Pen­sa­mien­to Crí­ti­co. Adol­fo Pérez Esqui­vel: «Esta­dos Uni­dos no tie­ne alia­dos, no tie­ne ami­gos, solo pien­sa en intere­ses económicos»

Por Car­los Azná­rez, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 1 julio 2020.-

Es Pre­mio Nobel de la Paz y un enor­me lucha­dor por los dere­chos huma­nos, pero tam­bién un pen­sa­dor lúci­do y valien­te. Algo tan nece­sa­rio para este difí­cil momen­to en que la cri­sis civi­li­za­to­ria pone al mun­do con­tra las cuer­das. Des­de su mili­tan­cia más con­se­cuen­te al ser­vi­cio de los pue­blos, Pérez Esqui­vel inte­gra con Nori­ta Cor­ti­ñas y nume­ro­sas per­so­na­li­da­des la Auto­con­vo­ca­to­ria por la Audi­to­ría y la Sus­pen­sión del pago de la deu­da ile­gí­ti­ma y odio­sa que afron­ta el país. Tam­bién, des­de ese pues­to de com­ba­te ambos esta­rán el 13 de julio cele­bran­do un Jui­cio Eti­co a la deu­da. Con Pérez Esqui­vel habla­mos y dis­fru­ta­mos de sus ense­ñan­zas y su coherencia.

-Adol­fo, con­ta­nos el moti­vo de esta car­ta que des­de la Auto­con­vo­ca­to­ria por la rea­li­za­ción de una Audi­to­ría y la sus­pen­sión del pago de la deu­da exter­na ha diri­gi­do al Pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez y tam­bién al Pre­si­den­te del Ban­co Central.

-Esto no es un pedi­do nue­vo, lle­va más de 30 años, cuan­do lo plan­tea­ra en su momen­to Ale­jan­dro Olmos. Des­de ese tiem­po se venía tra­ba­jan­do sobre la ile­gi­ti­mi­dad de la deu­da y pidien­do una inves­ti­ga­ción. Has­ta aho­ra, nin­guno de los gobier­nos se deci­dió a hacer una audi­to­ria, las razo­nes las des­co­noz­co. Pero hubo un jui­cio, rea­li­za­do por el Juez (Jor­ge) Balles­te­ro, don­de dice que la deu­da es ile­gí­ti­ma, es impa­ga­ble. Sin embar­go todos los gobier­nos tra­ta­ron de nego­ciar la deu­da, y esto es grave. 

Al gobierno actual le exi­gi­mos lo mis­mo, de hacer una audi­to­ría para deter­mi­nar la deu­da legí­ti­ma de la ile­gí­ti­ma. Lo legí­ti­mo hay que pagar­lo y lo ile­gí­ti­mo no se pue­de pagar. En Amé­ri­ca Lati­na, el úni­co que tomó esa deci­sión, de hacer una audi­to­ría fue Ecua­dor. El res­to de los paí­ses guar­da­ron silen­cio sobre esto. El pre­si­den­te de Ecua­dor (Rafael Correa) deci­dió hacer­la y la reali­zó, enca­be­zan­do ese gru­po, Ale­jan­dro Olmos Gao­na, el hijo de Ale­jan­dro Olmos. Hoy esta­mos en esta situa­ción, es como plan­tea­ba Eduar­do Galeano: “más paga­mos, más debe­mos y menos tene­mos”. Son los nue­vos meca­nis­mos y for­ma de escla­vi­tud y de some­ti­mien­to de los pue­blos. Y los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos, inclu­so aque­llos paí­ses que en aque­llos momen­tos tenían gobier­nos pro­gre­sis­tas no se deci­die­ron a hacer una audi­to­ria y un fren­te común lati­no­ame­ri­cano para el no pago de la deu­da. El no pago ile­gí­ti­mo de la deu­da. Nin­guno de los paí­ses lo asu­mió. Te podría hablar de Lula, de Ecua­dor, de Venezuela.

La visión de Fidel 

Quien plan­tea esto del no pago de la deu­da fue Fidel en la Haba­na cuan­do con­vo­ca a gen­te de dis­tin­tos pen­sa­mien­tos polí­ti­cos, inclu­so de dere­cha, para ana­li­zar qué pasa con la deu­da exter­na. Y ahí se plan­tea tam­bién el jubi­leo que está en los libros sagra­dos, no en el Anti­guo Tes­ta­men­to, que dice que cada cin­cuen­ta años no hay que pagar más las deu­das y hay que comen­zar otra vez de cero. Pero en la épo­ca actual, don­de el capi­tal finan­cie­ro domi­na el esce­na­rio mun­dial no quie­ren saber nada. El capi­ta­lis­mo, el neo­li­be­ra­lis­mo lo úni­co que quie­ren es cobrar. Pri­vi­le­gian el capi­tal finan­cie­ro sobre la vida de los pue­blos. Y creo que esto nos está lle­van­do a esta situa­ción, por­que el pago de la deu­da trae como arras­tre la pobre­za, la mise­ria, la fal­ta de desa­rro­llo de los pueblos. 

La deu­da con los pueblos

Hay una deu­da que es mucho mas impor­tan­te que es la deu­da inter­na, la deu­da con los pue­blos. Es decir, los pue­blos lo que nece­si­tan es tener los medios y recur­sos para su vida y su desa­rro­llo. Creo que esta­mos fren­te a mode­los total­men­te opues­tos y el capi­ta­lis­mo no se va a huma­ni­zar. No hay for­ma de huma­ni­zar el capi­ta­lis­mo. Pri­me­ro, por­que el capi­ta­lis­mo nació sin cora­zón, sin sen­ti­mien­to, no le intere­sa la vida de los pue­blos. El gobierno actual de Alber­to Fer­nán­dez, está sien­do some­ti­do a fuer­te pre­sio­nes para que pague, sin tener en cuen­ta la situa­ción que vive la huma­ni­dad y que vive nues­tro país, la Argen­ti­na. No les intere­sa ni el coro­na­vi­rus, ni la gra­ve situa­ción, la deba­cle eco­nó­mi­ca que hoy tie­ne el mun­do, por­que ellos son los que quie­ren man­te­ner el poder y el some­ti­mien­to de los pue­blos. Y para eso hay qué hacer. Por­que hay infor­mes de la Comi­sión Inter­ame­ri­ca­na que ha reco­men­da­do a todos los Esta­dos miem­bros que con­si­de­ren sus­pen­der el pago de las deu­das, por­que hay que pri­vi­le­giar la vida. El Pre­si­den­te Alber­to Fer­nán­dez, lo dijo con mucha cla­ri­dad, una eco­no­mía se pue­de resol­ver, se pue­de ver cómo enfren­tar­la pero la vida no. Y hay que poner todo el esfuer­zo en pro­te­ger la vida, y no cual­quier for­ma de vida, no sobre­vi­vir, sino vivir. Y ese vivir es fundamental

-Este gobierno enun­cia ese plan­teo, el de la vida sobre la eco­no­mía, pero por otro lado nos sor­pren­de con el tema de que sigue pagan­do la deu­da en este momen­to, pre­ci­sa­men­te, en este momen­to. Mucha gen­te dice, en los barrios humil­des, prin­ci­pal­men­te, don­de hay ham­bre, don­de la pan­de­mia es el ham­bre, “¿pero por qué paga la deu­da si ese dine­ro lo podría des­ti­nar a tra­tar de mori­ge­rar esta situa­ción tan difí­cil que esta­mos viviendo?»

-Hay varios tipos de pan­de­mia, esta pan­de­mia de coro­na­vi­rus, que no va ser fácil des­te­rrar­la, pero tam­bién está la pan­de­mia del mie­do. La pan­de­mia del mie­do ha ata­ca­do a muchos gobier­nos, que pien­san que si no pagan, si no hay nego­cia­cio­nes van a venir los jui­cios. Por­que por ejem­plo, Macri con­di­cio­nó los cré­di­tos estos de la deu­da a los Tri­bu­na­les en Esta­dos Uni­dos. Jamás gana­mos un solo jui­cio en los Tri­bu­na­les en Esta­dos Uni­dos. Por­que los Tri­bu­na­les están some­ti­dos a esta pan­de­mia de la domi­na­ción. Hay paí­ses que dicen no, tene­mos que nego­ciar, tene­mos que ver, tene­mos que ser alia­dos con Esta­dos uni­dos. Mirá: Esta­dos Uni­dos no tie­ne alia­dos. No tie­ne ami­gos., Lo úni­co que tie­ne Esta­dos Uni­dos, son los intere­ses eco­nó­mi­cos. Lo pode­mos ver his­tó­ri­ca­men­te, que en nin­gún momen­to Esta­dos Uni­dos res­pe­tó paí­ses. Es decir, some­tie­ron paí­ses a Esta­dos Uni­dos y tra­ba­ja­ron para Esta­dos Uni­dos. Te voy a dar un ejem­plo duran­te la dic­ta­du­ra. La dic­ta­du­ra que­ría estar de acuer­do con la polí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos y se trans­for­mó en el gen­dar­me, por­que la polí­ti­ca de des­apa­ri­ción de per­so­nas, los méto­dos de des­apa­ri­ción de per­so­nas y de niños, fue­ron todos ins­tru­men­ta­dos a tra­vés de la doc­tri­na de la segu­ri­dad nacio­nal de las aca­de­mias mili­ta­res de los Esta­dos Uni­dos. Cuan­do Gal­tie­ri va a Esta­dos Uni­dos y se deci­de tomar las Islas Mal­vi­nas, espe­ran­do que los Esta­dos Uni­dos lo ayu­den, en un momen­to Gal­tie­ri dice: “nos han trai­cio­na­do”. ¿Quién lo ha trai­cio­na­do? Se ha trai­cio­na­do a sí mis­mo, espe­ran­do que los Esta­dos uni­dos y el TIAR (Tra­ta­do de Ayu­da Recí­pro­ca) no fun­cio­nó por­que Esta­dos Uni­dos no que­ría que eso fun­cio­ne. Y a quién apo­yó Esta­dos Uni­dos, a su alia­do natu­ral, su madre, Gran Bre­ta­ña. Bueno, pon­go este ejem­plo, pero hay muchí­si­mos otros. Los úni­cos paí­ses que qui­sie­ron apo­yar a Argen­ti­na, a pesar de la dic­ta­du­ra mili­tar, uno fue Perú, con Belaún­de Terry y el otro Cuba, el res­to de los paí­ses se lla­ma­ron al silen­cio. Así que el TIAR, ese tra­ta­do de ayu­da recí­pro­ca no exis­te, sal­vo para Esta­dos Uni­dos. Enton­ces hay que hacer un frente. 

La uni­dad nuestramericana

Hubo aquí gen­te aqui de un pen­sa­mien­to lati­no­ame­ri­cano muy fuer­te, Fidel, Hugo Chávez…Tenemos que res­ca­tar la figu­ra de Hugo Chá­vez por su visión Lati­no­ame­ri­ca­na Boli­va­ria­na, el caso de Evo Mora­les en Boli­via, don­de comien­za a nacio­na­li­zar. Nin­gún país tie­ne sobe­ra­nía si no tie­ne los recur­sos del pue­blo, petró­leo y medios de comu­ni­ca­cio­nes y Evo logró levan­tar la eco­no­mía de un país plu­ri­cul­tu­ral lin­güís­ti­co a tra­vés de otra for­ma. Y por eso, siem­pre Esta­dos Uni­dos estu­vo cons­pi­ran­do para derro­tar a Evo Mora­les, como lo inten­tó tam­bién con Hugo y aho­ra con Madu­ro. Enton­ces, la úni­co for­ma de salir de esto es que los paí­ses lati­no­ame­ri­ca­nos se pue­dan unir. Y hoy esto no es posi­ble, por­que inclu­so Alber­to Fer­nán­dez dijo que el úni­co alia­do que tie­ne en el con­ti­nen­te es López Obra­dor, en Méxi­co. En el res­to de los paí­ses hay un some­ti­mien­to cul­tu­ral. Por eso siem­pre hablo de la rebe­lión cultural. 

La nece­si­dad de la rebelión

Esto no se va a resol­ver, el caso de la deu­da la vida de los pue­blos, a tra­vés de los gobier­nos. Sal­vo gobier­nos que sean cons­cien­tes. Fíja­te: ¿a Lula por qué no lo deja­ron vol­ver a ser Pre­si­den­te y le arma­ron toda esa situa­ción con el derro­ca­mien­to de Dil­ma Rous­seff? Por­que era sim­ple­men­te para sacar del medio a Lula. Esto es lo gra­ve. Por­que estas demo­cra­cias que vivi­mos son demo­cra­cias con­di­cio­na­das y res­trin­gi­das. Enton­ces, el pago de la deu­da es uno de los gran­des meca­nis­mos de domi­na­ción de nues­tros pue­blos y por eso se nece­si­ta la rebe­lión, la rebe­lión cul­tu­ral fun­da­men­tal­men­te. Por­que si no hay rebe­lión cul­tu­ral, no pode­mos cam­biar nada de esto.

El papel de los medios 

Otro tema son los medios de comu­ni­ca­ción, al ser­vi­cio de quién están. Muchos son sinies­tros por­que los uti­li­za­ron para derro­car a Lula, los uti­li­za­ron para derro­tar a Dil­ma Rous­seff y lo uti­li­zan los gran­des medios de comu­ni­ca­ción mun­dia­les por­que son par­te del sis­te­ma de domi­na­ción. Enton­ces, hay que cam­biar esto. Me ale­gro muchí­si­mo por­que hemos acom­pa­ña­do des­de el ini­cio a Tele­Sur. Lo hemos habla­do mucho con Hugo Chá­vez, lás­ti­ma que Hugo Chá­vez se fue antes de tiem­po, por­que él que­ría el Ban­co del Sur. Y has­ta aho­ra no se pudo con­crer­tar esto, por­que hay una domi­na­ción cul­tu­ral pro­fun­da y hay que des­per­tar. Los pue­blos cuan­do se ponen de pie tie­nen tie­nen capa­ci­dad de cam­bio. Por eso esta­mos pidien­do reunio­nes a Alber­to Fer­nán­dez, al Ban­co Cen­tral. Para decir: paren, hagan una audi­to­ría de la deu­da, es fun­da­men­tal saber cuál es la deu­da legí­ti­ma y la ile­gi­ti­ma. Los pue­blos cuan­do se ponen de pie, tie­nen que poder decir bas­ta. Por­que si no vamos a tener, des­pués de esta pan­de­mia, más hambre. 

La pan­de­mia del hambre

La pró­xi­ma pan­de­mia es la del ham­bre y tene­mos que recu­pe­rar la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria. La deu­da tie­ne que ver con todo esto, no es solo un pro­ble­ma eco­nó­mi­co. Es un pro­ble­ma social y polí­ti­co. Te voy a men­cio­nar, siem­pre lo ten­go pre­sen­te, a Josué de Cas­tro, fue ese gran pen­sa­dor, un médi­co, pero que toma con­cien­cia y dice, el ham­bre es la mani­fes­ta­ción bio­ló­gi­ca de una enfer­me­dad socio­ló­gi­ca. Es increí­ble. Hoy se nos mue­ren los niños de ham­bre y de enfer­me­da­des evi­ta­bles. Qué va a hacer Esta­dos uni­dos con millo­nes de des­ocu­pa­dos. Te estoy hablan­do de la gran poten­cia que domi­na al mun­do, Qué va a pasar con toda esa gen­te. Y esa gen­te tie­ne que estar en la rebe­lión social, cul­tu­ral, polí­ti­ca y espi­ri­tual. El Papa Fran­cis­co cuan­do plan­tea la Lau­da­to si´, la pro­tec­ción de la casa común, está advir­tien­do sobre todo esto, no es solo un pro­ble­ma eco­ló­gi­co, es un pro­ble­ma social y polí­ti­co lo que hoy esta­mos vivien­do. Y la deu­da exter­na impi­de que los pue­blos ten­gan los recur­sos para su vida y desa­rro­llo. Es esto lo que tene­mos que pen­sar, tene­mos que cam­biar el pen­sa­mien­to car­te­siano por el pen­sa­mien­to holís­ti­co, de saber que todo es un pro­ce­so, que tene­mos que encon­trar sali­das huma­nas para la vida de nues­tros pueblos.

-Habla­bas recién de la nece­si­dad de com­ba­tir esta cri­sis y tam­bién men­cio­nas­te a Fidel, un esta­dis­ta que pen­sa­ba a futu­ro, mira­ba a cien años. Fidel habla­ba de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, de cri­sis civi­li­za­to­ria y habla­ba de un con­cep­to increí­ble, que era: o esta huma­ni­dad se da cuen­ta de que vamos en el mis­mo bar­co y nos tene­mos que ayu­dar entre todos o se hun­de y per­de­mos todos. No es un solo un pro­ble­ma de revo­lu­cio­nes, es un pro­ble­ma de humanidad. 

-Hay gran­des pen­sa­do­res en Amé­ri­ca Lati­na, que tie­nen en cla­ro el camino a seguir. Pri­me­ro, salir de este pozo en el que esta­mos sumer­gi­dos, el de la deu­da exter­na, del some­ti­mien­to. Por eso, cuan­do Fidel con­vo­ca en La Haba­na en 1985, ya adver­tía: miren, si no se unen, la deu­da exter­na va a fago­ci­tar los bie­nes y recur­so de los pue­blos. Con Fidel hemos habla­do mucho, inclu­so hemos ido a la zona de la zafra, y les cuen­to algo, veía la maqui­na­ria que tenía Fidel allí, era del año 25 o 29, y le pre­gun­to: «deci­me una cosa Fidel ¿cómo pusie­ron en fun­cio­na­mien­to todo esta maqui­na­ria que es de museo?», .y Fidel me mira y me dice: «Ah ves, todo este fun­cio­na­mien­to es gra­cias a los Esta­dos Uni­dos. ¿Cómo gra­cias a los Esta­dos Uni­dos? Mirá, si los Esta­dos Uni­dos, no nos hubie­sen blo­quea­do, noso­tros no desa­rro­llá­ba­mos la ima­gi­na­ción y la crea­ti­vi­dad. Vas a ver por la calle coches que son del año 20, 25, 30 y 35 y están todo fun­cio­nan­do, es la crea­ti­vi­dad del pue­blo». Pero Fidel nos mar­ca­ba mucho, por­que Fidel no era solo un inte­lec­tual, era un sabio, era un hom­bre que veía más allá de las nari­ces. Pero yo recuer­do en una reu­nión que tuvi­mos en La Haba­na, ya Fidel no podía cami­nar, tenían que ayu­dar­lo, está­ba­mos ahí con Ati­lio Borón y con Ste­lla Callo­ni, y Fidel nos dio duran­te cua­tro horas una lec­ción sobre el frac­king, qué era el frac­king y los daños que eso iba a cau­sar al medio ambien­te. Hoy lo tene­mos aquí en la Argen­ti­na, pero lo tene­mos a nivel mun­dial. La cues­tión del medio ambien­te, la des­truc­ción de la flo­res­ta, toda esta bar­ba­ri­dad que están hacien­do de des­truir flo­ra y fauna. 

Recu­pe­rar la casa común

Tene­mos que vol­ver a recu­pe­rar el equi­li­bro de la Madre Tie­rra con la nece­si­dad del Ser Humano. Por­que el coro­na­vi­rus, vie­ne del quie­bre con el equi­li­brio de la Madre Tie­rra. Hay estu­dios cien­tí­fi­cos que dicen, que los virus que afec­tan al ser humano entre ellos el coro­na­vi­rus, si no res­ta­ble­ce­mos el equi­li­brio con la Madre Tie­rra esta­mos per­di­dos. Es lo que dice el Papa Fran­cis­co, pro­te­ger la casa común, esto lo que tene­mos que hacer. Todos estos capi­ta­les, todas estas eco­no­mías ya no van más. Tene­mos que bus­car la eco­no­mía social, la eco­no­mía que ten­ga un sen­ti­do huma­ni­ta­rio y no de explo­ta­ción. La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria no es de las gran­des cor­po­ra­cio­nes, la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria vie­ne del peque­ño y mediano pro­duc­tor rural y hay que dar­le los medios para poder exten­der la eco­no­mía social. No pue­de ser una eco­no­mía de explotación. 

La sabi­du­ría maya

Tuve muchas expe­rien­cias en Amé­ri­ca Lati­na, inclu­so con los her­ma­nos Mayas en Chia­pas, en San Cris­tó­bal de Las Casas, don­de iba segui­do a ver­los. En un momen­to voy a un encuen­tro sobre «desa­rro­llo y desar­me». Fíja­te que se invier­te mucho más en el arma­men­tis­mo que para la vida de los pue­blos. Y esto es fatal. Enton­ces, allí me encuen­tro con her­ma­nos Mayas y me dicen: otra vez por aca, te vamos a alo­jar en una de nues­tras casas y te vamos a poner una cama. Y les digo, mirá ven­go a un encuen­tro sobre desa­rro­llo y demo­cra­cia. Recuer­do que en ese encuen­tro esta­ba Beverly Kee­ne, y les digo ¿para uste­des qué es desa­rro­llo?. Abrie­ron gran­des los ojos y me pre­gun­ta­ron: Uste­des qué quie­ren desa­rro­llar, tener más compu­tado­ras, más dine­ros, mas carros, mas celu­la­res, no no… Mira nos cono­ce­mos hace muchí­si­mos años, cómo pien­san uste­des el desa­rro­llo. En nues­tro idio­ma no exis­te la pala­bra desa­rro­llo. Y qué exis­te. No no… la pala­bra desa­rro­llo es un inven­to de estas socie­da­des que se dicen civi­li­za­das. ¿Qué pien­san uste­des?. Noso­tros no tene­mos la pala­bra desa­rro­llo pero si la pala­bra equi­li­brio. Equi­li­bro con noso­tros mis­mos, equi­li­brio con los demás, equi­li­brio con nues­tra comu­ni­dad, con nues­tros pue­blos, equi­li­brio con la Madre Tie­rra. Noso­tros somos par­te de la Madre Tie­rra no somos los due­ños. Equi­li­brio con el cos­mos, por­que somos par­te del cos­mos, somos hijos e hijas de las estre­llas. Equi­li­brio con el cos­mos y con Dios ese ser supre­mo, por­que de algún lugar noso­tros per­te­ne­ce­mos. Esta­mos en un pro­ce­so de evo­lu­ción no somos los due­ños del uni­ver­so. Es equi­li­brio con Dios.

La vio­len­cia vie­ne cuan­do quie­bran el equi­li­brio del ser humano con la vida, con la Madre Tie­rra. Y hay que recu­pe­rar el equi­li­brio y para eso nece­si­ta­mos repen­sar quié­nes somos, qué que­re­mos, y adón­de vamos. Es el desa­fío meta­fí­si­co de todos los tiem­pos . Tene­mos que encon­trar res­pues­tas ahí. Y encon­trar­nos con noso­tros mis­mos, no es la vorá­gi­ne a la que nos han some­ti­do, de las tec­no­lo­gías y del tiem­po. Hoy tene­mos que usar las tec­no­lo­gías, pero al ser­vi­cio del ser humano y no del ser humano domi­na­do por las tecnologías. 

Los seres huma­nos, los pue­blos, las cul­tu­ras, tene­mos que parar y ser pro­ta­go­nis­tas y cons­truc­to­res de nues­tra pro­pia vida y de nues­tra pro­pia his­to­ria. Noso­tros somos los ges­to­res de la his­to­ria por­que de eso va a depen­der la his­to­ria que le vamos a dejar a nues­tros hijos y a los hijos de nues­tros hijos. Y no que­re­mos dejar­les un mun­do de escla­vos. Por eso es tan impor­tan­te el men­sa­je, lo que nos dejó Fidel, Hugo Chá­vez, José Mar­tí, los liber­ta­do­res de nues­tro con­ti­nen­te, para esto nece­si­ta­mos vuel­vo a insis­tir, ser rebel­des, si nos incli­na­mos fren­te a la injus­ti­cia es por­que esta­mos domi­na­dos. Ten­go espe­ran­za de que lo vamos a lograr.

Un fuer­te abra­zo y a no dejar de son­reír­le a la vida. Asi sea vir­tual el abrazo. 

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *