Pen­sa­mien­to crí­ti­co. Tran­si­ción eco­ló­gi­ca hacia una socie­dad biocentrada

  • Por Leo­nar­do Boff, Resu­men Lati­no­ame­ri­cano, 23 junio 2020

Nota: Este
tex­to es una edi­ción abre­via­da del ante­rior en por­tu­gués, que fué
obje­to de una con­fe­ren­cia en el Encuen­tro Mun­dial de Valo­res, via ZOOM,
rea­li­za­do en Mon­te­rrey, Méxi­co, que reune cen­te­na­res de per­so­nas de todo
el mundo.

******************************************************************

Para
com­pren­der el sig­ni­fi­ca­do del coro­na­vi­rus, tene­mos que encua­drar­lo en
su debi­do con­tex­to, no ver­lo ais­la­da­men­te bajo la pers­pec­ti­ca de la
cien­cia y de la téc­ni­ca siem­pre nece­sa­rias. El Coro­na­ví­rus vie­ne de la
natu­ra­le­za, con­tra la cual los seres huma­nos, par­ti­cu­lar­men­te através
del capi­ta­lis­mo glo­bal des­de hace siglos, lle­va a cabo una guerra
sis­te­má­ti­ca con­tra esta natu­ra­le­za y con­tra la Tierra.

El capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral gra­ve­men­te herido

Con­cen­tre­mo­nos
en la cau­sa prin­ci­pal que es el orden capi­ta­lis­ta. Cono­ce­mos la lógica
del capi­ta­lis­mo. Él se carac­te­ri­za por explo­tar has­ta el lími­te la
fuer­za de tra­ba­jo, por el pilla­je de los bie­nes y ser­vi­cios de la
natu­ra­le­za, en fin, por la mer­can­ti­li­za­ción de todas las cosas. De una eco­no­mía de mer­ca­do hemos pasa­do a una socie­dad de mer­ca­do. En ella las cosas inalie­na­bles se trans­for­man en mer­can­cía: Karl Marx en su Mise­ria de la Filosofía
de 1847, lo ha des­cri­to bien: “Cosas inter­cam­bia­das, dadas pero jamás
ven­di­das… todo se ha vuel­to venal como la vir­tud, el amor, la opinión,
la cien­cia y la con­cien­cia… todo se ha vuel­to ven­di­ble y lle­va­do al
mer­ca­do». Él lla­mó a esto el “tiem­po de la corrup­ción gene­ral y de la vena­li­dad uni­ver­sal” (ed.Vozes 2019, p.54 – 55). Es lo que se implan­tó des­de el fin de la segun­da gue­rra mundial.

Noso­tros
seres huma­nos, bajo el modo de pro­duc­ción capi­ta­lis­ta hemos roto todos
los lazos con la natu­ra­le­za, con­vir­tién­do­la en un baúl de recursos,
con­si­de­ra­dos ilu­sa­men­te ili­mi­ta­dos, en fun­ción de un crecimiento
con­si­de­ra­do tam­bién ilu­sa­men­te ili­mi­ta­do. Resul­ta que un vie­jo y
limi­ta­do pla­ne­ta no pue­de sopor­tar un cre­ci­mien­to ilimitado.

La
Tie­rra viva, Gaia, un super­or­ga­nis­mo que arti­cu­la todos los factores
para con­ti­nuar viva y pro­du­cir y repro­du­cir siem­pre todo tipo de vida,
ha empe­za­do a reac­cio­nar y a con­tra­ata­car median­te el
calen­ta­mien­to glo­bal, los even­tos extre­mos en la natu­ra­le­za, y el envío
de sus armas leta­les, que son los virus y las bac­te­rias (gri­pe porcina,
aviar, H1N1, zika, chi­kun­gun­ya, SARS, ébo­la y otros), y aho­ra el de la
COVID-19, invi­si­ble, glo­bal y letal.

Este virus ha pues­to a
todos de rodi­llas, espe­cial­men­te a las poten­cias mili­ta­ris­tas cuyas
armas de des­truc­ción masi­va (que podrían des­truir toda la vida varias
veces) resul­tan total­men­te super­fluas y ridículas.

A
pro­pó­si­to de la COVID-19 ha que­da­do cla­ro que cayó como un meteoro
rasan­te sobre el capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral des­man­te­lan­do su idea­rio: el bene­fi­cio, la acu­mu­la­ción pri­va­da, la com­pe­ten­cia, el indi­vi­dua­lis­mo, el con­su­mis­mo, el esta­do míni­mo y
la pri­va­ti­za­ción de la cosa públi­ca y los bie­nes comu­nes. Ha sido
gra­ve­men­te heri­do. Ha pro­du­ci­do dema­sia­da iniqui­dad huma­na, social y
eco­ló­gi­ca, has­ta el pun­to de poner en peli­gro el futu­ro del sistema-vida
y del sistema-Tierra.

Mien­tras, plan­teó ine­quí­vo­ca­men­te la dis­yun­ti­va: ¿vale más el lucro o la vida? ¿Debe­mos sal­var la eco­no­mía o sal­var vidas humanas?

Según
el idea­rio del capi­ta­lis­mo, la elec­ción sería sal­var la eco­no­mía en
pri­mer lugar y lue­go las vidas huma­nas. Pero has­ta hoy nadie ha
encon­tra­do la fór­mu­la mági­ca para arti­cu­lar las dos cosas: producir
rique­za y evi­tar la con­ta­mi­na­ción de los tra­ba­ja­do­res. Si hubié­ra­mos segui­do la lógi­ca del capi­tal, todos esta­ría­mos en peligro.

Lo que nos está sal­van­do es lo que le fal­ta a él: la
soli­da­ri­dad, la coope­ra­ción, la inter­de­pen­den­cia entre todos, la
gene­ro­si­dad y el cui­da­do mutuo de la vida de unos y otros y de todo lo
que vive y existe.

Alter­na­ti­vas posi­bles para el poscoronavirus

El
gran desa­fío que se nos plan­tea a cada uno de noso­tros, la gran
pre­gun­ta, espe­cial­men­te a los due­ños de las gran­des corporaciones
mul­ti­na­cio­na­les es: ¿Cómo con­ti­nuar? ¿Vol­ver a lo que era antes? ¿Recu­pe­rar el tiem­po y los bene­fi­cios per­di­dos?

Muchos dicen: vol­ver sim­ple­men­te a lo que era antes sería un sui­ci­dio, por­que la Tie­rra podría vol­ver a con­tra­ata­car con virus más vio­len­tos y mor­ta­les.
Los cien­tí­fi­cos ya han adver­ti­do que den­tro de poco pode­mos sufrir un
ata­que aún más feroz si no apren­de­mos la lec­ción de cui­dar la naturaleza
y desa­rro­lla­mos una rela­ción más amis­to­sa con la Madre Tierra.

Enume­ro
aquí algu­nas alter­na­ti­vas, pues los seño­res del capi­tal y las finanzas
están en una furio­sa pug­na entre ellos para sal­va­guar­dar sus intere­ses y
sus fortunas.

La pri­me­ra alter­na­ti­va sería vol­ver al sis­te­ma capi­ta­lis­ta neoliberal
pero aho­ra de for­ma extre­ma­da­men­te radi­cal. El 0,1% de la humanidad,
los mul­ti­mi­llo­na­rios, serían quie­nes uti­li­za­rían la inteligencia
arti­fi­cial con capa­ci­dad para con­tro­lar a cada per­so­na del planeta,
des­de su vida ínti­ma a la pri­va­da y la públi­ca. Sería un des­po­tis­mo de otro orden, ciber­né­ti­co, bajo la égi­da del control/​dominación total de la vida de las poblaciones.

Esta
alter­na­ti­va no ha apren­di­do nada de la COVID-19, ni ha incor­po­ra­do el
fac­tor eco­ló­gi­co. Bajo la pre­sión gene­ral pue­de asu­mir una
res­pon­sa­bi­li­dad socio­eco­ló­gi­ca para no per­der bene­fi­cios ni seguidores.

Pero siem­pre que hay un poder domi­na­dor, sur­ge un anti­po­der inclu­so con rebe­lio­nes cau­sa­das por el ham­bre y la desesperación.

La segun­da alter­na­ti­va sería el capi­ta­lis­mo ver­de,
que ha saca­do lec­cio­nes del coro­na­vi­rus y ha incor­po­ra­do el hecho
eco­ló­gi­co: refo­res­tar lo devas­ta­do, con­ser­var la natu­ra­le­za exis­ten­te al
máxi­mo. Pero no cam­bia­ría el modo de pro­duc­ción ni la bús­que­da de
beneficio.

Lo ver­de no dis­cu­te la des­igual­dad social
per­ver­sa y haría de todoa los bie­nes natu­ra­les una oca­sión de ganancia.
Ejem­plo: no sólo ganar con la miel de abe­jas, sino tam­bién con su
capa­ci­dad de poli­ni­zar otras plan­tas. La rela­ción con la natu­ra­le­za y la
Tie­rra es uti­li­ta­ria y no se le reco­no­cen dere­chos, como decla­ra la
ONU, ni su valor intrín­se­co, inde­pen­dien­te del ser humano. Sigue todavía
antropocéntrico.

La ter­ce­ra sería el comu­nis­mo de ter­ce­ra gene­ra­ción,
que no ten­dría nada que ver con las ante­rio­res, ponien­do los bie­nes y
ser­vi­cios del pla­ne­ta bajo una admi­nis­tra­ción colec­ti­va y central.
Podría ser posi­ble, pero supo­ne una nue­va con­cien­cia, ade­más de no dar
cen­tra­li­dad a la vida en todas sus for­mas. Segui­ría siendo
antro­po­cén­tri­co. Está en par­te repre­sen­ta­do por los filó­so­fos Zizek y
Badiou. Por los per­jui­cios exis­ten­tes y la recor­da­ción de lo que fue el
comu­nis­mo de Esta­do del impe­rio sovié­ti­co, con­tro­la­dor y repre­sor, tiene
pocos seguidores.

La cuar­ta sería el eco-socia­lis­mo,
con mayo­res posi­bi­li­da­des. Supo­ne un con­tra­to social glo­bal con un
cen­tro plu­ral de gobierno para resol­ver los pro­ble­mas glo­ba­les de la
huma­ni­dad. Los bie­nes y ser­vi­cios natu­ra­les limi­ta­dos y muchos no
reno­va­bles se dis­tri­bui­rían equi­ta­ti­va­men­te entre todos, en un consumo
decen­te y sobrio que inclui­ría tam­bién a toda la comu­ni­dad de la vida,
que tam­bién nece­si­ta medios de vida y de reproducción.

Esta
alter­na­ti­va esta­ría den­tro de las posi­bi­li­da­des huma­nas, a con­di­ción de
desa­rro­llar una sóli­da con­cien­cia eco­ló­gi­ca, hacer­se un dato de toda la
socie­dad con la res­pon­sa­bi­li­dad por la Tie­rra y la natu­ra­le­za. A mi
jui­cio, es toda­vía socio­cén­tri­co. Le fal­ta incorporar
la nue­va cos­mo­lo­gía y los datos de las cien­cias de la vida, de la
com­ple­xi­dad, vien­do a la Tie­rra como un momen­to del gran proceso
cos­mo­gé­ni­co, bio­gé­ni­co y antro­po­gé­ni­co: Tie­rra como Gaia, un
super­or­ga­nis­mo que se auto­re­gu­la y que garan­ti­za la vida de todos los
vivientes.

La quin­ta alter­na­ti­va sería el buen vivir y convivir,
ensa­ya­da duran­te siglos por los pue­blos andi­nos. Es profundamente
eco­ló­gi­ca, por­que con­si­de­ra a todos los seres como por­ta­do­res de
dere­chos. El eje arti­cu­la­dor es la armo­nía que comien­za con la familia,
con la comu­ni­dad, con la natu­ra­le­za, con todo el uni­ver­so, con los
ante­pa­sa­dos y con la Divi­ni­dad. Esta alter­na­ti­va tie­ne un alto gra­do de
uto­pía pero qui­zás la huma­ni­dad, cuan­do se des­cu­bra a sí mis­ma como una
espe­cie vivien­do en una úni­ca Casa Común, sea capaz de lograr el buen
vivir y convivir.

Con­clu­sión de esta
par­te: Está cla­ro que la vida, la salud y los medios de vida están en el
cen­tro de todo, no el bene­fi­cio y el desa­rro­llo (in)sostenible. Se
exi­gi­rá más Esta­do con más segu­ri­dad sani­ta­ria para todos, un Esta­do que
satis­fa­ga las deman­das colec­ti­vas y pro­mue­va un desa­rro­llo que obedezca
a los lími­tes y al alcan­ce de la naturaleza.

Como el
pro­ble­ma del coro­na­vi­rus es glo­bal se hace nece­sa­rio un con­tra­to social
glo­bal, con un cuer­po plu­ral de direc­ción y coor­di­na­ción, para
imple­men­tar una solu­ción global.

O sal­va­mos a la natu­ra­le­za y a la Tie­rra o engro­sa­re­mos la pro­ce­sión de los que se diri­gen al abismo.

¿Cómo bus­car una tran­si­ción eco­ló­gi­ca, exi­gi­da por la acción mor­tí­fe­ra de la COVID-19? ¿Por dón­de empezar?

No
pode­mos sub­es­ti­mar el poder del “genio” del capi­ta­lis­mo neo­li­be­ral: él
es capaz de incor­po­rar los datos nue­vos, trans­for­mar­los en su beneficio
pri­va­do y usar para ello todos los medios moder­nos de robo­ti­za­ción, la
inte­li­gen­cia arti­fi­cial con sus miles de millo­nes de algo­rit­mos y
even­tual­men­te las gue­rras híbri­das. Pue­de con­vi­vir sin piedad,
indi­fe­ren­te, con los millo­nes y millo­nes de ham­brien­tos y arro­ja­dos a la
miseria.

Por otra par­te, los que bus­can una tran­si­ción para­dig­má­ti­ca, den­tro de la cual me sitúo yo, deben pro­po­ner una otra for­ma de habi­tar la Casa Común,
con una con­vi­ven­cia res­pe­tuo­sa de la natu­ra­le­za y cui­da­do con todos los
eco­sis­te­mas, deben gene­rar en la base social otro nivel de con­cien­cia y
a nue­vos suje­tos por­ta­do­res de esta alternativa.

Para esa inmen­sa tarea tene­mos que des­co­lo­ni­zar­nos
de las visio­nes del mun­do y de fal­sos valo­res como el consumismo
incul­ca­dos por la cul­tu­ra del capi­tal. Tene­mos que ser anti­sis­te­ma y
alternativos.

Pre­su­pues­tos para una tran­si­ción bien sucedida

El pri­me­ro es la vul­ne­ra­bi­li­dad de la con­di­ción huma­na, expues­ta a ser ata­ca­da por enfer­me­da­des, bac­te­rias y virus.

Dos fac­to­res están en el ori­gen de la inva­sión de micro­or­ga­nis­mos leta­les: la exce­si­va urba­ni­za­ción humana
que ha avan­za­do sobre los espa­cios de la natu­ra­le­za des­tru­yen­do los
hábi­tats natu­ra­les de los virus y las bac­te­rias que sal­tan a otro ser
vivo o al cuer­po humano. El 83% de la huma­ni­dad vive en ciudades.

El segun­do fac­tor es la defo­res­ta­ción sistemática
debi­da a la vora­ci­dad del capi­tal, que bus­ca la rique­za con el
mono­cul­ti­vo de soja, de caña de azú­car, de gira­sol o con la producción
de pro­teí­nas ani­ma­les (gana­do), devas­tan­do bos­ques y sel­vas, y
des­equi­li­bran­do el régi­men de hume­dad y de llu­vias en exten­sas regiones
como la Amazonia.

Segun­do pre­su­pues­to: la inter-retro rela­ción de todos con todos. Somos,
por natu­ra­le­za, un nudo de rela­cio­nes orien­ta­do hacia todas las
direc­cio­nes. La bio­an­tro­po­lo­gía y la psi­co­lo­gía evo­lu­ti­va han dejado
cla­ro que la esen­cia espe­cí­fi­ca del ser humano es coope­rar y
rela­cio­nar­se con todos. No hay nin­gún gen egoís­ta, for­mu­la­do
por Daw­kins a fina­les de los 60 del siglo pasa­do sin nin­gu­na base
empí­ri­ca. Todos los genes están inter­re­la­cio­na­dos entre sí y den­tro de
las célu­las. Nadie está fue­ra de la rela­ción. En este sen­ti­do, el
indi­vi­dua­lis­mo, valor supre­mo de la cul­tu­ra del capi­tal, es anti­na­tu­ral y
no tie­ne nin­gu­na sus­ten­ta­ción biológica.

Ter­ce­ro pre­su­pues­to: el cui­da­do esen­cial:
Per­te­ne­ce a la esen­cia de lo humano el cui­da­do sin el cual no
sub­sis­ti­ría­mos. El cui­da­do es ade­más una cons­tan­te cos­mo­ló­gi­ca: las
cua­tro fuer­zas que sos­tie­nen el uni­ver­so (la gra­vi­ta­to­ria, la
elec­tro­mag­né­ti­ca, la nuclear débil y la nuclear fuer­te) actúan
sinér­gi­ca­men­te con extre­mo cui­da­do sin el cual no esta­ría­mos aquí
refle­xio­nan­do sobre estas cosas.

El cui­da­do supo­ne una
rela­ción ami­ga de la vida, pro­tec­to­ra de todos los seres por­que los ve
como un valor en sí mis­mos, inde­pen­dien­te del uso humano. Fue la falta
de cui­da­do de la natu­ra­le­za, devas­tán­do­la, lo que hizo que los virus
per­die­ran su hábi­tat, con­ser­va­do duran­te miles de años y pasa­ran a otro
ani­mal o al ser humano. El eco­fe­mi­nis­mo ha apor­ta­do una contribución
sig­ni­fi­ca­ti­va a la pre­ser­va­ción de la vida y de la natu­ra­le­za con la
éti­ca del cui­da­do desa­rro­lla­da por ellas, por­que el cui­da­do es del ser
humano, pero adquie­re una espe­cial den­si­dad en las mujeres.

Cuar­to pre­su­pues­to: la soli­da­ri­dad
como opción cons­cien­te. La soli­da­ri­dad está en el cora­zón de nuestra
huma­ni­dad. Los bio­an­tro­pó­lo­gos nos han reve­la­do que este dato es
esen­cial al ser humano. Cuan­do nues­tros ante­pa­sa­dos bus­ca­ban sus
ali­men­tos, no los comían ais­la­da­men­te. Los lle­va­ban al gru­po y ser­vían a
todos empe­zan­do por los más jóve­nes, des­pués a los mayo­res y lue­go a
todos los demás. De esto sur­gió la comen­sa­li­dad y el sen­ti­do de
coope­ra­ción y soli­da­ri­dad. Fue la soli­da­ri­dad la que nos per­mi­tió dar el
sal­to de la ani­ma­li­dad a la huma­ni­dad. Lo que fue váli­do ayer también
vale para hoy.

Esta soli­da­ri­dad no exis­te sólo entre los
huma­nos. Es otra cons­tan­te cos­mo­ló­gi­ca: todos los seres con­vi­ven, están
invo­lu­cra­dos en redes de rela­cio­nes de reci­pro­ci­dad y soli­da­ri­dad de
for­ma que todos pue­dan ayu­dar­se mutua­men­te a vivir y co-evolucionar.
Inclu­so el más débil, con la cola­bo­ra­ción de otros sub­sis­te, tie­ne su
lugar en el con­jun­to de los seres y coevoluciona.

El
sis­te­ma del capi­tal no cono­ce la soli­da­ri­dad, solo la com­pe­ti­ción que
pro­du­ce ten­sio­nes, riva­li­da­des y ver­da­de­ras des­truc­cio­nes de otros
com­pe­ti­do­res en fun­ción de una mayor acumulación.

Hoy en
día el mayor pro­ble­ma de la huma­ni­dad no es ni el eco­nó­mi­co, ni el
polí­ti­co, ni el cul­tu­ral, ni el reli­gio­so, sino la fal­ta de solidaridad
con otros seres huma­nos que están a nues­tro lado. El capi­ta­lis­mo ve a
cada uno como un con­su­mi­dor even­tual, no como una per­so­na huma­na con sus
preo­cu­pa­cio­nes, ale­grías y sufrimientos.

Es la soli­da­ri­dad la que nos está sal­van­do ante el ata­que del coro­na­vi­rus,
empe­zan­do por el per­so­nal sani­ta­rio que arries­ga desin­te­re­sa­da­men­te su
vida para sal­var otras vidas. Vemos acti­tu­des de soli­da­ri­dad en toda la
socie­dad, pero espe­cial­men­te en las peri­fe­rias, don­de la gen­te no puede
ais­lar­se social­men­te y no tie­ne reser­vas de ali­men­tos. Muchas familias
que reci­bie­ron canas­tas de ali­men­tos las repar­tían con otros más
necesitados.

Pero no bas­ta con que la soli­da­ri­dad sea un
ges­to pun­tual. Debe ser una acti­tud bási­ca, por­que está en la esen­cia de
nues­tra natu­ra­le­za. Tene­mos que hacer la opción cons­cien­te de ser
soli­da­rios a par­tir de los últi­mos e invi­si­bles, de aque­llos que no
cuen­tan para el sis­te­ma impe­ran­te y son con­si­de­ra­dos como ceros
eco­nó­mi­cos, pres­cin­di­bles. Sólo así deja de ser selec­ti­va y englo­ba a
todos, por­que todos somos coigua­les y nos unen lazos obje­ti­vos de
fraternidad.

Tran­si­ción hacia una civi­li­za­ción biocentrada

Toda cri­sis hace pen­sar y pro­yec­tar nue­vas ven­ta­nas de posi­bi­li­da­des. El coro­na­vi­rus nos ha dado esta lec­ción: la
Tie­rra, la natu­ra­le­za, la vida, en toda su diver­si­dad, la
inter­de­pen­den­cia, la coope­ra­ción y la soli­da­ri­dad deben ser cen­tra­les en
la nue­va civi­li­za­ción si que­re­mos sobre­vi­vir
.

Par­to
de la inter­pre­ta­ción siguien­te: que noso­tros, como pri­me­ros, hemos
ata­ca­do a la natu­ra­le­za y a la Madre Tie­rra duran­te siglos, pero ahora
la reac­ción de la Tie­rra heri­da y la natu­ra­le­za devas­ta­da se está
vol­vien­do en con­tra nuestra.

Tie­rra-Gaia y natu­ra­le­za son
vivos y cómo vivos sien­ten y reac­cio­nan a las agre­sio­nes. La
mul­ti­pli­ca­ción de seña­les que la Tie­rra nos ha envia­do, empe­zan­do por el
calen­ta­mien­to glo­bal, la ero­sión de la bio­di­ver­si­dad del orden de
70 – 100 mil espe­cies por año (esta­mos den­tro de la sex­ta extin­ción masiva
en la era del antro­po­ceno y del necro­ceno) y otros even­tos extremos,
deben ser cap­ta­dos e interpretados.

O cam­bia­mos nuestra
rela­ción con la Tie­rra y la natu­ra­le­za en el sen­ti­do de sinergia,
cui­da­do y res­pe­to, o la Tie­rra pue­de no que­rer­nos más sobre su
super­fi­cie. Y esta vez no hay un arca de Noé que sal­ve a algu­nos y deje
pere­cer a los demás. O todos nos sal­va­mos o todos pereceremos.

Casi
todos los aná­li­sis de la COVID-19 se cen­tra­ron en la téc­ni­ca, la
medi­ci­na, la vacu­na para sal­var vidas, el ais­la­mien­to social y el uso de
mas­ca­ri­llas para pro­te­ger­nos y no con­ta­mi­nar a los demás. Todo eso debe
ser hecho y es indispensable.

Rara vez se habla de la natu­ra­le­za, aun­que el virus vino de la natu­ra­le­za. Eso lo hemos olvidado.

La
tran­si­ción de una socie­dad capi­ta­lis­ta de super­pro­duc­ción de bienes
mate­ria­les a una socie­dad que sus­ten­te toda la vida con valores
humano-espi­ri­tua­les como el amor, la soli­da­ri­dad, la com­pa­sión, la
inter­de­pen­den­cia, la jus­ta medi­da, el res­pe­to y el cui­da­do no se
pro­du­ci­rá de la noche a la mañana.

Será un pro­ce­so difí­cil que requie­re, en pala­bras del Papa Fran­cis­co en su encí­cli­ca “Sobre el cui­da­do de la Casa Común”, una “con­ver­sión eco­ló­gi­ca radi­cal”,
que nos lle­va­rá a incor­po­rar rela­cio­nes de cui­da­do, pro­tec­ción y
coope­ra­ción: un desa­rro­llo hecho con la natu­ra­le­za y no con­tra la
naturaleza.

El sis­te­ma impe­ran­te pue­de cono­cer una larga
ago­nía, pero no ten­drá futu­ro. En mi opi­nión, no sere­mos noso­tros los
que lo derro­ta­re­mos para siem­pre, sino la pro­pia Tie­rra, negán­do­le las
con­di­cio­nes para su repro­duc­ción al haber exce­di­do los lími­tes de los
bie­nes y ser­vi­cios de la Tie­rra super­po­bla­da. Este colap­so se verá
refor­za­do por la acu­mu­la­ción de crí­ti­cas y de prác­ti­cas huma­nas que
siem­pre se han resis­ti­do a la explo­ta­ción capitalista.

La incor­po­ra­ción del nue­vo para­dig­ma cos­mo­ló­gi­co, bio­ló­gi­co y antropológico

Para
una nue­va socie­dad pos­CO­VID-19 hay que asu­mir los datos del nuevo
para­dig­ma, que ya tie­ne un siglo de exis­ten­cia pero que has­ta aho­ra no
ha logra­do con­quis­tar la con­cien­cia colec­ti­va ni la inteligencia
aca­dé­mi­ca, ni mucho menos la cabe­za de los “deci­sion makers” políticos.

Este para­dig­ma es cos­mo­ló­gi­co. Par­te del hecho de que todo se ori­gi­nó a par­tir del big bang
ocu­rri­do hace 13.7 mil millo­nes de años. De su explo­sión salie­ron las
estre­llas rojas gigan­tes y con su explo­sión, las gala­xias, las
estre­llas, los pla­ne­tas, la Tie­rra y noso­tros mis­mos. Todos estamos
hechos de pol­vo cósmico.

La Tie­rra que tie­ne ya 4.3 mil
millo­nes de años y la vida unos 3.8 mil millo­nes de años están vivas. La
Tie­rra, y esto es un dato de cien­cia ya acep­ta­do por la comunidad
cien­tí­fi­ca, no sólo tie­ne vida en ella sino que está viva y pro­du­ce todo
tipo de vidas.

El ser humano que apa­re­ció hace unos 10 millo­nes de años es la por­ción de la Tierra
que en un momen­to de alta com­ple­ji­dad comen­zó a sen­tir, a pen­sar, a
amar y a cui­dar. Por eso hom­bre vie­ne de húmus, de tie­rra buena.

Ini­cial­men­te man­te­nía una rela­ción de coexis­ten­cia con la natu­ra­le­za, lue­go pasó a inter­ven­ción en ella a tra­vés de la agri­cul­tu­ra y en los últi­mos siglos ha lle­ga­do a la agre­sión sistemática
median­te la tec­no­cien­cia. Esta agre­sión se ha lle­va­do a cabo en todos
los fren­tes has­ta el pun­to de poner en peli­gro el equi­li­brio de la
Tie­rra y ser inclu­so una ame­na­za de auto­des­truc­ción de la espe­cie humana
con armas nuclea­res, quí­mi­cas y biológicas.

Esta rela­ción
de agre­sión está detrás de la actual cri­sis de salud. De seguir
ade­lan­te, la agre­sión podría traer­nos cri­sis más fuer­tes has­ta aquello
que los bió­lo­gos temen: The Next Big One, aquel pró­xi­mo gran virus inata­ca­ble y fatal que lle­va­rá a la des­apa­ri­ción de la espe­cie huma­na de la faz de la Tierra.

Para
evi­tar este posi­ble arma­ge­dón eco­ló­gi­co, es urgen­te reno­var con la
Tie­rra viva el con­tra­to natu­ral vio­la­do: ella nos da todo lo que
nece­si­ta­mos y garan­ti­za la sos­te­ni­bi­li­dad de los eco­sis­te­mas. Y
noso­tros, según el con­tra­to, le devol­ve­mos cui­da­do, res­pe­to a sus ciclos
y le damos tiem­po para que rege­ne­re lo que le qui­ta­mos. Este contrato
natu­ral ha sido roto por ese estra­to de la huma­ni­dad que explo­ta los
bie­nes y ser­vi­cios, defo­res­ta, con­ta­mi­na las aguas y los mares.

Es
deci­si­vo reno­var el con­tra­to natu­ral y arti­cu­lar­lo con el contrato
social: una socie­dad que se sien­te par­te de la Tie­rra y de la
natu­ra­le­za, que asu­me colec­ti­va­men­te la pre­ser­va­ción de toda la vida,
man­tie­ne en pie sus bos­ques que garan­ti­zan el agua nece­sa­ria para todo
tipo de vida, rege­ne­ra lo que fue degra­da­do y for­ta­le­ce lo que ya está
preservado.

La rele­van­cia de la región: el biorregionalismo

Dado que la ONU ha reco­no­ci­do a la Tie­rra como la Madre Tie­rra y los dere­chos de la natu­ra­le­za, la demo­cra­cia ten­drá que incor­po­rar nue­vos ciu­da­da­nos, como los bos­ques, las mon­ta­ñas, los ríos, los pai­sa­jes. La demo­cra­cia sería socio-eco­ló­gi­ca. Sola­men­te
Boli­via y Ecua­dor han inau­gu­ra­do el cons­ti­tu­cio­na­lis­mo eco­ló­gi­co al
reco­no­cer los dere­chos de la Pacha Mama y de los demás seres de la
naturaleza.

La vida será el faro orien­ta­dor y la polí­ti­ca y
la eco­no­mía esta­rán al ser­vi­cio no de la acu­mu­la­ción sino de la vida.
El con­su­mo, para que sea uni­ver­sa­li­za­do, debe­rá ser sobrio, frugal,
soli­da­rio. Y la socie­dad esta­rá sufi­cien­te y decen­te­men­te abastecida.

Para
fina­li­zar, una pala­bra sobre el bio­re­gio­na­lis­mo. La pun­ta de lan­za de
la refle­xión eco­ló­gi­ca se está con­cen­tran­do actual­men­te en torno a la región.
Toman­do la región, no como ha sido defi­ni­da arbi­tra­ria­men­te por la
admi­nis­tra­ción, sino con la con­fi­gu­ra­ción que ha hecho la naturaleza,
con sus ríos, mon­ta­ñas, bos­ques, lla­nu­ras, fau­na y flo­ra y especialmente
con los habi­tan­tes que viven allí. En la bio­rre­gión se pue­de crear
real­men­te un desa­rro­llo sos­te­ni­ble que no sea mera­men­te retó­ri­co sino
real.

Las empre­sas serán pre­fe­ren­te­men­te media­nas y
peque­ñas, se dará pre­fe­ren­cia a la agro­eco­lo­gía, se evi­ta­rá el
trans­por­te a regio­nes dis­tan­tes, la cul­tu­ra será un impor­tan­te elemento
de cohe­sión: las fies­tas, las tra­di­cio­nes, la memo­ria de personas
nota­bles, la pre­sen­cia de igle­sias o reli­gio­nes, los diver­sos tipos de
escue­las y otros medios moder­nos de difu­sión, de cono­ci­mien­to y de
encuen­tro con la gente.

Pen­san­do en un futu­ro posi­ble con la intro­duc­ción del bio­re­gio­na­lis­mo: La Tie­rra seria como un mosai­co hecho con dis­tin­tas pie­zas de dife­ren­tes colo­res:
son las dife­ren­tes regio­nes y eco­sis­te­mas, diver­sos y úni­cos, pero
todos com­po­nien­do un úni­co mosai­co, la Tie­rra. La tran­si­ción se hará
median­te pro­ce­sos que van cre­cien­do y arti­cu­lán­do­se a nivel nacional,
regio­nal y mun­dial, hacien­do cre­cer la con­cien­cia de nuestra
res­pon­sa­bi­li­dad colec­ti­va de sal­var la Casa Común y todo lo que le
pertenece.

La acu­mu­la­ción de nue­va con­cien­cia nos
per­mi­ti­rá sal­tar a otro nivel don­de sere­mos ami­gos de la vida,
abra­za­re­mos a cada ser por­que todos, des­de las bac­te­rias originales,
pasan­do por los gran­des bos­ques, los dino­sau­rios, los caba­llos, los
coli­bríes y noso­tros, tene­mos el mis­mo códi­go gené­ti­co, los mis­mos 20
ami­noá­ci­dos y las 4 bases nitro­ge­na­das o fos­fa­ta­das. Es decir, todos
somos parien­tes unos de otros con una fra­ter­ni­dad terre­nal real como
afir­man la Car­ta de la Tie­rra y la encí­cli­ca Lau­da­to Si sobre el cuidado
de la Casa Común del Papa Francisco.

Será la civi­li­za­ción de la “feli­ci­dad posi­ble” y de la “ale­gre cele­bra­ción de la vida”.


Leo­nar­do Boff es eco­teó­lo­go, filó­so­fo y escri­tor y ha escrito:
Eco­lo­gía: gri­to de la Tie­rra, gri­to de los pobres, Dabar, Mexico
19952015, Trot­ta 1996; Como cui­dar da Casa Común, Dabar, Mexico2016.

Itu­rria /​Fuen­te

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *