Colom­bia. Fuer­zas Mili­ta­res y vio­len­cia sexual

Por Tro­chan­do Sin Fron­te­ras, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de julio de 2020.

La vio­len­cia sexual desa­fía las nocio­nes con­ven­cio­na­les de lo que cons­ti­tu­ye una ame­na­za para la segu­ri­dad… es más bara­ta que las balas; no requie­re nin­gún sis­te­ma de armas que no sea la inti­mi­da­ción físi­ca, por lo que es de bajo cos­to, pero de alto impac­to.” ONU

En Colom­bia la vio­len­cia sexual hacia las muje­res y niños ejer­ci­da por las Fuer­zas Mili­ta­res ha sido una prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca y gene­ra­li­za­da. Prác­ti­ca con impac­to y efec­to devas­ta­dor en las víc­ti­mas, ya que las Fuer­zas Arma­das y Poli­cía tie­nen el “man­da­to de pro­te­ger la pobla­ción civil”. En este caso los res­pon­sa­bles de pro­te­ger, aho­ra son los vic­ti­ma­rios. Hecho que redu­ce las pers­pec­ti­vas de inter­ven­ción y repa­ra­ción para las víc­ti­mas de vio­len­cia sexual.

El uso de la vio­len­cia sexual por par­te de las Fuer­zas Mili­ta­res lejos de ser espo­rá­di­co, es una prác­ti­ca sis­te­má­ti­ca que han veni­do ejer­cien­do sobre las comu­ni­da­des más vul­ne­ra­bles, – cam­pe­si­nas, indí­ge­nas y afro­des­cen­dien­tes-. Evi­den­cia de ello son las denun­cias de Manary Figue­roa; mujer que fue vio­la­da jun­to a su madre, ella sien­do una menor de 5 años por miem­bros de la Fuer­za Públi­ca. Hechos ocu­rri­dos en el corre­gi­mien­to de San Rafael, Arau­qui­ta y que 25 años des­pués denun­cia. «A mi mamá la acce­den car­nal­men­te en varias oca­sio­nes y uno de ellos al ver que el otro se demo­ra­ba, deci­dió apro­ve­char que yo esta­ba ahí”.

La vio­la­ción de la niña indí­ge­na de la comu­ni­dad Embe­ra Cha­mí; suma­do al caso de la niña indí­ge­na en el Gua­via­re de la comu­ni­dad Nukak Makú demues­tran que no son casos ais­la­dos. Ade­más de otros per­ma­ne­cen sin denun­ciar como el caso de Manary Figueroa.

Vio­len­cia sexual en Colombia

En Colom­bia algu­nos casos de vio­len­cia sexual se enmar­can den­tro de la vio­len­cia socio­po­lí­ti­ca; son los miem­bros de las Fuer­zas Arma­das, de Poli­cía, Poli­cía Judi­cial y Ser­vi­cios de Inte­li­gen­cia los mayo­res res­pon­sa­bles según Sis­ma Mujer – orga­ni­za­ción colom­bia­na de carác­ter femi­nis­ta que des­de 1998 apor­ta a la con­so­li­da­ción del movi­mien­to de mujeres -.

Segun Sis­ma mujer en el Bole­tín N° 17, el Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Medi­ci­na Legal y Cien­cias Foren­ses – INMLCF infor­mó que rea­li­za­ron 244 exá­me­nes médi­colega­les. De estos, 195 corres­pon­die­ron a muje­res, es decir el 79,92% del total, y 49 a hom­bres, es decir, el 20,08%. El bole­tín esta­ble­ce que para 2018 las Fuer­zas Mili­ta­res rea­li­za­ron el 37,95% de los casos de vio­len­cia sexual. esto suma­do a un 14,35% del per­so­nal de cus­to­dia y al 9,74% de miem­bros per­te­ne­cien­tes a Empre­sas de Segu­ri­dad Pri­va­da. Otros gru­pos arma­dos res­pon­sa­bles de vio­len­cia sexual son los miem­bros de un gru­po de delin­cuen­cia orga­ni­za­da con un 24,61% y miem­bros de gru­pos al mar­gen de la ley 13,33%.

Impu­ni­dad

Los obs­tácu­los para acce­der a «jus­ti­cia» en estos casos con­lle­van altos nive­les de impu­ni­dad. Suma­do a con­di­cio­nes socia­les y mora­les basa­das en la domi­na­ción y la dis­cri­mi­na­ción de géne­ro, suman­do fac­to­res como la mar­gi­na­ción social, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca pro­pias del sis­te­ma eco­nó­mi­co actual ‑el Capi­ta­lis­mo- y a rela­cio­nes patriarcales.

Para las muje­res ‑cam­pe­si­nas, indí­ge­nas y afro­co­lom­bia­nas- estos fac­to­res se com­bi­nan con acti­tu­des his­tó­ri­cas rela­cio­na­das con la escla­vi­tud y dis­cri­mi­na­ción racial, que se evi­den­cia en gober­nan­tes y ser­vi­do­res públi­cos que median­te pos­tu­ras, revic­ti­mi­zan. Pos­tu­ras como las de la Sena­do­ra del Cen­tro Demo­cra­ti­zo María Fer­nan­da Cabal quien se refi­rió a la vio­la­ción de la siguien­te mane­ra: Mucho cui­da­do con esto @mindefensa que no sea un fal­so posi­ti­vo como ha suce­di­do antes — María Fer­nan­da Cabal (@MariaFdaCabal) June 24, 2020. Tweet borra­do por la Sena­do­ra, pero que en los medios fue referenciado.

Estos obs­tácu­los, suma­do al cos­to per­so­nal, no pue­den ser excu­sas para no denun­ciar. Los casos reve­la­dos en la últi­ma sema­na per­mi­tie­ron la visi­bi­li­dad, la denun­cia y par­ti­ci­pa­ción direc­ta en la rei­vin­di­ca­ción de sus dere­chos y la apli­ca­ción de jus­ti­cia. En las calles y carre­te­ras muje­res alzan su voz con­tra todo tipo de vio­len­cia, denun­cian­do que #NosEs­tá­Ma­tan­do y seña­lan­do que el Esta­do y sus Fuer­zas Mili­ta­res como máxi­mos res­pon­sa­bles del ase­si­na­to de muje­res líde­res y violaciones.

Fuen­tes: https://​tro​chan​do​sin​fron​te​ras​.info/​v​i​o​l​e​n​c​i​a​-​s​e​x​u​al/

Kao­sen­la­red.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *