispu­ta, espe­ro que la ganemos.

Trans­crip­ción: Julia Mottura

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *