Igna­cio Robles, el bom­be­ro que obje­tó al embar­que de armas a Ara­bia Sau­di, aban­do­na Pode­mos – La otra Andalucía

Con­cen­tra­ción de apo­yo al bom­be­ro obje­tor de con­cien­cia Igna­cio Robles.

Igna­cio Robles, el bom­be­ro viz­caíno que en 2017 se negó a par­ti­ci­par en el embar­que de arma­men­to des­ti­na­do a Ara­bia Sau­dí, ha comu­ni­ca­do su des­vin­cu­la­ción de Pode­mos tras la con­fir­ma­ción del Gobierno espa­ñol de que ha aumen­ta­do la ven­ta de armas a Ryad. Dice que ello lo con­vier­te en «cóm­pli­ce del ase­si­na­to de cien­tos de miles de per­so­nas inocentes».en 2017.

Igna­cio Robles, el
bom­be­ro foral que en 2017 se negó a par­ti­ci­par en el embar­que en el puer­to de
San­tur­tzi de arma­men­to con des­tino a Ara­bia Sau­dí, ha hecho públi­ca hoy su
des­vin­cu­la­ción de Elka­rre­kin Pode­mos «has­ta que vuel­va a ver una clara
opo­si­ción a la ven­ta de armas para masa­crar a la pobla­ción civil».

Robles fue cono­ci­do cuan­do se negó a par­ti­ci­par en dis­po­si­ti­vos de
vigi­lan­cia encar­ga­dos por su pro­fe­sión de bom­be­ro para per­mi­tir el embar­que de
con­te­ne­do­res de bom­bas con rum­bo a Ara­bia Saudí.

Su recha­zo dio a cono­cer las rutas del mer­ca­do de armas que se diri­gen a
Ara­bia Sau­dí, en un momen­to en el que Ryad lle­va­ba ya dos años par­ti­ci­pan­do en
la gue­rra de Yemen y bom­bar­dean­do a la pobla­ción civil en escue­las y
hospitales.

Su nega­ti­va a par­ti­ci­par en esta
ope­ra­ción de embar­que le cos­tó una peti­ción de un míni­mo de tres años de
sus­pen­sión de empleo y suel­do, ade­más del cos­te per­so­nal que
rela­tó como «des­cen­so a los infier­nos» y el eco­nó­mi­co por el cos­te de su
defensa.

Su pro­pó­si­to era que se cono­cie­ra el mer­ca­do de armas que se «uti­li­zan en
los crí­me­nes de gue­rra Ara­bia Sau­dí come­te en Yemen».

Menos cono­ci­do era que Robles ocu­pa­ba el car­go de secre­ta­rio gene­ral de
Elka­rre­kin Pode­mos en Getxo, en don­de es ade­más concejal.

A tra­vés de un hilo de Twit­ter ha reve­la­do este mar­tes su des­vin­cu­la­ción de
esta for­ma­ción. «Hoy vuel­vo a decir NO, un NO que me due­le casi como aquel, y
que quie­ro expli­car bien», ha señalado.

Pode­mos, cohe­ren­te «has­ta ayer»

En sus men­sa­jes expli­ca cómo se ha
lle­ga­do a enviar 12.000 tone­la­das de bom­bas a Ara­bia Sau­dí, «un bom­bar­deo de
Ger­ni­ka cada día» inclu­so cuan­do un bom­bar­deo sau­dí mató a 40 niños en un
auto­bús esco­lar con una bom­ba guia­da. Y a pesar de lo cual el PSOE, a tra­vés de
su enton­ces minis­tro de Exte­rio­res, Josep Borrell, con­fir­ma­ba el envío de 400
bom­bas guia­das
 por­que «no pro­du­cen daños colaterales».

Aña­de que solo la muer­te en la emba­ja­da sau­dí en Estam­bul del periodista
Jamal Kasho­gi hizo recon­si­de­rar al Gobierno espa­ñol la ven­ta de armas. Pero
tras las últi­mas expli­ca­cio­nes del Eje­cu­ti­vo, este lunes, «aho­ra sabe­mos que no
solo no sus­pen­dió las auto­ri­za­cio­nes, sino que las mul­ti­pli­có por 30, y que la
pro­me­ti­da revi­sión de la polí­ti­ca de ven­ta de armas era una cor­ti­na de humo»,
indi­ca el bom­be­ro vizcaino.

A su jui­cio Pode­mos ha sido cohe­ren­te en el recha­zo a la ven­ta de armas a
Ryad en los dife­ren­tes par­la­men­tos «has­ta ayer». «Fren­te a la defen­sa de los
DDHH, el Gobierno se sitúa jun­to a los geno­ci­das des­cuar­ti­za­do­res de
perio­dis­tas, los tra­fi­can­tes de armas y la monar­quía comi­sio­nis­ta. Y lo peor de
todo, esta vez con la com­pli­ci­dad de Uni­das Pode­mos, mi par­ti­do. Por eso tengo
que decir otra vez: NO!», expli­ca Robles.

Aun­que admi­te que la posi­ción de la for­ma­ción mora­da en el Gobierno español
es «deli­ca­da y que hay que hacer mala­ba­res para arran­car polí­ti­cas progresistas
al PSOE», insis­te en que «nada jus­ti­fi­ca ser com­pli­ce del ase­si­na­to de cientos
de miles de per­so­nas ino­cen­tes. Por eso vuel­vo a decir NO, y me desvinculo
com­ple­ta­men­te de Pode­mos has­ta que vuel­va a ver una cla­ra opo­si­ción a la venta
de armas para masa­crar a la pobla­ción civil»

«Sigo cre­yen­do en el pro­yec­to, pero el fin nun­ca jus­ti­fi­ca la vio­len­cia. Aun­que las víc­ti­mas que­den lejos», concluye.

Fuen­te: naiz​.eus

Latest posts by Otros medios (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *