Cuba. ¿Cómo ha podi­do con­te­ner la COVID-19?

Por: Edil­ber­to Car­mo­na Tama­yo, Lisan­dra Fari­ñas Acos­ta, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 junio 2020 | |

No sabría­mos a cien­cia cier­ta si en este tiem­po, la devas­ta­do­ra
expe­rien­cia de la COVID-19 le ha bas­ta­do a la huma­ni­dad para ¿apren­der?
que somos tan depen­dien­tes unos de otros, como vul­ne­ra­bles. Pero
ha evi­den­cia­do la urgen­cia de acor­tar las bre­chas de des­igual­dad
exis­ten­tes en todos los órde­nes. Una de ellas, esen­cial, lograr que la
salud uni­ver­sal sea reali­dad y no qui­me­ra.

El argu­men­to: las miles de per­so­nas que murie­ron sin dere­cho siquie­ra
a una aten­ción médi­ca. Un argu­men­to mayor: las miles que cada día
mue­ren de otras cau­sas y enfer­me­da­des evi­ta­bles, “comu­nes”, olvi­da­das, y
que las com­pa­ra­cio­nes esta­dís­ti­cas de la pan­de­mia tam­bién han veni­do a
res­tre­gar­nos en la cara. Por­que antes de la era COVID-19, esos
“dino­sau­rios” ya esta­ban ahí.

Era difí­cil ima­gi­nar el 31 de diciem­bre de 2019, cuan­do
las auto­ri­da­des de la ciu­dad de Wuhan en la pro­vin­cia de Hubei, Chi­na,
repor­ta­ron un con­glo­me­ra­do de 27 casos de sín­dro­me res­pi­ra­to­rio agu­do de
etio­lo­gía des­co­no­ci­da, la tor­men­ta que se ave­ci­na­ba. Para el 11 de
mar­zo la OMS decla­ra­ba pan­de­mia a la COVID-19, y de este lado del
Atlán­ti­co, Cuba repor­ta­ba sus pri­me­ros tres casos posi­ti­vos al nue­vo
coro­na­vi­rus.

Poco más de 100 días des­pués, la nación cari­be­ña casi en su
tota­li­dad, excep­tuan­do la ciu­dad de La Haba­na, y las pro­vin­cias de
Matan­zas y Maya­be­que, lle­va al menos 15 días sin repor­tar casos
posi­ti­vos al SARS-CoV‑2 y 14 de sus pro­vin­cias jun­to al muni­ci­pio
espe­cial Isla de la Juven­tud han entra­do en la pri­me­ra fase de eta­pa de
recu­pe­ra­ción de la COVID-19.

Cuba ha con­te­ni­do la pan­de­mia, eso es un hecho. Pero para
enten­der cómo ello ha sido posi­ble des­de el sis­te­ma de salud públi­ca
cubano hay que par­tir de dos ele­men­tos:
el pri­me­ro, la volun­tad polí­ti­ca expre­sa de que la salud de las per­so­nas es prio­ri­ta­ria. El segun­do, anti­ci­pa­ción al ries­go y pre­ven­ción.

El Plan Nacio­nal se adop­tó des­de enero y se refor­zó en mar­zo

Mien­tras en Chi­na y en el mun­do se des­ata­ba la cade­na de
acon­te­ci­mien­tos antes narra­dos, Cuba ya reac­cio­na­ba a la aler­ta. La
nación ponía en mar­cha la ela­bo­ra­ción de estra­te­gias de res­pues­ta en
fecha tan tem­pra­na como el 29 de enero, cuan­do el Con­se­jo de Minis­tros apro­bó un Plan para la Pre­ven­ción y Con­trol del Coro­na­vi­rus que lue­go sería actua­li­za­do cons­tan­te­men­te.

Dicho plan invo­lu­cró des­de su con­cep­ción a orga­nis­mos y
orga­ni­za­cio­nes socia­les y comu­ni­ta­rias y sería eva­lua­do todos los días
por un Gru­po Tem­po­ral Nacio­nal, pre­si­di­do por el Pre­si­den­te de la
Repú­bli­ca.

Para el 3 de febre­ro “comen­zó la pri­me­ra eta­pa de la
capa­ci­ta­ción para los pro­fe­sio­na­les de la salud y tra­ba­ja­do­res de los
orga­nis­mos de la Admi­nis­tra­ción Cen­tral del Esta­do en los temas de
bio­se­gu­ri­dad y el 12 de febre­ro se creó el Gru­po de Cien­cia para el
Enfren­ta­mien­to a la COVID-19”, apun­ta el artícu­lo Ges­tión guber­na­men­tal y
cien­cia cuba­na en el enfren­ta­mien­to a la COVID-19, de Miguel Díaz-Canel
Ber­mú­dez, Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca de Cuba y Jor­ge Núñez Jover
Pre­si­den­te de la Cáte­dra Cien­cia, Tec­no­lo­gía y Socie­dad, Uni­ver­si­dad de
La Haba­na.

En el tex­to, publi­ca­do en la Revis­ta Ana­les de la Aca­de­mia de Cien­cias de Cuba
se reco­ge minu­cio­sa­men­te cada paso que se dio enton­ces y que per­mi­tió a
la Isla, por­qué no, ganar el tiem­po para mini­mi­zar el impac­to de una
cri­sis segu­ra. Per­cep­ción del ries­go opor­tu­na.

“El 17 y el 26 del mis­mo mes se esta­ble­cie­ron, res­pec­ti­va­men­te, el Obser­va­to­rio de Salud COVID-19 y el Comi­té de Inno­va­ción. El 28 de febre­ro se apro­ba­ron los pri­me­ros cin­co pro­yec­tos de inves­ti­ga­ción para la COVID-19. A
la altu­ra del 1 de junio se desa­rro­lla­ban 460 inves­ti­ga­cio­nes, de ellas
85 diri­gi­das por el Gru­po de Cien­cia del Gru­po Téc­ni­co Nacio­nal”.

Aten­dien­do a la expan­sión en el mun­do y las expe­rien­cias inter­na­cio­na­les, a prin­ci­pios de mar­zo, el Gene­ral de Ejér­ci­to Raúl
Cas­tro, pri­mer secre­ta­rio del Par­ti­do, con­vo­có a una reu­nión del Buró
Polí­ti­co solo para abor­dar el tema de la nue­va enfer­me­dad y el peli­gro
real que repre­sen­ta­ba para nues­tro país.

En esa reu­nión se tomó un gru­po impor­tan­te de deci­sio­nes, como
actua­li­zar el plan exis­ten­te, con el fin de hacer­lo más deta­lla­do y
poder actuar ante cual­quier caso que se pre­sen­ta­se, ade­más de
desa­rro­llar reunio­nes terri­to­ria­les en orien­te,
cen­tro y occi­den­te con los diri­gen­tes pro­vin­cia­les y muni­ci­pa­les, para
pre­sen­tar­les el plan actua­li­za­do y eva­cuar inquie­tu­des y pre­gun­tas.

Tam­bién se deci­dió sumar los hos­pi­ta­les mili­ta­res del país
–con excep­ción del Car­los J. Fin­lay, en el muni­ci­pio de Maria­nao, en La
Haba­na– a las ins­ta­la­cio­nes ya pre­vis­tas para tra­tar los casos
sos­pe­cho­sos.

El 5 de mar­zo se desa­rro­lló una reu­nión del Comi­té Eje­cu­ti­vo del
Con­se­jo de Minis­tros para ana­li­zar este tema, y esa mis­ma tar­de se
reu­nió de mane­ra extra­or­di­na­ria el Con­se­jo de Minis­tros para apro­bar la
nue­va ver­sión actua­li­za­da del Plan Nacio­nal para la Pre­ven­ción y Con­trol
del Coro­na­vi­rus.

Gobierno cubano actua­li­za Plan para la pre­ven­ción y con­trol del COVID-19

Los días 6 y 7 de mar­zo, el Pre­si­den­te de la Repú­bli­ca y el
Pri­mer Minis­tro enca­be­za­ron las reunio­nes terri­to­ria­les en el cen­tro,
occi­den­te y orien­te
, por ese orden, con la par­ti­ci­pa­ción de los
pri­me­ros secre­ta­rios del Par­ti­do, los gober­na­do­res, jefes de regio­nes
mili­ta­res, dele­ga­dos del Minis­te­rio del Inte­rior y los direc­to­res de
Salud de las pro­vin­cias, así como con los secre­ta­rios del Par­ti­do,
pre­si­den­tes de las asam­bleas muni­ci­pa­les del Poder Popu­lar, inten­den­tes y
direc­to­res de Salud de todos los muni­ci­pios del país.

En esos dos días, enca­be­za­dos por el pre­si­den­te de Cuba, un
gru­po de diri­gen­tes nacio­na­les y de las orga­ni­za­cio­nes polí­ti­cas tuvi­mos
con­tac­to direc­to con 759 com­pa­ñe­ros que de pri­me­ra mano

reci­bie­ron la expli­ca­ción del Minis­tro de Salud sobre este plan
actua­li­za­do; ade­más, se efec­tua­ron pre­ci­sio­nes y se escu­chó la opi­nión
de los pre­sen­tes”, infor­ma­ba en la Mesa Redon­da del 9 de mar­zo el Pri­mer
Minis­tro Manuel Marre­ro Cruz.

Dos días des­pués se con­fir­ma­ban los tres pri­me­ros casos posi­ti­vos en Cuba.

Abor­da­je inte­gral, el mayor acier­to

Ilus­tra­ción: José Alber­to Rodrí­guez Ávila/​Cubadebate.

Las expe­rien­cias de cómo cada uno de los 185 paí­ses han afron­ta­do la
cri­sis sani­ta­ria son diver­sas, en un con­tex­to don­de el SARS-CoV‑2 sigue
sien­do una ame­na­za real.

Cuba lle­gó al cie­rre de este sába­do 27 de junio, el día 110 de la epi­de­mia en la isla cari­be­ña, con 2 332 casos con­fir­ma­dos a la COVID-19;
de los cua­les 43 per­ma­ne­cen acti­vos, mien­tras un total de 2 201
pacien­tes se han recu­pe­ra­do de esta enfer­me­dad, más del 90 % de todos
los con­ta­gia­dos.

Se acu­mu­lan 86 per­so­nas falle­ci­das, para una leta­li­dad de
3.69 (por cada 100 per­so­nas) que ubi­ca al país en el lugar núme­ro 19 en
cuan­to a este indi­ca­dor en la región de las Amé­ri­cas y en el pues­to 96
en el mun­do.

Jun­to a medi­das de pro­ba­da efec­ti­vi­dad como el cie­rre de escue­las y
las fron­te­ras, la sus­pen­sión de even­tos depor­ti­vos y cul­tu­ra­les, así
como el trans­por­te públi­co, fue deci­si­va la rápi­da orga­ni­za­ción
del sis­te­ma de salud públi­ca, que creó y ade­cuó las capa­ci­da­des
nece­sa­rias para ase­gu­rar la aten­ción médi­ca en todo el terri­to­rio
nacio­nal.

Ni un solo esla­bón den­tro del sec­tor sani­ta­rio que­dó fue­ra de
esta estra­te­gia, basa­da en la inte­gra­ción de ele­men­tos epi­de­mio­ló­gi­cos,
asis­ten­cia­les y del poten­cial cien­tí­fi­co cubano
, con el mane­jo clí­ni­co y pre­ven­ti­vo de la infec­ción como una prio­ri­dad.

De esa for­ma, la res­pues­ta a la emer­gen­cia sani­ta­ria se estruc­tu­ró des­de la aten­ción pri­ma­ria de salud has­ta el res­to de los nive­les de aten­ción.
Las accio­nes de con­ten­ción de la pan­de­mia comien­zan en la comu­ni­dad y
ter­mi­nan en este mis­mo esce­na­rio, median­te vigi­lan­cia y otras medi­das
pre­ven­ti­vas, pro­fi­lác­ti­cas, de recu­pe­ra­ción y reha­bi­li­ta­ción de las
per­so­nas, una vez recu­pe­ra­das.

“El mode­lo se sus­ten­ta en el sis­te­ma de infor­ma­ción de
esta­dís­ti­ca y la vigi­lan­cia en salud. El mis­mo se carac­te­ri­za por ser un
sis­te­ma inte­gra­do e inte­gral de vigi­lan­cia en todos los esta­díos
epi­de­mio­ló­gi­cos; inter­sec­to­ria­li­dad en las accio­nes;
trans­dis­ci­pli­na­rie­dad en las inter­ven­cio­nes, inme­dia­tez en la toma de
deci­sio­nes, así como una aten­ción indi­vi­dua­li­za­da, sin exclu­sión. Su
con­cep­ción inte­gra a la indus­tria bio­tec­no­ló­gi­ca y far­ma­céu­ti­ca cuba­na”,
expli­ca­ba en días recien­tes en inter­cam­bio vir­tual con la Orga­ni­za­ción
Pan­ame­ri­ca­na de la Salud (OPS), el doc­tor José Angel Por­tal Miran­da,
minis­tro de Salud Públi­ca.

Cuba­de­ba­te com­par­te con sus lec­to­res algu­nos de estos ele­men­tos que carac­te­ri­za­ron la estra­te­gia de salud exi­to­sa de Cuba fren­te a la pan­de­mia:

  • Bús­que­da acti­va de casos median­te pes­qui­sa a toda
    la pobla­ción, auto­pes­qui­sas vir­tua­les, vigi­lan­cia espe­cia­li­za­da a
    sos­pe­cho­sos, ais­la­mien­tos de con­tac­tos y prue­bas diag­nós­ti­cas, entre
    otras accio­nes.
  • Más de 28. 000 estu­dian­tes de las Cien­cias Médi­cas vin­cu­la­dos a la pes­qui­sa acti­va en las comu­ni­da­des.
  • Cer­ti­fi­ca­ción de seis labo­ra­to­rios en todo el país para el diag­nós­ti­co con­fir­ma­to­rio de COVID-19, median­te PCR.
  • Al cie­rre del 27 de junio, Cuba acu­mu­la 166.335 mues­tras rea­li­za­das
    y 2.332 con­fir­ma­dos (1,4%). (14,4 PCR por 1000 habi­tan­tes).
  • Total de Kit rápi­dos rea­li­za­dos, 134.548, de ellos posi­ti­vos 625 (1,2%) (12 Kit rápi­dos por mil habi­tan­tes).
  • Entre los PCR rea­li­za­dos y los Kit rápi­dos, se han rea­li­za­do 26.4 estu­dios por cada 1000 cuba­nos.
  • Se esta­ble­ció de modo esca­lo­na­do y regio­na­li­za­do la aten­ción a pacien­tes con COVID-19,
    con garan­tía de dis­po­ni­bi­li­dad de camas de hos­pi­ta­li­za­ción, inclui­das
    las Uni­da­des de Cui­da­dos Inten­si­vos, ven­ti­la­do­res sufi­cien­tes, así como
    el res­to de los reque­ri­mien­tos médi­cos y tec­no­ló­gi­cos.
  • Habi­li­ta­ción de los hos­pi­ta­les para la aten­ción exclu­si­va a pacien­tes con­fir­ma­dos, sin­to­má­ti­cos, asin­to­má­ti­cos y sos­pe­cho­sos de alto ries­go.
  • Acti­va­ción de cen­tros de vigi­lan­cia para todos los con­tac­tos de casos con­fir­ma­dos y sos­pe­cho­sos,
    con adhe­ren­cia a los pro­to­co­los apro­ba­dos, así como cen­tros de
    via­je­ros, tenien­do en cuen­ta el ries­go y las con­di­cio­nes pre­vias de
    salud, lo cual per­mi­tió un mejor uso de las camas hos­pi­ta­la­rias para
    aque­llas per­so­nas con mayor vul­ne­ra­bi­li­dad.
  • Se con­for­mó un Comi­té de Inno­va­ción con varios gru­pos de exper­tos.
  • Se apro­bó el pro­to­co­lo de mane­jo clí­ni­co, el cual está con­ce­bi­do con un esce­na­rio pre­ven­ti­vo y un esce­na­rio tera­péu­ti­co a par­tir de un esca­lo­na­mien­to de los nive­les de com­ple­ji­dad de los ser­vi­cios.
  • El esce­na­rio pre­ven­ti­vo es el ele­men­to cla­ve en el mode­lo de ges­tión de la epi­de­mia, y en ese sen­ti­do las accio­nes sobre el per­so­nal de salud que atien­de casos de con­tac­tos, sos­pe­cho­sos y con­fir­ma­dos fue­ron prio­ri­za­das.
  • Cuba dis­po­ne de 22 pro­duc­tos de la Indus­tria Bio­tec­no­ló­gi­ca y
    Far­ma­céu­ti­ca , tan­to en la pre­ven­ción como en el tra­ta­mien­to y la
    recu­pe­ra­ción de los pacien­tes.
    Entre ellos, el Inter­fe­rón Alfa 2B ha demos­tra­do efec­ti­vi­dad en el tra­ta­mien­to a casos sos­pe­cho­sos y con­fir­ma­dos.
  • Para mini­mi­zar la evo­lu­ción des­fa­vo­ra­ble de los pacien­tes hacia la cri­ti­ci­dad, se ha imple­men­ta­do el uso
    de pro­duc­tos inno­va­do­res de la bio­tec­no­lo­gía cuba­na, entre ellos el
    anti­cuer­po mono­clo­nal Anti CD6 (Ito­li­zu­mab), el pép­ti­do CIGB
    258(Jusvinza), así como el uso del plas­ma de pacien­tes con­va­le­cien­tes.

En el país, ya se han tra­ta­do con esta ñul­ti­ma tera­pia 29
per­so­nas, a las que se le ha admi­nis­tra­do este sue­ro. Para lograr
tra­tar estos 29 pacien­tes se han pro­ce­sa­do 138 mues­tras de sue­ro de
per­so­nas recu­pe­ra­das que han dona­do su plas­ma.

  • Se modi­fi­ca­ron las téc­ni­cas de ven­ti­la­ción para esta enfer­me­dad, lo cual ha per­mi­ti­do, jun­to al tra­ba­jo de los inten­si­vis­tas y el uso de los medi­ca­men­tos, que ape­nas, el 7,1 % del total de pacien­tes con­fir­ma­dos lle­ga­ran a la cate­go­ría de gra­ves y el 2,9% a crí­ti­cos.
  • Se imple­men­tó el pro­to­co­lo para el segui­mien­to de los con­va­le­cien­tes,
    por par­te del médi­co y enfer­me­ra de la fami­lia y la aten­ción
    espe­cia­li­za­da a pacien­tes con secue­las por espe­cia­lis­tas de alto nivel.
  • Se encuen­tran en cur­so más de 500 inves­ti­ga­cio­nes y 12 ensa­yos clí­ni­cos en eje­cu­ción.

“No se repor­tan niños, niñas y ado­les­cen­tes falle­ci­dos,
tam­po­co hemos teni­do que lamen­tar muer­tes mater­nas, ni de nin­gún
per­so­nal sani­ta­rio”, des­ta­ca­ba el Minis­tro de Salud Públi­ca en días
recien­tes.

Tam­po­co ha colap­sa­do el sis­te­ma en nin­guno de sus nive­les de
aten­ción, lo cual no solo ha per­mi­ti­do sor­tear la pan­de­mia, sino
pre­pa­rar­se para la reaper­tu­ra y vuel­ta a la nor­ma­li­dad
de un gru­po de ser­vi­cios que redu­je­ron sus acti­vi­da­des en medio de la con­tin­gen­cia epi­de­mio­ló­gi­ca.

La base de una sóli­da orga­ni­za­ción y capa­ci­ta­ción de los
recur­sos huma­nos, per­mi­tió a Cuba ade­más apor­tar a la lucha con­tra el
virus en el esce­na­rio inter­na­cio­nal. En estos meses han sali­do 38
bri­ga­das del Con­tin­gen­te Inter­na­cio­nal de Médi­cos Espe­cia­li­za­dos en el
Enfren­ta­mien­to de Desas­tres y Gra­ves Epi­de­mias “Henry Reeve”,
con­for­ma­das por más de 3 440 pro­fe­sio­na­les de la salud, a 31 paí­ses, que
han aten­di­do más de 126.000 pacien­tes. Estos pro­fe­sio­na­les se unie­ron a
los más de 28 000 cola­bo­ra­do­res pre­sen­tes en 59 paí­ses.

De estos meses hay un sin­nú­me­ro de lec­cio­nes, pero una sobre­sa­le y Cuba es el ejem­plo. Que
las nacio­nes garan­ti­cen el acce­so a la salud uni­ver­sal de sus
ciu­da­da­nos, median­te el for­ta­le­ci­mien­to de sis­te­mas de salud que pon­gan a
las per­so­nas en el cen­tro de sus prio­ri­da­des
no es un lujo. Si
esta pre­mi­sa hubie­se deja­do de ser una aspi­ra­ción y se hubie­se
mate­ria­li­za­do en cada rin­cón de este pla­ne­ta, la his­to­ria de la COVID-19
y sus esca­lo­frian­tes núme­ros sería otra.

No debe­ría­mos espe­rar a la pró­xi­ma ame­na­za.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *