Puer­to Rico. El vér­ti­go ante la caí­da de la colonia

por Car­los Rive­ra Lugo/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 26 de junio de 2020

Mata­réis al Dios del mie­do, y solo enton­ces seréis libres.
–Pro­fe­cía de Bayoán

Sobre la con­tra­dic­ción nues­tra de cada díaLa reali­dad es siem­pre con­tra­dic­to­ria. La con­tra­dic­ción es cons­ti­tu­ti­va de su deve­nir per­ma­nen­te, entre lo que es y lo que no es, lo que es o podría estar en tran­ce de ser. La con­tra­dic­ción, asi­mis­mo, es el mar­co en el que emer­gen tan­to las cri­sis así como las posi­bi­li­da­des para su pro­fun­di­za­ción o supera­ción. No hay un afue­ra de la contradicción.

Puer­to Rico pare­ce estan­ca­do en un pun­to muer­to en el que lo vie­jo no aca­ba de morir y lo nue­vo no alcan­za nacer. Ante ello, la cri­sis tam­bién se nor­ma­li­za, se coti­dia­ni­za, con­vir­tién­do­se en un modo cada vez más pre­ca­ri­za­do de socia­li­dad ante el cúmu­lo de opor­tu­ni­da­des per­di­das para tras­cen­der­la. Sin embar­go, las apa­ren­tes con­tin­gen­cias que pare­cen aque­jar a nues­tras cir­cuns­tan­cias colec­ti­vas son en reali­dad el des­plie­gue mate­rial de la contradicción.

A pri­me­ra vis­ta es como si la sub­je­ti­vi­dad colo­nial-capi­ta­lis­ta estruc­tu­ra­da a lo lar­go de más de cin­co siglos se hubie­se con­ver­ti­do en una espe­cie de segun­da natu­ra­le­za nues­tra. Daría la impre­sión de que nos hubié­se­mos recon­ci­lia­do con la con­tra­dic­ción mis­ma inhe­ren­te a nues­tra con­di­ción, sien­do capa­ces tan sólo de lamen­tar­la o cri­ti­car­la. Sin embar­go, lo que hace fal­ta es pro­fun­di­zar­la más allá hacia la poten­cia­ción de sus posi­bi­li­da­des cons­ti­tu­ti­vas de una lógi­ca eco­nó­mi­ca-polí­ti­ca y nor­ma­ti­va nue­va que no se reduz­ca a la mera nega­ción de lo exis­ten­te. El pue­blo puer­to­rri­que­ño tie­ne que salir de su apa­ren­te impo­ten­cia colec­ti­va. Y aún en medio de las incer­ti­dum­bres acer­ca de lo que con­cre­ta­men­te podría­mos espe­rar de ese futu­ro alter­na­ti­vo y de las con­tra­dic­cio­nes pro­pias de éste, aún así habría que apos­tar al eterno movi­mien­to de lo real, que sub­vier­te esa repe­ti­ción sin fin de lo vie­jo, en aras de posi­bi­li­tar lo nuevo.

Esa impo­ten­cia colec­ti­va pare­ció ceder el verano pasa­do cuan­do miles y miles toma­mos las calles para exi­gir y con­se­guir la renun­cia del corrup­to e inep­to gober­na­dor colo­nial Ricar­do Rose­lló, un ane­xio­nis­ta y piti­yan­qui de la peor cala­ña. Has­ta logra­mos derro­tar en cin­co días el inten­to gol­pis­ta de un auto­pro­cla­ma­do, Pedro Pier­lui­si, otro ane­xio­nis­ta, que pre­ten­dió impo­ner­nos a su sali­da el gober­na­dor renun­cian­te. Pare­cía­mos suje­tos libe­ra­dos de las estruc­tu­ras del sis­te­ma, recons­tru­yen­do la reali­dad al mar­gen de éstas y apa­la­bran­do nue­vos fun­da­men­tos nor­ma­ti­vos para otro orden que pare­cía implí­ci­to en nues­tros actos, pues éstos hablan a veces más cla­ros que las pala­bras. De eso es lo que tra­ta un pro­ce­so de sub­je­ti­va­ción libe­ra­dor: la cons­ti­tu­ción de un nue­vo suje­to y el des­plie­gue de la corres­pon­dien­te subjetividad.

La his­tó­ri­ca movi­li­za­ción de fuer­zas impu­so de hecho, des­de la calle, una revo­ca­ción de man­da­to que no esta­ba con­tem­pla­da en nues­tro orde­na­mien­to jurí­di­co colo­nial-capi­ta­lis­ta. Fue un acon­te­ci­mien­to que impu­so su pro­pia fuer­za nor­ma­ti­va, crean­do los impul­sos anti­ci­pa­to­rios de una nue­va situa­ción, inclu­so de fuer­zas, cuyas con­se­cuen­cias no se pudie­ron igno­rar. La reali­dad se demos­tró mucho más crea­ti­va que nues­tras ideas a prio­ri acer­ca de ésta. ¡Su dia­léc­ti­ca mate­rial las desbordó!

Se des­per­tó la cons­ti­tu­ción viva de la calle, pro­duc­to de una sobe­ra­nía sub­je­ti­va que no requi­rió, como pre-con­di­ción, la exis­ten­cia de una sobe­ra­nía jurí­di­ca (Rive­ra Lugo, 2019). Este rena­cer auto­de­ter­mi­na­do de las luchas de cla­ses y gru­pos con­tra el orden esta­ble­ci­do, fue moto­ri­za­do des­de aba­jo, nutrién­do­se de las diver­sas expe­rien­cias de lucha acu­mu­la­das en más de cin­co siglos, obli­gan­do a los par­ti­dos colo­nia­les (Par­ti­do Nue­vo Pro­gre­sis­ta y Par­ti­do Popu­lar Demo­crá­ti­co) a ani­dar mayor­men­te en las som­bras. El pue­blo rebel­de tomó la pala­bra para sí y actuó con­for­me a ella.

Sin embar­go, no bas­ta con resis­tir ni siquie­ra con rebe­lar­se si ese acto con­tes­ta­ta­rio no fun­da una nue­va secuen­cia pro­pia de hechos cons­ti­tu­ti­vos de un pro­yec­to afir­ma­ti­vo para la estruc­tu­ra­ción de un nue­vo país y una nue­va socie­dad. De nada vale negar la auto­ri­dad de un gober­nan­te corrup­to e inep­to para seguir habi­tan­do en el mis­mo terreno putre­fac­to e incom­pe­ten­te que lo creó, eli­gió y sos­tu­vo, aun­que sea bajo un nue­vo sem­blan­te. Así que­dó con­fir­ma­do una vez más cuan­do una vez obte­ni­do el obje­ti­vo inme­dia­to, una vez pro­du­ci­da la tran­si­ción y suce­sión de man­do pro­vis­ta bajo la Cons­ti­tu­ción colo­nial, la rebe­lión se detu­vo y sus fuer­zas se des­mo­vi­li­za­ron. El orden colo­nial capi­ta­lis­ta reto­mó la calle ante el hecho de que fui­mos inca­pa­ces de pro­fun­di­zar la con­tra­dic­ción como si estu­vié­se­mos con­de­na­dos, como suje­tos cons­ti­tui­dos por esta mal­di­ta colo­nia capi­ta­lis­ta, a repri­mir eter­na­men­te ese orden de bata­lla que lle­va­mos tam­bién en nues­tro inte­rior. Y es que el suje­to tam­bién está sumi­do en la con­tra­dic­ción. Nues­tros actos expre­san la con­tra­dic­ción que habi­ta en noso­tros, en eso que lla­man nues­tro incons­cien­te, una sub­je­ti­vi­dad colo­ni­za­da de la que cues­ta librar­se, mar­ca­da por su his­to­ri­ci­dad con­flic­tual y tam­bién su polí­ti­ca reprimida.

El vér­ti­go que se sien­te ante el colapso

Casi inme­dia­ta­men­te, el país des­per­ta­ría a la reali­dad de que se había cam­bia­do para que en el fon­do nada cam­bia­ra. La nue­va ocu­pan­te de la gober­na­ción, Wan­da Váz­quez, quien como Secre­ta­ria de Jus­ti­cia encu­brió fiel­men­te las accio­nes corrup­tas de su pre­de­ce­sor, con­ti­nuó ope­ran­do bajo la mis­ma agen­da corrup­ta y colo­nia­lis­ta. Siguie­ron suce­dién­do­se y acu­mu­lán­do­se los escán­da­los, así como las mues­tras de inca­pa­ci­dad para gober­nar por el bien común. No ha pasa­do un día sin que los medios infor­men de una fecho­ría nue­va des­cu­bier­ta o de algu­na negli­gen­cia cra­sa de un fun­cio­na­rio de su gobierno.

Las polí­ti­cas de aus­te­ri­dad y reduc­ción de la plan­ti­lla de emplea­dos prác­ti­ca­men­te vacia­ron a las agen­cias del gobierno de los sufi­cien­tes fun­cio­na­rios nece­sa­rios para poder garan­ti­zar su ope­ra­ción efec­ti­va. Así ocu­rrió, por ejem­plo, con el sis­te­ma públi­co de salud, cuyo pre­su­pues­to ape­nas da para garan­ti­zar la pres­ta­ción de ser­vi­cios en tiem­pos nor­ma­les. En medio de una pan­de­mia, el sis­te­ma fue des­bor­da­do. A ello con­tri­bu­yó la emi­gra­ción de un sec­tor sig­ni­fi­ca­ti­vo de espe­cia­lis­tas médi­cos y demás tra­ba­ja­do­res de la salud, indis­pues­tos a seguir labo­ran­do bajo las con­di­cio­nes impues­tas por las ase­gu­ra­do­ras de ser­vi­cios pri­va­dos de salud, los ver­da­de­ros due­ños de lo que hoy, sin tapu­jos, se lla­ma “la indus­tria de la salud”.

Al mis­mo tiem­po, los hos­pi­ta­les pri­va­dos han des­pe­di­do per­so­nal médi­co y enfer­me­ras, al no poder seguir ope­ran­do bajo sus lógi­cas empre­sa­ria­les y ver­se for­za­do a limi­tar sus ser­vi­cios a la aten­ción de casos con­ta­gia­dos con el coro­na­vi­rus. El Depar­ta­men­to de Salud con­fe­só su inca­pa­ci­dad para ofre­cer esta­dís­ti­cas con­fia­bles sobre con­ta­gia­dos y muer­tos a con­se­cuen­cia de la pan­de­mia. Aún a muchos de los falle­ci­dos se les con­ta­bi­li­za exclu­si­va­men­te a par­tir de lo cer­ti­fi­ca­do por el per­so­nal médi­co en el acta de defun­ción, pues no le han sido admi­nis­tra­das las prue­bas mole­cu­la­res corres­pon­dien­tes. El Secre­ta­rio que diri­ge el Depar­ta­men­to, el Dr. Loren­zo Gon­zá­lez, lle­gó inclu­so a ale­gar la san­dez de que man­te­ner secre­tos era de lo que tra­ta­ba su cargo.

Entre­tan­to, ese mis­mo Depar­ta­men­to de Salud con­tra­tó, a escon­di­das y con un total des­par­pa­jo, a más de mil por cien­to de sobre­pre­cio con una empre­sa de cons­truc­ción, pro­pie­dad de miem­bros del par­ti­do gober­nan­te, las prue­bas rápi­das de detec­ción de COVID-19, por una suma total de 38 millo­nes de dóla­res. “El virus es pro­duc­ti­vo”, fue el men­sa­je envia­do por uno de los empre­sa­rios a sus demás com­pin­ches, cele­bran­do los millo­nes que se esta­rían embol­si­can­do. Final­men­te, resul­tó que no eran prue­bas debi­da­men­te apro­ba­das ni exis­tían real­men­te en Aus­tra­lia, el país de ori­gen del supues­to ven­de­dor. Ante las denun­cias múl­ti­ples rea­li­za­das en los medios de comu­ni­ca­ción, el gobierno colo­nial se vio for­za­do a can­ce­lar la ile­gal compraventa.

La emi­gra­ción antes men­cio­na­da en bus­ca de mejo­res con­di­cio­nes de tra­ba­jo afec­tó has­ta a la Poli­cía de Puer­to Rico quien, des­de los hura­ca­nes del 2017, vio dra­má­ti­ca­men­te mer­ma­das sus filas, así como su capa­ci­dad para garan­ti­zar la segu­ri­dad públi­ca. Se esti­ma que sólo uno de cada diez deli­tos que se come­ten, son final­men­te escla­re­ci­dos y obje­to de la radi­ca­ción de car­gos. Eso sí, siem­pre la Poli­cía colo­nial ha esta­do pres­ta para la repre­sión de las pro­tes­tas y luchas. Inclu­so, el Comi­sio­na­do a car­go de la uni­for­ma­da, pre­ten­dió decla­rar sus­pen­di­da la Cons­ti­tu­ción colo­nial y su Car­ta de Dere­chos, des­pués de las once de la noche, en medio de la rebe­lión civil del verano pasado.

¡La colo­nia yan­qui ha colap­sa­do! Puer­to Rico dejó de ser la vitri­na con la que el impe­ria­lis­mo esta­dou­ni­den­se le ven­día a los paí­ses del lla­ma­do Ter­cer Mun­do las bon­da­des de ser socio suyo, sobre todo en con­tras­te con las pri­va­cio­nes impues­tas por su blo­queo cri­mi­nal a nues­tra her­ma­na, la Cuba revolucionaria.

A par­tir de 1992, Puer­to Rico se embar­có deci­di­da­men­te en for­jar­le un nue­vo ros­tro neo­li­be­ral a la colo­nia. Se pasó a la cor­po­ra­ti­va­ción y pri­va­ti­za­ción del gobierno, inclu­yen­do el sis­te­ma públi­co de salud, el sis­te­ma públi­co de comu­ni­ca­cio­nes, entre otros. Se adop­ta­ron las lógi­cas empre­sa­ria­les, inclu­yen­do las con­ta­bles, para ope­rar la esfe­ra de lo públi­co, ya en abier­to mari­da­je con la esfe­ra pri­va­da. El gobierno colo­nial se eri­gió en un espa­cio mayor­men­te de nego­cios pri­va­dos, en el que inclu­so la pres­ta­ción de ser­vi­cios ha sido cre­cien­te­men­te pri­va­ti­za­da. Así las cosas, la esfe­ra públi­ca fue pro­gre­si­va­men­te lum­pe­ni­zán­do­se en manos de inver­sio­nis­tas polí­ti­cos, bus­co­nes y opor­tu­nis­tas, imbé­ci­les con cha­que­ta y cor­ba­ta, en fin poli­ti­que­ros de toda índo­le bus­can­do vivir del gobierno y de la polí­ti­ca. La corrup­ción mos­tró ser con­sus­tan­cial al neo­li­be­ra­lis­mo y a sus lógi­cas de valo­ra­ción. Todo ello faci­li­tó la inca­pa­ci­ta­ción cre­cien­te del gobierno y de la esfe­ra públi­ca para dar­le solu­ción a las nue­vas grie­tas que se aso­ma­ron den­tro de un modo de socia­li­dad cun­di­do de cada vez mayor explo­ta­ción, des­igual­dad, mise­ria y pre­ca­ri­za­ción de la vida toda para la inmen­sa mayoría.

El colap­so mate­rial del régi­men colo­nial-capi­ta­lis­ta ya había toma­do de por sí con­tor­nos escan­da­lo­sos a par­tir de la des­truc­ción impues­ta por los dos hura­ca­nes del 2017, las sobre 4 mil muer­tes acae­ci­das como resul­ta­do, el ham­bre adve­ni­do entre muchos, sobre todo los niños, y el aban­dono efec­ti­vo de nues­tro pue­blo a su suer­te por par­te del gobierno racis­ta de Donald Trump. Sólo lle­gó final­men­te como un 20 por cien­to de la ayu­da pro­me­ti­da para la recons­truc­ción de nues­tro país. Esta cala­mi­dad colec­ti­va se vino a sumar a la quie­bra finan­cie­ra del gobierno colo­nial en el 2014; a la nega­ti­va del gobierno de Barack Oba­ma de apro­bar un res­ca­te finan­cie­ro del país en medio de la cri­sis; lo que, a su vez, se agre­gó a una déca­da de con­trac­ción eco­nó­mi­ca. En lo que cons­ti­tu­ye poner de fac­to bajo una sin­di­ca­tu­ra al gobierno colo­nial y enga­ve­tar toda pre­ten­sión de que exis­te en nues­tro país tan siquie­ra una sem­blan­za de gobierno pro­pio, Washing­ton ter­mi­nó impo­nien­do una “Jun­ta de Con­trol Fis­cal” que gober­na­ría abso­lu­ta­men­te sobre las finan­zas colo­nia­les. Su misión es el pago de la deu­da públi­ca a los acree­do­res, inclu­yen­do a los lla­ma­dos fon­dos bui­tres, aún a cos­ta de la impo­si­ción de sal­va­jes medi­das de aus­te­ri­dad que nos han ido des­po­jan­do de dere­chos adqui­ri­dos y nive­les míni­mos de bien­es­tar. Este esce­na­rio inhe­ren­te a la con­di­ción de nece­si­dad que nos fue arro­pan­do, se nos pin­tó como una fata­li­dad sin sali­da ante la corrup­ción ram­pan­te e inca­pa­ci­dad admi­nis­tra­ti­va del gobierno colonial.

Ante ello, el éxo­do de sec­to­res sig­ni­fi­ca­ti­vos de nues­tra pobla­ción sólo se pro­fun­di­zó, sobre todo lue­go del terre­mo­to del 7 de enero pasa­do en el sur del país. Edwin Gon­zá­lez, el prin­ci­pal publi­cis­ta del gober­na­dor pasa­do, decla­ró en una oca­sión que soña­ba con “un Puer­to Rico sin puer­to­rri­que­ños”. Actual­men­te, sólo el 40 por cien­to del pue­blo vive en nues­tro país, el res­to mayor­men­te en Esta­dos Uni­dos. Se esti­ma que, a pesar de con­tar con casi 4 millo­nes de habi­tan­tes en el cen­so del 2000, para el 2020 podría estar mucho más cer­ca de los 3 millo­nes. Los demó­gra­fos vati­ci­nan que al paso actual para el 2030 la pobla­ción esta­rá ya cer­ca de 2 millo­nes. A ello se une el decre­ci­mien­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la tasa de naci­mien­tos –en el 2019: 6.9 por cada 1,000 habi­tan­tes- en com­pa­ra­ción con los falle­ci­mien­tos – 9.7 por cada 1,000 habi­tan­tes. En fin, emi­gran y mue­ren más puer­to­rri­que­ños de los que están nacien­do. A este paso, para el 2050, se esti­ma que la pobla­ción de Puer­to Rico esta­rá cer­ca del millón de habi­tan­tes, la mis­ma can­ti­dad que encon­tra­ron los yan­quis cuan­do nos inva­die­ron en 1898. ¡La des­po­bla­ción de Puer­to Rico con el que soñó el publi­cis­ta ane­xio­nis­ta ame­na­za con hacer­se realidad!

La pan­de­mia pre­sen­te tan sólo ha agra­va­do la situa­ción antes des­cri­ta. Miles han que­da­do des­em­plea­dos e inca­pa­ces de pro­veer para la sub­sis­ten­cia de sus fami­lias. La cua­ren­te­na y el toque de que­da impues­tos por el gobierno des­de media­dos de mar­zo, aspi­ra tam­bién a una cri­mi­na­li­za­ción de fac­to de las pro­tes­tas. La polí­ti­ca de dis­tan­cia­mien­to social o físi­ca, si bien pare­ce haber sal­va­do vidas ante la inca­pa­ci­dad guber­na­men­tal para la admi­nis­tra­ción gene­ra­li­za­da de prue­bas y el segui­mien­to de casos, se ha tra­du­ci­do en un con­trol polí­ti­co del gobierno de cual­quier inten­to de con­trol o fis­ca­li­za­ción demo­crá­ti­ca. A comien­zos de junio, pare­ce que empie­za a rom­per­se el cer­co con el reini­cio de pro­tes­tas fren­te a La For­ta­le­za, el pala­cio de gobernación.

A lo ante­rior se suman los pro­ble­mas del gobierno colo­nial para dis­tri­buir las ayu­das públi­cas apro­ba­das, tan­to por el gobierno fede­ral como por el pro­pio gobierno colo­nial, para los miles que han per­di­do sus empleos con el cie­rre par­cial de la eco­no­mía o para las fami­lias pobres. Esta­mos hablan­do de un país en que apro­xi­ma­da­men­te el 60 por cien­to de la pobla­ción vive bajo los nive­les de pobre­za y que, de repen­te, ha vis­to sus con­di­cio­nes de sub­sis­ten­cia seria­men­te com­pro­me­ti­das. Esta situa­ción que­da agra­va­da por las nue­vas res­tric­cio­nes que el gobierno de Trump ha ido impo­nien­do a toda ayu­da desig­na­da para Puer­to Rico. Por un lado, ale­ga éste que ya se le ha dado dema­sia­do a la isla y, por otro lado, afir­ma que cual­quier ayu­da sería des­via­da por el gobierno colo­nial hacia fines corruptos .

Aho­ra bien, si es cier­to que ha colap­sa­do el régi­men colo­nial-capi­ta­lis­ta, no pare­ce haber­se desa­rro­lla­do cam­bios corre­la­ti­vos de la sub­je­ti­vi­dad. El par­ti­do gober­nan­te da seña­les de que se pre­pa­ra para robar­se las elec­cio­nes pró­xi­mas, habien­do impues­to uni­la­te­ral­men­te una nue­va ley elec­to­ral que le bene­fi­cia abier­ta­men­te al per­mi­tir que voten per­so­nas no domi­ci­lia­das en Puer­to Rico. Anun­cia los pla­nes para cele­brar, coin­ci­dien­do con las elec­cio­nes gene­ra­les de noviem­bre pró­xi­mo, un pro­ce­so de con­sul­ta con el que bus­can se refren­de su cam­pa­ña de siem­pre a favor de la ane­xión de Puer­to Rico a Esta­dos Uni­dos. Su per­sis­ten­cia maja­de­ra no tie­ne lími­tes a pesar, inclu­so, de la posi­ción expre­sa del racis­ta y cla­sis­ta Trump en con­tra de la ane­xión de Puer­to Rico, una nación cari­be­ña y lati­no­ame­ri­ca­na. La dere­cha ane­xio­nis­ta y colo­nia­lis­ta ha esca­la­do a nive­les insos­pe­cha­dos su des­pre­cio del pue­blo, tal vez más allá de lo que inclu­so había lle­ga­do el gober­na­dor pasa­do obje­to de la rebe­lión civil. Sin embar­go, nada o casi nada pasa. El gobierno colo­nial sigue actuan­do con impunidad.

El pue­blo pare­ce haber per­di­do la vita­li­dad estra­té­gi­ca del verano pasa­do. Se regis­tran tan sólo crí­ti­cas al mal gobierno o se cul­ti­van expec­ta­ti­vas de cam­bio cen­tra­das en las pró­xi­mas elec­cio­nes gene­ra­les. Aún las expec­ta­ti­vas ini­cia­les que levan­tó en cier­tos sec­to­res la orga­ni­za­ción del Movi­mien­to Vic­to­ria Ciu­da­da­na, en el sen­ti­do de que pudie­se repre­sen­tar un cam­bio refres­can­te para la polí­ti­ca puer­to­rri­que­ña, podrían irse disi­pan­do poco a poco. Es lo que pasa con las mogo­llas ideo­ló­gi­cas que pre­ten­den repre­sen­tar­lo todo pero que final­men­te ter­mi­nan por no repre­sen­tar algo en con­cre­to. Optan por lo “polí­ti­ca­men­te con­ve­nien­te” y le ofre­cen al país un catá­lo­go sim­pá­ti­co de refor­mas que no van a la raíz de las con­tra­dic­cio­nes sis­té­mi­cas que nos aque­jan. En ese sen­ti­do, su pro­pues­ta pro­gra­má­ti­ca sigue ancla­da en el mar­co colonial-capitalista.

En su cele­bra­da nove­la La insor­por­ta­ble leve­dad del ser, afir­ma el escri­tor Milan Kun­de­ra que aquel que desee algo mejor en esta vida “tie­ne que con­tar con que algún día le inva­di­rá el vér­ti­go”. Y abun­da al res­pec­to: “¿Qué es el vér­ti­go? ¿El mie­do a la caí­da? ¿Pero por qué tam­bién nos da vér­ti­go en un mira­dor pro­vis­to de una valla segu­ra? El vér­ti­go es algo dife­ren­te del mie­do a la caí­da. El vér­ti­go sig­ni­fi­ca que la pro­fun­di­dad que se abre ante noso­tros nos atrae, nos sedu­ce, des­pier­ta en noso­tros el deseo de caer, del cual nos defen­de­mos espan­ta­dos.” (Kun­de­ra, 1990: 66 – 67).

Nues­tra sumi­sión con­ti­nua­da al orden colo­nial-capi­ta­lis­ta nos cons­ti­tu­ye como seres que expe­ri­men­ta­mos ese carác­ter con­tra­dic­to­rio del vér­ti­go cada vez que aspi­ra­mos a un Puer­to Rico muy otro: por un lado, nos sedu­ce la posi­bi­li­dad de ser libres de toda ata­du­ra que impi­de que sea­mos due­ños y due­ñas de nues­tro pro­pio des­tino; pero, por otro lado, nos ate­rra la pro­fun­di­dad de los retos que ani­dan detrás de ese deseo. Des­de cuán­do se nos anda dicien­do y repi­tien­do que no somos capa­ces de gober­nar­nos a noso­tros mis­mos o de orga­ni­zar­nos para pro­du­cir lo que se requie­re para satis­fa­cer nues­tras nece­si­da­des colec­ti­vas, espe­cial­men­te en un mun­do glo­ba­li­za­do que nos ha sido mayor­men­te ajeno debi­do a nues­tra depen­den­cia cua­si-abso­lu­ta en la eco­no­mía-polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se. Siem­pre se ha dicho que si fué­se­mos inde­pen­dien­tes nos mata­ría­mos los unos a los otros y nos mori­ría­mos de ham­bre. Sin embar­go, es hoy bajo el régi­men colo­nial-capi­ta­lis­ta que lite­ral­men­te los puer­to­rri­que­ños están murien­do, ape­nas sobre­vi­vien­do o huyen­do para sal­var sus vidas. El desas­tre actual no es pro­duc­to de la inde­pen­den­cia, de una demo­cra­cia radi­cal y menos aún del socia­lis­mo, sino que de la colo­nia capi­ta­lis­ta impues­ta y sos­te­ni­da por Esta­dos Unidos.

Los impe­rios, Espa­ña pri­me­ro y Esta­dos Uni­dos des­pués, nos qui­sie­ron cons­ti­tuir con una iden­ti­dad débil y, como tal, alie­nan­te como pue­blo. Esa debi­li­dad nos incul­ca el mie­do hacia una exis­ten­cia sobe­ra­na e inde­pen­dien­te como si fue­se un sal­to o caí­da al vacío. Sin embar­go, toda iden­ti­dad es con­tra­dic­to­ria. El Uno se divi­de en Dos. El mie­do a caer con­vi­ve per­ma­nen­te­men­te con el deseo de caer o, si se pre­fie­re, con el deseo de sal­tar para “volar”, como hizo el per­so­na­je de Neo en la pelí­cu­la The Matrix cuan­do toma cons­cien­cia de su poder para trans­for­mar sus cir­cuns­tan­cias y posi­bi­li­da­des. Es la aper­tu­ra de una sali­da que, a su vez, es rup­tu­ra con la repe­ti­ción eter­na de lo mis­mo. Sólo un acto tal nos con­fir­ma­rá final­men­te como suje­tos libres.

Ni Dios, ni el esta­do, ni el mercado

El Secre­ta­rio de Salud del gobierno colo­nial afir­mó el 8 de mayo pasa­do que en vez de andar pidien­do la admi­nis­tra­ción gene­ral y gra­tui­ta de prue­bas, e inclu­so esta­dís­ti­cas con­fia­bles, el pue­blo debía rogar por la ayu­da de Dios. “No hay más cien­cia cier­ta que pedir a papá Dios”, mani­fes­tó. La gober­na­do­ra colo­nial ha cele­bra­do actos de ora­ción en La For­ta­le­za. Tam­bién, en medio de la pan­de­mia, la Asam­blea Legis­la­ti­va colo­nial, de mayo­ría ane­xio­nis­ta, impu­so sin vis­tas un nue­vo Códi­go Civil lleno de valo­ra­cio­nes dis­cri­mi­na­to­rias pro­pias del fun­da­men­ta­lis­mo reli­gio­so en detri­men­to de los dere­chos y liber­ta­des de sec­to­res impor­tan­tes de nues­tra socie­dad, en par­ti­cu­lar las muje­res y el sec­tor LGBTI.

Puer­to Rico ha vivi­do la deva­lua­ción pro­gre­si­va del prin­ci­pio cons­ti­tu­cio­nal de sepa­ra­ción entre igle­sia y esta­do. No exis­te even­to o reu­nión guber­na­men­tal, o acti­vi­dad esco­lar públi­ca que no se ini­cie con una ora­ción dis­fra­za­da de “invo­ca­ción”. Puer­to Rico se acer­ca cada vez más a la refun­da­ción de su esta­do de dere­cho como una teo­cra­cia fari­sai­ca carac­te­ri­za­da por una polí­ti­ca sin alma. En el nue­vo Códi­go Civil ya hay atis­bos de ella. He allí la ilu­sión reli­gio­sa, esa pre­di­ca ideo­ló­gi­ca diri­gi­da a que el pue­blo renun­cie a sus aspi­ra­cio­nes mate­ria­les en el aquí y aho­ra en aras de la con­tro­ver­ti­ble pro­me­sa meta­fí­si­ca de un más allá. Nue­va­men­te, la reli­gión como feti­che, es decir, como opio del pue­blo, tal y como sen­ten­ció Marx.

Por otro lado, quie­nes hablan en estos días del retorno de la impor­tan­cia del Esta­do, se olvi­dan que éste pre­ci­sa­men­te ha sido par­te del pro­ble­ma. Sea el Esta­do libe­ral, el Esta­do social o de bien­es­tar e, inclu­so, el Esta­do socia­lis­ta (sobre todo en sus expre­sio­nes euro­peas y asiá­ti­cas), han tra­ta­do en el fon­do de una for­ma polí­ti­ca eli­tis­ta que ha ser­vi­do para ins­tru­men­tar y repro­du­cir las lógi­cas de acu­mu­la­ción y domi­na­ción del capi­tal. Asi­mis­mo, se plan­tean sub­su­mir –o colo­ni­zar– bajo éstas la vida toda. Ello inclu­ye la pro­duc­ción de la sub­je­ti­vi­dad ideo­ló­gi­ca nece­sa­ria para vali­dar unas rela­cio­nes socia­les y de poder his­tó­ri­ca­men­te con­cre­tas: las capi­ta­lis­tas. Por más que se pre­ten­da dis­fra­zar, la eco­no­mía polí­ti­ca ha sido siem­pre la razón del Esta­do en todas sus mani­fes­ta­cio­nes. Se pen­só erra­da­men­te que esa for­ma his­tó­ri­ca con­tra­dic­to­ria lla­ma­da Esta­do podría refor­mar­se para supe­rar sus orí­ge­nes libe­ra­les y sus lógi­cas sal­va­jes de acu­mu­la­ción y dominación.

El lla­ma­do Esta­do social o de bien­es­tar fue uno de esos inten­tos, pre­di­ca­do sobre la apues­ta en una lógi­ca de con­ci­lia­ción entre las cla­ses y sus intere­ses. Den­tro de ese mar­co se abrió espa­cio para el desa­rro­llo de una lucha de cla­ses que sería mayor­men­te cana­li­za­da por medio de un Esta­do de dere­cho. Las lógi­cas de suma cero y de exclu­sión —para que unos ganen, otros tie­nen que per­der— pro­pias del capi­tal fue­ron cedien­do a las lógi­cas de una rela­ti­va inclu­sión y socia­li­za­ción cre­cien­te del pro­ce­so de pro­duc­ción y de acu­mu­la­ción. Los tra­ba­ja­do­res, con sus luchas, amplia­ron el mar­co de reco­no­ci­mien­to for­mal de sus dere­chos, a cos­ta de una reduc­ción en la tasa de bene­fi­cios de los capi­ta­lis­tas, y la impo­si­ción de limi­ta­cio­nes a sus dere­chos pro­pie­ta­rios y con­trac­tua­les. El pro­ce­so de socia­li­za­ción alcan­zó inclu­so a la ins­ti­tu­ción de la pro­pie­dad pri­va­da, asig­nán­do­se­le una fun­ción social que jus­ti­fi­ca­ba su regu­la­ción en aten­ción al bien­es­tar gene­ral de la socie­dad. Has­ta la ins­ti­tu­ción bur­gue­sa del con­tra­to fue modi­fi­ca­da median­te el reco­no­ci­mien­to a la des­igual­dad obje­ti­va entre el capi­ta­lis­ta y el tra­ba­ja­dor, lo que dio pie al desa­rro­llo del dere­cho del tra­ba­jo, inclu­yen­do el dere­cho a orga­ni­zar­se y a nego­ciar colec­ti­va­men­te su con­tra­to de empleo con el patrono, y has­ta el dere­cho a la huel­ga. El mar­co de los dere­chos se amplió más aún con la lucha de otros gru­pos subal­ter­nos por su igual­dad. Así suce­dió, por ejem­plo, en Esta­dos Uni­dos con la lucha de los negros, de los lati­no­ame­ri­ca­nos y de las muje­res, entre otros. Todo ello tuvo tam­bién como resul­ta­do garan­ti­zar la con­ti­nui­dad del sis­te­ma capi­ta­lis­ta. Lamen­ta­ble­men­te, ya para la déca­da de los seten­tas del siglo pasa­do, el Esta­do social o de bien­es­tar se detu­vo en su desa­rro­llo en la medi­da en que no estu­vo dis­pues­to a seguir pro­fun­di­zan­do su desa­rro­llo más allá del capi­ta­lis­mo. La cla­se capi­ta­lis­ta se sin­tió nue­va­men­te en con­di­cio­nes de reim­po­ner su poder sal­va­je, sin con­ci­lia­ción algu­na con el res­to de la sociedad.

Por otra par­te, el Esta­do socia­lis­ta —por lo menos el mode­lo sovié­ti­co y euro-orien­tal— nun­ca pasó de ser un ins­tru­men­to para el man­do buro­crá­ti­co sobre un modo alter­na­ti­vo de acu­mu­la­ción al expe­ri­men­ta­do his­tó­ri­ca­men­te bajo el libe­ra­lis­mo. Sin embar­go, sus lógi­cas fue­ron igual­men­te sal­va­jes, con la apli­ca­ción con­tro­ver­ti­ble de la for­ma valor de la socie­dad capi­ta­lis­ta, y bajo una dic­ta­du­ra ale­ga­da­men­te del pro­le­ta­ria­do, aun­que en reali­dad en manos de una buro­cra­cia par­ti­da­ria. La pro­pues­ta ori­gi­nal pro­veía para que la for­ma bur­gue­sa del Esta­do fue­se sus­ti­tui­da por una nue­va estruc­tu­ra eco­nó­mi­co-polí­ti­ca de poder de los soviets, es decir, de las asam­bleas de obre­ros y cam­pe­si­nos, ins­pi­ra­da en la expe­rien­cia his­tó­ri­ca de la Comu­na de Paris de 1871. Marx, inclu­so, había insis­ti­do que, en el caso de Rusia, tal vez la for­ma comu­na podría cons­ti­tuir una matriz alter­na­ti­va de desa­rro­llo a la socie­dad-mer­ca­do capi­ta­lis­ta. Sin embar­go, ese rum­bo fue casi inme­dia­ta­men­te aban­do­na­do ante el fuer­te ase­dio y la des­es­ta­bi­li­za­ción eco­nó­mi­ca que con­fron­tó la joven revo­lu­ción bol­che­vi­que. La estruc­tu­ra polí­ti­ca que le suce­dió fue la pro­pia de una for­ta­le­za ase­dia­da que debió luchar por años por su super­vi­ven­cia. La estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca fue una com­bi­na­ción de esta­ti­za­ción —a dife­ren­cia de socia­li­za­ción y comu­ni­za­ción— de los medios de pro­duc­ción e inter­cam­bio, bajo un mode­lo dis­ci­pli­na­rio de acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria. La lógi­ca de la gue­rra de cla­ses que se le impu­so des­de afue­ra, par­ti­cu­lar­men­te por Euro­pa Occi­den­tal y Esta­dos Uni­dos, resul­tó en un mar­co alta­men­te res­tric­ti­vo para el pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio sovié­ti­co, sobre todo para la liber­tad, lo que lle­vó a su even­tual desplome.

La reduc­ción de la revo­lu­ción y, sobre todo, de sus fines polí­ti­cos comu­nis­tas, a obje­ti­vos mayor­men­te eco­nó­mi­cos, sin preo­cu­par­se por el desa­rro­llo del nue­vo suje­to comu­nis­ta nece­sa­rio, hun­dió al Esta­do socia­lis­ta sovié­ti­co en un eco­no­mi­cis­mo puro que con­tri­bu­yó a la pri­va­ti­za­ción y mer­can­ti­li­za­ción pro­gre­si­va de la sub­je­ti­vi­dad de sus ciu­da­da­nos. Se pre­ten­dió igno­rar que las leyes eco­nó­mi­cas capi­ta­lis­tas cons­ti­tu­yen una sub­je­ti­vi­dad con­cre­ta: la capi­ta­lis­ta. Se olvi­dó que la revo­lu­ción que aspi­ra a dar el sal­to his­tó­ri­co hacia una nue­va socie­dad comu­nis­ta, no pue­de con­for­mar­se con la mera pro­duc­ción y redis­tri­bu­ción de rique­za. La ver­da­de­ra palan­ca trans­for­ma­ti­va está en la pro­duc­ción de esa nue­va sub­je­ti­vi­dad nece­sa­ria para poten­ciar y cons­truir la nue­va socie­dad. En ese sen­ti­do, la revo­lu­ción es total y per­ma­nen­te, o deja de ser una revolución.

Ambas, tan­to el Esta­do socia­lis­ta como el Esta­do social o de bien­es­tar, fue­ron opor­tu­ni­da­des his­tó­ri­cas per­di­das de las que se valió la cla­se capi­ta­lis­ta para impo­ner, a san­gre y a fue­go, la con­tra­rre­vo­lu­ción neo­li­be­ral para recu­pe­rar las cuo­tas de poder per­di­das duran­te el Siglo XX, el gran siglo de la con­tra­dic­ción entre el capi­tal y el tra­ba­jo, el impe­ria­lis­mo y las luchas de libe­ra­ción nacio­nal. Pare­cía haber­se roto en dos para siem­pre la his­to­ria de la Moder­ni­dad capi­ta­lis­ta Sin embar­go, ya para fina­les del pasa­do siglo la con­tra­rre­vo­lu­ción neo­li­be­ral había arro­pa­do tam­bién a la Unión Sovié­ti­ca, la Euro­pa Orien­tal y la Chi­na Popu­lar. En Euro­pa Occi­den­tal, la social­de­mo­cra­cia se con­vir­tió en su prin­ci­pal pala­dín bajo las figu­ras de Tony Blair y Feli­pe Gon­zá­lez, entre otros. En Esta­dos Uni­dos fue el demó­cra­ta Bill Clin­ton el que cul­mi­nó allí la cons­truc­ción del nue­vo orden neo­li­be­ral ini­cia­da por Ronald Reagan.

Par­tien­do de la idea de que el pro­ble­ma mayor del capi­ta­lis­mo es la demo­cra­cia, bajo el neo­li­be­ra­lis­mo la cla­se capi­ta­lis­ta se encar­gó, por ejem­plo, de borrar la rela­ti­va –o, tal vez, apa­ren­te o ilu­so­ria– auto­no­mía a la que había acce­di­do la for­ma Esta­do bajo el lla­ma­do Esta­do social o de bien­es­tar. Borró la sepa­ra­ción que exis­tía entre el domi­nio eco­nó­mi­co y el domi­nio polí­ti­co, para hacer­se direc­ta­men­te esta­do. Sub­su­mió a éste bajo sus lógi­cas eco­nó­mi­co-polí­ti­cas. Dicho pro­ce­so de cor­po­ra­ti­va­ción y pri­va­ti­za­ción de la esfe­ra de lo públi­co inclu­yó, asi­mis­mo, su apro­pia­ción de los pro­ce­sos elec­to­ra­les y de for­mu­la­ción de polí­ti­ca públi­ca ase­gu­rán­do­se, entre otras cosas, de que las deci­sio­nes rela­ti­vas a la eco­no­mía esta­rían en manos de cua­dros téc­ni­cos suyos, en par­ti­cu­lar vin­cu­la­dos al capi­tal finan­cie­ro. Ese es el esta­do neo­li­be­ral, el mis­mo que sale al res­ca­te del capi­tal en cada cri­sis que enfren­ta como, por ejem­plo, la del 2008 y la pan­de­mia actual, mien­tras deja al res­to de la socie­dad para que sobre­vi­va como pue­da. Se tra­ta de un modo de gober­nan­za cuya matriz nor­ma­ti­va se encuen­tra en el mer­ca­do capitalista.

Es el Esta­do de la sub­sun­ción real y total bajo los dic­ta­dos del capi­tal y, como tal, es tam­bién el Esta­do de la for­clu­sión del suje­to, es decir, el que pre­ten­de cerrar­le al suje­to toda posi­bi­li­dad de sali­da y aún de pro­gre­so. El sis­te­ma capi­ta­lis­ta nos redu­ce a nuda vida, a una exis­ten­cia pre­ca­ri­za­da y a cuer­pos dese­cha­bles si no pue­den cum­plir obe­dien­te­men­te con los reque­ri­mien­tos del orden esta­ble­ci­do, como bien demues­tra en tiem­pos recien­tes la vio­len­ta esca­la­da repre­si­va con­tra afro­ame­ri­ca­nos y lati­no­ame­ri­ca­nos en Esta­dos Uni­dos. La actual rebe­lión anti­rra­cis­ta se plan­tea el des­man­te­la­mien­to de ese Esta­do auto­ri­ta­rio y cri­mi­nal, y la ins­ti­tu­ción, en su lugar, de un nue­vo mar­co comu­ni­za­do y demo­crá­ti­ca­men­te par­ti­ci­pa­ti­vo de regu­la­ción social, segu­ri­dad públi­ca e, inclu­so, de gobernanza.

El nue­vo orden glo­bal del que tan­to se ha habla­do pare­ce haber sufri­do un cor­to cir­cui­to, pues las res­pues­tas orga­ni­za­das ante la pan­de­mia han sido mayor­men­te nacio­na­les y loca­les, sobre todo des­de los gobier­nos. Cla­ro está, en los casos de Esta­dos Uni­dos, Sue­cia, Bra­sil y Puer­to Rico, los gobier­nos cen­tra­les han sido obs­tácu­los para la adop­ción e implan­ta­ción de medi­das colec­ti­vas que pri­vi­le­gien la salud y la vida. El cre­cien­te nacio­na­lis­mo de dere­cha, sobre todo en el caso de Esta­dos Uni­dos bajo Trump, ha con­tri­bui­do a una espe­cie de des­glo­ba­li­za­ción cre­cien­te. La Unión Euro­pea ha deja­do solos a sus esta­dos miem­bros para que resuel­van como pue­dan la cri­sis pan­dé­mi­ca y sólo a últi­ma hora pare­ce dis­pues­ta a faci­li­tar unas ayu­das eco­nó­mi­cas –¡too little too late!– a los esta­dos más afec­ta­dos. Son paí­ses como, por ejem­plo, Chi­na, Cuba, Vene­zue­la e Irán los que han insis­ti­do en la impor­tan­cia de la cola­bo­ra­ción y soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal ante los retos plan­tea­dos por el coro­na­vi­rus. Sin embar­go, la polí­ti­ca exte­rior de Washing­ton pre­ten­de redu­cir a los cua­tro a ser parias, inclu­yen­do aho­ra a Chi­na quien, en tiem­pos recien­tes, ha sido uno de los moto­res prin­ci­pa­les de la ace­le­ra­ción de las ten­den­cias glo­ba­li­zan­tes del mun­do capi­ta­lis­ta vivi­das des­de fina­les del Siglo XX. Todo ello va defi­nien­do una situa­ción de caos sis­té­mi­co. El vie­jo orden uni­po­lar decae, aun­que el nue­vo –que se vati­ci­na será mul­ti­po­lar– aún está en tran­ce de ser.

De ahí que no se pue­de brin­car a la lige­ra, en medio de las cir­cuns­tan­cias excep­cio­na­les del momen­to bajo la pan­de­mia glo­bal, para con­cluir que esta­mos posi­ble­men­te ante una vuel­ta del Esta­do como eje de la gober­nan­za y una deva­lua­ción del papel del mer­ca­do. Cla­ro está, no pode­mos olvi­dar que esta­mos hablan­do del mis­mo Esta­do, en su ver­sión neo­li­be­ral, que en mari­da­je con el mer­ca­do rees­truc­tu­ró la fun­ción públi­ca en bene­fi­cio del capi­tal pri­va­do y en con­tra del bien­es­tar gene­ral. Es el mis­mo Esta­do que siguió redu­cien­do sus­tan­cial­men­te las inver­sio­nes públi­cas en los sis­te­mas de salud y en la inves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca lue­go de la epi­de­mia del SARS (un coro­na­vi­rus agu­do seve­ro acom­pa­ña­do de un sín­dro­me res­pi­ra­to­rio) en el 2003. Qué es el COVID-19 sino una nue­va ver­sión del men­ta­do SARS. No obs­tan­te todas las seña­les y adver­ten­cias cien­tí­fi­cas de que ven­drían nue­vos y peo­res coro­na­vi­rus que el SARS 1, el Esta­do capi­ta­lis­ta fra­ca­só en orga­ni­zar­se para pre­ve­nir y enca­rar los retos futu­ros. Así suce­dió en los casos de Gran Bre­ta­ña, Espa­ña e Ita­lia, entre otros. Más pudie­ron las lógi­cas sal­va­jes de acu­mu­la­ción y des­po­se­sión del capi­tal, las mis­mas que sir­ven de matriz nor­ma­ti­va a ese Esta­do disfuncional.

Aún más allá, ¿qué le pasó más recien­te­men­te al pro­ce­so de cam­bios en Boli­via y al de Ecua­dor, apun­ta­la­dos mayor­men­te en el Esta­do? Hoy ambos son Esta­dos falli­dos en sus res­pues­tas a la pan­de­mia y en sus cri­mi­na­les empe­ños por rever­tir los cam­bios pro­duc­to de los pro­ce­sos de refun­da­ción cons­ti­tu­cio­nal que le pre­ce­die­ron. Nue­va­men­te, vemos como las fuer­zas con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rias logran recons­ti­tuir­se como domi­nan­tes a mer­ced de los fra­ca­sos o las opor­tu­ni­da­des per­di­das de las fuer­zas de la izquier­da. No se aca­ba de enten­der que, como hemos dicho pre­via­men­te, las tareas de una revo­lu­ción, si es ver­da­de­ra, tras­cien­den la mera pro­duc­ción y redis­tri­bu­ción de rique­za. Por un lado, se tie­ne que orga­ni­zar la defen­sa del pro­ce­so y no des­de las ins­ti­tu­cio­nes del Esta­do here­da­do, sino des­de el blo­que de fuer­zas socia­les que apun­ta­lan el pro­ce­so. Ese fue el caso en Cuba y aho­ra en Vene­zue­la. Por otro lado, lo que resul­ta tal vez lo más deci­si­vo es que tie­ne que pro­du­cir­se una nue­va cons­cien­cia o, para ser más pre­ci­sos, una nue­va sub­je­ti­vi­dad para la cons­truc­ción de la nue­va socie­dad. ¿Y Chi­le, don­de la pan­de­mia, con sus estra­gos, fue lo que detu­vo, por el momen­to, la cre­cien­te insur­gen­cia civil con­tra la gober­nan­te dere­cha neo­li­be­ral, inclu­yen­do el pro­ce­so de refun­da­ción constitucional?

¿Cuán­tas veces vamos a seguir igno­ran­do las lec­cio­nes del gol­pe mili­tar de 1973 con­tra el gobierno cons­ti­tu­cio­nal, debi­da­men­te elec­to, de la Uni­dad Popu­lar en Chi­le? ¿Has­ta cuán­do la izquier­da va a seguir pri­sio­ne­ra de ese fatal feti­chis­mo de esa for­ma de gober­nan­za y regu­la­ción social cono­ci­da como el Estado?

Bajo el capi­ta­lis­mo, el Esta­do ha sido una comu­ni­dad ilu­so­ria. Le carac­te­ri­zó por un tiem­po, como ya vimos, un rela­ti­vo pro­gre­so social más inclu­si­vo que ha sido lue­go rever­ti­do por la con­tra­rre­vo­lu­ción neo­li­be­ral. El Esta­do resul­ta ser una estruc­tu­ra ver­ti­cal de man­do de la socie­dad carac­te­ri­za­da por la feti­chi­za­ción tam­bién de la subal­ter­ni­dad detrás de la cual ape­nas se ocul­tan unas lógi­cas de subor­di­na­ción. En fin, no hay ata­jos y menos des­víos. Hay que pro­fun­di­zar radi­cal­men­te la con­tra­dic­ción dia­léc­ti­ca entre el Esta­do y la comu­ni­dad, en bus­ca de trans­for­mar nues­tro modo de gober­nan­za y regu­la­ción social.

Poco antes de morir, el líder boli­va­riano vene­zo­lano Hugo Chá­vez Frías insis­tía en que la revo­lu­ción no tie­ne futu­ro por medio del Esta­do here­da­do. Por ello debía tran­si­tar­se cuan­to antes des­de esa for­ma, ya obso­le­ta, hacia una nue­va estruc­tu­ra­ción comu­nal del poder y la gober­nan­za. De no hacer­se, se sería res­pon­sa­ble de otro fra­ca­so o pér­di­da de opor­tu­ni­dad como el vivi­do con el derrum­be de la URSS. Cul­mi­nó su sabia admo­ni­ción pro­cla­man­do: ¡Comu­na o nada! (Chá­vez, 2012).

Hace ya tiem­po que esta­mos ates­ti­guan­do las seña­les del fin de la esta­ta­li­dad como modo hege­mó­ni­co de gober­nan­za. A eso tam­bién apun­tan nues­tras luchas. Ello no sig­ni­fi­ca la extin­ción inme­dia­ta de la for­ma Esta­do sino que nos anti­ci­pa más bien la lar­ga­men­te aspi­ra­da posi­bi­li­dad de una rees­truc­tu­ra­ción demo­crá­ti­ca de la gober­nan­za bajo la for­ma comu­ni­dad o comu­nal, apun­ta­la­da en los pro­ce­sos socie­ta­les autó­no­mos y alter­na­ti­vos de nor­ma­ti­vi­dad. Toca aho­ra a la comu­ni­dad hacer­se “Esta­do” o, más correc­ta­men­te, hacer­se no-Esta­do, sobre todo al haber toma­do cons­cien­cia de que el Esta­do tie­ne serias limi­ta­cio­nes estruc­tu­ra­les para repre­sen­tar real­men­te la sobe­ra­nía popu­lar. De lo que se tra­ta es de pro­fun­di­zar la con­tra­dic­ción inhe­ren­te a la for­ma Esta­do, tras­cen­der la dico­to­mía entre Esta­do y socie­dad, Esta­do y comu­ni­dad, ya de por sí prác­ti­ca­men­te des­di­bu­ja­da por el capi­tal en estos tiem­pos. Es la socia­li­za­ción o comu­ni­za­ción pro­gre­si­va de la for­ma de gober­nan­za y pro­duc­ción como impul­so afir­ma­ti­vo que sub­ya­ce bajo la nega­ción. Y como toda reali­dad mate­rial, no esta­rá aje­na a la con­tra­dic­ción. ¡No exis­ten solu­cio­nes abso­lu­tas ni mági­cas! Por eso es un cam­po de lucha permanente.

En medio del debi­li­ta­mien­to gra­dual del Esta­do como for­ma hege­mó­ni­ca de gober­nan­za, las comu­ni­da­des y sec­to­res de la socie­dad civil han teni­do que dar un paso al fren­te para lle­nar el vacío. Una y otra vez vemos como lo común for­ce­jea por emer­ger como esfe­ra alter­na­ti­va ante el colap­so de la esfe­ra públi­ca y la inca­pa­ci­ta­ción de la esfe­ra pri­va­da para reorien­tar sus pro­ce­sos de pro­duc­ción y acu­mu­la­ción para bene­fi­cio del bien común. En la poten­cia­ción de esta esfe­ra de lo común está hoy la posi­bi­li­dad de refun­dar demo­crá­ti­ca y sobe­ra­na­men­te, des­de aba­jo, nues­tro modo actual de socia­li­dad, nues­tro modo de estar en común. En lo común está la fuen­te mate­rial del no-Esta­do pre­via­men­te men­cio­na­do. Tam­bién en lo común está la matriz para resig­ni­fi­car lo que enten­de­mos por sobe­ra­nía, hacia una sobe­ra­nía ya no cen­tra­da en el esta­do y lo jurí­di­co sino que en el pue­blo y el des­plie­gue de su volun­tad de poder en sus múl­ti­ples manifestaciones.

Sin embar­go, más impor­tan­te aún es enten­der lo común no como un ade­cen­ta­mien­to del capi­ta­lis­mo y menos de la colo­nia, sino como un hori­zon­te anti­ca­pi­ta­lis­ta y anti­co­lo­nial. No se tra­ta de creer inge­nua­men­te en la posi­bi­li­dad de mejo­rar el capi­ta­lis­mo median­te nue­vas con­quis­tas rela­ti­vas al tra­ba­jo y a la vida en gene­ral: más y mejo­res empleos, mejo­res sala­rios, más poder adqui­si­ti­vo, mejo­res pen­sio­nes, for­ta­le­cer la segu­ri­dad social, y garan­ti­zar ser­vi­cios públi­cos de salud y de edu­ca­ción de exce­len­cia. Ya se trán­si­to por esa vía refor­mis­ta y ya hemos com­pro­ba­do que lo que el capi­tal y su Esta­do con­ce­den, lo pue­den tam­bién arre­ba­tar en cual­quier momen­to. No se tra­ta de gober­nar mejor la colo­nia ni de “huma­ni­zar” el capi­tal o de sua­vi­zar la explo­ta­ción de un ser humano por otro. De lo que se tra­ta es de poner fin a las lógi­cas colo­nia­les y capi­ta­lis­tas que requie­ren de esa subor­di­na­ción, des­igual­dad y alie­na­ción de los muchos para que los menos acu­mu­len una rique­za cada vez mayor, escan­da­lo­sa­men­te mayor.

Son tiem­pos nue­vos de un cons­ti­tu­cio­na­lis­mo socie­tal o comu­ni­ta­rio que irrum­pe, como nue­va posi­bi­li­dad con el reto de resig­ni­fi­car, des­de su raíz, la estruc­tu­ra­ción de lo eco­nó­mi­co-polí­ti­co y refun­dar lo nor­ma­ti­vo hacia su comu­ni­za­ción. A veces me alar­ma la ausen­cia de esta aspi­ra­ción anti­sis­té­mi­ca en el dis­cur­so polí­ti­co puer­to­rri­que­ño entre la izquier­da, inclu­yen­do en su prác­ti­ca. No esta­mos cons­cien­tes de que ese reduc­cio­nis­mo ideo­ló­gi­co de nues­tras miras a lo míni­mo e insus­tan­cial para el sis­te­ma, nos con­vier­te en par­te del pro­ble­ma, en par­te del apun­ta­la­mien­to polí­ti­co del sis­te­ma mis­mo que requie­re ser urgen­te­men­te cam­bia­do. Nue­va­men­te, esta­mos en la pre­sen­cia del vér­ti­go que sen­ti­mos al bor­de de la cri­sis total, en torno al cual se entre­te­je la impo­ten­cia colec­ti­va para cam­biar de ver­dad todo lo que nece­si­ta ser cambiado.

Entre­tan­to, los mer­ca­dos finan­cie­ros siguen en áni­mo cele­bra­to­rio en medio de la cri­sis pan­dé­mi­ca, en total con­tras­te con la pesa­di­lla que ésta repre­sen­ta para nues­tras socie­da­des. Su divor­cio de la eco­no­mía-polí­ti­ca real que opri­me cada vez más los des­ti­nos de las gran­des mayo­rías, es un nue­vo indi­ca­ti­vo de la bar­ba­rie que el capi­ta­lis­mo repre­sen­ta para la huma­ni­dad. El capi­ta­lis­mo es insalvable.

¡Ni Dios, ni el esta­do ni el mer­ca­do! La cri­sis no pro­du­ci­rá por sí sola la solu­ción y menos aún la trans­for­ma­ción radi­cal que se nece­si­ta. ¡Sólo des­de la lucha por lo común pue­de el pue­blo sal­var al pueblo!

_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​_​

*El pre­sen­te artícu­lo es una ver­sión revi­sa­da y amplia­da de un artícu­lo que sal­drá publi­ca­do pró­xi­ma­men­te en el Nume­ro 1 del Bole­tín del Gru­po de Tra­ba­jo “Cri­ti­ca jurí­di­ca y con­flic­tos socio­po­lí­ti­cos” del Con­se­jo Lati­no­ame­ri­cano de las Cien­cias Socia­les (CLACSO), bajo el títu­lo: “Puer­to Rico: Entre cri­sis vira­les y revo­lu­cio­nes inconclusas”.

Refe­ren­cias

Chá­vez Frías, Hugo (2012) Gol­pe de timón (Cara­cas: Correo del Orinoco).

Kun­de­ra, Milan (1990) La inso­por­ta­ble leve­dad del ser (Bar­ce­lo­na: Tusquets).

Rive­ra Lugo, Car­los (2019) “La refun­da­ción cons­ti­tu­cio­nal des­de aba­jo”, recu­pe­ra­do de: 80gra​dos​.net/​l​a​-​r​e​f​u​n​d​a​c​i​o​n​-​c​o​n​s​t​i​t​u​c​i​o​n​a​l​-​d​e​s​d​e​-​a​b​a​jo/

FUENTE: 80 Grados

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *