Boli­via. Elec­cio­nes: Camino a la esta­bi­li­dad o el caos?

Por Pablo Jofré Leal, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 4 de julio de 2020.

La lle­ga­da de Donald Trump a la Casa Blan­ca aumen­tó, en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va, la pre­sión sobre aque­llos paí­ses de Amé­ri­ca Lati­na cuyos líde­res tra­ta­ron de cons­truir una polí­ti­ca inde­pen­dien­te de Washing­ton, tan­to en el plano interno y externo.

Con una polí­ti­ca exte­rior dedi­ca­da a seguir con su con­duc­ta des­es­ta­bi­li­za­do­ra con­tra Cuba, Vene­zue­la y Nica­ra­gua, dota­dos de gobier­nos “inacep­ta­bles” para la idea hege­mó­ni­ca de Washing­ton, con fra­ca­so tras fra­ca­so en sus accio­nes gol­pis­tas, los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia esta­dou­ni­den­ses, sus agen­cias de tra­ba­jo de zapa se con­cen­tra­ron en la Boli­via admi­nis­tra­da por Evo Mora­les, con­si­guien­do, final­men­te su caída.

El prin­ci­pal obje­ti­vo por el cual Esta­dos Uni­dos se ha esfor­za­do en con­tro­lar a Boli­via es para obte­ner acce­so direc­to e ili­mi­ta­do a sus amplí­si­mas rique­zas natu­ra­les, que bajo el man­da­to del ex pre­si­den­te Evo Mora­les fue decla­ra­do teso­ro nacio­nal de todo el pue­blo boli­viano. Con­duc­ta que expli­ca que duran­te los 14 años de man­da­to pre­si­den­cial, el líder indí­ge­na haya dis­fru­ta­do del más alto de nivel de con­fian­za en la ciu­da­da­nía boli­via­na. Faci­li­ta­do tam­bién por solu­cio­nes efec­ti­vas de su gobierno, no sólo pro­me­sas, en el ámbi­to de pro­ble­mas socio­eco­nó­mi­cos, espe­cial­men­te diri­gi­do a dar satis­fac­ción a las nece­si­da­des de los sec­to­res más des­po­seí­dos, espe­cial­men­te la pobla­ción indí­ge­na, que repre­sen­ta el 55% de los ciu­da­da­nos de la república.

Como par­te del gobierno del ex pre­si­den­te Evo Mora­les , el actual can­di­da­to a la pre­si­den­cia de Boli­via por el MAS, el eco­no­mis­ta y cate­drá­ti­co Luís Arce Cata­co­ra fue Minis­tro de Eco­no­mía entre los años 2006 al 2017 y algu­nos meses del año 2019 y bajo su ges­tión, con accio­nes con­si­de­ra­das hábi­les y pro­fe­sio­na­les pudo garan­ti­zar, que en los últi­mos ocho años la eco­no­mía nacio­nal cre­cie­ra anual­men­te con un pro­me­dio de un 5%, las reser­vas de oro y divi­sas aumen­ta­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te y se man­tu­vo la infla­ción en cero. Es esa cons­ta­ta­ción la que gene­ra con­fian­za en la dupla pre­si­den­cial boli­via­na con­for­ma­da por el mis­mo Luis Arce y David Choquehuanca.

La dupla del MAS tie­ne una tarea difí­cil peor no impo­si­ble con­si­de­ran­do que tras la vic­to­ria de Evo Mora­les en la pri­me­ra vuel­ta d elas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de octu­bre del año 2019 y que fue reco­no­ci­da por un gran núme­ro de paí­ses y poten­cias mun­dia­les como legí­ti­ma, tam­bién inclu­yó la opo­si­ción de Esta­dos uni­dos y alia­dos regio­na­les que inclu­so pre­vio a las elec­cio­nes ya tenían defi­ni­do el no reco­no­cer el triun­fo de Evo Mora­les, como ha ido com­pro­bán­do­se en inves­ti­ga­cio­nes perio­dís­ti­cas que han demos­tra­do que en la elec­ción pre­si­den­cial no hubo frau­de y que el tra­ba­jo de la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) fue par­te del plan des­es­ta­bi­li­za­dor gene­ra­do des­de Washington.

Efec­ti­va­men­te, la pre­sión de Washing­ton y la Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) pre­si­di­da por su secre­ta­rio gene­ral Luís Alma­gro, con­si­de­ra­do el más proes­ta­doun­dein­se que haya teni­do esta orga­ni­za­ción regio­nal; logra­ron gene­rar un esce­na­rio polí­ti­co comu­ni­ca­cio­nal don­de se impu­so la acu­sa­ción de frau­de con­tra las elec­cio­nes, ade­más de un mar­co de pre­sión que inclu­yo ame­na­zas y accio­nes de vio­len­cia que hicie­ron temer inclu­so por la vida de Evo Mora­les, fami­lia­res y cer­ca­nos, que impi­dió rea­li­zar la segun­da vuel­ta pre­si­den­cial y con­cre­tar la renun­cia del ex pre­si­den­te Evo Mora­les Ayma.

Como resul­ta­do de esa polí­ti­ca des­truc­ti­va de Washing­ton, Suda­mé­ri­ca gene­ró un foco más de ines­ta­bi­li­dad arti­fi­cial, fomen­ta­da por las accio­nes del gobierno esta­dou­ni­den­se y el lla­ma­do Gru­po de Lima. La ins­ta­la­ción de un gobierno de fac­to en Boli­via, que ha mos­tra­do deseos de man­te­ner­se en le poder, apro­ve­chan­do los efec­tos del Covid 19 y el apo­yo de Washing­ton, hace pen­sar que que es muy pro­ba­ble que exis­tan pro­tes­tas socia­les masi­vas, como las que recien­te­men­te se han expre­sa­do en el esce­na­rio polí­ti­co y social en Colom­bia, Chi­le, Ecua­dor, cuyos gobier­nos, al igual que el de Jea­ni­ne Añez en Boli­via, des­cui­dan la reso­lu­ción de los pro­ble­mas apre­mian­tes de la ciu­da­da­nía, en pos de man­te­ner un poder cada día más frágil.

El ejem­plo de Chi­le pue­de dar luces res­pec­to al efec­to mul­ti­pli­ca­dor del recha­zo a polí­ti­cas eco­nó­mi­cas, digi­ta­das des­de Washing­ton y orga­nis­mo finan­cie­ros inter­na­cio­na­les. Los hechos que des­de octu­bre del año 2019 has­ta mar­zo del año 2020 – sólo fre­na­dos por la pan­de­mia del Covid 19 – sacu­die­ron el país sud­ame­ri­cano, admi­nis­tra­do por un gobierno de dere­cha, que en vir­tud de seguir obce­ca­da­men­te en la estra­te­gia e imple­men­tar a raja­ta­bla un mode­lo per­ju­di­cial, para los intere­ses de gran par­te de la pobla­ción, que augu­ran más pro­tes­tas y el agra­va­mien­to de la situa­ción del esta­do y sus ciudadanos.

En Boli­via la situa­ción polí­ti­ca ha adqui­ri­do tin­tes de una lógi­ca com­ple­ji­dad, por las can­di­da­tu­ras en com­pe­ten­cia pero, sobre todo por­que una even­tual vic­to­ria de la can­di­da­ta de esta­dos Uni­dos para las elec­cio­nes del 6 de sep­tiem­bre, Jean­ni­ne Añez, con toda la inje­ren­cia finan­cie­ra, polí­ti­ca, intro­mi­sión de agen­cias esta­dou­ni­den­ses, com­pra de votos, cam­pa­ñas difa­ma­to­rias con­tra el MAS e inclu­so sacar­los de la carre­ra polí­ti­ca, visua­li­zan una pro­fun­da cri­sis social post elecciones.

La apues­ta de Esta­dos Uni­dos es man­te­ner el con­trol del ejér­ci­to Boli­viano, tal como lo con­si­guie­ron para exi­gir la renun­cia de Evo Mora­les , para seguir uti­li­zán­do­lo como ins­tru­men­to interno, para lograr su obje­ti­vos polí­ti­cos, que pue­de con­du­cir a un aumen­to del papel del lide­raz­go mili­tar, con posi­bi­li­da­des tam­bién de gene­rar ten­sio­nes exter­nas y un aumen­to de las ten­sio­nes entre los paí­ses de la región, en vir­tud de las dispu­tas terri­to­ria­les de lar­ga data, que inclu­yen a Chi­le, Perú y Paraguay.

Un ejér­ci­to que ha sido bene­fi­cia­do amplia­men­te por el gobierno de Añez, de tal mane­ra de con­tar con su apo­yo: bene­fi­cios socia­les, sala­ria­les, inclu­yen­do un decre­to de amnis­tía que exi­me a los ofi­cia­les mili­ta­res y poli­cia­les de res­pon­sa­bi­li­dad por los ase­si­na­tos come­ti­dos duran­te las mani­fes­ta­cio­nes masi­vas de los par­ti­da­rios del ex pre­si­den­te Evo Mora­les tras su renun­cia tras la aso­na­da cívi­ca-mili­tar Recor­de­mos que en noviem­bre del año 2019 se con­ta­bi­li­za­ron, según la defen­so­ría penal, 32 per­so­nas ase­si­na­das por dis­pa­ros de las fuer­zas mili­ta­res y policiales.

Una situa­ción que mere­ció decla­ra­cio­nes de la Alta Comi­sio­na­da para los Dere­chos Huma­nos de la ONU, Miche­lle Bache­let en cuyo infor­me tras las mani­fes­ta­cio­nes en Boli­via seña­lo que “La cri­sis post­elec­to­ral del año pasa­do cau­só al menos 35 muer­tes y 800 heri­dos, la mayo­ría ocu­rri­das duran­te ope­ra­cio­nes del Ejér­ci­to y la Poli­cía» expre­san­do ade­más la preo­cu­pa­ción del orga­nis­mo por el «pro­ce­sa­mien­to» de exfun­cio­na­rios del Gobierno y per­so­nas rela­cio­na­das con la Admi­nis­tra­ción del expre­si­den­te de Boli­via Evo Morales.

Las elec­cio­nes del 6 de sep­tiem­bre – fija­das así por el Tri­bu­nal Supre­mo Elec­to­ral – no debe­rían ser modi­fi­ca­das, por más que el deseo de Añez y los sec­to­res que la apo­yan lo han mani­fes­ta­do. Una deci­sión salu­da­da inclu­so por el secre­ta­rio gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, Anto­nio Gute­rres quien aplau­dió la deci­sión del TSE, para que los comi­cios gene­ra­les pen­dien­tes se reali­cen el 6 de sep­tiem­bre, hacien­do un lla­ma­do a los par­ti­dos polí­ti­cos y las auto­ri­da­des para que coope­ren ple­na­men­te en la cele­bra­ción de elec­cio­nes pací­fi­cas, trans­pa­ren­tes e inclu­si­vas» infor­mó la repre­sen­ta­ción en La Paz del orga­nis­mo internacional.

Las encues­tas indi­can que el can­di­da­to del MAS, Luis Arce obten­dría la vic­to­ria en la pri­me­ra vuel­ta, que­dan­do la incóg­ni­ta res­pec­to al por­cen­ta­je de dife­ren­cia, de tal for­ma que haga inne­ce­sa­rio el balo­ta­je. Una vic­to­ria de la dupla Arce-Cho­quehuan­ca, según sus adhe­ren­tes, colo­ca­ría nue­va­men­te en mejor posi­ción a la pobla­ción indí­ge­na, tal como acon­te­ció bajo el man­da­to de Evo Mora­les. Una vic­to­ria que impli­ca la posi­bi­li­dad cier­ta de mejo­rar sus pro­ble­mas socia­les, las cues­tio­nes rela­cio­na­das con la repre­sen­ta­ción polí­ti­ca en el poder y el res­pe­to a las cos­tum­bres de un pue­blo que en el mar­co demo­crá­ti­co vol­ve­ría al camino de la esta­bi­li­dad y el desa­rro­llo pro­gre­si­vo dejan­do atrás el temor al caos.

Fuen­te: Rebelión.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.