Nación Anda­lu­za ante la con­me­mo­ra­ción del 135º ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de Blas Infan­te – La otra Andalucía

Este 5 de julio se con­me­mo­ra el 135º ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de Blas Infan­te. De aquel que lucho y murió en defen­sa de una Anda­lu­cía libre. Una liber­tad que él con­si­de­ra­ba que se alcan­za­ría sólo a par­tir de la recu­pe­ra­ción de nues­tra sobe­ra­nía nacio­nal y popu­lar para posi­bi­li­tar una Anda­lu­cía que no tuvie­se más due­ño que su pue­blo. Una Anda­lu­cía del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz y para el Pue­blo Tra­ba­ja­dor Andaluz.

En el futu­ro inme­dia­to sabe­mos que nos espe­ra una pro­fun­di­za­ción de la pre­ca­ri­za­ción social y labo­ral si no lucha­mos por evi­tar­lo. Los recor­tes ya han sido anun­cia­dos por la vice­pre­si­den­cia del Ban­co Cen­tral Euro­peo. No por nece­si­dad sino por­que el blo­que oli­gár­qui­co tie­ne cobrar­se las pér­di­das de la pandemia.

Pero esta situa­ción no es por tan­to nove­do­sa en nues­tro país. El Covid-19 no la ha crea­do, sólo la está acen­tuan­do. Anda­lu­cía ocu­pa ‑aho­ra como antes- los pri­me­ros pues­tos en todos los ran­kings de fal­ta de tra­ba­jo y opor­tu­ni­da­des, anal­fa­be­tis­mo, sub­de­sa­rro­llo, des­in­dus­tria­li­za­ción, con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad agra­ria, etc. A este pano­ra­ma hay que sumar­le los ata­ques a la sani­dad y edu­ca­ción públi­cas y la des­re­gu­la­ción admi­nis­tra­ti­va (con múl­ti­ples sec­to­res afec­ta­dos) que esta apli­can­do la Jun­ta (PP‑C’s‑Vox). Y jun­to a estos el carác­ter con­ti­nuís­ta del gobierno esta­tal con res­pec­to a las polí­ti­cas ser­vi­les a la oli­gar­quía y opre­so­ras ‑como gobierno espa­ñol que es- del país anda­luz. De esta for­ma se pro­lon­ga así el saqueo ins­ti­tu­cio­na­li­za­do de los dere­chos y expec­ta­ti­vas vita­les por las que han pelea­do gene­ra­cio­nes del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Andaluz.

En todo caso ‑con o sin recor­tes- nues­tra posi­ción depen­dien­te en la divi­sión inter­na­cio­nal del tra­ba­jo y nues­tra caren­cia de unas ins­ti­tu­cio­nes que ejer­zan la sobe­ra­nía nacio­nal anda­lu­za y pro­por­cio­nen posi­bi­li­da­des de defen­sa ante la ofen­si­va capi­ta­lis­ta deja a Anda­lu­cía en la com­ple­ta inde­fen­sión. Las cau­sas de esta situa­ción se hallan en la pro­pia eco­no­mía capi­ta­lis­ta y en esa estruc­tu­ra polí­ti­ca idea­da por el Capi­tal para faci­li­tar nues­tra opre­sión y explo­ta­ción: el Esta­do espa­ñol. Y ata­can­do sólo sus sín­to­mas no se aca­ba con un pro­ble­ma. Podrán redu­cir­se cuan­ti­ta­ti­va y tem­po­ral­men­te algu­nos efec­tos, pero éstos vol­ve­rán a repro­du­cir­se, antes o des­pués, pues las cau­sas que los pro­vo­can permanecen.

El pro­ble­ma polí­ti­co, eco­nó­mi­co y social del Pue­blo Tra­ba­ja­dor Anda­luz no radi­ca en quien o como se le gobier­na, sino en el hecho de que es gober­na­do. De que los anda­lu­ces y anda­lu­zas no deter­mi­na­mos nues­tro pre­sen­te ni nues­tro futu­ro colec­ti­vo en nin­gún aspec­to de nues­tra pro­pia exis­ten­cia, sino que otros los hacen por noso­tros y con­tra noso­tros. Sean cua­les sean las mayo­rías par­la­men­ta­rias y los gobier­nos de la Jun­ta, quien deci­de y orde­na es el Esta­do espa­ñol, y sean cua­les sean las mayo­rías y los gobier­nos en el Esta­do quién deci­de y orde­na es la oli­gar­quía. En el ani­ver­sa­rio del naci­mien­to de Blas Infan­te rei­vin­di­ca­mos la Cons­ti­tu­ción Anda­lu­za de 1883, que ins­pi­ró al anda­lu­cis­mo revo­lu­cio­na­rio y que esta­ble­cía una for­ma de poder veci­nal asam­blea­rio en la Cons­ti­tu­ción del Muni­ci­pio Anda­luz (art. 36 – 44) aún por cumplir.

Pre­ten­der trans­for­mar la situa­ción que atra­vie­sa nues­tro pue­blo ante­po­nien­do seña­lar, inci­dir y supe­rar sus con­se­cuen­cias, en lugar de prio­ri­zar denun­ciar, com­ba­tir y erra­di­car las raí­ces de la mis­mas, es con­de­nar­le al fra­ca­so, ya que impi­de su reso­lu­ción real y defi­ni­ti­va. Al man­te­ner inal­te­ra­dos sus orí­ge­nes y sus por­qués, el Esta­do espa­ñol y el Capi­tal, no esta­mos con­tri­bu­yen­do a su reso­lu­ción y si, en cam­bio, a su per­pe­tua­ción. Sin Anda­lu­cía libre y poder popu­lar anda­luz que la rija no hay trans­for­ma­ción social.

En este día que con­me­mo­ra­mos el naci­mien­to de Blas Infan­te, rei­vin­di­ca­mos el anda­lu­cis­mo revo­lu­cio­na­rio en toda su inte­gri­dad, sin ampu­tacio­nes ni cen­su­ras. Rei­vin­di­ca­mos al Blas Infan­te que dijo

…Noso­tros aspi­rá­ba­mos y aspi­ra­mos y segui­re­mos aspi­ran­do a la ela­bo­ra­ción de un Esta­do libre en Anda­lu­cía. Y qué ¿no pro­cla­mó su Repú­bli­ca Cata­lu­ña?… …Pues noso­tros no tene­mos, por aho­ra, otras deno­mi­na­cio­nes que las de “Repú­bli­ca Anda­lu­za o esta­do libre o autó­no­mo de Anda­lu­cía” para lle­gar a expre­sar aque­lla “Anda­lu­cía sobe­ra­na, cons­ti­tuí­da en Demo­cra­cia Repu­bli­ca­na” que dice el artícu­lo pri­me­ro de la Cons­ti­tu­ción ela­bo­ra­da para Anda­lu­cía por la Asam­blea de Ante­que­ra, hace medio siglo, en 1883…

Un pen­sa­mien­to que en esta Anda­lu­cía del siglo XXI resu­mi­mos en la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Trabajadoras.

¡Viva Blas Infante!

¡Por la Repú­bli­ca Anda­lu­za de Trabajadoras!

En Anda­lu­cía a 4 de julio de 2020

Per­ma­nen­te de la C.N. de Nación Andaluza.

Carlos Ríos

Vine al mundo en Granada en 1977. Soy licenciado en Geografía y trabajador en el sector de la enseñanza. Escribí "La identidad andaluza en el Flamenco" (Atrapasueños, 2009) y "La memoria desmontable, tres olvidados de la cultura andaluza" (El Bandolero, 2011) a dos manos. He hecho aportaciones a las obras colectivas "Desde Andalucía a América: 525 años de conquista y explotación de los pueblos" (Hojas Monfíes, 2017) y "Blas Infante: revolucionario andaluz" (Hojas Monfíes, 2019).

Latest posts by Car­los Ríos (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.