El Supre­mo con­fir­ma sen­ten­cia de seis meses de cár­cel para los rape­ros de La Insur­gen­cia. Car­ta públi­ca de Iván Leszno – La otra Andalucía

La Sala de lo Penal del Tri­bu­nal Supre­mo ha con­fir­ma­do la con­de­na a seis meses de cár­cel a los rape­ros de La Insur­gen­cia por según la judi­ca­tu­ra espa­ño­la “enal­te­cer el terro­ris­mo”. La reso­lu­ción esta­ble­ce que difun­die­ron men­sa­jes que “jus­ti­fi­can la vio­len­cia y expre­san sim­pa­tía fren­te a la eli­mi­na­ción físi­ca del disi­den­te” y ensal­za­ron con­duc­tas que “han cau­sa­do gra­ve daño al país y a las víc­ti­mas del terrorismo”. 

Con esta reso­lu­ción, el Supre­mo des­es­ti­ma los recur­sos de los con­de­na­dos al fallo de la Sala de Ape­la­ción de la Audien­cia Nacio­nal –dedi­ca­da a revi­sar los fallos del tri­bu­nal espe­cial – , que redu­jo de dos años y un día de pri­sión al míni­mo legal de seis meses y un día una con­de­na por enal­te­ci­mien­to del terro­ris­mo por el con­te­ni­do de las letras de sus canciones.

La sen­ten­cia cuen­ta con el voto par­ti­cu­lar del magis­tra­do Andrés Palo­mo, que entien­de que no ha que­da­do jus­ti­fi­ca­do que se haya pro­du­ci­do una efec­ti­va inci­ta­ción a la comi­sión de actos terro­ris­tas aun­que fue­re de mane­ra indirecta.

Car­ta a mis com­pa­ñe­ros y mi familia

Como era de espe­rar, nos man­tie­nen la pena de pri­sión, la mul­ta y todo lo demás. Si esto suce­die­se en cual­quier país, sería un escán­da­lo que lle­na­ría tele­dia­rios y por­ta­das. Pero en Espa­ña estos atro­pe­llos siem­pre se van a ocul­tar. Esta es una nue­va con­fir­ma­ción de que en este país no exis­ten dere­chos para la cla­se obre­ra y el pue­blo. Sólo nos están dan­do aún más la razón.

En estos tres años y medio de lucha polí­ti­ca, he vivi­do de todo. Pero resu­mién­do­lo, diré que la soli­da­ri­dad es nues­tra arma más nece­sa­ria. Si aún no estoy en pri­sión es gra­cias a ella. Así que si que­re­mos con­quis­tar nues­tros dere­chos y liber­ta­des, tene­mos que orga­ni­zar­la codo con codo, entre soli­da­rios y repre­sa­lia­dos. En esta cri­sis que no ha hecho más que empe­zar y con la repre­sión que se ave­ci­na, la con­sig­na “sólo el pue­blo sal­va al pue­blo” es una ver­dad que hay que poner en práctica.

No pue­do dejar de seguir dán­do­le las gra­cias a mi abo­ga­do y com­pa­ñe­ro Juan Manuel Ola­rie­ta, al que debo (y debe­mos) mucho, por todo lo que hace por los repre­sa­lia­dos y pre­sos polí­ti­cos. Segui­re­mos invic­tos, Juanma.

Como le dije a la jue­za Ánge­la Muri­llo (la mis­ma que ha juz­ga­do a com­pa­ñe­ros míos vas­cos, del PCE ® y de los GRAPO), los úni­cos que pue­den juz­gar­me son los tra­ba­ja­do­res, mi clase.

Ya lo hizo hace tiem­po y estoy más que absuel­to.
Gra­cias a este vere­dic­to, man­ten­go mi sonrisa.

¡Ni un paso atrás! ¡Ven­ce­re­mos!

Iván Leszno.

Francisco Vílchez

Andaluz de Granada (1980). Grado en Humanidades en la UGR. Pluriempleado en el sector servicios y aficionado a hablar de lo que la prensa no dice ni pío.

Latest posts by Fran­cis­co Víl­chez (see all)

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.