Perú. Ambi­güe­da­des en la defen­sa de la ali­men­ta­ción saludable

Por: Fer­nan­do Eguren/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de junio de 2020

En febre­ro del 2020, el ciu­da­dano Este­ban Alfre­do Pérez Senor pre­sen­tó una denun­cia ante La Comi­sión de Eli­mi­na­ción de Barre­ras Buro­crá­ti­cas (CEB), del Ins­ti­tu­to Nacio­nal de Defen­sa de la Com­pe­ten­cia y de la Pro­tec­ción de la Pro­pie­dad Inte­lec­tual (INDECOPI), con­tra el Minis­te­rio de Salud (Min­sa), por haber esta­ble­ci­do exi­gen­cias rela­ti­vas a los octó­go­nos que cons­ti­tui­rían “barre­ras buro­crá­ti­cas ile­ga­les e irra­cio­na­les”. De las muchas medi­das esta­ble­ci­das por el Min­sa, 19 son las exi­gen­cias cues­tio­na­das, la mayor par­te refe­ri­das a las adver­ten­cias publi­ci­ta­rias sobre el con­te­ni­do de gra­sa, azú­car y sodio de los ali­men­tos pro­ce­sa­dos. El denun­cian­te argu­men­ta que el Min­sa tie­ne com­pe­ten­cias para esta­ble­cer los pará­me­tros téc­ni­cos de los ali­men­tos con gra­sas trans y alto con­te­ni­do en sodio, azú­car y gra­sas satu­ra­das, pero no para regu­lar la for­ma en que dichas adver­ten­cias –los famo­sos octó­go­nos- deben ser pre­sen­ta­das en los enva­ses y envol­tu­ras y en la publi­ci­dad radial y tele­vi­si­va. En gene­ral, la que­ja del señor Pérez es que estas adver­ten­cias son dema­sia­do invasivas. 

En res­pues­ta a la denun­cia, la CEB resol­vió, el 25 de febre­ro de este año, “que los octó­go­nos (ico­no­gra­fía, dise­ño, tama­ño y ubi­ca­ción, entre otras) que apa­re­cen en el rotu­la­do de los pro­duc­tos enva­sa­dos, no cons­ti­tu­yen barre­ra buro­crá­ti­ca ile­gal”, pero sí decla­ra “barre­ras buro­crá­ti­cas ile­ga­les las exi­gen­cias rela­cio­na­das con la publi­ci­dad de los octó­go­nos, difun­di­da en medios audio­vi­sua­les y escri­tos, dis­pues­tas en las nor­mas dadas por el Min­sa, debi­do a que esta enti­dad no cuen­ta con com­pe­ten­cia legal para regu­lar la publi­ci­dad” (1)

Sin embar­go, el 18 de junio, en con­tra­po­si­ción a la CEB, la Secre­ta­ria Téc­ni­ca de la Comi­sión de Fis­ca­li­za­ción de la Com­pe­ten­cia Des­leal (CCD), del mis­mo INDECOPI, soli­ci­tó a la pro­cu­ra­du­ría, a car­go de la Geren­cia Legal de dicha ins­ti­tu­ción, “que inter­pon­ga la ape­la­ción de la reso­lu­ción emi­ti­da por la CEB”, pues estan­do vigen­te la ley 30021, “los anun­cian­tes man­tie­nen la obli­ga­ción de cum­plir con las dis­po­si­cio­nes refe­ri­das a la deno­mi­na­da Ley de Ali­men­ta­ción Salu­da­ble, en espe­cial, en lo refe­ri­do a los octó­go­nos”(2) Cabe, pues, espe­rar que la ape­la­ción sea resuel­ta de mane­ra defi­ni­ti­va por Inde­co­pi, en defen­sa de los dere­chos de los con­su­mi­do­res a ser bien infor­ma­dos sobre los ali­men­tos que consumen. 

El denun­cian­te

El denun­cian­te, Este­ban Alfre­do Pérez Senor, es pro­pie­ta­rio de la empre­sa La Char­cu­te­ría de Lima, que ela­bo­ra cho­ri­zos, jamo­nes y otros pro­duc­tos cár­ni­cos. Todos ellos tie­nen un alto con­te­ni­do en gra­sas satu­ra­das, como lo advier­te el enva­se de uno de los pro­duc­tos de dicha empre­sa (ver figu­ra). Argu­men­ta en su denun­cia que “las medi­das cues­tio­na­das le gene­ran sobre­cos­tos y obs­ta­cu­li­zan su per­ma­nen­cia en el mer­ca­do debi­do a que lo obli­gan a reha­cer empa­ques y anun­cios e incu­rrir en nue­vos gas­tos de dise­ños grá­fi­cos e impre­sio­nes”(3) 

Con­tex­to
Esta denun­cia es un nue­vo momen­to en la fra­go­sa his­to­ria de la ley 30021 de Pro­mo­ción de la Ali­men­ta­ción Salu­da­ble para Niños, Niñas y Ado­les­cen­tes y su imple­men­ta­ción, par­ti­cu­lar­men­te en qué y cómo debe adver­tir­se al con­su­mi­dor sobre el con­te­ni­do de gra­sas, azú­car y sodio en los ali­men­tos, cuyo con­su­mo en exce­so tie­ne efec­tos adver­sos sobre la salud. 

La ley fue pro­mul­ga­da en mayo del 2013, lue­go de una tenaz resis­ten­cia de la indus­tria ali­men­ta­ria, secun­da­da por las agen­cias de publi­ci­dad, que acu­die­ron a todo tipo de argu­men­tos en los que hubo esca­so res­pe­to a la ver­dad. Un año des­pués Pedro Pablo Kuczyns­ki decla­ró que la “ley de comi­da cha­ta­rra” del gobierno fue una deci­sión erra­da y que el 

“con­su­mo de gaseo­sas ha baja­do 3% o 4% en los últi­mos meses por el temor de la gen­te y esto es muy preo­cu­pan­te” (¡bajar el con­su­mo de gaseo­sas era pre­ci­sa­men­te uno de los obje­ti­vos de la ley!). En el mis­mo sen­ti­do, quien sería su rival polí­ti­co años más tar­de, Kei­ko Fuji­mo­ri, afir­mó que “la ley de comi­da cha­ta­rra gene­ra des­con­fian­za en el empresariado”. 

Entre las dis­po­si­cio­nes de dicha ley que gene­ra­ron más recha­zo fue­ron pre­ci­sa­men­te las regu­la­cio­nes que intro­du­jo para la publi­ci­dad de los ali­men­tos pro­ce­sa­dos y ultra­pro­ce­sa­dos.(4) 

El artícu­lo 10 seña­la­ba que: 
“En la publi­ci­dad, inclui­da la que se con­sig­na en el pro­duc­to, de los ali­men­tos y bebi­das no alcohó­li­cas con gra­sas trans y alto con­te­ni­do de azú­car, sodio y gra­sas satu­ra-das, se debe con­sig­nar en for­ma cla­ra, legi­ble, des­ta­ca­da y com­pren­si­ble las siguien­tes fra­ses, según el caso: “Alto en (sodio-azú­car-gra­sas satu­ra­das): Evi­tar su con­su­mo exce­si­vo”, “Con­tie­ne gra­sas trans: Evi­tar su con­su­mo”. Dicha adver­ten­cia publi­ci­ta­ria será apli­ca­ble a los ali­men­tos y las bebi­das no alcohó­li­cas que superen los pará­me­tros téc­ni­cos esta­ble­ci­dos en el reglamento” 

Hubo de pasar cin­co años para que el Manual de Adver­ten­cias Publi­ci­ta­rias, D.S. 012‑2018-SA, fue­se final­men­te apro­ba­do en junio del 2018. Esta demo­ra se debió tam­bién a la tenaz resis­ten­cia de la indus­tria ali­men­ta­ria, apo­ya­da por una par­te del Con­gre­so de enton­ces, que pro­po­nía alter­na­ti­vas menos cla­ras y explí­ci­tas a la de los octó­go­nos de color negro. Los inten­tos de recha­zo al uso del eti­que­ta­do con octó­go­nos fue­ron final­men­te derro­ta­dos, y en eso jugó un papel impor­tan­te el peso de la opi­nión de la Orga­ni­za­ción Mun­dial de la Salud y de una car­ta al Con­gre­so sus­cri­ta por renom­bra­dos cien­tí­fi­cos internacionales. 

¿Eco­no­mía ver­sus salud pública?

Está pro­ba­da la rela­ción entre el sobre­pe­so y la obe­si­dad ori­gi­na­dos por el con­su­mo de ali­men­tos pro­ce­sa­dos con exce­so de gra­sa, sodio y azú­car, y las enfer­me­da­des cró­ni­cas no trans­mi­si­bles, como la dia­be­tes, las enfer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res y algu­nas for­mas de cán­cer. Su inci­den­cia en la pobla­ción de todas las eda­des ha ido en aumen­to a tal pun­to que algu­nos espe­cia­lis­tas con­si­de­ran que ya es una epi­de­mia y que cons­ti­tu­ye un gra­ve pro­ble­ma de salud públi­ca. Muchos gobier­nos del mun­do han adop­ta­do medi­das para aler­tar sobre los peli­gros de su con­su­mo, entre ellas las eti­que­tas de adver­ten­cia y la regu­la­ción de la publi­ci­dad. Casi inva­ria­ble­men­te la indus­tria ali­men­ta­ria mun­dial se ha vali­do de su poder para opo­ner­se a estas medi­das. Pero ante las evi­den­cias difun­di­das por los cien­tí­fi­cos ha ido cedien­do terreno e inclu­so algu­nas empre­sas han ido varian­do la com­po­si­ción de sus pro­duc­tos para no per­der su posi­cio­na­mien­to en el mer­ca­do de ali­men­tos. Este pro­ce­so ha sido len­to y con inten­tos de resa­cas, como es el caso de la denun­cia del señor Pérez. 

La polé­mi­ca que ha ori­gi­na­do la denun­cia ocu­rre en un momen­to en el que se demues­tra que las per­so­nas con enfer­me­da­des cró­ni­cas ori­gi­na­das por una mala ali­men­ta­ción son las más vul­ne­ra­bles al con­ta­gio por la Covid-19. El Esta­do debe velar por el bien­es­tar de la pobla­ción, e Inde­co­pi, como ente esta­tal encar­ga­do pre­ci­sa­men­te de pro­te­ger a los con­su­mi­do­res, debe­ría estar com­pro­me­ti­do con esta res­pon­sa­bi­li­dad. El que una de sus comi­sio­nes –la CEB– haya resuel­to en favor de una denun­cia que bus­ca redu­cir la efec­ti­vi­dad de los octá­go­nos para disua­dir el con­su­mo de ali­men­tos no salu­da­bles, deno­ta la poca ido­nei­dad de sus miem­bros y, a la luz de la actual pan­de­mia, tam­bién su irres­pon­sa­bi­li­dad e insen­si­bi­li­dad. Espe­re­mos que el Inde­co­pi la recha­ce finalmente.

(1) INDECOPI, nota de pren­sa, 17 de julio de 2020.
(2) Comu­ni­ca­do de Inde­co­pi. https://​bit​.ly/​2​N​b​V​Kwe 
(3) Reso­lu­ción N° 0072 – 2020 de la Comi­sión de Eli­mi­na­ción de Barre­ras Buro­crá­ti­cas de Inde­co­pi. Expe­dien­te N° 000256 – 2019/​CEP. Pág. 7.
(4) Ver “¿Por qué no se aprue­ba el regla­men­to de la Ley 30021 sobre ali­men­ta­ción salu­da­ble”. La Revis­ta Agra­ria N° 160, mar­zo 2014.

FUENTE. Otra Mirada

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *