Vene­zue­la. La OEA, Luis Alma­gro y la Unión Europea

Por Tony López R. Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 3 de julio de 2020.

Des­de el triun­fo de la Revo­lu­ción Boli­va­ria­na en Vene­zue­la, lide­ra­da por el Tenien­te Coro­nel Hugo Chá­vez Frías y un gru­po de jóve­nes ofi­cia­les, que levan­ta­ron las ban­de­ras del Liber­ta­dor Simón Bolí­var, y se plan­tea­ron cam­biar el régi­men de opre­sión, des­igual­dad y corrup­ción, por los gober­nan­tes de turno y cuyos Par­ti­dos, escu­da­dos en el famo­so pac­to de Pun­to Fijo, habían hun­di­do el país en la más terri­ble pobre­za, la oli­gar­quía vene­zo­la­na y Esta­dos Uni­dos no los ha deja­do ni por un momen­to de obs­ta­cu­li­zar y tra­tar de rever­tir lo que les resul­ta­rá imposible.

Fren­te a la cri­sis social, polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, agru­pa­dos en el Movi­mien­to RVB 200 y el Polo Patrió­ti­co, uti­li­zan­do el meca­nis­mo demo­crá­ti­co elec­to­ral del sis­te­ma, Hugo Chá­vez Frías, gana las elec­cio­nes con el 56.20 % y el can­di­da­to de la dere­cha Salas Romer, alcan­zó el 39,97 con una par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral del 65.45 % del padrón elec­to­ral. Un 16.00 % de dife­ren­cia, y aún así la dere­cha siem­pre levan­tó la opi­nión del frau­de, no quie­ren per­der nun­ca y orga­ni­za­ron en abril del 2002 un gol­pe de Esta­do en Vene­zue­la, el que lejos de debi­li­tar al pro­ce­so boli­va­riano lo for­ta­le­ció, lo mis­mo suce­de aho­ra con Maduro.

En 1999, asu­me la pre­si­den­cia Hugo Chá­vez, quien, al tomar posi­ción como pre­si­den­te, dejó cla­ro su pro­yec­to reno­va­dor, al decla­rar que jura­ba sobre una mori­bun­da cons­ti­tu­ción en vigen­cia des­de 1961. Su tarea de inme­dia­to fue la de pre­sen­tar la nue­va Cons­ti­tu­ción, pro­pues­ta que fue some­ti­da a refe­ren­do y apro­ba­da por una alta mayo­ría. Car­ta Mag­na que rige los des­ti­nos del país y vio­la­da per­ma­nen­te­men­te por los sec­to­res vio­len­tis­tas y terro­ris­tas de la opo­si­ción venezolana.

Des­de enton­ces, Esta­dos Uni­dos ha desa­rro­lla­do accio­nes de todo tipo con­tra el gobierno de Hugo Chá­vez y Nico­lás Madu­ro, gobier­nos sur­gi­dos del voto popu­lar y elec­to­ral, uti­li­zan­do el mis­mo mode­lo “demo­crá­ti­co” que ha impues­to el sis­te­ma. Pero la opo­si­ción vene­zo­la­na, cuyo récord en com­pra de votos y frau­des elec­to­ra­les, son anto­ló­gi­cos, siem­pre acu­san al cha­vis­mo de come­ter frau­de y este es el actual y fal­so argu­men­to, que uti­li­zan con­tra Nico­lás Maduro.

La des­pres­ti­gia­da Orga­ni­za­ción de Esta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) de la cual Vene­zue­la ya no es miem­bro, ha sido el meca­nis­mo uti­li­za­do por Esta­dos Uni­dos, para ata­car y pro­mo­ver el ais­la­mien­to del gobierno vene­zo­lano de la comu­ni­dad de nacio­nes lati­no­ame­ri­ca­na y cari­be­ñas y que solo ha con­se­gui­do, que 11 paí­ses lati­nos y 1 cari­be­ño, se haya suma­do a esta cons­pi­ra­ción cono­ci­do como el Gru­po de Lima, un gru­po den­tro de la OEA, que actúa ile­gal­men­te, bajo las órde­nes del depar­ta­men­to de Esta­do y que tie­ne como coor­di­na­dor a Luis Almagro.

Pero hay un vie­jo dicho que dice que no van “lejos los de ade­lan­te si los de atrás corren bien” y el gobierno de Madu­ro y los sec­to­res demo­crá­ti­cos y pro­gre­sis­tas de Amé­ri­ca Lati­na, siem­pre han sus­ten­ta­do que la OEA está sir­vien­do de puen­te para la inter­ven­ción de Esta­dos Uni­dos en Vene­zue­la y denun­cia­do la corrup­ción y los chan­ta­jes y pre­sio­nes de EE: UU a tra­vés del Secre­ta­rio Gene­ral de OEA, para lograr la lega­li­za­ción de la Inter­ven­ción Mili­tar Huma­ni­ta­ria en Vene­zue­la. Pero deje­mos que alguien del mis­mo árbol, sea quien con­fir­me estos ile­ga­les actos den­tro de la OEA.

En las explo­si­vas reve­la­cio­nes del ex Ase­sor de Segu­ri­dad del gobierno de Donald Trump, John Bol­ton, publi­ca­dos el pasa­do 23 de junio en su libro memo­ria, da a cono­cer su opi­nión sobre la OEA “la que cali­fi­ca como un orga­nis­mo mori­bun­do y a su secre­ta­rio Gene­ral, Luis Alma­gro como un “men­ti­ro­so, cíni­co, ladrón y mori­bun­do” y que la exis­ten­cia hoy de la OEA y la reelec­ción de Luis Alma­gro, obe­de­ció a que Esta­dos Uni­dos lo poten­ció y apo­yó para apun­ta­lar a Juan Guai­dó para sus pla­nes con­tra Venezuela”.

Más cla­ro ni el agua, dicho por Bol­ton, tene­bro­so per­so­na­je que jun­to con Colom­bia y Bra­sil tra­ba­jó en la orga­ni­za­ción y direc­ción del equi­po en la con­for­ma­ción de gru­pos de mer­ce­na­rios y para­mi­li­ta­res, para rea­li­zar actos de sabo­ta­jes y pro­vo­ca­cio­nes vio­len­tas, des­de la fron­te­ra colom­bo-vene­zo­la­nas y colom­bo-bra­si­le­ñas. Es Bol­ton el que afir­ma, que el obje­ti­vo de la OEA es apo­yar los pla­nes inter­ven­cio­nis­tas de Esta­dos Uni­dos y Washing­ton uti­li­zan­do a la OEA como facha­da. Esta con­fe­sión de quien tra­ba­jó en esos pla­nes, le da ple­na segu­ri­dad y veri­fi­ca lo ya denunciado.

Alma­gro ha incu­rri­do en deli­tos que aten­tan con­tra el dere­cho inter­na­cio­nal y vio­la­do las Car­ta de la ONU y de la OEA, alen­tan­do una gue­rra con­tra Vene­zue­la y otro de los deli­tos fla­gran­tes es reco­no­cer y dar­le voz y voto a un suje­to que repre­sen­ta a una orga­ni­za­ción terro­ris­ta vene­zo­la­na como emba­ja­dor y dar­le sta­tus de miem­bro a Vene­zue­la. El esta­do vene­zo­lano, soli­ci­tó su sali­da de esta mori­bun­da orga­ni­za­ción en el 2017 y espe­ró has­ta mayo del 2019 tal como lo esta­ble­ce su Car­ta fun­da­cio­nal, para dejar sin efec­to su mem­bre­sía. Por tan­to, Vene­zue­la no es miem­bro de la OEA y Alma­gro ha come­ti­do otra gra­ve violación.

El señor Alma­gro ha vio­la­do todos estos prin­ci­pios de la OEA, obe­de­cien­do las órde­nes del Depar­ta­men­to de Esta­do. La Car­ta de la OEA esta­ble­ce ue sólo reco­no­ce a los Esta­dos y no a una par­te de los tres pode­res que com­po­nen el Esta­do, como lo es la Asam­blea Legis­la­ti­va vene­zo­la­na en des­aca­to, que por cier­to ya no pre­si­de Guia­dó. Estas gra­ves vio­la­cio­nes son las que están cer­ti­fi­can­do, más tem­prano que tar­de la defun­ción de la OEA. Un ver­da­de­ro minis­te­rio de colo­nia, como la bau­ti­zó el can­ci­ller cubano de la Dig­ni­dad Raúl Roa en 1962.

A esta polí­ti­ca ile­gal, hos­til y anti­de­mo­crá­ti­ca se ha suma­do la Unión Euro­pea subor­di­nan­do su polí­ti­ca exte­rior a la de Esta­dos Uni­dos en la región, tal es así que varios de los paí­ses miem­bros, vio­lan­do todos los prin­ci­pios de la no inje­ren­cia en los asun­tos inter­nos de otros Esta­dos, ha reco­no­ci­do diplo­má­ti­ca­men­te al “auto­pro­cla­ma­do pre­si­den­te” Juan Guai­dó, quien el 22 de febre­ro reci­bie­ra el bene­plá­ci­to de Donald Trump, y en un hecho inau­di­to, lo pro­cla­mó pre­si­den­te des­de Washing­ton D.C. Esa desig­na­ción des­de Washing­ton tie­ne en sí el men­sa­je real de lo que pien­sa el señor Trump con rela­ción a la ane­xión de Vene­zue­la a los Esta­dos Uni­dos. Es por eso que Guai­dó aún se hace lla­mar “Pre­si­den­te” y los paí­ses que le reco­no­cen están impli­ca­dos en una gra­ve vio­la­ción del Dere­cho Internacional.

Pero si gra­ve han sido estas vio­la­cio­nes de la UE, estas se acen­túan con hechos muchos más gra­ves, como sumar­se a las san­cio­nes eco­nó­mi­cas y de comer­cio y en el caso del Rei­no Uni­do y Por­tu­gal, el pri­me­ro al robar­se más de 1600 millo­nes de dóla­res en ORO, depo­si­ta­dos por el gobierno vene­zo­lano en los ban­cos ingle­ses, incau­ta­dos por el gobierno de Lon­dres. Igual­men­te, el gobierno de Lis­boa, se apro­pió de 1200 millo­nes de dóla­res, que el gobierno vene­zo­lano lo tenía des­ti­na­do a la com­pra de ali­men­tos y medi­ca­men­tos para el pue­blo venezolano.

No conoz­co cual será la solu­ción y des­en­la­ce, por­que si estos hechos se lega­li­zan y el Rei­no Uni­do y Por­tu­gal no devuel­ven al Esta­do Vene­zo­lano esas millo­na­rias sumas, el mun­do entra­rá en una catás­tro­fe inter­na­cio­nal y en un sis­te­ma peor que el que impe­ra en la ley de la sel­va y el sis­te­ma ban­ca­rio y finan­cie­ro inter­na­cio­nal per­de­rá toda cre­di­bi­li­dad. Pero no des­car­to una supues­ta solu­ción judi­cial y que se tra­te de des­po­jar al Esta­do Vene­zo­lano y se lo entre­guen a Juan Guaidó.

En medio del escán­da­lo que ha esta­lla­do en Washing­ton, expues­tas en el libro memo­ria de Bol­ton, “En la Habi­ta­ción que suce­dió” que reve­la que Donald Trump, con­si­de­ra­ba a Juan Gui­do como “una per­so­na débil fren­te a un fuer­te Nico­lás Madu­ro”. Y narra en su libro que le sor­pren­dió de que lue­go de la reu­nión que tuvo Trump y él (Bol­ton) con la espo­sa de Guia­dó, Fabia­na Rosa­les, ella “no lle­va­ba pues­to el ani­llo de casa­da y ano­tó Trump que se veía muy joven”. Ese tema del ani­llo lo repi­tió el Pre­si­den­te, muchas veces”. Bol­ton, dice, que cuan­do lle­gó la pri­ma­ve­ra, Trump lla­ma­ba a Guai­dó el “Beto O Rour­ke de Vene­zue­la” un ape­la­ti­vo que podría con­si­de­rar­se como el tipo de elo­gio que no debía reci­bir un alia­do de los Esta­dos Uni­dos” o sea un total des­pre­cio hacia Guaidó.

A tono con la polí­ti­ca agre­si­va de Esta­dos Uni­dos, el pasa­do 29 de junio la Unión Euro­pea, dio a cono­cer nue­vas san­cio­nes a fun­cio­na­rios vene­zo­la­nos que no pue­den pisar terri­to­rios euro­peos y sus cuen­tas o bie­nes en la UE serán con­ge­la­dos. En total son 11, con una par­ti­cu­la­ri­dad, no todos son cha­vis­tas, inclu­yen a tres opo­si­to­res, que for­man par­te del sec­tor opo­si­tor que des­de hace varios meses vie­ne dia­lo­gan­do con el gobierno para solu­cio­nar la cri­sis. Pero al pare­cer, la solu­ción pací­fi­ca, no es la que le intere­sa a la UE, aun­que públi­ca­men­te se pro­nun­cian por una solu­ción de paz.

Fren­te a esta polí­ti­ca de san­cio­nes de la UE con­tra Vene­zue­la, la res­pues­ta no se hizo espe­rar y el pre­si­den­te Nico­lás Madu­ro, le res­pon­dió decla­ran­do “non gra­ta” a la emba­ja­do­ra de la UE, y le dio 72 horas para aban­do­nar el país, cum­plien­do así, lo esti­pu­la­do en la Con­ven­ción de Vie­na. Pero conoz­ca­mos quie­nes son los opo­si­to­res vene­zo­la­nos san­cio­na­dos: Luis Eduar­do Parra Rive­ro, pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal,‎ Fran­klin Leo­nar­do Duar­te, pri­mer vice­pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal y Gre­go­rio Norie­ga Figue­roa, segun­do vice­pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal en des­aca­to ele­gi­dos el 5 de enero del 2020.

Como se pue­den dar cuen­ta, estos tres san­cio­na­dos, no son cha­vis­tas, per­te­ne­cen a la opo­si­ción, pri­me­ra vez que los opo­si­to­res son san­cio­na­dos, y son los tres diri­gen­tes más impor­tan­tes de la Asam­blea Nacio­nal, aún en des­aca­to, pero la obje­ción, de la UE argu­men­ta que se impi­dió a Juan Guai­dó, y algu­nos dipu­tados a par­ti­ci­par en la elec­ción para la pre­si­den­cia de la Asam­blea Nacio­nal, que se hizo, el 5 de enero del 2020, lo cual es fal­so. Lo que la Unión Euro­pea no expli­ca, es que los dipu­tados en cues­tión, están ‎incul­pa­dos por haber par­ti­ci­pa­do en la inten­to­na gol­pis­ta del 30 de abril de 2019, razón por la cual la jus­ti­cia los pri­vó de su man­da­to, por cier­to, con la ‎apro­ba­ción de la opo­si­ción no injerencista.

‎Con ese peque­ño gru­pi­to de los dipu­tados incul­pa­dos por accio­nes gol­pis­tas y sus ami­gos, Guia­dó hizo un escán­da­lo y vol­vió a “pro­cla­mar­se pre­si­den­te” de Vene­zue­la, como todos sabe­mos, esto no es más que un hecho poli­ti­que­ro e ile­gal, patro­ci­na­do por Esta­dos Uni­dos y el gobierno de Trump, quien quie­re ane­xar­se a Vene­zue­la, según tam­bién reve­ló Bol­ton en su libro, ese es según él, el obje­ti­vo de la inter­ven­ción mili­tar, una idea tan irra­cio­nal y humi­llan­te para los vene­zo­la­nos y la his­to­ria y el pen­sa­mien­to de Simón Bolí­var. No pue­de creer­se que alguien como el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos, este pen­san­do que esta­mos en el siglo XVIII.

Está idea de Trump, sen­ta­da bajo la doc­tri­na Mon­roe, es suma­men­te peli­gro­sa y debe ser toma­da como un aler­ta por el movi­mien­to polí­ti­co y social de nues­tra Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, si hoy el pre­si­den­te de Esta­dos Uni­dos pien­sa en ane­xar­se a Vene­zue­la, nada tie­ne de que maña­na él o cual­quier otro, pien­se en ane­xar­se la otra par­te que no pudo qui­tar­le a Méxi­co, por­que esa es la reali­dad, la mitad de lo que hoy for­man la Unión ame­ri­ca­na era real­men­te mexi­ca­na. O que pien­se ane­xar­se a Bra­sil o Perú. Ese pen­sa­mien­to hay que com­ba­tir­lo des­de aho­ra y hacer­lo un prin­ci­pio. El Plan Colom­bia con­ver­ti­do en la Ini­cia­ti­va Regio­nal Andi­na y que, en los tex­tos de geo­gra­fía de los estu­dian­tes de pri­ma­ria y secun­da­ria en Esta­dos Uni­dos, la ama­zo­nia la con­si­de­ran un terri­to­rio inter­na­cio­nal, es un tema que apun­ta a esas ideas anexionistas.

Con esta con­duc­ta, la Unión Euro­pea no solo se une a una ile­gal acción, al san­cio­nar a fun­cio­na­rios públi­cos vene­zo­la­nos, algu­nos miem­bros de la Fis­ca­lía, que coin­ci­den­te­men­te, “dos de ellos, son los que lle­van a cabo las inves­ti­ga­cio­nes sobre el falli­do mag­ni­ci­dio, pre­pa­ra­do con­tra el pre­si­den­te Madu­ro, el alto Man­do Mili­tar y fun­cio­na­rios del alto gobierno, cuan­do con dro­nes arti­lla­dos y con explo­si­vos, los iban a deto­nar ‚sobre una tri­bu­na cuan­do fes­te­ja­ban un fecha patria”, según decla­ra­cio­nes del Fis­cal de la Repú­bli­ca a Tele­sur hoy 1 de julio. Por otro lado, la Unión Euro­pea vio­la un prin­ci­pio del Dere­cho Inter­na­cio­nal al inmis­cuir­se en los asun­tos inter­nos de un Esta­do libre e inde­pen­dien­te y miem­bros de la ONU.

Lo que lla­ma la aten­ción que el señor Josep Borrell máxi­mo res­pon­sa­ble de las rela­cio­nes inter­na­cio­na­les de la Unión Euro­pea, no se dé cuen­ta de que Euro­pa está sien­do uti­li­za­da por Esta­dos Uni­dos, que le hace per­der pres­ti­gio y cre­di­bi­li­dad, por­que Juan Guai­dó, no tie­ne auto­ri­dad nin­gu­na para pre­sen­tar­se como “pre­si­den­te auto­pro­cla­ma­do”. Borrell sabe que este señor no pue­de fir­mar nin­gún tra­ta­do, ni docu­men­to ofi­cial alguno a nom­bre del Esta­do Vene­zo­lano. Este señor está seña­la­do por accio­nes terro­ris­tas, vin­cu­la­dos a los nar­co­tra­fi­can­tes y para­mi­li­ta­res colom­bia­nos. Aho­ra, has­ta des­pre­cia­do por Trump, según decla­ra el ex Secre­ta­rio de Segu­ri­dad Nacio­nal, John Bolton.

El señor Borrell, debe pre­gun­tar­le al ex pre­si­den­te espa­ñol José Luis Rodrí­guez Zapa­te­ro, que líde­res de paí­ses euro­peos y lati­nos le han con­fe­sa­do que están come­tien­do un error al reco­no­cer a Guai­dó. El pre­ce­den­te que están crean­do, pue­de ser muy gra­ve para las pací­fi­cas y bien­aven­tu­ra­das rela­cio­nes inter­na­cio­na­les de la Unión Europea.

En el mun­do diplo­má­ti­co y con­su­lar, las accio­nes de carác­ter jurí­di­cos con los paí­ses tie­nen que ser aten­di­dos por el Poder Judi­cial, y este no tie­ne como res­pon­der, en el cam­po eco­nó­mi­co y acuer­dos comer­cia­les. Nada de lo que haga Guai­dó es legal y la Unión Euro­pea, está con­va­li­dan­do hechos delic­ti­vos, que vio­lan el Esta­do de Dere­cho Inter­na­cio­nal y los com­pro­me­te en estos asuntos.

Si cada uno de los paí­ses de Euro­pa o Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, no quie­re man­te­ner rela­cio­nes diplo­má­ti­cas con el gobierno de Vene­zue­la, eso es una deci­sión bila­te­ral, pero tam­po­co bila­te­ral­men­te nin­gún país pue­de des­co­no­cer el poder reco­no­ci­dos de los Esta­dos y reco­no­cer a una per­so­na que solo repre­sen­ta a uno de los pode­res del Esta­do, como era el caso de Guai­dó, por­que ya no es el Pre­si­den­te de la Asam­blea Nacio­nal. Las con­ven­cio­nes de Vie­na y Gine­bra son bien cla­ras. Mire lo que está suce­dien­do hoy con el pre­si­den­te de Kosovo.

Perio­dis­ta, poli­tó­lo­go y ana­lis­ta inter­na­cio­nal.
La Haba­na, Cuba 1 de julio de 2020.

* Paco​col​.org

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *