Puer­to Rico. Mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo ver­sus Racismo

Angel Israel Rivera/​Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 25 de junio de 2020

Aho­ra que en Esta­dos Uni­dos se viven mul­ti­pli­ci­dad de pro­tes­tas y pro­pues­tas a cau­sa de la más recien­te bru­ta­li­dad poli­cial que qui­tó la vida a Geor­ge Floyd –y del racis­mo impues­to por los blan­cos des­de el naci­mien­to mis­mo de la repú­bli­ca esta­dou­ni­den­se– es momen­to opor­tuno para refle­xio­nar sobre nues­tra pro­pia reali­dad nacio­nal puer­to­rri­que­ña. En Puer­to Rico, aun­que no exis­te un racis­mo tan bur­do como el de Esta­dos Uni­dos, que se haya mani­fes­ta­do en segre­ga­ción paten­te ni en vio­len­cia extre­ma con­tra per­so­nas de la raza negra, hay for­mas más suti­les pero igual de ofen­si­vas de man­te­ner cier­ta subor­di­na­ción de las per­so­nas de color por par­te de la mayo­ría que se per­ci­be a sí mis­ma como blan­ca. Ya nos lo hizo pal­par Ana Tere­sa Rodrí­guez Lebrón, con ejem­plos muy pun­tua­les, en su colum­na Bus­ca­pié titu­la­da “Ser negra en Puer­to Rico” (Recu­pe­ra­do de endi​.com el mar­tes, 9 de junio de 2020) Allí leí­mos las diver­sas malas expe­rien­cias de insul­tos y recha­zos por par­te de sus “ami­gas” y de sus veci­nos debi­do a su negri­tud. Más allá de eso, hace un tiem­po que obser­va­mos con preo­cu­pa­ción cier­to ais­la­mien­to de los afro­des­cen­dien­tes de las posi­cio­nes cla­ve de poder: en los par­ti­dos polí­ti­cos, en el gobierno, en las uni­ver­si­da­des y en la geren­cia de las empre­sas pri­va­das. No esta­mos en los tiem­pos en que las per­so­nas afro­des­cen­dien­tes tenían repre­sen­ta­ción nota­ble en las ins­ti­tu­cio­nes, como cuan­do Pedro Albi­zu Cam­pos diri­gía el Par­ti­do Nacio­na­lis­ta, Don Ernes­to Ramos Anto­ni­ni fue un líder impor­tan­te del PPD, Don Leo­pol­do Figue­roa figu­ra­ba entre los prin­ci­pa­les líde­res legis­la­ti­vos del PER y el PIP era pre­si­di­do por un mula­to, Don Gil­ber­to Con­cep­ción de Gracia.

No me pare­ce pura casua­li­dad que cuan­do la Uni­ver­si­dad públi­ca del país estu­vo diri­gi­da por pri­me­ra vez por des­cen­dien­tes de afri­ca­nos (Rec­tor Car­los Seve­rino Val­dés en Río Pie­dras, puer­to­rri­que­ño y domi­ni­cano, o de indí­ge­nas de la zona de Canó­va­nas (el Pre­si­den­te Uro­yoán Wal­ker), se des­ata­ra con­tra ellos una per­se­cu­ción impre­sio­nan­te, aun cuan­do la jue­za Bauer­meis­ter había hecho un infor­me seña­lan­do ausen­cia de prue­bas para encau­sar a estas per­so­nas. Una per­se­cu­ción simi­lar a la que sufrie­ra otra aca­dé­mi­ca dis­tin­gui­da, estu­dio­sa de la pobre­za en Puer­to Rico, la Dra. Lin­da Colón, por supues­tas irre­gu­la­ri­da­des en la direc­ción de las Comu­ni­da­des Espe­cia­les, acu­sa­cio­nes que lue­go sucum­bie­ron en el tri­bu­nal. Ahí pudo estar pre­sen­te un tri­ple pre­jui­cio: por el color de su tez, por ser mujer y por haber mili­ta­do en el independentismo.

Aho­ra, cuan­do con­ver­sa­mos entre bori­cuas sobre la nece­si­dad de cam­bios socia­les impor­tan­tes en el tiem­po pos­te­rior a la pan­de­mia –cuan­do ésta se haya de ver­dad con­tro­la­do– es muy impor­tan­te que los puer­to­rri­que­ños de todas las pro­ce­den­cias nacio­na­les y étni­cas nos diri­ja­mos a un pro­ce­so de cam­bio que: (1) Reco­noz­ca la reali­dad de nues­tra mul­ti­cul­tu­ra­li­dad; (2) aca­be para siem­pre con los pre­jui­cios por raza, géne­ro, reli­gión y ori­gen nacio­nal de unos puer­to­rri­que­ños por otros; (3) que se les reco­noz­ca un lugar de igual­dad e impor­tan­cia en nues­tra socie­dad a los afro­des­cen­dien­tes y a los que no han naci­do aquí, pero con­vi­ven con noso­tros; (4) que haga­mos todos un com­pro­mi­so serio con la cons­truc­ción de un nue­vo Puer­to Rico, con un lugar de igual­dad para todos y sin dis­cri­mi­na­cio­nes hacia los bori­cuas de la comu­ni­dad LGBTTI. Esos pue­den ser cua­tro pila­res impor­tan­tes de una trans­for­ma­ción social nece­sa­ria en nues­tro país. Si bien tam­bién debe­mos aca­bar con los malos gobier­nos que traen a los car­gos públi­cos a per­so­nas egoís­tas que sólo pien­san en su bien­es­tar per­so­nal y fami­liar, par­ti­dis­ta, o para sus “ami­gos del alma”, igual­men­te es nece­sa­rio aca­bar con los cli­mas nega­ti­vos de pre­jui­cios y con la pro­mo­ción mez­qui­na de des­igual­da­des entre los diver­sos com­po­nen­tes de la socie­dad puertorriqueña.

Nues­tra multiculturalidad

Exis­te un dis­cur­so bas­tan­te dañino entro­ni­za­do como par­te de nues­tra auto­per­cep­ción nacio­nal. Es algo qui­zá has­ta natu­ral en un pue­blo que ha vivi­do diver­sas expe­rien­cias colo­nia­les. Pasa a menu­do a los seres huma­nos, ade­más. Cuan­do tra­ta­mos de pro­bar un pun­to, a veces lle­ga­mos a la exa­ge­ra­ción y des­co­no­ce­mos o no le damos impor­tan­cia a lo que NO prue­ba el pun­to. En nues­tro afán por hacer saber a todos que somos una nación dis­tin­ti­va (Yo soy bori­cua, pa’ que tú lo sepas) hemos olvi­da­do un tan­to nues­tra diver­si­dad como socie­dad y nues­tra mul­ti­cul­tu­ra­li­dad. Sub­ra­ya­mos usual­men­te nues­tra uni­for­mi­dad como Pue­blo, que sig­ni­fi­ca nues­tra uni­dad en iden­ti­dad nacio­nal, la exis­ten­cia de un mis­mo idio­ma espa­ñol que hemos hecho nues­tro –con las par­ti­cu­la­ri­da­des que el mis­mo pue­da tener en nues­tras diver­sas regio­nes– o por gene­ra­cio­nes, y con nues­tra cul­tu­ra pre­pon­de­ran­te­men­te his­pa­na. Olvi­da­mos con ello a menu­do que el Pue­blo de Puer­to Rico es un cri­sol, como lo son la mayor par­te de las socie­da­des del mun­do actual, y que nues­tra reali­dad de pro­ce­den­cias nacio­na­les es mucho más com­ple­ja que lo que sole­mos admitir.

Nues­tra prin­ci­pal sim­pli­fi­ca­ción ha sido repe­tir, inclu­so en los pro­ce­sos edu­ca­ti­vos for­ma­les, que el Pue­blo puer­to­rri­que­ño pro­vie­ne de la mez­cla de tres “razas” dife­ren­tes: la indí­ge­na taí­na, la blan­ca espa­ño­la, y la afro­des­cen­dien­te. El pri­mer pro­ble­ma de esa mito­lo­gía nacio­nal es que aun­que esos gru­pos huma­nos pue­den dis­tin­guir­se por el color de su piel o sus ras­gos físi­cos, no resul­ta ser por eso úni­ca­men­te que eran pue­blos dis­tin­gui­bles o de orí­ge­nes dife­ren­tes. Al sub­ra­yar la raza como el ele­men­to dis­tin­ti­vo, incons­cien­te o cons­cien­te­men­te, racia­li­za­mos la socie­dad y nues­tra pro­pia his­to­ria. La cien­cia bio­ló­gi­ca, no obs­tan­te, ha demos­tra­do has­ta la sacie­dad que las dife­ren­cias en ras­gos físi­cos y en color de la piel no con­lle­van dife­ren­cias más impor­tan­tes como pue­den ser las de los talen­tos y la inte­li­gen­cia. Del mis­mo modo que no hay dife­ren­cias en inte­li­gen­cia ni en capa­ci­da­des por ser hom­bres o muje­res, tam­po­co las hay por per­te­ne­cer a diver­sos gru­pos racia­les. Esto nos indi­ca que no es la raza el ele­men­to más impor­tan­te —que es algo pura­men­te bio­ló­gi­co– sino el carác­ter colec­ti­vo y las cos­tum­bres cul­tu­ra­les de esos Pue­blos dis­tin­tos que se unie­ron, lue­go de diver­sas expe­rien­cias –algu­nas de ellas vio­len­tas– en una mis­ma socie­dad que hoy lla­ma­mos puer­to­rri­que­ña. El apor­te de cada gru­po humano fue dife­ren­te, según sus patro­nes cul­tu­ra­les pre­vios, y no sólo de los tres gru­pos men­cio­na­dos, sino de las diver­sas pro­ce­den­cias regio­na­les en Espa­ña y de otros paí­ses euro­peos, prin­ci­pal­men­te, Ita­lia, Fran­cia, Por­tu­gal y has­ta de Ale­ma­nia y el Rei­no Unido.

Es nece­sa­ria una dis­tin­ción sobre la reali­dad que a menu­do se escon­de tras la sobre-sim­pli­fi­ca­ción del mito de las tres “razas”: indí­ge­na, afri­ca­na y espa­ño­la. La ver­dad his­tó­ri­ca es que la mez­cla de seres huma­nos que fue­ron habi­tan­do a Puer­to Rico y sus islas es mucho más com­ple­ja que el trío de cul­tu­ras que se men­cio­nan en nues­tros tex­tos de his­to­ria. No sólo eso, las supues­tas tres “razas” que com­po­nen al puer­to­rri­que­ño están repre­sen­ta­das en obras de arte popu­lar en diver­sos luga­res, insis­tién­do­se así en la pro­pa­ga­ción del mito. En la alcal­día de San Ger­mán exis­te un mosai­co que cele­bra los tres gru­pos étni­cos. Y cuan­do William Miran­da Marín, alcal­de de Caguas, qui­so ador­nar las tres entra­das prin­ci­pa­les al muni­ci­pio man­dó a colo­car tres monu­men­tos: uno a la india taí­na, otro al afri­cano que con un bon­gó toca la bom­ba, y la gui­ta­rra espa­ño­la y un bar­co espa­ñol que tra­jo a Puer­to Rico al obis­po, como repre­sen­ta­ción de la cul­tu­ra espa­ño­la y de la reli­gión católica.

Cuan­do se ana­li­za a fon­do el asun­to de la pro­ce­den­cia de quie­nes fue­ron crean­do poco a poco el Pue­blo de Puer­to Rico obser­va­mos que aun­que los taí­nos fue­ron el gru­po indí­ge­na prin­ci­pal, en nues­tras islas habi­ta­ron o estu­vie­ron tam­bién los cari­bes y los indí­ge­nas sala­doi­des de Vene­zue­la, con quie­nes los taí­nos crea­ron un comer­cio impor­tan­te con el con­ti­nen­te sur ame­ri­cano mucho antes de la con­quis­ta. Cuan­do se estu­dia el ele­men­to afro­des­cen­dien­te, es pre­ci­so reco­no­cer las dife­ren­tes pro­ce­den­cias de cada gru­po de afri­ca­nos traí­dos a Puer­to Rico para el tra­ba­jo escla­vo. Y hay que reco­no­cer la pro­ce­den­cia geo­grá­fi­ca afri­ca­na de los cana­rios quie­nes inmi­gra­ron con masi­vi­dad en el siglo XIX. Por otra par­te, en tér­mi­nos del ele­men­to blan­co o cau­cá­si­co éste no fue úni­ca­men­te espa­ñol, sino tam­bién de otros paí­ses del sur de Euro­pa como Ita­lia, Por­tu­gal y Fran­cia, como ya se ha dicho. Lue­go de la apro­ba­ción por Espa­ña de la Real Cédu­la de Gra­cias de 1815, lle­ga­ron a Puer­to Rico, ade­más, per­so­nas de las islas veci­nas del Cari­be. Esta cédu­la no fue otra cosa que el resul­ta­do de los estu­dios de Don Ale­jan­dro O´Reilly, irlan­dés radi­ca­do en Espa­ña y quien fue­ra envia­do por Car­los III a fina­les del siglo XVIII para inves­ti­gar por qué en Puer­to Rico y en Cuba no esta­ban desa­rro­llan­do la capa­ci­dad poten­cial agrí­co­la y expor­ta­do­ra de esas islas espa­ño­las, como sí ocu­rrió en otras islas —inclu­so más peque­ñas— de la zona del Cari­be colo­nias de Ingla­te­rra, Fran­cia y Holan­da por aque­llos tiem­pos. Ante los infor­mes de O’Reilly, la monar­quía espa­ño­la deci­dió, median­te la cédu­la men­cio­na­da, per­mi­tir el comer­cio con otras colo­nias de Espa­ña en Amé­ri­ca y la lle­ga­da al país de extran­je­ros a quie­nes se les faci­li­ta­ba tie­rra para que ini­cia­ran a Puer­to Rico y a Cuba en los cul­ti­vos agra­rio-expor­ta­do­res: arroz, algo­dón, azú­car y el café.

Es por esa razón que al exa­mi­nar la com­po­si­ción de la pobla­ción de Puer­to Rico, sobre todo a par­tir de 1815, es pre­ci­so notar la influen­cia de per­so­nas pro­ce­den­tes de Ita­lia, Fran­cia o Por­tu­gal y has­ta de paí­ses euro­peos más leja­nos de Espa­ña como Ale­ma­nia y el Rei­no Uni­do. Esa prue­ba de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad de Puer­to Rico y sus pobla­do­res se cons­ta­ta sobre todo exa­mi­nan­do los ape­lli­dos de las fami­lias esta­ble­ci­das en el país.

He inves­ti­ga­do recien­te­men­te los ape­lli­dos de las fami­lias en Puer­to Rico y sus pro­ce­den­cias. De ese tra­ba­jo, se ha logra­do reco­pi­lar un total de cer­ca de 300 ape­lli­dos ita­lia­nos, tales como Agos­ti­ni, Alve­rio, Ber­lin­ge­ri, Biag­gi, Blas­si­ni, Bobo­nis, Borri, Carat­ti­ni, Cava­lie­ri, Cres­pi, Mari­ni, Tomas­si­ni y muchos más). He ubi­ca­do cer­ca de 200 ape­lli­dos fran­ce­ses, tales como Agrait, Agre­lot, Auf­fant, Beau­champ, Cas­taing, Curet, Degláns, Ortiz, Souf­front, Vigo­reaux y otros. Hay 75 ape­lli­dos anglo­sa­jo­nes y cer­ca de 70 ape­lli­dos por­tu­gue­ses, tales como Abreu, Bar­bo­sa, Ber­mú­dez, Bor­ges, Cos­ta, Évo­ra, Fon­se­ca, Mar­ga­ri­da y más. Hay como 70 ape­lli­dos ale­ma­nes, como Adler, Auger, Bosch, Frau, Fromm, Hoff­man, Krans, May­ners, Müller, Wirshing, Wolff y Zei­ter, entre otros. Ade­más tene­mos poco más de 25 ape­lli­dos de ori­gen ára­be (Almo­dó­var, Azi­ze, Bared, Bey, Galib, Saad, etc.) y más de 20 de ori­gen hebreo (Belén, Lan­dau, Levis, Mateo, Naza­rio y Vie­ra). Es pre­ci­so seña­lar que entre los ape­lli­dos ita­lia­nos y fran­ce­ses apa­re­cen algu­nos que son pro­pia­men­te cor­sos tales como Gri­llas­ca y Tot­ti. Ya entre las inmi­gra­cio­nes del siglo XX reco­pi­la­mos un total de 26 ape­lli­dos de diver­sas pro­ce­den­cias: Cum­ba (afri­cano), Isa­les (de las Fili­pi­nas), Lam­ba (India), Class (Islas Vír­ge­nes cuan­do fue­ron dane­sas), Mutt y Petro­vich (de Rusia), Cupe­les (Ruma­nía), Kor­tright (de las islas ingle­sas u holan­de­sas), Febres y Febles (de Flan­des, hoy Bél­gi­ca) y Ufret (que es la espa­ño­li­za­ción de un ape­lli­do holandés).

A esta com­ple­ji­dad inter­na­cio­nal, prin­ci­pal­men­te euro­pea, hay que aña­dir que las pro­ce­den­cias de la pro­pia Espa­ña vinie­ron de regio­nes dife­ren­tes sien­do Cata­lu­ña la que más ape­lli­dos ha apor­ta­do a Puer­to Rico, sobre todo en Pon­ce y en San Juan. Ten­go reco­pi­la­dos un total de casi 300 ape­lli­dos cata­la­nes, inclu­yen­do valen­cia­nos y de las Islas Balea­res, sobre todo mallor­qui­nes. Ejem­plos de estos ape­lli­dos cata­la­nes son: Abrahams, Albors, Ale­many, Bacó, Bigas, Bras, Cabán y Caba­ni­llas, Canals, Cata­lá, Coll, Corret­jer, Fer­nós, Gan­día, Guar­dio­la, Laus­sell, Mayol y Pas­sa­rell. La varie­dad de ape­lli­dos cata­la­nes nada más nos indi­ca cuán abi­ga­rra­da ha sido la base cul­tu­ral de nues­tra pobla­ción. Es asun­to de otro aná­li­sis exa­mi­nar en deta­lle los apor­tes de los cata­la­nes a un pro­ce­so indus­trial autóc­tono en Pon­ce, la capi­tal alter­na. No hay sino que men­cio­nar a los Ferré, los Serra­llés, los Vas­sa­llo, y a los Rovi­ra, para caer en cuen­ta de a lo que nos refe­ri­mos. En nues­tra reco­pi­la­ción hay tam­bién unos 267 ape­lli­dos de las Cas­ti­llas y de San­tan­der (Can­ta­bria), como por ejem­plo, Acos­ta, Alga­rín, Alva­ra­do, Badi­llo, Barros, Berro­cal, Camu­ñas, Carrión, Del Toro, Escu­de­ro, Gra­na­do, Hoyos, Lame­la, y Parrilla.

Entre los 140 ape­lli­dos vas­cos tene­mos fami­lias que se ape­lli­dan Ale­gría, Archi­lla, Arrie­ta, Ben­goa, Berríos, Bus­ti­llo, Cape­ti­llo, Cha­cón, –que sig­ni­fi­ca jun­cal en len­gua vas­ca– Eche­va­rría, Fres­ne­da, Itu­rrino, Lopa­te­gui, Men­do­za y Pera­za, por ejem­plo. Lle­ga­ron a Puer­to Rico otras fami­lias de Gali­cia y apor­ta­ron unos 106 ape­lli­dos galle­gos, según nues­tro con­teo, entre ellos: Ace­ve­do, Arias, Bal­sei­ro, Ber­mú­dez, Car­bia, Colla­zo, Dape­na, Figue­roa, Hen­rí­quez, Laboy, Losa­da, Lugo, Nie­ves, Par­ga, Piñe­ro, Ríos, Román, Saa­ve­dra y San­jur­jo, tam­bién con una varia­ción de pro­ce­den­cias en tér­mi­nos de las pro­vin­cias de Gali­cia. Unos 95 de los ape­lli­dos encon­tra­dos son anda­lu­ces u ori­gi­na­ron en otro lugar de Espa­ña pero tie­nen una rama impor­tan­te en Anda­lu­cía. Algu­nos de ellos son: Andú­jar, Bae­na, Cadi­lla, Car­ta­ge­na, Cor­cha­do, Flo­res, Garra­tón, Gue­rre­ro, La Luz, Luce­na, Mon­ti­lla, Pin­ta­do, Rive­ra y Sol­te­ro. Vinie­ron fami­lias tam­bién de Astu­rias y este Prin­ci­pa­do nos legó unos 81 ape­lli­dos astu­ria­nos, entre ellos: Álva­rez, Bení­tez, Con­cep­ción, Cor­de­ro, Gómez, Melén­dez, Muñiz, Sobrino, Sol­te­ro y Vigil. Entre los 55 ape­lli­dos pro­ce­den­tes de Ara­gón encon­tra­mos a Batis­ta, Caba­lle­ro, Galán, Herre­ro, Jimé­nez y Torre­llas. Se ubi­ca­ron ade­más unos 47 ape­lli­dos pro­ce­den­tes de las Islas Cana­rias, tales como, Ála­mo, Cabre­ra, Chi­nea, Cos­me y Mora. Aún de Extre­ma­du­ra– que nos apor­tó menos ape­lli­dos (20)– pode­mos sin­gu­la­ri­zar a Ali­cea, Cáce­res, Mella­do, Pabón y Tru­ji­llo. Como pue­de ver­se, las influen­cias regio­na­les espa­ño­las son bas­tan­te varia­das. Si toma­mos en cuen­ta la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad del pro­pio sur de Espa­ña, lue­go de ocho siglos de ocu­pa­ción ára­be, inme­dia­ta­men­te pode­mos cap­tar la noción de un Puer­to Rico que siem­pre fue mul­ti­cul­tu­ral.

Este bre­ve examen de los ape­lli­dos de fami­lias de Puer­to Rico, suma­do a las gran­des inmi­gra­cio­nes del siglo XX, la espa­ño­la por la gue­rra civil y la dic­ta­du­ra del Gene­ral Fran­co, la cuba­na en exi­lio por razón del régi­men de Fidel Cas­tro, y la domi­ni­ca­na, bási­ca­men­te atraí­da a Puer­to Rico por el fac­tor de la posi­ble mejo­ría eco­nó­mi­ca, pode­mos enten­der por qué es apro­pia­do decir que Puer­to Rico nece­si­ta adop­tar polí­ti­cas públi­cas que reco­noz­can su mul­ti­cul­tu­ra­li­dad y la pro­mue­van. Has­ta fami­lias argen­ti­nas, mexi­ca­nas y chi­nas se han esta­ble­ci­do entre noso­tros en el siglo XX o en el XXI. En lugar de ver la diver­si­dad como un défi­cit, esta debe ver­se como un supe­rá­vit para nues­tro país. Es una opor­tu­ni­dad para, basa­dos en ella, abrir­nos más a las rela­cio­nes con el res­to del mundo.

En el cam­po de la edu­ca­ción, por ejem­plo, va sien­do cada vez más nece­sa­rio atem­pe­rar los ofre­ci­mien­tos a las reali­da­des de nues­tra varia­da pobla­ción del siglo XXI. No veo por qué en lugar de úni­ca­men­te His­to­ria de Puer­to Rico no se pue­de asig­nar en algún gra­do la posi­bi­li­dad de tomar como cla­se requi­si­to His­to­ria de las Anti­llas His­pa­nas. De esa mane­ra, nues­tros alum­nos puer­to­rri­que­ños, o los de ori­gen cubano y domi­ni­cano, podrían desa­rro­llar un inte­rés espe­cial por ese tipo de cur­so y ade­más apren­der sobre las dife­ren­cias y simi­li­tu­des entre las socie­da­des de Cuba, Puer­to Rico y Repú­bli­ca Domi­ni­ca­na. Con la geo­gra­fía suce­de otro tan­to. Es impor­tan­te apren­der geo­gra­fía de Puer­to Rico. No obs­tan­te, una adi­ción impor­tan­te pue­de ser­lo la geo­gra­fía del Cari­be. En el recin­to de Río Pie­dras, por ejem­plo, los depar­ta­men­tos de Geo­gra­fía y Cien­cia Polí­ti­ca han cola­bo­ra­do ya por varios semes­tres en aus­pi­ciar un cur­so de Geo­gra­fía del Cari­be con un via­je inclui­do, por las islas veci­nas, tan­to las inde­pen­dien­tes como las depen­den­cias ingle­sas, fran­ce­sas u holan­de­sas. Lo que apren­den los estu­dian­tes de esa expe­rien­cia es impre­sio­nan­te. Igual­men­te, en los cur­sos sobre cul­tu­ra, tan­to en la Escue­la Supe­rior como en las Uni­ver­si­da­des pue­de haber ofre­ci­mien­tos elec­ti­vos sobre la cul­tu­ra –y no sola­men­te las len­guas– de paí­ses afi­nes como Ita­lia, Por­tu­gal y Fran­cia, que en un sen­ti­do más limi­ta­do fue­ron tam­bién nues­tras “madres patrias”.

La con­cien­cia mul­ti­cul­tu­ral se pue­de apren­der y se opo­ne a cual­quier tra­di­ción racista

Cual­quier abo­mi­na­ble mani­fes­ta­ción del racis­mo pro­vie­ne en Puer­to Rico del pasa­do y de las tra­di­cio­nes racis­tas de algu­nos de los colo­ni­za­do­res espa­ño­les, fran­ce­ses, ita­lia­nos o por­tu­gue­ses. Hubo entre los espa­ño­les quie­nes fue­ron racis­tas para todo menos para mez­clar­se y tener hijos con las indí­ge­nas autóc­to­nas del país o con las muje­res negras. Por eso el pro­me­dio de las per­so­nas de piel oscu­ra en Puer­to Rico sue­le ser bas­tan­te más cla­ra de piel que muchos otros ejem­plos de la negri­tud afro­an­ti­lla­na. Pero el racis­mo como tal, ade­más de ser una cons­truc­ción del poder para que los miem­bros de una raza domi­nen sobre los de otra, ha sido tam­bién un mal hábi­to social. Hubo un tiem­po no muy lejano en que nues­tros padres, los que eran pre­do­mi­nan­te­men­te de raza blan­ca y heren­cia euro­pea, les decían a sus hijos que podría­mos tener ami­gos negros pero jamás casar­nos con una per­so­na negra. Así mos­tra­ban cier­ta “libe­ra­li­dad”, pero en el fon­do, man­te­nían los mis­mos pre­jui­cios racis­tas de anta­ño. Hubo en otro tiem­po acti­tu­des terri­bles, que espe­ro que haya­mos supe­ra­do. Pero no pue­do olvi­dar lo que me con­tó mi padre de que mi abue­lo paterno lo disua­dió de esta mane­ra de hacer­se novio de una bori­cua mula­ta: las muje­res como el gana­do: por la raza. Asquean­te. Ade­más del racis­mo esta­ba allí pre­sen­te un machis­mo empedernido.

Hoy en día, en pleno siglo XXI, los paí­ses que ade­lan­tan son aque­llos que más cele­bran la diver­si­dad huma­na y la plu­ra­li­dad racial y mul­ti­cul­tu­ral. El mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo anti racis­ta es seña y signo de las nue­vas gene­ra­cio­nes más moder­nas y más influi­das por la glo­ba­li­za­ción y por la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad. Es por eso que en el pro­pio Esta­dos Uni­dos las mani­fes­ta­cio­nes de pro­tes­ta con­tra el ase­si­na­to de negros por poli­cías dra­ma­ti­za­dos lue­go de la muer­te por asfi­xia del afro­nor­te­ame­ri­cano Geor­ge Floyd –a manos de un poli­cía racis­ta y blan­co– están com­pues­tas mayor­men­te por jóve­nes, de todas las razas que allá con­vi­ven. Lo mis­mo obser­va­mos en las mani­fes­ta­cio­nes colec­ti­vas con­tra el racis­mo en Rei­no Uni­do, Espa­ña, Ita­lia o Ale­ma­nia. Y es que es un hecho socio­ló­gi­ca­men­te com­pro­ba­do que, a mayor res­pe­to por la diver­si­dad huma­na y a mayor valo­ra­ción de la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad de los Pue­blos, más se lucha por des­te­rrar el racis­mo de las rela­cio­nes sociales.

Si sabe­mos muy bien que el Pue­blo de Puer­to Rico tuvo una mul­ti­cul­tu­ra­li­dad más varia­da y com­ple­ja que el anti­guo y des­gas­ta­do mito de las “tres razas”, si sabe­mos que el Puer­to Rico del siglo XXI es toda­vía más diver­so que el de prin­ci­pios del siglo XX, debi­do a las inmi­gra­cio­nes, y si somos cons­cien­tes de que la migra­ción es un hecho inevi­ta­ble de la glo­ba­li­za­ción en este Pla­ne­ta nues­tro, enton­ces es com­ple­ta­men­te irra­cio­nal e inhu­mano el no des­te­rrar para siem­pre los egoís­mos que están detrás de las tra­di­cio­nes ana­cró­ni­cas del racis­mo en Puer­to Rico. Fue­ron esas vie­jas malas cos­tum­bres las que afec­ta­ron, por el mero hecho de ser una niña negra a Alma Yarie­la Cruz, quien se sin­tió veja­da e insul­ta­da en su dig­ni­dad huma­na res­pon­dien­do con un empu­jón a la com­pa­ñe­ra que la insul­ta­ba, con el agra­van­te de haber sido inves­ti­ga­da por la fis­ca­lía por el empu­jón. El racis­mo y la acti­tud ofen­si­va con­tra per­so­nas afro­des­cen­dien­tes no es sólo una mala cos­tum­bre social sino que la mis­ma afec­ta has­ta al gobierno y los pro­ce­sos de jus­ti­cia, como seña­la­mos al prin­ci­pio. Es la mis­ma acti­tud mal­sa­na que per­ci­bió la domi­ni­ca­na Vir­gi­nia Her­nán­dez, ex direc­to­ra de finan­zas de la empre­sa Amé­ri­ca Apon­te, Inc., y por la cual ganó una deman­da en los tri­bu­na­les. Lo que ocu­rre en el plano social inelu­di­ble­men­te se tras­la­da a rela­cio­nes más for­ma­les en empre­sas pri­va­das o de gobierno. En este últi­mo caso, se rela­cio­na lo pri­va­do con lo guber­na­men­tal toda vez que la licen­cia­da Ale­xan­dra Lúga­ro –aspi­ran­te a la gober­na­ción del país – era la Direc­to­ra Eje­cu­ti­va de la empre­sa deman­da­da. Todo el mun­do sabe las fun­cio­nes que tie­ne una Direc­to­ra Eje­cu­ti­va en una empre­sa, y se sabe ade­más que las empre­sas pri­va­das tie­nen abo­ga­dos para dilu­ci­dar esas deman­das. Todo eso pone en entre­di­cho la vera­ci­dad de las decla­ra­cio­nes ofi­cia­les de Lúga­ro para des­em­ba­ra­zar­se del caso. Hace un tiem­po que el Pue­blo obser­va la fre­cuen­cia con que polí­ti­cos del PPD o del PNP les mien­ten a los ciu­da­da­nos, a menu­do des­ca­ra­da­men­te. Es una ver­da­de­ra lás­ti­ma que la can­di­da­ta de un par­ti­do que recla­ma ser dife­ren­te, y en el que muchos indig­na­dos han cifra­do espe­ran­zas, mien­ta tam­bién en lugar de asu­mir res­pon­sa­bi­li­dad valien­te­men­te por las acti­tu­des racis­tas que haya podi­do mos­trar en el caso men­cio­na­do. Sobre todo cuan­do esto se con­si­de­ra en el con­tex­to del lin­cha­mien­to polí­ti­co que le hizo ese par­ti­do a Nés­tor Duprey Sal­ga­do por un seña­la­mien­to públi­co de su espo­sa de mal­tra­to psi­co­ló­gi­co. ¿Es que hay dos varas, una para eva­luar a una mujer blan­ca y otra para eva­luar a un hom­bre negro?

Muchas de esas acti­tu­des abo­mi­na­bles han sido apren­di­das des­de la niñez por muchos puer­to­rri­que­ños de des­cen­den­cia euro­pea. Por lo tan­to, no es hora de negar los patro­nes de con­duc­ta ofen­si­va hacia per­so­nas afro­des­cen­dien­tes o hacia extran­je­ros resi­den­tes en Puer­to Rico. Tam­po­co se tra­ta de sub­sa­nar erro­res con una peti­ción super­fi­cial de dis­cul­pas. Sabe­mos que tene­mos que ini­ciar una refle­xión y una dis­cu­sión exten­sa sobre todo esto. Sabe­mos ade­más que las acti­tu­des racis­tas y de supe­rio­ri­dad en el tra­to con cier­tas per­so­nas no se ter­mi­nan de la noche a la maña­na. Mien­tras mayor con­cien­cia adqui­ra­mos de cómo pre­ci­sa­men­te los puer­to­rri­que­ños blan­cos hemos mar­gi­na­do y mal­tra­ta­do a los afro­des­cen­dien­tes del país, en mejor posi­ción esta­re­mos todos de, cons­cien­te­men­te, hacer una cam­pa­ña en el espa­cio públi­co que bus­que des­te­rrar de una vez por todas de nues­tra socie­dad las acti­tu­des y las con­duc­tas racis­tas, ven­gan de don­de vengan.

En esto, nue­va­men­te, la edu­ca­ción en nues­tras escue­las y uni­ver­si­da­des es fun­da­men­tal y los maes­tros o pro­fe­so­res son los pri­me­ros que tie­nen que dar buen ejem­plo en el con­tex­to aca­dé­mi­co. Las pro­pias escue­las debie­ran pro­mo­ver más como un valor la igual­dad entre todos los habi­tan­tes y com­po­nen­tes de la socie­dad puer­to­rri­que­ña, sin dis­cri­mi­na­ción no sólo por raza, sino tam­po­co por géne­ro, por pre­fe­ren­cias sexua­les entre adul­tos que con­sien­ten, ni por reli­gión, ideas polí­ti­cas u ori­gen nacio­nal. No es hora de pon­ti­fi­car, sino más bien de refle­xio­nar y dia­lo­gar. Y es impe­ra­ti­vo recor­dar siem­pre que los valo­res no se apren­den en un nivel de pro­fun­di­za­ción estra­té­gi­co o exten­di­do, a no ser que los estu­dian­tes los prac­ti­quen y hagan pro­yec­tos sobre cómo apli­car la igual­dad, el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y las acti­tu­des y accio­nes que recha­zan el racis­mo como cua­li­dad de nues­tra socie­dad. En ello los padres, maes­tros y otros adul­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos en la vida de los niños deben hacer­se cada vez más cons­cien­tes sobre qué tipo de “mode­la­je” les pro­yec­ta­mos a nues­tros hijos.

Es un asun­to muy serio de dere­chos huma­nos. Pero este asun­to de la igual­dad, de la cele­bra­ción de la diver­si­dad y del res­pe­to a los dere­chos huma­nos de todos se hará más fácil en la medi­da en que pro­mo­va­mos en nues­tro país la con­cien­cia sobre nues­tra pro­pia reali­dad mul­ti­cul­tu­ral. Nue­va­men­te, los dere­chos huma­nos como valo­res socia­les y la mul­ti­cul­tu­ra­li­dad, al igual que la cele­bra­ción de la diver­si­dad huma­na, sólo se apren­den de ver­dad si los alum­nos reci­ben asig­na­cio­nes median­te las cua­les los mis­mos se prac­ti­quen con otros puer­to­rri­que­ños o con per­so­nas no naci­das aquí que con­vi­ven con nosotros.

¿Tie­ne el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo un lado oscuro?

En una colum­na recien­te de La Isla en su Tin­ta en El Nue­vo Día saba­tino, que el escri­tor Eduar­do Lalo titu­ló “Dema­sia­do de muchos millo­nes para un solo puer­to­rri­que­ño” tra­jo al espa­cio públi­co un asun­to que podría­mos con­si­de­rar como el lado oscu­ro del mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo y la inmi­gra­ción: la lle­ga­da al país de per­so­nas sin escrú­pu­los y poco ape­ga­das a él y al res­to de los bori­cuas, como para incu­rrir en actos de corrup­ción públi­ca o pri­va­da (gene­ral­men­te la corrup­ción es ambas, con fon­dos públi­cos, para bene­fi­cios pri­va­dos), a pesar de que los mis­mos afec­tan muy nega­ti­va­men­te el bien común. (El Nue­vo Día, sába­do 6 de junio de 2020, pág.30) En su colum­na Lalo alu­de a Robert Rodrí­guez y el escán­da­lo del gobierno actual con la ven­ta a sobre pre­cio de prue­bas para el virus COVID-19, por una empre­sa sin expe­rien­cia en esa enco­mien­da, así como a la fra­se que pro­nun­ció él comen­tan­do el nego­cia­zo que espe­ra­ba fini­qui­tar, la cual le da el títu­lo a la columna.

Cier­ta y lamen­ta­ble­men­te hay miem­bros de las eli­tes en Puer­to Rico que endeu­da­ron exce­si­va­men­te al país para bene­fi­ciar­se polí­ti­ca y mone­ta­ria­men­te, polí­ti­cos de ambos par­ti­dos tra­di­cio­na­les que han gober­na­do guia­dos por sus pro­pios intere­ses egoís­tas y los de sus res­pec­ti­vos par­ti­dos, que­dan­do impu­nes muchas de sus corrup­cio­nes escan­da­lo­sas, las mis­mas que han afec­ta­do nega­ti­va­men­te a la mayo­ría de los ciu­da­da­nos comu­nes de este país. Algu­nos de ellos han naci­do acá, como los Ros­se­lló, otros han sido puer­to­rri­que­ños lle­ga­dos de Esta­dos Uni­dos, aún otros han sido extran­je­ros esta­dou­ni­den­ses y cuba­nos, o de otras pro­ce­den­cias, que han vis­to a Puer­to Rico sólo como un lugar de paso en el cual pue­den enri­que­cer­se fácil­men­te bajo el man­to pro­tec­tor del colo­nia­lis­mo esta­dou­ni­den­se y de la pará­li­sis polí­ti­ca de bue­na par­te del pro­pio Pue­blo puer­to­rri­que­ño. Mien­tras ellos hacen corrup­ción y se enri­que­cen, las fami­lias más esta­ble­ci­das en Puer­to Rico sufren los emba­tes de una cri­sis eco­nó­mi­ca gra­ve, que jamás tocó los bol­si­llos de esos que se esta­ble­cie­ron en Puer­to Rico para enri­que­cer­se a cos­ta del Pue­blo y que, como indi­ca Lalo, no poseen arrai­go al país ni cone­xión con sus demás habitantes.

Es ese el ros­tro oscu­ro e injus­to de la corrup­ción per­pe­tra­da por per­so­nas que no tie­nen más leal­tad que a sí mis­mos y a su enri­que­ci­mien­to per­so­nal y que trai­cio­nan con su con­duc­ta y acti­tu­des a este Pue­blo. Como se seña­ló antes, como el racis­mo social, tam­bién tene­mos que des­te­rrar de nues­tra vida colec­ti­va este mal del abu­so con los recur­sos y dine­ros colec­ti­vos. Es pre­ci­so apren­der a detec­tar las bur­bu­jas (con­tra­tos que se hacen para bene­fi­ciar a unos pocos a cos­ta del dine­ro públi­co), denun­ciar­las y des­man­te­lar­las rápi­da­men­te, y exi­gir del gobierno la per­se­cu­ción legal de los perpetradores.

La espe­cu­la­ción lite­ra­ria de Eduar­do Lalo, aun­que muy impor­tan­te y veraz en muchos casos recien­tes, no pare­ce corres­pon­der a los recla­mos del escri­tor de que todo ha sur­gi­do como pro­duc­to de inmi­gra­cio­nes extran­je­ras al País a par­tir de la Real Cédu­la de Gra­cias de 1815. Con­si­de­re­mos los pun­tos siguien­tes, todos los cua­les, ponen en su jus­ta pers­pec­ti­va la denun­cia de Lalo, no para decir que es fal­sa, sino para no inter­pre­tar­la bajo los sig­nos erró­neos de la exageración.

1. La espe­cu­la­ción lite­ra­ria de Lalo no se sus­ten­ta tan al lar­go pla­zo como él la ha planteado.

Lalo cita El País de Cua­tro Pisos del escri­tor puer­to­rri­que­ño José Luis Gon­zá­lez, quien tuvo que exi­liar­se en Méxi­co para evi­tar la repre­sión que había enton­ces con­tra los inde­pen­den­tis­tas y mar­xis­tas en nues­tro país, a pesar de los cacareos de supues­ta demo­cra­cia de los esta­dou­ni­den­ses y de sus acó­li­tos en el Par­ti­do Popu­lar. Y trae a cola­ción la Real Cédu­la de Gra­cias de 1815 como la res­pon­sa­ble por la atrac­ción de extran­je­ros a Puer­to Rico. No obs­tan­te, nos pare­ce exa­ge­ra­do adju­di­car y exten­der has­ta esos tiem­pos pre­té­ri­tos el fenó­meno al que se refie­re Lalo. El fenó­meno exis­te y es cons­ta­ta­ble en diver­sos cua­trie­nios recien­tes diri­gi­dos por el PPD o por el PNP. No obs­tan­te, no pode­mos olvi­dar que muchos de quie­nes lle­ga­ron a Puer­to Rico a media­dos del siglo XIX hicie­ron valio­sos apor­tes a la eco­no­mía del país, por ejem­plo, Eduar­do Geor­get­ti, quien esta­ble­ció el pri­mer inge­nio azu­ca­re­ro moderno en nues­tro país. Más ade­lan­te, hubo una inmi­gra­ción cata­la­na bas­tan­te nutri­da, la cual men­cio­na Eduar­do Lalo. Y ya vimos cómo algu­nos de ellos, ade­más de nutrir sus arcas per­so­na­les y fami­lia­res esta­ble­cie­ron nego­cios que se enrai­za­ron fuer­te­men­te en el país. La fami­lia Ferré se esta­ble­ció en Pon­ce, pro­ce­den­tes de Cuba, pero Don Luis A. Ferré se casó con una mujer maya­güe­za­na, Doña Loren­ci­ta, cuya fami­lia tenía intere­ses arrai­ga­dos en el país. No sólo eso, sino que Don Luis A. Ferré legó a Pon­ce un cono­ci­do museo, ade­más de una fábri­ca exi­to­sa de cemen­to y un perió­di­co que lue­go se mudó a San Juan y al cual se le ha dado con­ti­nui­dad por sus des­cen­dien­tes, el gru­po Ferré Ran­gel. Podría­mos refe­rir­nos al colo­nia­lis­mo de muchos de ellos o a la faci­li­dad con que se con­vir­tie­ron en por­ta­vo­ces del asi­mi­lis­mo esta­dou­ni­den­se, pero no se pue­de negar su esta­ble­ci­mien­to enrai­za­do en Puer­to Rico, tan­to en los bue­nos como en los malos tiempos.

En la déca­da del 1950 lle­gó a Puer­to Rico un cata­lán de madre maya­güe­za­na, Pau Casals. Ni que decir hay que este insig­ne músi­co legó a Puer­to Rico el Fes­ti­val Casals y esta­ble­ció resi­den­cia en la isla, unién­do­se ade­más en matri­mo­nio a una bori­cua. Para enton­ces, Puer­to Rico ya como terri­to­rio de Esta­dos Uni­dos, los espa­ño­les eran aho­ra extran­je­ros. Su carác­ter de extran­je­ros no les impi­dió dejar ins­ti­tu­cio­nes socia­les (Casa de Espa­ña, Círcu­lo Galle­go de Puer­to Rico) o nego­cios com­pro­me­ti­dos con el país. La Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico, y Río Pie­dras en par­ti­cu­lar, se bene­fi­cia­ron muchí­si­mo con la pre­sen­cia de espa­ño­les impor­tan­tes en las artes como el escul­tor Com­pos­te­la, Don Fede­ri­co de Onís, y el autor de Pla­te­ro y yo, Juan Ramón Jimé­nez, quien con su espo­sa Zeno­bia se esta­ble­ció en el país. Es esta una acla­ra­ción nece­sa­ria para enten­der la gene­ra­li­za­ción de Eduar­do Lalo como una que no des­co­no­ce estos aportes.

2. Aún en tiem­pos más recien­tes, han lle­ga­do extran­je­ros a Puer­to Rico que se han invo­lu­cra­do a fon­do con nues­tra reali­dad nacio­nal y han hecho impor­tan­tes con­tri­bu­cio­nes al país de aco­gi­da. De Argen­ti­na nos lle­ga­ron tea­tre­ros como Axel Ander­son y Ele­na Mon­tal­bán, músi­cos de la talla de Tony Croat­to, con­tri­bu­yen­te esen­cial de la nue­va tro­va desa­rro­lla­da en Puer­to Rico en la déca­da del 1970, y pro­fe­sio­na­les del cali­bre de Car­los Maraz­zi quien diri­gió por años una com­pa­ñía muy com­pro­me­ti­da con Puer­to Rico y cuyos hijos han desa­rro­lla­do más ade­lan­te un inte­rés genuino por el bien eco­nó­mi­co y colec­ti­vo de Puer­to Rico. No pode­mos olvi­dar a los muchos domi­ni­ca­nos y cuba­nos pro­fe­sio­na­les que han deja­do hue­llas posi­ti­vas en nues­tro país. Pue­do men­cio­nar a un afro­des­cen­dien­te de ele­va­do cali­bre, el Dr. Emi­liano Nina, quien no sólo ejer­ció como pro­fe­sio­nal de la neu­mo­lo­gía en Puer­to Rico, sino que con­tri­bu­yó a una mayor rela­ción cul­tu­ral y polí­ti­ca entre gru­pos de Puer­to Rico y las Repú­bli­cas de Cuba y Domi­ni­ca­na. Y dejó al país dos hijos ejem­pla­res: Daniel y Ruth, ambos pro­fe­sio­na­les de la edu­ca­ción, Daniel en los cam­pos del Dere­cho y la Media­ción de Con­flic­tos, ade­más de su con­tri­bu­ción al perio­dis­mo digi­tal des­de El Post Anti­llano, y Ruth, como pro­fe­so­ra de psi­co­lo­gía en el Recin­to de Río Pie­dras de la Uni­ver­si­dad de Puer­to Rico.

3. El pro­ble­ma fun­da­men­tal no está en los extran­je­ros ni en el mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo. No sólo algu­nos extran­je­ros, sino puer­to­rri­que­ños tam­bién, han sido prac­ti­can­tes del egoís­mo y la corrup­ción impu­ne que ha afec­ta­do muy nega­ti­va­men­te a este país y prác­ti­ca­men­te ha des­trui­do sus bases democráticas.

Insis­ti­mos, por lo tan­to, en el carác­ter posi­ti­vo y cons­truc­ti­vo del reco­no­ci­mien­to de nues­tro mul­ti­cul­tu­ra­lis­mo, y de su poten­cial como medio para ayu­dar­nos a todos a ter­mi­nar con el racis­mo y otras dis­cri­mi­na­cio­nes, como la que se ha dado en el país con­tra las muje­res trans-géne­ro y que aca­bó con la vida de una bori­cua lla­ma­da Alexa.

FUENTE: 80 Grados

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.