Argen­ti­na. La pan­de­mia es el otro

Por Ale­jan­dro Ber­co­vich * /​Resu­men Latinoamericano/​2 de julio 2020 .- .

El bloo­per del Gobierno con Vicen­tin fue tan apa­ra­to­so y su mar­cha atrás tan des­coor­di­na­da que Alber­to Fer­nán­dez estu­vo a pun­to de con­vo­car una con­fe­ren­cia de pren­sa para anun­ciar este mis­mo fin de sema­na que su diag­nós­ti­co ini­cial había sido equi­vo­ca­do y que renun­cia­ba a la idea de expro­piar­la. Lo fre­na­ron a tiem­po, por­que solo habría logra­do des­pil­fa­rrar toda­vía más capi­tal polí­ti­co y no habría des­anu­da­do la mara­ña que en las pró­xi­mas horas pue­de empe­zar a orde­nar­se si pros­pe­ra el recla­mo ofi­cial ante el fue­ro con­ten­cio­so admi­nis­tra­ti­vo para que corra del medio a Fabián Loren­zi­ni, el juez de Recon­quis­ta que los accio­nis­tas de la aco­pia­do­ra con­cur­sa­da usa­ron casi como escu­do humano duran­te el últi­mo mes.

El Pre­si­den­te deci­dió dar­le una últi­ma opor­tu­ni­dad a la «sali­da san­ta­fe­si­na» para Vicen­tin cuan­do habló el domin­go pasa­do con el dipu­tado socia­lis­ta Luis Con­ti­gia­ni, exmi­nis­tro de Pro­duc­ción de su pro­vin­cia, que lo con­ven­ció de que pue­de haber res­pal­do tam­bién fue­ra del pero­nis­mo para una ges­tión públi­co-pri­va­da enca­be­za­da por la Nación, apo­ya­da por las coope­ra­ti­vas y sin los direc­ti­vos que esta­fa­ron al Ban­co Nación, a varios pesos pesa­do de Wall Street y a más de dos mil pro­duc­to­res. Con­ti­gia­ni res­pon­dió duran­te 31 minu­tos las pre­gun­tas que Fer­nán­dez for­mu­ló al alta­voz del celu­lar de Lean­dro San­to­ro, artí­fi­ce del encuen­tro, pero lo con­ven­ció con una frase.

—Lo que no pode­mos per­mi­tir es que gane el PRO. Que que­de como un asun­to entre pri­va­dos y que se ins­ta­le la idea de que el Esta­do no pue­de inter­ve­nir o de que está mal que inter­ven­ga. Acá lo que está en cri­sis es el mode­lo de comer­cio de gra­nos que impu­so Cava­llo en 1991.

Son las gran­des para­do­jas de la polí­ti­ca argen­ti­na: cuan­do el exmi­nis­tro de Eco­no­mía mene­mis­ta disol­vió la Jun­ta Nacio­nal de Gra­nos y mol­deó a gus­to de las mul­ti­na­cio­na­les el esque­ma que rige has­ta hoy al nego­cio más com­pe­ti­ti­vo de la eco­no­mía local, el pro­pio Fer­nán­dez con­du­cía la Super­in­ten­den­cia de Segu­ros apa­dri­na­do por él. Era otro, por supuesto.

—Yo no quie­ro esta­ti­zar por esta­ti­zar. No estoy ena­mo­ra­do de nin­gún ins­tru­men­to. Quie­ro recu­pe­rar la empre­sa y jugar un rol en el mer­ca­do. Pero para eso nece­si­ta­mos entrar ‑le dijo a Con­ti­gia­ni. Entrar quie­re decir mane­jar la empre­sa. Y que el con­cur­so deje de tra­mi­tar­se en Recon­quis­ta, de don­de tam­bién recla­man sacar­lo el ING Bank, el Rabo­bank y la pode­ro­sa Cor­po­ra­ción Finan­cie­ra Inter­na­cio­nal (CFI) del Ban­co Mun­dial, que recla­man jun­tos casi U$S 500 millones.

Un dato genea­ló­gi­co expli­ca por qué todos los acree­do­res tie­nen tan­to apu­ro por sacar el caso del pago chi­co al que alu­den como » Vicen­tinlan­dia». El fis­cal Lean­dro Mai, a quien Loren­zi­ni giró esta sema­na las actua­cio­nes para deter­mi­nar si había ilí­ci­tos en el accio­nar de la empre­sa, está casa­do con Nata­lia Capa­re­lli, la con­ce­jal radi­cal que pre­sen­tó un pro­yec­to de decla­ra­ción para decla­rar «el total recha­zo a la inter­ven­ción y al pro­yec­to de expro­pia­ción» por con­si­de­rar­lo «incons­ti­tu­cio­nal e ile­gal». El pro­pio Loren­zi­ni tra­ba­jó duran­te 18 años como ase­sor letra­do de la sucur­sal del Ban­co Nación en el pue­blo e ini­cia­ló al menos tres de los cré­di­tos lue­go defaul­tea­dos por Vicen­tin antes de asu­mir como juez, un car­go en el que ape­nas lle­va 17 meses.

Las irre­gu­la­ri­da­des del con­cur­so son tan­tas y tan gro­se­ras que man­te­ner a Loren­zi­ni al fren­te pare­ce cues­ta arri­ba has­ta para los due­ños de media pro­vin­cia. Los escri­ba­nos de la SIGEN, por ejem­plo, veri­fi­ca­ron que en el cuar­tel gene­ral de Ave­lla­ne­da no había Libro Dia­rio ni regis­tro de Suel­dos y Jor­na­les, dos requi­si­tos bási­cos que se le piden has­ta a un kios­co. Tam­bién com­pro­ba­ron que des­de ahí se admi­nis­tra­ban Buya­nor S.A., Algo­do­ne­ra Ave­lla­ne­da S.A, Olea­gi­no­sa San Loren­zo SA, Reno­pack, Sir Cot­ton SA, Emul­grain SA, Sot­tano SA, Ser­vi­cios Flu­via­les SRL, Rio del Nor­te SA, Vicen­tín Desa­rro­llos SA, Sudes­tes Tex­ti­les SA y Dife­rol SA, aun­que los enjua­gues socie­ta­rios ocul­tan su pro­pie­dad tras empre­sas offsho­re. Lo más difí­cil de expli­car es que fal­te el balan­ce con­so­li­da­do 2019. Sin él, jamás debió haber­se abier­to el concurso.

Mesa de galanes

Sobre la aco­pia­do­ra y su futu­ro habló bas­tan­te Máxi­mo Kirch­ner en la man­sión de Jor­ge Bri­to en San Isi­dro, el lunes de la sema­na pasa­da, en la reu­nión secre­ta que orga­ni­zó Ser­gio Mas­sa para que un gru­po de pesos pesa­do del esta­blish­ment cono­cie­ra al líder de La Cám­po­ra. No hicie­ron fal­ta per­mi­sos de cir­cu­la­ción tru­chos ‑como los de la novia del jefe de gabi­ne­te de Ser­gio Ber­niVeró­ni­ca Oje­da– por­que casi todos los comen­sa­les viven ahí cer­ca, en el corre­dor nor­te. Esta­ban el zar ener­gé­ti­co Mar­ce­lo Mind­lin, el pre­si­den­te de la UIA, Miguel Ace­ve­do, el petro­le­ro Mar­co Bulghe­ro­ni y el cons­truc­tor Hugo Dra­go­net­ti, que pasó una sema­na pre­so por la cau­sa de los cuadernos.

Ace­ve­do y Bulghe­ro­ni lle­ga­ron jun­tos y no espe­ra­ban encon­trar­se jamás con Mar­ce­lo Mind­lin, a quien dos días des­pués baña­ría en elo­gios el pro­pio Fer­nán­dez en la inau­gu­ra­ción de una usi­na eléc­tri­ca de Pam­pa Ener­gía. Pero ahí esta­ba, silen­cio­so y cor­dial, jun­to con Mas­sa y con Eduar­do «Wado» de Pedro, a quien sí cono­cían de actos pro­to­co­la­res. Casi como si no le hubie­ra com­pra­do la cons­truc­to­ra a la fami­lia Macri en un pasa­ma­nos polé­mi­co y muy opor­tuno para el expresidente.

Los empre­sa­rios se dedi­ca­ron casi exclu­si­va­men­te a escu­char. La voz can­tan­te la lle­va­ron el joven Kirch­ner y Mas­sa, quien tole­ró inclu­so con su mejor son­ri­sa cuan­do el jefe de la ban­ca­da ofi­cia­lis­ta lo inte­rrum­pió y le repro­chó lo mucho que le gus­ta «el show off». El tigren­se juga­ba de local en lo de Bri­to padre, don­de se que­dó inclu­so para el café una vez que todos se fue­ron. Siguió como si nada.

El pri­mo­gé­ni­to de Nés­tor y Cris­ti­na dio por hecho que la rene­go­cia­ción de la deu­da ter­mi­na­rá bien. «Nos dije­ron que iba­mos a estar dis­cu­tien­do 70 cen­ta­vos y acá esta­mos, en 50 cen­ta­vos», can­che­reó. Sobre Guz­mán, a quien los empre­sa­rios no con­si­de­ran más que un secre­ta­rio de Finan­zas, fue par­co pero cáli­do. Nada hace pen­sar que vaya a dejar su car­go des­pués de la nego­cia­ción, aun­que tam­po­co que vayan a enco­men­dar­le otras res­pon­sa­bi­li­da­des que hacer lo mis­mo pero con el FMI.

Kirch­ner tam­bién habló de la refor­ma judi­cial, que el Pre­si­den­te quie­re reto­mar para mar­car de vuel­ta el pul­so de la agen­da. Pero sobre todo habló de la pan­de­mia de Covid-19, en un tono de hom­bre de Esta­do que impre­sio­nó a sus inter­lo­cu­to­res y con con­cep­tos que los sacu­die­ron, como cuan­do advir­tió que «has­ta que no haya vacu­na, no va a haber post-pan­de­mia». La mayo­ría, en ver­dad, tenía expec­ta­ti­vas muy módi­cas, ali­men­ta­das por el pre­jui­cio mediá­ti­co del here­de­ro pega­do a la Playstation.

Covid or not Covid

Los empre­sa­rios quie­ren que ceda la cua­ren­te­na pero no saben cómo. Techint Inge­nie­ria y Cons­truc­ción, por ejem­plo, ya cuen­ta 824 casos en total entre pro­pios y con­tra­tis­tas en todos los paí­ses don­de ope­ra. De los 361 casos acti­vos, el 75% son en Bra­sil, 11% en Ecua­dor, 7% en Perú y 7% entre Chi­le, Méxi­co y Argentina.

Hace poco dio posi­ti­vo la enfer­me­ra que daba las vacu­nas anti­gri­pa­les en los con­sul­to­rios de APSOT (la obra social para el per­so­nal supe­rior de la Orga­ni­za­cion Techint) y Pao­lo Roc­ca enten­dió que era com­pli­ca­do ablan­dar el ais­la­mien­to. Por eso des­de esta sema­na, en la filial local, solo van a las ofi­ci­nas los geren­tes y direc­to­res. El per­mi­so se saca adu­cien­do «Obra Públi­ca» ya que Techint está rea­li­zan­do tra­ba­jos para ADIF (la empre­sa esta­tal de ferro­ca­rri­les). Lo curio­so es que ADIF está cur­san­do inti­ma­cio­nes por incum­pli­mien­to a la UTE for­ma­da jun­to a Pane­di­le y Sie­mens, y que has­ta hace poco se esta­ba estu­dian­do la res­ci­sión del contrato.

La pan­de­mia, has­ta que haya vacu­na, será un pro­ble­ma como advir­tió el dipu­tado Kirch­ner a los empre­sa­rios. Pero todos quie­ren que sea el pro­ble­ma de otro. No siem­pre se puede.

*Fuen­te: InfoBae

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.