Eus­kal Herria. La repre­sión con­ti­núa: Fran­cia vuel­ve a enviar a pri­sión a un ex pre­so polí­ti­co vasco

Por Haritz LARRAÑAGA, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 29 junio 2020 

MIKEL BARRIOS SANTAMARIA EXPRESO CONDENADO A 5 AñOS DE PRISIÓN 

El 23 de junio, el Tri­bu­nal Correc­cio­nal de París con­de­nó a cin­co años de pri­sión a Mikel Barrios por per­te­nen­cia a ban­da arma­da. La sen­ten­cia inclu­ye la expul­sión del Esta­do fran­cés duran­te diez años. Este iruin­da­rra de 32 años, que se encon­tra­ba en liber­tad bajo con­trol judi­cial des­de octu­bre de 2018, ten­drá que ingre­sar en la pri­sión de Mont de Mar­san en las pró­xi­mas horas. «Hay que rom­per el blo­queo que en mi caso me lle­va a prisión» 

Mikel Barrios, iruin­da­rra de 32 años, fue dete­ni­do en Ale­ma­nia el
27 de octu­bre de 2017 y extra­di­ta­do sema­nas más tar­de al Esta­do francés
en base a una euro­or­den. Per­ma­ne­ció ence­rra­do en la pri­sión de Osny
has­ta el 29 de octu­bre de 2018 y des­de enton­ces se encon­tra­ba en
liber­tad bajo con­trol judi­cial. Tras ser juz­ga­do, el joven de Arrosadia
ten­drá que vol­ver a prisión.

¿Espe­ra­ba vol­ver a la cárcel?

Para nada. Espe­ra­ba una con­de­na, pero el hecho de que no se haya
podi­do evi­tar la cár­cel me ha sor­pren­di­do, por­que la acti­tud del juez
ins­truc­tor fue posi­ti­va, tuvo en cuen­ta el con­tex­to polí­ti­co actual. Por
el con­tra­rio, la acti­tud del fis­cal y el juez en el jui­cio fue brutal.
No que­rían escu­char, argu­men­ta­ban que los mili­tan­tes no han cam­bia­do o
que no se entre­ga­ron todas las armas. Cues­tio­nan hechos que aquí todo el
mun­do sabe y nadie duda, es decir, que ETA se des­ar­mó y se disolvió. 

¿Cómo se encuen­tra ahora?

Se me han revuel­to muchas cosas en mi inte­rior, por­que el lunes
esta­ré en la cár­cel de Mont de Mar­san. Estoy enfa­da­do por la acti­tud que
man­tie­ne la Jus­ti­cia fran­ce­sa, pero afron­to la situa­ción con serenidad.

Salí de la cár­cel con la pul­se­ra elec­tró­ni­ca, así estu­ve seis meses y
des­de que me la qui­ta­ron tenía que pre­sen­tar­me a fir­mar en la
gen­dar­me­ría. Con­se­guí dar­le la vuel­ta a una situa­ción com­pli­ca­da y tener
una vida esta­ble. He esta­do mal psi­co­ló­gi­ca­men­te, pero aho­ra me siento
mejor y con ganas de avanzar.

¿Con­si­de­ra que la con­de­na que le han impues­to aho­ra res­pon­de al prin­ci­pio de rein­ser­ción que le apli­ca­ron cuan­do salió de prisión?

En abso­lu­to. Yo vivo en Itsa­su y me he inte­gra­do ente­ra­men­te en la
vida social. Cuan­do salí de la cár­cel tenía un con­tra­to limi­ta­do, luego
me lo reno­va­ron y aho­ra que final­men­te me han hecho un contrato
inde­fi­ni­do ha veni­do la sentencia.

Duran­te el jui­cio demos­tra­mos que me he inte­gra­do en el pue­blo y que ten­go un tra­ba­jo esta­ble, pero no les importa. 

Diver­sas orga­ni­za­cio­nes han denun­cia­do un blo­queo por par­te del Esta­do fran­cés en la reso­lu­ción del con­flic­to. ¿Cree que su situa­ción es con­se­cuen­cia de ese bloqueo?

Pien­so que sí. En vez de ayu­dar al pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción, van en
el sen­ti­do con­tra­rio. La sen­ten­cia que se ha dic­ta­do en mi con­tra sigue
la línea que ha segui­do has­ta aho­ra la Fis­ca­lía fran­ce­sa. Han dado unos
peque­ños pasos, pero, en gene­ral, han actua­do en el sen­ti­do con­tra­rio, y
mi caso es un caso más. 

Se han hecho muchas movi­li­za­cio­nes y ha habi­do una acu­mu­la­ción de fuer­zas impor­tan­te. ¿Qué pien­sa al respecto?.

Que no ha sido sufi­cien­te. Efec­ti­va­men­te, se están dan­do algunos
pasos en la bue­na direc­ción, pero no son sufi­cien­tes, por­que no
con­se­gui­mos levan­tar ese blo­queo. Hace fal­ta acu­mu­lar más fuerzas,
movi­li­zar más, acti­var el pue­blo y com­pa­gi­nar el tra­ba­jo de los electos
con el tra­ba­jo en la calle. Creo que pode­mos con­se­guir algo más. 

¿Hay algu­na posi­bi­li­dad de que pue­da salir de prisión?

Noso­tros recu­rri­re­mos tan­to la pena de cin­co años como los diez años de expul­sión. Tam­bién cur­sa­re­mos la peti­ción de liber­tad para estar en la calle mien­tras se desa­rro­lle ese pro­ce­so. No tie­ne sen­ti­do estar en la cár­cel, he cum­pli­do todas las medi­das que me han pedi­do, tal y como me las han pedi­do. Es incom­pren­si­ble que no se haya evi­ta­do el ingre­so en prisión.

fuen­te: Naiz

Mikel Barrios lle­ga a la pri­sión de Mont de Mar­san arro­pa­do por el com­pro­mi­so con las soluciones 

A pri­me­ra hora de esta tar­de entra
en la pri­sión Mont de Mar­san el vecino de Iru­ñea Mikel Barrios, para
cum­plir una con­de­na de cin­co años que ha sido fuer­te­men­te con­tes­ta­da por
el movi­mien­to ins­ti­tu­cio­nal y social de Ipar Eus­kal Herria. La denuncia
y la soli­da­ri­dad han lle­ga­do has­ta esos mis­mos muros.

Haritz LARRAÑAGA|29/06/2020 13:50

Barrios

Acto de denun­cia y soli­da­ri­dad ante la pri­sión. Tras Berho­koi­ri­goin, Barrios. (Arte­sa­nos por la Paz)

Repre­sen­tan­tes polí­ti­cos y tam­bién civi­les han acompañado
al vecino de Iru­ñea Mikel Barrios has­ta la cár­cel de Mont de Marsan,
para cum­plir la con­de­na de cin­co años. Le fue impues­ta la pasa­da semana
de modo ful­mi­nan­te y siguien­do el guión de una Fis­ca­lía empe­ña­da en
cues­tio­nar la evi­den­cia del desar­me y pos­te­rior diso­lu­ción de ETA.PUBLICIDAD

Ante esos muros, elec­tos y repre­sen­tan­tes civi­les han expre­sa­do su
har­taz­go, aun­que en tono sereno. El Arte­sano por la Paz Mixel
Berho­koi­ri­goin ha con­si­de­ra­do que «ten­dre­mos que abrir otra fase para
rom­per esa pared que tene­mos enfren­te». Y Anaiz Funo­sas (Bake Bidea) ha
inci­di­do en que «no acep­ta­re­mos que el Gobierno fran­cés lle­ve este
pro­ce­so de paz a un ‘impas­se’, des­pués de haber toma­do tan­tos riesgos
para ello». La con­tun­den­cia de la denun­cia no se ha tra­du­ci­do en
impo­ten­cia; todos los inter­vi­nien­tes se han mos­tra­do con­ven­ci­dos de que
cual­quier obs­tácu­lo será supe­ra­do por el impul­so ciu­da­dano y político
vas­co, aun­que este sin duda «es un mal día».

Tam­bién ha toma­do la pala­bra el nue­vo alcal­de de Itsa­su, Mikel
Hiri­ba­rren, con un men­sa­je espe­cial tan­to en lo polí­ti­co como en lo
per­so­nal, pues­to que Barrios ha vivi­do has­ta aho­ra en esta loca­li­dad. Ha
des­ta­ca­do su acti­tud en estos meses en que ha teni­do que espe­rar a
jui­cio con una pul­se­ra tele­má­ti­ca ini­cial­men­te y ha denun­cia­do la
tro­pe­lía que se consuma.

Tras la noche elec­to­ral en que ha sido reele­gi­do como alcal­de de Baio­na, el pre­si­den­te de la Man­co­mu­ni­dad Vas­ca, Jean-René Etche­ga­ray, no ha podi­do acu­dir has­ta Las Lan­das pero sí ha deja­do un cla­ro men­sa­je de «soli­da­ri­dad ple­na» en las redes sociales.

Tras este acto, Mikel Barrios se ha que­da­do con su fami­lia para una des­pe­di­da más ínti­ma antes de cru­zar los muros de la cárcel.

Ya el pasa­do sába­do, 600 ciu­da­da­nos se suma­ron a una cade­na humana
cele­bra­da en Doni­ba­ne Lohi­zu­ne para hacer­se oír, remar­can­do que la
socie­dad que ayu­dó al desar­me de ETA y a la que el pre­si­den­te galo
Emma­nuel Macron pro­me­tió que acom­pa­ña­ría en el pro­ce­so empren­di­do «no
acep­ta­rá de nin­gu­na for­ma que se con­de­ne a morir en pri­sión» a Jakes
Esnal, de 69 años de edad, con 30 años de pri­sión cum­pli­dos, y cuya
excar­ce­la­ción reite­ra de for­ma per­sis­ten­te la Fis­ca­lía Antiterrorista.

En esa movi­li­za­ción, que mar­có un pun­to de par­ti­da hacia «la
cons­truc­ción de una nue­va estra­te­gia que sir­va para supe­rar el bloqueo
que impo­ne París y lle­var has­ta el final el pro­ce­so de reso­lu­ción», se
evo­có tam­bién el caso de Mikel Barrios.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.