Boli­via. Rafael Bau­tis­ta: “El pue­blo se vio no solo des­or­ga­ni­za­do, sino arre­ba­ta­do del espí­ri­tu que había pro­mo­vi­do el Pro­ce­so de Cam­bio” (pri­me­ra parte)

Resu­men Lati­no­ame­ri­cano 27 de junio de 2020

Rafael Bau­tis­ta S. es un pen­sa­dor y escri­tor boli­viano, diri­ge el Taller de la Des­co­lo­ni­za­ción. Autor de más de 20 libros, su últi­ma publi­ca­ción es El table­ro del siglo XXI. Geo­po­lí­ti­ca des-colo­nial de un nue­vo orden post-occi­den­tal. Para pen­sar el mun­do actual, Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, y la coyun­tu­ra boli­via­na, Correo del Alba le entre­vis­tó. A con­ti­nua­ción publi­ca­mos la pri­me­ra par­te de este diálogo.

¿Cómo pien­sa actual­men­te el mun­do des­de Boli­via, bajo el domi­nio del Covid-19?

No creo que se pue­da hablar de un “domi­nio” del Covid-19. Si hace­mos una lige­ra reme­mo­ra­ción his­tó­ri­ca, pode­mos ver que esta infla­ma­da pan­de­mia for­ma par­te de una fre­cuen­te pla­ni­fi­ca­ción cua­si mili­tar que ha veni­do ante­ce­dien­do recon­fi­gu­ra­cio­nes estra­té­gi­cas del poder impe­rial. El 9 – 11 es la mues­tra más recien­te y cla­ra de ello. Des­pués del auto­aten­ta­do de las Torres Geme­las, Esta­dos Uni­dos sufre un rap­to sinies­tro, toda­vía no ana­li­za­do en toda su com­ple­ji­dad y que nos daría cla­ves para inter­pre­tar lo que sig­ni­fi­ca. A pro­pó­si­to del covid, una cua­ren­te­na glo­bal que no es sino un Esta­do de excep­ción no decla­ra­do, de alcan­ces mun­dia­les y de con­se­cuen­cias impre­vi­si­bles; no solo en el ámbi­to de la eco­no­mía, sino, sobre todo, en lo que sig­ni­fi­ca­ría la sobre­vi­ven­cia o no del Esta­do de dere­cho en el con­tex­to del colap­so civi­li­za­to­rio que esta­mos viviendo.

En ese sen­ti­do, el gol­pe blan­do geo­po­lí­ti­co que suce­dió en Boli­via no es ajeno a lo que iba a des­ple­gar­se a nivel glo­bal. Pues uno de los pro­pó­si­tos que se va des­cu­brien­do es la implo­sión nacio­nal vía implan­ta­ción dic­ta­to­rial del Esta­do de no-dere­cho, lo cual nos con­du­ci­ría, trá­gi­ca­men­te, a la figu­ra de la “ano­mia esta­tal”, que podría ser la fiso­no­mía post-covid de, espe­cial­men­te, los Esta­dos periféricos.

Un tiem­po en nues­tra revis­ta usted ana­li­za­ba que el poder impe­rial se enfren­ta a un nue­vo orden geo­po­lí­ti­co con visio­nes dis­tin­tas a las de la Gue­rra Fría, en tan­to Rusia, Chi­na e Irán no miran como para­dig­ma a Occi­den­te, ¿está en deca­den­cia la hege­mo­nía impues­ta duran­te siglos?

Está en deca­den­cia ver­ti­cal y la mues­tra de ello es que todas las poten­cias que usted men­cio­na, nin­gu­na es occi­den­tal, ni siquie­ra Rusia que, en pala­bras de su pro­pio can­ci­ller Lavrov, ya venía sugi­rien­do (por ejem­plo, en las Con­fe­ren­cias de Segu­ri­dad de Múnich) la nece­si­dad de un “nue­vo orden post-occi­den­tal”. Aun­que una decla­ra­ción no pro­du­ce auto­má­ti­ca­men­te esa nece­si­dad, la inmi­nen­cia de un nue­vo orden lo con­fi­gu­ra el des­mo­ro­na­mien­to del dise­ño geo­po­lí­ti­co que había hecho posi­ble al sis­te­ma-mun­do moderno, es decir, el dise­ño centro-periferia.

Lo que se tie­ne actual­men­te es un des-orden tri­po­lar, es decir, un supues­to orden sin fiso­no­mía defi­ni­da, por­que todo se halla en dispu­ta, des­de las narra­ti­vas hege­mó­ni­cas moderno-occi­den­ta­les has­ta las pro­pias áreas de influen­cia ante­rior­men­te de “pro­pie­dad” anglo­sa­jo­na y fran­ce­sa, por ejem­plo. La pre­sen­cia de las nue­vas poten­cias emer­gen­tes, sobre todo de Chi­na y Rusia, pone en cri­sis com­ple­ta­men­te el dise­ño geo­po­lí­ti­co cen­tro-peri­fe­ria. Sin la con­ti­nui­dad de ese dise­ño, se des­plo­ma defi­ni­ti­va­men­te la influen­cia impe­rial y, en con­se­cuen­cia, se aca­ba la esta­bi­li­dad del pri­mer mundo.

Han lle­ga­do a Vene­zue­la bar­cos con com­bus­ti­ble ira­ní; Esta­dos Uni­dos lan­zó ame­na­zas de no dejar pasar los car­gue­ros, Irán res­pon­dió, pero final­men­te las inti­mi­da­cio­nes no se cum­plie­ron. ¿El Impe­rio teme la reac­ción per­sa en el esce­na­rio geopolítico?

Más que la reac­ción ira­ní, lo que teme Washing­ton es que el poder mili­tar disua­si­vo que posee aho­ra Vene­zue­la pon­ga al des­cu­bier­to la vul­ne­ra­bi­li­dad impe­rial. Si un país peri­fé­ri­co, que for­ma par­te de su “patio tra­se­ro”, es capaz de repre­sen­tar un nue­vo Viet­nam, inclu­so con capa­ci­dad ofen­si­va, enton­ces se cae el mito del poder omní­mo­do impe­rial. Rusia es aho­ra la pri­me­ra poten­cia mili­tar y ya ha demos­tra­do en Siria que, en una gue­rra con­ven­cio­nal, podría des­ba­ra­tar el poder mili­tar con­jun­to de Esta­dos Uni­dos y la Orga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN), y Vene­zue­la posee un envi­dia­ble abas­te­ci­mien­to mili­tar ruso.

Por su par­te, Irán ya ha demos­tra­do que no solo posee la capa­ci­dad mili­tar para enfren­tar la sober­bia impe­rial, sino que has­ta podría poner en jaque a la eco­no­mía mun­dial, cerran­do el Estre­cho de Ormuz, por don­de se dis­tri­bu­ye el 40% del petró­leo mundial.

“Boli­via es la mues­tra feha­cien­te de la incom­pa­ti­bi­li­dad entre un genuino pro­yec­to nacio­nal-popu­lar y la impo­si­ción de apues­tas ‘uni­ver­sa­lis­tas’”

En cuan­to a Boli­via, ¿en qué pun­to dejó al pue­blo y el país el Pro­ce­so de Cam­bio, para enfren­tar la arre­me­ti­da de Esta­dos Uni­dos e Israel que se ha vis­to están mane­jan­do al gobierno de facto?

El obje­ti­vo del gol­pe no era sim­ple­men­te bajar al Gobierno, sino des­truir el carác­ter plu­ri­na­cio­nal del Esta­do boli­viano, es decir, minar defi­ni­ti­va­men­te nues­tra sobe­ra­nía. El “pro­ce­so de cam­bio” era el motor que debía impul­sar ese carác­ter; por eso el obje­ti­vo no era aca­bar con el Evo, sino con lo que él repre­sen­ta­ba. El ensa­ña­mien­to sim­bó­li­co de la insu­rrec­ción fas­cis­ta demos­tró eso; no fue­ron epi­só­di­cas la que­ma de la wipha­la o el actual impe­di­men­to, vía “con­fi­na­mien­to”, de cele­brar el año nue­vo ayma­ra. Por eso no es aven­tu­re­ro seña­lar que se tra­ta, como tam­bién lo dela­ta­ron los pro­pios gol­pis­tas, de una “gue­rra espiritual”.

La pre­me­di­ta­da demo­li­ción estruc­tu­ral del Esta­do que pro­mue­ven los gol­pis­tas bus­ca, en defi­ni­ti­va, el cer­ce­na­mien­to defi­ni­ti­vo del espí­ri­tu nacio­nal-popu­lar, es decir, aca­bar con el suje­to plu­ri­na­cio­nal, lo indí­ge­na. Hacer impo­si­ble una res­tau­ra­ción plu­ri­na­cio­nal del Esta­do, sig­ni­fi­ca lo que ya se escu­cha en boca de los pro­pios gol­pis­tas: res­ti­tuir su fiso­no­mía repu­bli­ca­na. En el caso boli­viano, en esa fiso­no­mía cons­ti­tu­cio­nal se natu­ra­li­zó el carác­ter anti­na­cio­nal y anti­po­pu­lar del Esta­do oli­gár­qui­co-seño­rial. En ese sen­ti­do, aho­ra, más que hablar del “pro­ce­so de cam­bio”, sería más ade­cua­do refe­rir­se al suje­to plu­ri­na­cio­nal como el nece­sa­rio acti­van­te his­tó­ri­co-polí­ti­co de una posi­ble res­tau­ra­ción nacio­nal-popu­lar que ins­tau­re un segun­do pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te de alcan­ces mucho más revo­lu­cio­na­rios que el que tuvi­mos en el perio­do 2006 – 2010.

¿En qué avan­zó el gobierno del Movi­mien­to Al Socia­lis­mo (MAS), en cuan­to a con­ce­bir a una nue­va Boli­via fren­te al mun­do, y cuá­les fue­ron sus errores?

El MAS fue la deter­mi­na­ción polí­ti­ca cir­cuns­tan­cial que adqui­rió el “pro­ce­so de cam­bio”, pero, como toda apues­ta par­ti­da­ria, ade­más here­de­ra del nacio­na­lis­mo movi­mien­tis­ta, des­ató las con­tra­dic­cio­nes inhe­ren­tes de la polí­ti­ca nacio­nal para su pro­pio infor­tu­nio. Esto se vio cuan­do, des­de el inte­rior del Gobierno, se ges­ta­ron tam­bién las con­di­cio­nes para la con­ti­nua trans­fe­ren­cia de legi­ti­mi­dad que reci­bió la dere­cha para empo­de­rar sus opciones.

Esta trans­fe­ren­cia fue pro­duc­to del vacia­mien­to sim­bó­li­co y espi­ri­tual del pro­pio pro­ce­so, que mer­mó seria­men­te las capa­ci­da­des estra­té­gi­cas de resis­ten­cia popu­lar ante el gol­pe. Cuan­do se des­pla­zó al suje­to plu­ri­na­cio­nal y, en su lugar, se apro­pió del poder de deci­sión esta­tal un suje­to sus­ti­tu­ti­vo que gene­ró una orto­do­xia cen­tra­lis­ta (que con­fió dema­sia­do en la lógi­ca ins­tru­men­tal y pre­ben­dal de la polí­ti­ca tra­di­cio­nal), se creó el esce­na­rio pre­ci­so para la dere­chi­za­ción del pano­ra­ma urbano-social.

Se fue­ron aban­do­nan­do los cam­bios estruc­tu­ra­les nece­sa­rios y se fue optan­do peli­gro­sa­men­te por los pac­tos intere­sa­dos con los gru­pos de poder. La pro­pia com­pli­ci­dad poli­cial y mili­tar en el gol­pe se pue­de expli­car, en par­te, por la ausen­cia de una polí­ti­ca de Esta­do des­co­lo­ni­za­do­ra y anti­im­pe­ria­lis­ta de ambos ámbi­tos estatales. 

¿Cómo se expli­ca que sur­gie­ran algu­nos movi­mien­tos de cor­te fas­cis­ta para­mi­li­tar en octu­bre pasado?

Es algo trans­ver­sal en el pro­pio hori­zon­te de pre­jui­cios de la cla­se media urba­na, que por reite­ra­ción peda­gó­gi­ca y cul­tu­ral absor­be y natu­ra­li­za la ideo­lo­gía seño­rial y, de ese modo, se cons­ti­tu­ye en base de reclu­ta­mien­to dere­chis­ta que apro­ve­cha la oli­gar­quía para repo­ner su influen­cia en la vida polí­ti­ca y social. El fas­cis­mo se expli­ca por­que es un dis­po­si­ti­vo ideo­ló­gi­co pen­sa­do para ámbi­tos subal­ter­ni­za­dos que apues­tan por el ascen­so social a toda cos­ta, como úni­ca opción de vida. Por ello se cons­ti­tu­yen en los cus­to­dios de una cla­si­fi­ca­ción social como exte­rio­ri­za­ción de una pre­via cla­si­fi­ca­ción racial.

El orden racia­li­za­do es la base de la des­igual­dad como prin­ci­pio rec­tor de una socie­dad auto­com­pren­di­da como “moder­na”. Por ello era nece­sa­rio insis­tir en el con­te­ni­do pro­po­si­ti­vo del “pro­ce­so de cam­bio” como “revo­lu­ción demo­crá­ti­co-cul­tu­ral”. Ese con­te­ni­do es el que se fue pos­ter­gan­do, con la amar­ga con­se­cuen­cia de la repo­si­ción seño­ria­lis­ta en el ima­gi­na­rio social, que se acti­vó mediá­ti­ca­men­te para legi­ti­mar un gol­pe con cara “demo­crá­ti­ca”.

En 2005 – 2006 el MAS acce­dió al poder con un hori­zon­te anti­ca­pi­ta­lis­ta y un fuer­te apor­te de una mira­da indí­ge­na, el Vivir Bien y el comu­ni­ta­ris­mo cam­pe­sino como nue­va for­ma de enten­der la pro­duc­ción, ¿cree que se abor­tó eso? Y ¿cómo se recu­pe­ra ese hori­zon­te, si es que aún existe?

Boli­via es la mues­tra feha­cien­te de la incom­pa­ti­bi­li­dad entre un genuino pro­yec­to nacio­nal-popu­lar y la impo­si­ción de apues­tas “uni­ver­sa­lis­tas”. El com­po­nen­te de izquier­da en el gobierno del MAS, asu­mien­do la direc­ción del pro­ce­so, nun­ca estu­vo a la altu­ra de una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción en el pro­pio hori­zon­te pro­po­si­ti­vo que sig­ni­fi­ca­ba el “vivir bien”, el “Esta­do plu­ri­na­cio­nal” y la “des­co­lo­ni­za­ción” como polí­ti­ca de Esta­do. Ello es tam­bién pro­duc­to de la orto­do­xia mar­xis­ta, que no es capaz, ni teó­ri­ca ni exis­ten­cial­men­te, de tras­cen­der el hori­zon­te cul­tu­ral y civi­li­za­to­rio que ha hecho posi­ble al capi­ta­lis­mo, es decir, la modernidad.

“La supues­ta y arro­gan­te ‘infa­li­bi­li­dad’ del lla­ma­do ‘círcu­lo blan­coi­de’, coad­yu­vó al des­mo­ro­na­mien­to interno del pro­pio Gobierno”

Por eso pro­mue­ven, a nom­bre de socia­lis­mo, una eco­no­mía del cre­ci­mien­to, que es pre­ci­sa­men­te lo que defi­ne al capi­ta­lis­mo como eco­no­mía sui­ci­da. Lo que debie­ra poner­se en cues­tión, los mitos moder­nos, y sub­su­mi­do bajo nue­vos cri­te­rios eco­nó­mi­cos post­ca­pi­ta­lis­tas, son asu­mi­dos como “ban­de­ras eman­ci­pa­to­rias”; sien­do más bien estas las que gene­ran la repo­si­ción de las con­di­cio­nes que hacen posi­ble al pro­pio capi­ta­lis­mo; estas ban­de­ras son los mitos que hacen posi­ble al capi­ta­lis­mo y su con­ti­nua repo­si­ción: el desa­rro­llo y el progreso. 

¿Cómo se expli­ca el derrum­be tan ver­ti­gi­no­so del Pro­ce­so de Cam­bio, enten­dien­do que se pro­yec­ta­ba como uno de los pro­ce­sos de base más pro­fun­dos y sóli­dos del continente?

La trans­fe­ren­cia de legi­ti­mi­dad ya men­cio­na­da pro­du­jo que, mien­tras el gobierno aban­do­na­ba las ban­de­ras del cam­bio y redu­cía la polí­ti­ca esta­tal a la sim­ple man­ten­ción del poder polí­ti­co, deja­ba libre el cam­po para que la dere­cha se vie­ra ungi­da de legi­ti­mi­dad cre­cien­te; mien­tras el pue­blo, simul­tá­nea­men­te, iba sien­do vacia­do del espí­ri­tu demo­crá­ti­co y revo­lu­cio­na­rio. La direc­ción guber­na­men­tal nun­ca com­pren­dió que ese aban­dono iba dejan­do huér­fano al pue­blo, sin hori­zon­te polí­ti­co, y sin la unción demo­crá­ti­ca de su cons­ti­tu­ción como suje­to his­tó­ri­co (redu­ci­do a sim­ple obe­dien­te, se lo excluía de toda deci­sión y, de ese modo, se redu­cía has­ta su capa­ci­dad protagónica).

Mien­tras el Gobierno iba cedien­do has­ta dis­cur­si­va­men­te lo pro­po­si­ti­vo del pro­ce­so, la dere­cha aco­pia­ba dili­gen­te­men­te esa legi­ti­mi­dad trans­fe­ri­da, empo­de­ran­do a la base de reclu­ta­mien­to oli­gár­qui­co, suman­do sec­to­res amplios de cla­se media, sobre todo; que fue­ron fun­cio­na­li­za­dos para brin­dar­le al gol­pe la cara supues­ta­men­te demo­crá­ti­ca, apa­re­cien­do como los “extras” de la esce­no­gra­fía fíl­mi­ca local de una “revo­lu­ción de colores”.

El pue­blo se vio no solo des­or­ga­ni­za­do, sino arre­ba­ta­do del espí­ri­tu que había pro­mo­vi­do el “pro­ce­so de cam­bio”; por ello la resis­ten­cia fue espo­rá­di­ca, espon­tá­nea e impro­vi­sa­da. El pue­blo se vio huér­fano del espí­ri­tu demo­crá­ti­co y revo­lu­cio­na­rio que el pro­pio Gobierno se encar­gó de ir dilu­yen­do, una vez que el suje­to sus­ti­tu­ti­vo fue redu­cien­do todas las apues­tas his­tó­ri­cas al puro cálcu­lo polí­ti­co y al cul­to a la personalidad.

Eso hizo que cala­ra muy bien, en el racis­mo urbano, la narra­ti­va dere­chis­ta del “frau­de”, la “corrup­ción”, la “tira­nía”, la “eter­ni­za­ción del poder”, entre otros, dan­do los mejo­res argu­men­tos para con­fi­gu­rar toda una pla­ta­for­ma polí­ti­ca de supues­ta “resis­ten­cia demo­crá­ti­ca”. De ese modo, la vio­len­cia fas­cis­ta podía asu­mir­se como legí­ti­ma. Fren­te a ese pano­ra­ma, el pue­blo se encon­tra­ba des­pro­vis­to de res­pues­ta demo­crá­ti­ca que le per­mi­tie­ra hacer­le fren­te a la pro­pa­gan­da fas­cis­ta que, mediá­ti­ca­men­te, supo hora­dar muy bien has­ta la pro­pia con­fian­za revo­lu­cio­na­ria del cam­po popu­lar, hacien­do apa­re­cer a la dere­cha como la demo­crá­ti­ca y al pue­blo como antidemocrático.

La cosa esta­ba resuel­ta y el Gobierno pecó de inge­nuo y de cegue­ra ana­lí­ti­ca, al no saber cómo elu­dir el calle­jón sin sali­da al cual iba sien­do arras­tra­do. La supues­ta y arro­gan­te “infa­li­bi­li­dad” del lla­ma­do “círcu­lo blan­coi­de”, coad­yu­vó al des­mo­ro­na­mien­to interno del pro­pio gobierno, que fue deci­si­vo para que la dere­cha, en con­ni­ven­cia con la negli­gen­cia de los apa­ra­tos coer­ci­ti­vos, supie­ra infla­mar muy bien un ambien­te beli­ge­ran­te car­ga­do de terro­ris­mo, dis­cri­mi­na­ción y racis­mo, que se ven­dió al mun­do como una “autén­ti­ca revo­lu­ción”, sien­do, nada más ni nada menos, que la ver­sión autóc­to­na de una “revo­lu­ción de colores”. 

Por Correo del Alba

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *