Uru­guay. 47 años del últi­mo gol­pe de Esta­do cívico-militar

Resu­men Lati­no­ame­ri­ca­na, 27 de junio de 2020

El Fren­te Amplio (FA) de Uru­guay impri­mió hoy una espe­cial sig­ni­fi­ca­ción a la fecha con­me­mo­ra­ti­va 47 del últi­mo gol­pe de Esta­do cívi­co-mili­tar en el país.
Hacia el Pala­cio Legis­la­ti­vo flu­ye­ron inte­gran­tes de la fuer­za polí­ti­ca, expre­sos y fami­lia­res de dete­ni­dos-des­apa­re­ci­dos, res­pe­tan­do los dis­tan­cia­mien­tos físi­cos ante la pan­de­mia de la Covid-19.

El pre­si­den­te del FA, Javier Miran­da, recor­dó que en 1973 ‘se tra­tó del asal­to a la demo­cra­cia, cuan­do se saca­ron la care­ta e impu­sie­ron a par­tir de ahí un régi­men de terro­ris­mo de Esta­do que duró has­ta el 1 de mar­zo de 1985, pero que tuvo con­se­cuen­cia en el tiempo’.

Dijo que tener memo­ria sig­ni­fi­ca traer los valo­res que están en dis­cu­sión para hacer­los valer hoy, ‘para reafir­mar la demo­cra­cia, con­de­nar todo inten­to de gol­pe, todo inten­to que sal­te las reglas de la con­vi­ven­cia demo­crá­ti­ca de la socie­dad, y eso es lo que que­re­mos reafir­mar hoy’

Tam­bién resal­tó la huel­ga gene­ral de 1973, reac­ción inme­dia­ta del movi­mien­to obre­ro y sin­di­cal que fue cla­ve en la cons­truc­ción social con roles dis­tin­tos en los par­ti­dos polí­ti­cos, pero ‘des­de la izquier­da siem­pre hemos teni­do una cer­ca­nía estre­cha por­que com­par­ti­mos la mis­ma visión de sociedad’.

Entre los fren­team­plis­ta que evo­ca­ron los acon­te­ci­mien­tos siguien­tes, el sena­dor Mario Ber­ga­ra se refi­rió a la epo­pe­ya de un pue­blo uru­gua­yo que dijo no en 1980, que votó por la demo­cra­cia en 1982 a pesar de la repre­sión y que reco­bró la liber­tad, la demo­cra­cia y la jus­ti­cia en 1985.

El corre­li­gio­na­rio de ban­ca­da Daniel Oles­ker revi­vió su per­te­nen­cia, en 1973, al Comi­té Eje­cu­ti­vo de la Fede­ra­ción de Estu­dian­tes Uni­ver­si­ta­rios y las movi­li­za­cio­nes rea­li­za­das en apo­yo a las ocu­pa­cio­nes obre­ras en loca­les cer­ca­nos a las Facultades.

Con­tra­rio al rela­to de la dere­cha de que el país vivía en una pací­fi­ca demo­cra­cia robus­ta inte­rrum­pi­da por los tupa­ma­ros, el legis­la­dor seña­ló que enor­mes vio­la­cio­nes de los dere­chos huma­nos comen­za­ron en 1968, die­ron un gran sal­to en 1972 y lue­go fue­ron gene­ra­li­za­das y coor­di­na­das en el Cono Sur a tra­vés de la ope­ra­ción Cóndor.

‘La memo­ria de la dic­ta­du­ra es la memo­ria de los dere­chos huma­nos vio­la­dos en todas sus mani­fes­ta­cio­nes y tam­bién la memo­ria del enor­me dete­rio­ro de las con­di­cio­nes de vida de las fami­lias tra­ba­ja­do­ras’, escri­bió Olesker.

Fuen­te: Pren­sa Latina

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *